La ley de eutanasia, Podemos y PSOE

Fuente: Iniciativa Debate/Jaime Richart                                                           

Escribo esto deprisa y corriendo porque mi indignación me dura desde ayer… Está relacionada, tanto con la reiteración de una semanal impostura esta noche, como con la bellaquería que pude escuchar anoche a un político del partido del gobierno…

No acostumbro a analizar el cuerpo a cuerpo entre partidos políticos y entre políticos. Pero sí me resiento de la política. Lo que ocurre es que la política la digiero, como casi todo el mundo, a través del periodismo. Lo que acuso es la actividad política filtrada por la profesión periodística. Y especialmente la que me/nos llega a través de la política interpretada por el periodismo de las cadenas de televisión (no leo periódicos impresos ni escucho la radio, desde hace mucho tiempo). Y la primera impresión, que data ya de los cuarenta y tres años de este simulacro de democracia, es la falta de neutralidad más o menos sutil de los periodistas punteros de esas cadenas. Falta sutil de neutralidad, o neutralidad trufada por invisibles argucias de los dueños de las cadenas de televisión.

Los tempos y los cortes de las intervenciones en los debates que marca el moderador en las intervenciones según quién sea el orador; la tendencia general del ambiente psicológico generado en el plató dominado por la estridencia y por una excesiva extensión en la exposición y estilo avasallador por parte de dos o tres periodistas a costa de los restantes, enerva a cualquiera que simplemente ame una mínima imparcialidad. Eso, si es que el moderador, el de esta noche, el otro moderador, el de la mañana y los periodistas en general de la cadena empleados, no son de similar ideología a la del consejo de administración y accionistas que la rigen, que es lo propio de toda empresa privada de comunicación en la España política y periodísticamente tan inmadura. Esto me altera lo suficiente como para ver sólo esos programas grabados, pasando la publicidad por supuesto, y poniendo el mute a las intervenciones del periodista fijo bellaco y de los otros periodistas con fuerte tufo a franquismo…

Pero ahora, cambiando bruscamente de tema, me refiero al golpe bajo presenciado ayer, de un político del partido del gobierno, Rafael Simancas, al partido que le ha apoyado sobre una cuestión y una ley que me interesa especialmente: la ley de eutanasia presentada en su día por “Podemos” que no secundó el “psoe”. Simancas, el político al que, por ingenuidad (venía de Alemania donde nació) pero también por incompetencia golpeó el tamayazo y de rechazo a su partido, permitió que ganase las elecciones esa política indeseable, una tal Aguirre. Pues bien, anoche decía en un programa sobre eutanasia que su partido no se adhirió a la proposición de ley presentada por Podemos, porque no estaba bien “armada” y no pasaría el Tribunal Constitucional…

No se puede ser más miserable y más difamador, en línea con el habitual recurso a las fake news de los partidos de la derecha, a la mentira, a la exageración y a la tergiversación…

Pues, con independencia de que técnicamente no podía ser deficiente esa proposición de ley al estar ya vigente la eutanasia en distintos países europeos y basta basarse en la ley de alguno de ellos para cumplir el cometido, las proposiciones de ley se hacen en general “en bruto”, y una vez aprobadas por el Congreso se pasan a una comisión técnica que las elabora cuidadosamente antes de pasar a su articulado…

Esta manera de responder a la pregunta sobre la negativa del “psoe” de apoyar la ley, está en línea con la misma bajeza moral que cometen continuamente los líderes de los tres partidos de la derecha para desprestigiar al contrario. Y es como si a la proposición para la exhumación de los restos del dictador no la hubiese apoyado “Podemos” por su baja calidad técnica y ante los previsibles obstáculos que habría de tener en su aplicación provenientes de la familia y de la iglesia, como se ha comprobado después. El caso es que el “psoe” la rechazó y luego ha presentado la suya, en un ejercicio de inmoderación, de altanería y de estupidez que hace al partido tan indigno de ser votado como el resto de los partidos.

Y hablo hoy de esta cuestión porque, al igual que para el rico no puede haber otra ley más importante que la Ley General Tributaria, para el trabajador otra más importante que la Reforma Laboral, para la mujer otra más importante que la del aborto o la de violencia de género. Para el octogenario que soy, no hay otra más importante que la ley de eutanasia que no acaba de aprobarse y cuya omisión y dilación se está llevando por delante un sostenido e incalculable sufrimiento en la sociedad española. Tanto sufrimiento, como jolgorio disfrutan los que se oponen a ella o la entorpecen, como hizo el “psoe” al rechazar en su día la iniciativa de Podemos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.