De visita en frontera entre EEUU/México, Biden busca unidad bipartidista en ataque a migrantes

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2023/01/10/fron-j10.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                   Kevin Reed                                                                                    10.01.23

El presidente Joe Biden llegó a El Paso, Texas, el domingo por la tarde y pasó allí tres horas para demostrar su compromiso de atacar los derechos fundamentales de los trabajadores migrantes que buscan entrar en EE.UU.
El presidente Joe Biden estrecha la mano del gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, a su llegada al aeropuerto internacional de El Paso, Texas, el domingo 8 de enero de 2023. [AP Photo/Andrew Harnik]

El viaje fue poco más que una sesión fotográfica previa a la llegada de Biden a Ciudad de México para asistir el lunes a una cumbre con los líderes de México y Canadá, en la que la inmigración será uno de los principales puntos del orden del día.

En su primer viaje como presidente a la frontera entre Estados Unidos y México, Biden fue recibido por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, quien le entregó una carta en la que decía: ‘Estados Unidos está sufriendo la peor inmigración ilegal de la historia de nuestro país’.

Abbott escribió que Biden eludía a ‘los miles de propietarios de Texas enfadados cuyas vidas han sido destruidas por sus políticas fronterizas’. Culpó a la administración del ‘caos en la frontera’ y calificó de ‘invasión’ el número sin precedentes de inmigrantes que intentan entrar en EE.UU.

Más temprano el domingo, Abbott apareció en el programa de Fox News Sunday Morning Futures, presentado por la acólita fascista de Trump Maria Bartiromo, donde dijo que Biden iba a El Paso no para la aplicación de la ley en el cruce de fronteras, sino para ‘seducir al cruce de fronteras’.

Abbott añadió que su propio plan era ‘perseguir a los que cruzan la frontera ilegalmente’, ‘reinstaurar la política de ‘Permanecer en México» y ‘construir el muro’. Presumió de haber movilizado a miles de soldados de la Guardia Nacional a la frontera y de haber colocado contenedores de transporte para impedir el paso de los inmigrantes.

El gobernador también dijo que Biden iba a El Paso a ‘ayudar y socorrer a los inmigrantes ilegales’, y se quejó de que las autoridades, antes de la llegada de Biden, estaban retirando a los sin techo de las calles de la ciudad y desalojando campamentos de inmigrantes para presentar una imagen falsa.

Abbott se ha distinguido por llevar las políticas antiinmigración a un nuevo y bárbaro nivel, incluido el envío de inmigrantes de Centroamérica y Sudamérica en autobuses a ciudades del norte en Nochebuena y dejarlos a la intemperie bajo un frío glacial. Ninguno de estos actos impidió al presidente demócrata estrechar la mano de Abbott y entablar un cordial intercambio a su llegada a Texas.

A continuación, el presidente se reunió con agentes de la patrulla fronteriza en el puerto de entrada del Puente de las Américas. Los agentes hicieron una demostración de los métodos utilizados para detectar mercancías de contrabando en el paso fronterizo. A continuación, Biden se dirigió a una calle de El Paso con edificios abandonados cerca de la valla metálica fronteriza que separa la ciudad estadounidense de Ciudad Juárez. Biden y su comitiva también visitaron el Centro de Servicios para Migrantes del condado de El Paso y se reunieron con líderes comunitarios.

El presidente no hizo declaraciones ni se dirigió a los medios de comunicación. No se reunió ni habló con ninguno de los migrantes que llegan a la frontera sur buscando escapar de la represión asesina y la devastación económica en sus países de origen, condiciones que son el resultado directo del saqueo imperialista estadounidense y de los golpes de estado llevados a cabo durante más de un siglo.

Acompañaron a Biden en el viaje el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y los congresistas demócratas por Texas Verónica Escobar, Henry Cuéllar, y el presidente de la Cámara de Representantes, José Luis Rodríguez. Verónica Escobar, Henry Cuéllar y Vicente González, y líderes comunitarios y empresariales, entre ellos el alcalde de El Paso, Oscar Leeser, y el juez del condado, Ricardo Samaniego.

La Casa Blanca anunció el viaje de Biden el jueves y dijo que su propósito era ‘evaluar las operaciones de aplicación de la ley en la frontera y reunirse con funcionarios electos locales y líderes comunitarios que han sido socios importantes en la gestión del número histórico de migrantes que huyen de la opresión política y la violencia de las pandillas’.

El viaje a El Paso forma parte del desencadenamiento por parte de la administración de ataques al estilo Trump contra el creciente número de refugiados en la frontera. Biden anunció el jueves que los migrantes de Cuba, Haití y Nicaragua se enfrentarían a las mismas restricciones impuestas a los venezolanos, obligándolos a regresar a México sin una audiencia o cualquier revisión judicial de sus solicitudes de asilo.

La administración amplió la flagrante violación de los derechos básicos de los solicitantes de asilo llevada a cabo desde principios de 2020 bajo la égida del Título 42, una disposición de emergencia de salud pública en virtud de la cual los refugiados que solicitan asilo pueden ser expulsados sumariamente alegando que pueden ser portadores de una enfermedad infecciosa. El entonces presidente Donald Trump y su principal asesor de inmigración, el fascista Stephen Miller, tuvieron la idea de que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) invocaran el Título 42 en nombre de la lucha contra el COVID-19, incluso mientras su administración exigía la reapertura de las escuelas y el levantamiento de todos los cierres temporales y otras medidas de mitigación y restaba importancia a las consecuencias mortales de la enfermedad.

Biden continuó con el fraude del Título 42 y lo utilizó para expulsar a más migrantes que Trump hasta la primavera pasada, cuando se convirtió en un obstáculo para declarar el fin de la pandemia y levantar todas las restricciones de salud pública del COVID-19, así como el deseo de la administración de abrir la puerta a los refugiados ucranianos, considerados fundamentales para promover la guerra por poderes de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia. El CDC dijo que pondría fin al Título 42 en mayo, pero los estados liderados por los republicanos acudieron a los tribunales para bloquear la orden. La cuestión está actualmente en manos del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Aunque Biden afirma cínicamente que se opone al Título 42, su administración ha utilizado la norma para expulsar a 2,4 millones de migrantes, la mayoría de los cuales procedían de Guatemala, Honduras, El Salvador y México. Con los cuatro nuevos países contemplados en el Título 8, una disposición independiente de la ley de inmigración, la Casa Blanca espera deportar a México a otros 30.000 migrantes cada mes.

Biden declaró a los medios de comunicación que quienes intenten salir de Cuba, Nicaragua o Haití no deben presentarse en la frontera solicitando asilo, sino que deben ‘quedarse donde están y solicitarlo legalmente desde allí’, una clara violación de sus derechos. Según la ley de inmigración estadounidense, las familias que huyen de la violencia y la persecución tienen derecho a llegar a la frontera y solicitar asilo sin ser criminalizadas, rechazadas o utilizadas con fines políticos por los funcionarios del gobierno.

La intensificación de los ataques a los solicitantes de asilo, que demuestra el acuerdo esencial entre demócratas y republicanos sobre política de inmigración, ha sido denunciada por organizaciones de derechos humanos.

Guerline Jozef, directora ejecutiva del grupo de apoyo Haitian Bridge Alliance, afirmó que el hecho de que Biden inste a los inmigrantes a permanecer en sus países de origen para solicitar asilo es, en realidad, decirles que ‘se queden donde están para morir’.

Jozef dijo a los periodistas durante una conferencia de prensa que la retórica de la administración de Biden es inaceptable y desconectada de ‘la realidad de las personas que huyen en busca de asilo.’ Devolver a los haitianos a México, añadió, ‘donde están inseguros y no pueden sobrevivir, es inaceptable’.

(Publicado originalmente en inglés el 8 de enero de 2023)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.