Trío de ases musicales: Richard Bona, Lokua Kanza y Gérard Toto

Fuente: afribuku/Javier Mantecón                                                                     14.02.18

Richard Bona, Lokua Kanza y Gérard Toto son tres músicos con asentadas carreras artísticas internacionales. El bajo del camerunés Richard Bona es quizás el más reconocible del continente africano, al congolés Lokua Kanza le es reconocida su gran aportación al ambient y Gérard Toto, martiniqués de origen, se ha labrado una gran carrera tanto colaborativa con artistas como Nouvelle Vague, Smadj o –M– como en solitario. En 2004 este trío de ases decidió unirse para poner en común su bagaje musical.

De sobras es conocido el peligro que suponen estos “supergrupos” en los que el ego está reñido con el espacio creativo. Muchas estrellas juntas en muchas ocasiones fomentan la colisión artística, y no siempre con resultados positivos. Esta primera experiencia tuvo como resultado “Toto Bona Lokua”, un disco arrebatador  aunque algo disperso que pasó un tanto desapercibido ante público y crítica. Sus autores continuaron sus carreras musicales, Bona discos como “Tiki”(2006) o su última referencia “Heritage”(2016), Kanza con “Nkolo”(2010) y Toto con “Kitchenette”(2007), todos ellos excelentes trabajos. Parecía que la reunión de los tres músicos quedaba en un hiato indefinido vistos los discretos resultados de su previa unión. Pero henos aquí en 2018. Tras un adelanto en forma de single a finales de 2017, el trío se vuelve al trabajo colectivo para presentar “Bondeko”, un álbum superlativo.

La riqueza de matices que podemos encontrar en “Bondeko” así como su amabilidad melódica y sus ritmos juguetones nos extrapolan a esos días en los que los pájaros cantan y las nubes se levantan. Es cada vez más difícil en nuestros días poder disfrutar de una obra artística cuyo objetivo sea la belleza simple (que no simplista). “Bondeko” es una isla de paz en el entorno de ruido, estrés y locura en el que nos empeñamos en vivir.

El inicio de este magnífico trabajo y sencillo de presentación (con un video estupendo) “Ma Mama” es casi un himno a un dulce despertar en el que nos desperezamos poco a poco con la calma de una mañana soleada. La voz susurrando nos mece suavemente hacia el siguiente corte,“Naleki” que, gracias a un gran trabajo vocal y de guitarra eléctrica, consigue ponernos las pilas. Continuamos con “Youwile” y su sensacional y adictiva línea de guitarra, “Je Kango” y su extraordinario crescendo final. “Love Train” es una obra de orfebrería vocal que, como una locomotora lenta pero constante nos introduce a la preciosa “Ngum Nya Ko”. “Thitae” y su guitarra “en seco” junto a unas melodías evocativas establecen un estupendo lugar para reposar, en esa playa de arena fina desierta. “Tann Tanbou A” nos pone las pilas con una melodía fantástica continuando con “M´aa Kiana”, sin duda uno de los mejores cortes del disco.  La cuasi instrumental “Bukavu” y su magnífica flauta nos llevan al epílogo “Awo” que resume todos los aciertos de “Bondeko”.

Las personalidades de los tres artistas implicados en “Bondeko” relucen y se hacen notar pero no interfieren en el desarrollo de un álbum majestuoso y travieso que hará las delicias de cualquier oído, incluido el de los más pequeños. Se ha tildado a este trabajo como de un álbum infantil, como si ese adjetivo fuera algo casi negativo: al contrario, una obra artística que pueda tocar la fibra sensible a todos los públicos y nos permita evocar los grandes momentos de felicidad y alegría de nuestra vida con una sonrisa en los labios no es nada menos que un rara avis, un privilegio, que no deberíamos dejar de lado.

Calificábamos en el inicio de esta crítica a “Bondeko” de disco “amable” ¡pero cuidado!, dejando de lado el buenismo alelado. Este segundo trabajo creado por Richard Bona, Lokua Kanza y Gérard Toto es una oda al buen gusto, pero no gratuito y facilón. Las extraordinarias armonías instrumentales, el entretejido rítmico (en ocasiones en un segundo plano) y unas melodías vocales que tardaremos años en volver a encontrar en otro disco, hacen de “Bondeko” un trabajo soberbio guiado por las pautas de tres artistas que hace tiempo pueden incluirse dentro del podio de los nombres de los “grandes” de la música.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *