Resurgir de lucha de clases en el R.U. y a nivel internacional: presagio de conflicto revolucionario decisivo

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/11/11/revo-n11.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                   Chris Marsden                                                                              11.11.22

Saludos del CICI al Congreso del PSI (Australia) de 2022

Estas palabras fueron pronunciadas por Chris Marsden en el Sexto Congreso Nacional del Partido Socialista por la Igualdad (Australia), celebrado del 24 al 27 de septiembre de 2022. Marsden es el secretario nacional del Partido Socialista por la Igualdad, la sección británica del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

Saludos camaradas de toda la sección británica a este congreso crucial, en el que se discuten las tareas de nuestro partido mundial en la quinta etapa de la historia de la Cuarta Internacional y un nuevo período de lucha revolucionaria de la clase obrera mundial.

Chris Marsden [Photo: WSWS]

El día del funeral de la reina, escribí un artículo en el que intentaba hacer un balance final de dos semanas de cobertura de su muerte, deliberadamente adormecedora y destructora del alma.

Los trabajadores británicos, más incluso que sus otros ‘súbditos’ en Australia, fueron sometidos al equivalente propagandístico doméstico de una ofensiva militar de ‘choque y pavor’.

El mensaje era claro: respeta a tus superiores, reconoce que la identidad nacional está por encima de las mezquinas divisiones entre la élite fabulosamente rica y la masa de trabajadores que luchan por sobrevivir. Miren lo poderosos que somos, nuestras tradiciones y, sí, también nuestras fuerzas armadas.

La concentración en torno a la bandera fue la instrucción central que la burocracia sindical puso en práctica al paralizar las huelgas de ferrocarriles, correos y telecomunicaciones que se estaban llevando a cabo durante todo el mes de septiembre.

Estableciendo una analogía con la espectacular reunión de personalidades reales en el funeral de Eduardo VII en 1910, observé que cuatro años después el mundo estaba sumido en la guerra. Y que al final de la guerra, la mayoría de los miembros de la realeza reunidos anteriormente habían sido barridos por un movimiento revolucionario de la clase obrera en todo el continente.

Predije el mismo destino para los presidentes y primeros ministros que gobiernan las principales potencias imperialistas, explicando:

‘La crisis que atenaza al imperialismo mundial se presenta con más crudeza que en 1910. No se trata de la Belle Époque. Se está desarrollando una pesadilla económica que está hundiendo a millones de personas en la miseria. La élite gobernante no repudia la política bélica, sino que la lleva a cabo sin contemplaciones. En la guerra liderada por la OTAN contra Rusia en Ucrania, se está desarrollando una catástrofe en Europa que eclipsaría incluso los horrores de 1914, una que amenaza a la humanidad con la aniquilación nuclear.

‘Pero esta crisis también está creando las condiciones para el estallido de una lucha socialista y revolucionaria de la clase obrera europea e internacional, que no debe acabar con una guerra mundial, como ocurrió en octubre de 1917, sino impedir que se produzca una mediante el derrocamiento del capitalismo’.

Dos días después, Putin pronunció su discurso anunciando la movilización de 300.000 reservistas e identificando la guerra en Ucrania como una guerra con las potencias de la OTAN cuyo objetivo era el desmembramiento de Rusia.

Como informó la declaración del consejo editorial del WSWS de esta semana, su declaración más significativa se hizo en respuesta directa a ‘representantes de alto rango de los principales países de la OTAN sobre la posibilidad y la admisibilidad de utilizar armas de destrucción masiva —armas nucleares— contra Rusia’. Dijo: ‘En caso de una amenaza a la integridad territorial de nuestro país y para defender a Rusia y a nuestro pueblo, sin duda haremos uso de todos los sistemas de armas de que disponemos. Esto no es un farol’.

Sin embargo, la clase dirigente insiste en que se trata de un farol y que nada debe disuadir a las potencias de la OTAN de la misión que han elegido, aunque esto signifique un intercambio nuclear.

La política se mueve a un ritmo extraordinario en todos los frentes, impulsada por una crisis económica en constante aumento que provoca que la burguesía haga la guerra en el exterior y la guerra de clases en el interior.

Sobre todo, estamos asistiendo en todos los países a un primer estallido de la lucha de clases que es el presagio de un conflicto revolucionario decisivo entre la clase obrera internacional y las potencias imperialistas.

El camarada North observó recientemente que una situación revolucionaria no se anuncia con un movimiento de masas de la clase obrera. De hecho, es el último acto de un drama histórico que se desarrolla.

Así es como hemos entendido la situación en el Reino Unido.

En los últimos meses hemos visto un ‘verano de descontento’, el mayor estallido de huelga en casi cuatro décadas, desde la huelga de los mineros de 1984-85.

Los camaradas habrán leído nuestra valoración de cómo los sindicatos han intentado dividir y sofocar este movimiento, sentenciando las demandas de huelga que llevarían a millones de personas a la lucha contra el gobierno tory. Pero también entendemos los límites de tales esfuerzos.

La ola de huelgas es el producto de una crisis del coste de la vida peor que en cualquier momento desde los hambrientos años treinta.

Los trabajadores han sufrido décadas de supresión salarial impuesta por los sindicatos, mientras una sucesión de gobiernos thatcheristas, laboristas y tories, canalizaban la riqueza social hacia la oligarquía financiera y las corporaciones.

En las dos últimas décadas, vimos el crack de 2008 y el inmenso rescate corporativo, que luego fue superado en el momento álgido de la pandemia. Esto se está sacando de las espaldas de los trabajadores, junto con el coste inmediato de la guerra en Ucrania, el impacto de las sanciones en los precios de los combustibles y los alimentos, y los planes para aumentar el gasto militar hasta el tres por ciento del PIB para hacer la guerra a Rusia y China.

En el próximo periodo la situación se volverá más explosiva.

La guerra en Ucrania es un acontecimiento que marca una época y que configura la política de un modo que los trabajadores aún no comprenden. Pero acaban de recibir una llamada de atención que lo cambiará todo.

La caída de Boris Johnson y su sustitución por Liz Truss se llevó a cabo en un golpe de palacio porque la élite gobernante de Gran Bretaña y Estados Unidos perdió la confianza en la capacidad de una figura tan divisiva y desacreditada para librar una guerra contra la clase obrera en casa y una guerra contra Rusia que amenaza con convertirse en una espiral de la Tercera Guerra Mundial.

‘La burguesía británica está inmersa en una crisis política que tiene sus raíces en un colapso capitalista global, en una pandemia que aún hace estragos, en una espiral inflacionaria mundial, en la guerra comercial, en el estallido de la guerra y, sobre todo, en el resurgimiento de la lucha de clases’, explicamos.

Sobre Truss, escribimos que su elevación al puesto de primera ministra anuncia un conflicto decisivo entre el gobierno conservador y la clase obrera británica.

‘…Detrás de esta monstruosa personalidad, un gobierno sin mandato popular para gobernar está tratando de imponer una agenda política dictada por la oligarquía financiera que amenaza a millones de personas con la indigencia, el gobierno dictatorial, el estallido de la guerra mundial y la destrucción nuclear.

‘Truss asume el cargo en medio de una devastadora crisis del coste de la vida, con una inflación galopante y unos costes de combustible que se disparan y que conducen a una oleada de huelgas que abarcan a los trabajadores de los ferrocarriles, los correos y las telecomunicaciones y que amenazan con estallar en acciones que impliquen a otros millones de personas.

‘Es famosa por su belicismo contra Rusia. Esto alcanzó un crescendo en agosto, cuando le preguntaron si activaría las armas nucleares británicas Trident, aunque ‘significaría la aniquilación global’. Truss respondió sin ninguna emoción: ‘Estoy dispuesta a hacerlo».

La primera ministra británica Liz Truss se dirige a los medios de comunicación en Downing Street, en Londres, el jueves 20 de octubre de 2022. Truss dice que dimite como líder del Partido Conservador del Reino Unido. [AP Photo/Alberto Pezzali]

En cuanto terminó el luto oficial, Truss pasó a la acción:

Primero, prometió una ofensiva contra Rusia, en la que ‘la naturaleza precisa del apoyo militar del Reino Unido en 2023 se determinará en función de las necesidades de las Fuerzas Armadas de Ucrania’.

Luego tuvimos el minipresupuesto de esta semana, un regalo inmediato de 43.000 millones de libras para las corporaciones y el uno por ciento más rico que conlleva 72.000 millones de libras adicionales de endeudamiento público.

Esto significa una ofensiva masiva contra la clase trabajadora.

El canciller Kwesi Kwarteng declaró: ‘Otros países europeos tienen niveles de servicios mínimos para impedir que los sindicatos militantes cierren las redes de transporte durante las huelgas. Así que haremos lo mismo. Y vamos a ir más allá. Legislaremos para exigir a los sindicatos que sometan las ofertas salariales a la votación de sus miembros, para garantizar que sólo se puedan convocar huelgas cuando las negociaciones se hayan roto de verdad’.

Creer que los sindicatos pueden seguir reteniendo indefinidamente a la clase trabajadora en estas condiciones es extremadamente escéptico.

En nuestro reciente análisis de las lecciones del Verano del Descontento, escribimos:

‘Al comienzo de este verano, los sindicatos se enfrentaron a una situación política explosiva. Los agravios de clase reprimidos durante décadas en los que los sindicatos han mantenido las huelgas en mínimos históricos amenazaban con estallar….

‘Los sindicatos se enfrentaron a este estallido como organizaciones profundamente desacreditadas por décadas de ventas, consideradas por muchos miembros como un brazo de la dirección en el lugar de trabajo o como una irrelevancia para la gran mayoría de los trabajadores que no están sindicados. El año pasado fue el más bajo de la historia en cuanto a afiliación sindical en Gran Bretaña, ya que sólo representó el 23,1% de la población activa en general, el 12,8% en el sector privado, el 11,6% entre las personas de 20 a 24 años y sólo el 2,4% de los jóvenes de 16 a 19 años. El TUC ha reconocido que ‘la gran mayoría’ de los jóvenes ‘no había oído las palabras ‘sindicato’ y no podía dar una definición’.

Los sindicatos se vieron obligados a poner su mejor cara de izquierda para convencer a los trabajadores de que confiaran en ellos. Y tuvieron un cierto éxito inicial, al impulsar a la secretaria general de Unite, Sharon Graham, y sobre todo al secretario general de RMT, Mick Lynch, como prueba de un sindicalismo resurgente y combativo. Pero esto no es más que una papilla.

Lo mismo puede decirse del descrédito del Partido Laborista. Desde 2015, el PSI ha tenido que librar una lucha constante contra las ilusiones cultivadas en Jeremy Corbyn y la perspectiva igualmente mítica de una renovación de la izquierda del Partido Laborista. Podemos decir, sin sugerir de ninguna manera que la lucha necesaria contra Corbyn y sus apologistas ha terminado, que ahora vivimos en un mundo político post-Corbyn.

Sir Keir Starmer, líder del Partido Laborista británico, pronuncia su discurso en la conferencia anual del partido en Liverpool, Inglaterra, el 27 de septiembre de 2022. [AP Photo/Jon Super]

Ya nadie espera que los laboristas ofrezcan una alternativa de izquierda. Sir Keir Starmer y sus compinches blairistas son despreciados y odiados por millones de personas por oponerse abiertamente a las huelgas, no ofrecer ninguna respuesta a la crisis social y ser indistinguibles de los tories.

Como insistió Trotsky, ‘la orientación de las masas está determinada, en primer lugar, por las condiciones objetivas del capitalismo en decadencia y, en segundo lugar, por la política traicionera de las viejas organizaciones obreras. De estos factores, el primero, por supuesto, es el decisivo: las leyes de la historia son más fuertes que el aparato burocrático…. A medida que pase el tiempo, sus esfuerzos desesperados por frenar la rueda de la historia demostrarán más claramente a las masas que la crisis de la dirección proletaria, convertida en la crisis de la cultura de la humanidad, sólo puede ser resuelta por la IV Internacional’.

Esta situación también repercute en los grupos de pseudoizquierda, que se encuentran en un estado de crisis aguda, especialmente por su continua orientación hacia los corbynistas y un puñado de ‘izquierdas’ sindicales. La coalición Stop the War se derrumbó efectivamente después de que las ‘izquierdas’ laboristas que la respaldaban le retiraran su apoyo una hora después de que Starmer amenazara con retirar el látigo del partido. De la misma manera, todos ellos serán condenados por sus apologías de los sindicatos.

En todas las cuestiones importantes a las que se enfrentan los trabajadores, estamos en una posición favorable sin precedentes para establecer nuestro liderazgo.

La extraordinaria lucha que hemos llevado a cabo sobre la pandemia del COVID será cada vez más importante. The Guardian informaba ayer del profesor Tim Spector, que advertía: ‘Con los casos que ya están aumentando, parece que nos espera un mal octubre y es probable que sea peor que la última oleada’.

Él y otros científicos citaron la disminución de la inmunidad por las vacunas y las infecciones anteriores, el aumento de la mezcla en el interior, la disminución de las pruebas, el regreso de los niños a la escuela y de los estudiantes a la universidad, y las nuevas variantes que están creciendo rápidamente.

Por supuesto, siguen existiendo ilusiones en las izquierdas sindicales que debemos combatir. Pero la venta tras la venta, el acuerdo podrido tras el acuerdo podrido, refuerza nuestra posición de instar a la construcción de comités de base, para coordinar la acción y construir hacia una huelga general que tantos trabajadores han declarado apoyar.

La campaña del camarada Will Lehman en el UAW muestra el atractivo poder de la demanda de que los trabajadores arrebaten el control a la burocracia. Como dijo Víctor Hugo, no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su hora.

Nuestras demandas tácticas proporcionan un eje para la lucha que se avecina. El PSI ha llamado a los trabajadores a desarrollar una lucha industrial y política unificada contra todos los partidos capitalistas, tories y laboristas, combinando la lucha por los comités de base y la organización de una huelga general con la demanda de unas elecciones generales inmediatas que rompan con su conspiración para mantener la dominación de la sociedad por la oligarquía.

Fundamentalmente, somos la única tendencia que puede apelar genuinamente al sentimiento antibélico, especialmente entre los trabajadores más jóvenes, que crecerá notablemente en el próximo periodo. La movilización de una lucha de masas de la clase obrera internacional contra la guerra mundial, librada como una lucha global por el socialismo, es la tarea central que la historia pone ante el partido revolucionario.

Nuestro giro hacia la clase obrera debe centrarse en la construcción de un nuevo movimiento internacional contra la guerra.

Nuestra responsabilidad fundamental en estos tiempos tumultuosos será fundamentar a los trabajadores a los que nos dirigimos y reclutamos en el vasto legado político de nuestro movimiento: el casi siglo de lucha política encarnado en el trotskismo y contenido en el World Socialist Web Site. Así es como formaremos a los cuadros que actuarán como la base de las batallas a vida o muerte que ahora están a la orden del día.

(Publicado originalmente en inglés el 10 de noviembre de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.