La alianza con un partido fascistoide devuelve a Benjamin Netanyahu al poder en Israel

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/11/05/neta-n05.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                    jean shaoul                                                                            05.11.22

Con el recuento de votos al 95 por ciento, el ex primer ministro y líder del Partido Likud, Benjamin Netanyahu, está en camino de formar un gobierno con la ayuda de la extrema derecha, sus aliados fascistas del sionismo religioso, después de las quintas elecciones de Israel en menos de cuatro años.

La gente pasa frente a vallas publicitarias de la campaña electoral que muestran a Benjamin Netanyahu, ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, en Bnei Brak, Israel, el martes 25 de octubrede 2022. Israel se dirige a su quinta elección en menos de cuatro años el 25 de noviembre.[Foto AP/Oded Balilty] 

El Partido Likud de Netanyahu parece listo para ganar 32 escaños, un aumento de dos escaños respecto a las elecciones del año pasado. Su aliado político, el fascistizante sionismo religioso, liderado por Bezalel Smotrich en alianza con el Poder Judío de Itamar Ben-Gvir, es probable que gane 14 escaños, un aumento de ocho, lo que lo convierte en el tercer partido más votado. Junto con los escaños de los otros partidos religiosos, Judaísmo Unido de la Torá (UTJ) y Shas, esto le daría una mayoría de cuatro a cinco escaños en la Knesset de 120 escaños. De manera crucial, dependiendo del recuento final, el Likud, como socio minoritario, va a estar en deuda con los partidos religiosos.

Un Netanyahu rodeado por escándalos, que está envuelto en tres casos judiciales separados por cargos de corrupción, fraude y abuso de confianza, ve un regreso al poder como un medio para introducir una legislación que podrá fin a su juicio, dijo a sus alternativas en su sede electoral del Partido Likud: ‘Estamos al borde de una gran victoria. La gente quiere poder, no debilidad’.

Yair Lapid, primer ministro interino y líder de Yesh Atid, el segundo partido más votado y jefe del bloque de oposición, es probable que tenga 24 escaños, siete más que en las elecciones del año pasado. Incluso con el apoyo del Partido Ra’am de Mansour Abbas, de ninguna manera asegurada, esto lo deja con 50 escaños, ya que sus socios, el derechista Partido Yamina liderado por Ayelet Shaked, y el liberal Meretz, dirigido por Nitzan Horowitz, no lograron alcanzar el 3,25 por ciento del voto total necesario bajo el sistema de representación proporcional de Israel para ganar al menos un escaño.

La derrota de las fuerzas izquierdistas de Israel es tal que el movimiento que fundó el Estado de Israel, el Partido Laborista, ganó solo cuatro escaños en comparación con los 14 que se proyectaron para el sionismo religioso.

A pesar de una campaña mediocre, la participación superó el 71 por ciento, la más alta desde 2015, hace seis elecciones. Los árabes israelíes votaron en números más altos de lo esperado, superando el 50 por ciento. El miércoles, antes de los resultados finales que se anunciarán al final de la semana, Lapid pidió a su oficina que se preparara para entregar las riendas y canceló su viaje a la conferencia climática COP27 de la próxima semana en Egipto.

Las elecciones del martes se convocaron en junio pasado, un año después de la formación en junio de 2021 de una frágil coalición de gobierno después de que Netanyahu demostró ser incapaz de improvisar una coalición de gobierno a pesar de que su Partido Likud ganó la mayoría de los escaños. Unidos solo en su oposición a Netanyahu, consistía en ocho partidos dispares, incluidos aquellos aparentemente comprometidos con los Acuerdos de Oslo (1993-95) y un mini Estado palestino —Meretz, Laborista, Yesh Atid y Azul y Blanco— e incluido por primera vez a uno de los partidos árabes de Israel, Ra’am.

Para asegurar el apoyo de algunos de los partidos seculares de derecha lejos de Netanyahu, Yair Lapid, cuyo partido Yesh Atid ganó el segundo mayor número de escaños, cedió el cargo de primer ministro a Naftali Bennett, un ex líder de los colonos, a pesar de que el partido de este último ganó solo seis escaños, y estuvo de acuerdo en no negociar con los palestinos sobre un estado independiente durante la duración de su alianza.

El ‘gobierno del cambio’ liderado por Bennett-Lapid continuó la agenda proempresarial de Netanyahu, incluido el levantamiento de todas las medidas destinadas a limitar la propagación de la pandemia.

El ‘gobierno del cambio’ dirigió más asesinatos de palestinos en los territorios ocupados que en cualquier otro momento desde 2005, incluido el ataque deliberado contra la periodista estadounidense y palestina de Al-Jazeera Shireen Abu-Akleh, y más detenciones administrativas y más demoliciones de casas que en los últimos años del período de Netanyahu en el cargo. Avanzó en la limpieza étnica de Masafer Yatta, llevó a cabo redadas casi diarias y de operaciones de arrestos masivos, castigos colectivos y designó a seis importantes ONG palestinas como ‘terroristas’. Intensificó las guerras encubiertas de Israel contra Irán y sus aliados, Siria y Hezbolá del Líbano, en Irán, el Golfo Pérsico, Siria y el Mediterráneo oriental.

Nada de esto fue suficiente para los ministros derechistas de Bennett, lo que llevó a Netanyahu a diseñar una maniobra parlamentaria para derrocar al gobierno y asegurar su regreso al poder. Tras el colapso de la coalición en junio y de acuerdo con su acuerdo de gobierno, Lapid reemplazó a Bennett como primer ministro interino a la espera del resultado de las elecciones del martes, mientras que Bennett renunció a la política.

El fracaso de la coalición ‘cualquiera menos Netanyahu’ para presentar una alternativa real de cara a aliviar unos niveles de desigualdad social que son de los más altos en el grupo de países avanzados de la OCDE está determinado por su posición de clase como representante de los oligarcas de Israel contra la clase trabajadora, tanto judíos como palestina, dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas de Israel y los territorios ocupados.

El legislador israelí de extrema derecha y líder del partido «Poder Judío», Itamar Ben-Gvir, gesticula después de los primeros resultados de las encuestas a pie de urna para las elecciones parlamentarias israelíes en la sede de su partido en Jerusalén. 2 de noviembre de 2022. [Foto AP/Oren Ziv]

Los beneficiarios han sido las fuerzas fascistas de extrema derecha de Ben Gvir y Smotrich, ayudadas e instigadas por Netanyahu, quienes negociaron su alianza y diseñaron su entrada en la Knesset para reforzar su bloque antes de las elecciones de 2021.

Estos racistas, los sucesores ideológicos del movimiento prohibido kahanista que fue designado como una organización terrorista en los Estados Unidos, están formando grupos paramilitares en el Negev y Bat Yam de Israel, un suburbio empobrecido de Tel Aviv, e incitando a formas de violencia que se se asemejan a los pogromos contra los palestinos en la ocupada Cisjordania y Jerusalén Este, así como en los pueblos y ciudades mixtas de Israel. Su agenda supremacista judía incluye el gobierno israelí sobre Cisjordania, la expulsión de lo que llaman ciudadanos palestinos ‘desleales’ en Israel, que representan el 20 por ciento de la población del país, la demolición de la mezquita al-Aqsa y la construcción de un templo judío, la imposición de la ley religiosa y la destrucción del sistema judicial.

Ambos líderes apoyan la introducción de una ley que prohíba las investigaciones criminales sobre un primer ministro en funciones. Se espera que esto les garantice puestos clave en un gobierno liderado por Netanyahu —ya han presionado por el control de los ministerios de justicia, defensa, finanzas y seguridad pública— que eliminaría cualquier restricción restante sobre la imposición de un gobierno militar directo sobre los palestinos .

Ben-Gvir celebró el éxito de su partido, diciendo a sus determinantes en Jerusalén que ‘es hora de que volvamos a ser los propietarios de nuestro país de nuevo’ y ‘todavía no soy primer ministro’. Dijo que las personas que votaron por el sionismo religioso ‘quieren caminar con seguridad por la calle. Piden que las manos de nuestros soldados y policías no estén esposadas, [y] hacer una separación completa entre los que son leales al Estado de Israel, y los que socavan la existencia del Estado de Israel como Estado judío”. Algunos testigos afirmaron que la multitud coreó ‘muerte a los árabes’ junto con los llamamientos más frecuentes de ‘muerte a los terroristas’.

Si bien Netanyahu podría evitar estar en deuda con estas fuerzas fascistas tratando de formar una coalición con algunos de los partidos en el bloque de oposición que han servido previamente bajo su mando, se cree que esto es poco probable.

La administración Biden, a pesar de su conocida aversión a Netanyahu y su supuesto apoyo a los Acuerdos de Oslo, se ha mostrado reacia incluso a criticar la posibilidad de la posible inclusión de Ben-Gvir en un gobierno de coalición, y el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo el lunes: “No importa la forma de la coalición y el gobierno israelí, nuestra relación será fuerte y duradera.”

Después de las elecciones, un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos dijo: ‘Nos complace ver una participación electoral tan fuerte en las elecciones de la Knesset. Es demasiado pronto para especular sobre la composición exacta de la próxima cooperación hasta que se cuenten todos los votos. Esperamos continuar trabajando con el gobierno israelí sobre nuestros intereses y valores compartidos’.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de noviembre de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.