La historia del mundo según Pablo Casado

Fuente: Iniciativa Debate/ Medios CC/CL/Jose A. Pérez Ledo/El Diario                                                                                                                                 06/11/2018

Al principio solo había oscuridad. Y dijo Dios: “hágase España”. Pero, dado que España no podía flotar en el vacío cósmico, Dios se vio obligado a crear primero el tiempo y el espacio, la luz y la oscuridad, las estrellas, los planetas, la vida y, entonces sí, a los españoles. Y vio Dios que eran buenos. Mucho mejores, desde luego, que los franceses y los ingleses. No digamos ya que los portugueses.

Para que los españoles primigenios pudiesen engendrar más españoles, Dios creó a las españolas, dejándoles bien claro que la ley del aborto buena era la del 85. Ellas lo aceptaron porque Dios es sabio, no como esa gente de izquierdas que se cree en posesión de la verdad solo porque tienen Twitter.

Los españoles no tardaron en descubrir el fuego, que usaron para desarrollar la cocina mediterránea, considerada por todos los homínidos la mejor dieta del mundo. Mientras los neandertales aún comían helechos, los españoles perfeccionaban ya el arte de los espetos y el pulpo con cachelos.

La evolución del pueblo español fue fulminante, como no podía ser de otra manera. Al descubrimiento del fuego le siguió la agricultura, la ganadería y la rueda. Fueron siglos de lo más disruptivos que demostraron la temprana pero firme apuesta española por la I+D+i.

Pronto, los españoles, imbuidos por su espíritu altruista, llegaron a la conclusión de que no era justo que hubiese gente por ahí que no fuese española. Esto motivó la desinteresada conquista de América. Guiados por el amor, mataron a todos los indios que se resistían a adoptar los valores españoles y violaron a los que sí. Pero aquellos salvajes desagradecidos optaron estúpidamente por hacerse mexicanos, argentinos, chilenos o, peor aún, venezolanos. Con todo, el pueblo español, siempre misericordioso, decidió tratarlos como hermanos y montar allí sedes del BBVA y de Telefónica.

Tras los Reyes Católicos llegaría Jose María Aznar, quien reforzaría aún más la supremacía global española. Bajo su tutela, España se asentaría como primera potencia en disciplinas tan variadas como el fútbol o el número de aeropuertos por habitante.

A lo largo de los siglos, han sido muchos los españoles anónimos que, discretamente, lejos de los focos, han hecho posible este mundo en que vivimos. Ninguno quiso atribuirse el mérito para sí. Ni el que inventó la ropa, ni el primero que dividió un átomo. Tampoco aquel que, en un pueblo de Zamora, descubrió los antibióticos. Hoy es el día en que los españoles podemos mirar a nuestro alrededor y, sin alharacas, maravillarnos de todo lo que hemos creado. Juntos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *