EE.UU. y Japón aceleran el impulso bélico contra China

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2023/01/16/japo-j16.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                   Peter Symonds                                                                                  16.01.23

El presidente estadounidense, Joe Biden, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, mantuvieron ayer conversaciones en la Casa Blanca, como colofón de las reuniones celebradas esta semana entre altos funcionarios estadounidenses y japoneses, todas ellas con un objetivo primordial: estrechar la colaboración militar y acelerar los preparativos conjuntos para la guerra contra China.

El presidente Joe Biden se reúne con el primer ministro japonés Fumio Kishida en la Casa Blanca, el viernes 13 de enero de 2023, en Washington. [AP Photo/Evan Vucci]

En una declaración conjunta emitida tras las conversaciones en la Casa Blanca se afirmaba que la cooperación entre ambos países era ‘sin precedentes’ ante los ‘crecientes desafíos’, y a continuación se procedía a denunciar a China por ‘acciones incompatibles con el orden internacional basado en normas’, junto con Rusia por la guerra de Ucrania y Corea del Norte por sus ‘provocaciones’.

Kishida agradeció a Estados Unidos su implicación en la seguridad regional en el Indo-Pacífico en medio del ‘entorno de seguridad más desafiante y complejo de la historia reciente’. Biden elogió lo que calificó de ‘momento notable’ en la alianza entre EE.UU. y Japón y alabó la decisión del gobierno de Kishida el mes pasado de duplicar su presupuesto militar e impulsar su capacidad ofensiva. Declaró que EE.UU. estaba ‘plena, total y completamente comprometido’ con la defensa de Japón por todos los medios, incluidas las armas nucleares.

La declaración y los comentarios se basan en una mentira: que EEUU y sus aliados simplemente están respondiendo a las provocaciones y agresiones rusas y chinas. En realidad, EE.UU. y Japón se están basando en el mismo modus operandi en Asia que EE.UU. y sus aliados de la OTAN han llevado a cabo en Europa: provocar a Moscú a una guerra en Ucrania diseñada para debilitar y desmembrar a Rusia.

Tanto Washington como Tokio están socavando deliberadamente la base de los lazos diplomáticos con China: la política de una sola China, en virtud de la cual ambos países han reconocido de facto en el pasado a Beijing como el gobierno legítimo de toda China, incluido Taiwán. Al impulsar los lazos con Taipei, y animar así a este país a declarar su independencia formal de China, Estados Unidos y Japón están incitando a Beijing a reafirmar militarmente su control sobre la estratégica isla.

La guerra dirigida por EEUU contra Rusia en Ucrania es la fase inicial y la preparación para el conflicto contra China, que el imperialismo estadounidense declara abiertamente que es la mayor amenaza para su dominación global. La acusación repetida incesantemente de que China socava el ‘orden internacional basado en normas’ se refiere al orden posterior a la Segunda Guerra Mundial en el que EEUU dictaba las normas. El objetivo de EEUU es apuntalar su posición global asegurándose el control sobre los vastos recursos naturales y las reservas de mano de obra de la masa terrestre euroasiática.

Biden aludió al alcance mundial de las ambiciones estadounidenses al declarar: ‘También reconocemos que los desafíos que afrontamos trascienden la geografía. Unidos a través de los océanos Atlántico y Pacífico, nos hemos mantenido unidos en firme oposición a la injusta y brutal guerra de agresión de Rusia contra Ucrania…’.

La importancia de las conversaciones entre Estados Unidos y Japón ha sido subrayada por otros altos funcionarios estadounidenses. Tras la reunión 2+2 celebrada el miércoles entre los máximos responsables de defensa y asuntos exteriores de EE.UU. y Japón, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, declaró que 2023 era ‘un punto de inflexión para que nuestras estrategias de seguridad nacional y defensa se alineen más estrechamente que nunca’.

El embajador estadounidense en Japón, Rahm Emanuel, declaró al Washington Post que Biden y Kishida estaban trabajando para ‘reducir la distancia entre el Transatlántico y el Indo-Pacífico en una única esfera estratégica’ en lo que es ‘probablemente uno de los mayores desarrollos que han producido los dos líderes’.

Transformar Asia, Europa y Norteamérica en ‘una única esfera estratégica’ sólo tiene un significado posible: es la preparación estratégica de una guerra mundial y, además, de un conflicto que ya ha comenzado en Ucrania.

Los detalles de las conversaciones en Washington que se han hecho públicos no hacen sino confirmar la rápida escalada de la planificación bélica en el Indo-Pacífico. Biden, Austin y el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, se deshicieron en elogios hacia la agresiva remilitarización de Japón anunciada el mes pasado, que incumple flagrantemente la llamada cláusula pacifista de su constitución de posguerra. ‘Japón está dando un gran paso adelante y lo está haciendo al mismo ritmo que Estados Unidos, sus socios del Indo-Pacífico y Europa’, afirmó entusiasmado Jake Sullivan, asesor de seguridad nacional de Estados Unidos.

El derechista y gobernante Partido Liberal Democrático de Kishida, que lleva décadas presionando para que se eliminen las restricciones legales y constitucionales que pesan sobre el ejército, está explotando la ‘amenaza’ que supone China para minar la oposición generalizada contra la guerra en su país. La duplicación del presupuesto militar pone fin a la antigua restricción del gasto militar al 1% del PIB. La adquisición de entre 400 y 500 misiles de crucero Tomahawk de fabricación estadounidense por valor de 38.000 millones de dólares en los próximos cinco años y otro armamento claramente ofensivo echa por tierra la pretensión de que el poderío militar de Japón es puramente defensivo.

Las charlas Estados Unidos-Japón 2+2 de esta semana abrieron la puerta a una colaboración, planificación y preparación militar mucho más estrecha. La declaración conjunta afirmaba que, dado ‘un entorno severamente disputado’, las fuerzas estadounidenses en Japón deberían reforzarse con ‘fuerzas más versátiles, resistentes y móviles, con mayores capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento, antibuque y transporte’.

El reforzamiento se centra en las islas suroccidentales de Japón, próximas a Taiwán y situadas frente a la China continental. En la declaración conjunta se acordó reforzar los entrenamientos y ejercicios bilaterales en estas islas, en las que el ejército japonés ya ha estacionado misiles.

Las grandes bases estadounidenses de Okinawa, que también forman parte de la cadena de islas del sur de Japón, se reestructurarán y potenciarán con la creación de un Regimiento Litoral de 2.000 soldados, la unidad más avanzada del Cuerpo de Marines, para 2025. Austin declaró que el regimiento, que cuenta con capacidades avanzadas de inteligencia y vigilancia, además de estar armado con misiles antibuque, ‘contribuirá de manera importante’ a la acumulación militar conjunta. Actualmente hay 18.000 marines estadounidenses en Okinawa, que forman parte de los 54.000 militares estadounidenses estacionados en bases repartidas por todo Japón.

En la base aérea de Kanoya, en la isla meridional de Kyushu, Estados Unidos estacionará aviones no tripulados MQ-9 Reaper, utilizados para atacar objetivos terrestres con misiles. A mediados de año se desplegará una compañía del ejército estadounidense de unos 300 soldados y 13 buques para facilitar la rápida dispersión de tropas y equipos estadounidenses y japoneses en caso de conflicto.

Resulta significativo que EEUU haya acordado ampliar su tratado de seguridad para cubrir los ataques en el espacio. Cualquier ataque a los satélites japoneses utilizados por el ejército y para su sistema de posicionamiento global serviría de pretexto a EEUU para desatar toda la fuerza de su ejército, incluidas las armas nucleares.

Estados Unidos y Japón también han acordado colaborar en la investigación militar, el desarrollo de tecnologías críticas y emergentes y la seguridad de las cadenas de suministro esenciales para el ejército. Al mismo tiempo, los dos países se han comprometido a ‘afinar nuestra ventaja compartida en materia de seguridad económica… incluidos los semiconductores’. Esto significa que Japón apoyará los esfuerzos de Estados Unidos para cortar el suministro a China de chips informáticos avanzados y de la maquinaria necesaria para su fabricación.

Las conversaciones de Washington marcan un punto de inflexión en el descenso de EEUU, respaldado por Japón, hacia la guerra con China. Sólo un movimiento antibélico unificado de la clase obrera internacional puede detener un conflicto entre potencias con armas nucleares que amenaza a la humanidad con una catástrofe.

(Publicado originalmente en inglés el 13 de enero de 2023)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.