La desnuclearización no será ahora, admite Trump

Fuente: La Jornada/Ap, Afp, Reuters, Dpa y Xinhua                        Miércoles 13 de junio de 2018, p. 25

Se evitó una catástrofe, dice

El acuerdo con Norcorea se reduce a viejas promesas, señalan analistas

Foto

▲ El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Singapur .Foto Afp

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, partieron de Singapur este martes con encendidos elogios a los avances logrados en la desnuclearización de la península.

Trump enfrentó fuertes preguntas y críticas en casa acerca de si obtuvo muy poco a cambio de lo mucho que concedió, como el acuerdo de desistir de los ejercicios militares con Corea del Sur, una decisión que tomó por sorpresa a las autoridades sudcoreanas, pero que no figura en la declaración común firmada por los dos dirigentes.

La histórica cumbre desembocó en un acuerdo en el que el que el líder de Corea del Norte reiteró su compromiso firme e inquebrantable en favor de una desnuclearización completa de la península coreana, afirmó el documento final.

Analistas consideraron que la fórmula de la declaración conjunta es vaga en cuanto a calendario, y se remite a negociaciones ulteriores, que comenzarán a partir de la próxima semana, y serán dirigidas por el secretario de Estado estadunidense, Mike Pompeo.

El documento tampoco precisa que la desnuclearización vaya a ser verificable e irreversible, como exigía Estados Unidos, lo que podría interpretarse como un paso hacia atrás de Trump.

En una rueda de prensa posterior al encuentro, Trump afirmó que Pyongyang destruirá una instalación de ensayos de misiles y anunció que mientras negociamos un acuerdo global, muy completo, creo que no es apropiado realizar maniobras militares (con Corea del Sur).

Recalcó que los maniobras militares eran provocadoras y que retirarlas permitirá ahorrar mucho dinero.

Añadió que la desnuclearización será sometida a verificaciones y que las sanciones contra Norcorea seguirán vigentes mientras persista la amenaza de las armas atómicas.

Los críticos inmediatamente consideraron las declaraciones como una concesión enorme y unilateral hacia un país que hace poco amenazaba con lanzar bombas nucleares contra Estados Unidos.

Trump reconoció que la desnuclearización no sucederá de la noche a la mañana, pero sostuvo que una vez iniciado el proceso, eso significa que prácticamente se acabó, un análisis que ha resultado defectuoso en el pasado, a pesar de los intentos de inspección.

También expresó su deseo de retirar a los 28 mil 500 militares que su país mantiene en la península coreana como elemento disuasivo ante un potencial ataque norcoreano, aunque remarcó que ese punto no figuró en las conversaciones con Pyongyang.

El despliegue militar de Estados Unidos en la península coreana es la herencia de la Guerra de Corea (1950-1953) que concluyó con un armisticio y no con un tratado de paz.

Según analistas, los detalles de cómo y cuándo será la desnuclearización aparentemente no están resueltos, lo mismo que la naturaleza de la protección que Trump prometió a Kim.

Además, opinan que el acuerdo es pobre en aspectos concretos y que se reduce prácticamente a continuar las discusiones, como sucedió con declaraciones y compromisos anteriores.

Estas son concesiones que Trump está otorgando a cambio de meras promesas de los norcoreanos, advirtió Paul Haenle, asesor para temas asiáticos durante la presidencia de Barack Obama y George W. Bush.

No está claro si las futuras negociaciones conducirán al fin último de la desnuclearización o si terminarán en promesas incumplidas, como en el pasado, advirtió Anthony Ruggiero, investigador de la Fundación para la Defensa de las Democracias, desde Washington.

Tras el anuncio de la cancelación de los ejercicios militares conjuntos, un portavoz del presidente surcoreano, Moon Jae-in, señaló que era necesario clarificar el significado y la intención de los comentarios de presidente Trump.

Por la noche de este martes, Trump tuiteó: “El mundo ha evitado una potencial catástrofe nuclear. No más lanzamientos de cohetes, ensayos o investigación nucleares. Gracias al presidente Kim, nuestro día juntos fue histórico.

Por la noche se informó que el líder norcoreano aceptó una invitación del gobernante estadunidense para visitar Washington, informó la agencia norcoreana de noticias KCNA. Agregó que también Trump accedió a visitar Pyongyang en el momento apropiado.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *