Trump busca su “Premio Nobel de la Paz” con Kim Jong-un en Singapur

Fuente: La Jornada/Alfredo Jalife- Rahme                                                 13.06.18

Trump busca su Premio Nobel de la Paz con Kim Jong-un en Singapur

Foto

▲ El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente estadunidense, Donald Trump, al concluir sus reuniones en el complejo de Capella en Singapur. Foto Ap
La cumbre de Trump y Kim Jong-un en Singapur fue histórica.

No faltarán quienes aduzcan que Trump uso a Kim de plataforma teatral para obtener el Premio Nobel de la Paz.

El portal Sputnik da vuelo a los pletóricos tuits que candidatean a los dos mandatarios para el Premio Nobel (http://bit.ly/2t14on2). Ya el rotativo Metro acepta apuestas al respecto.

Hace mÁs de un mes, el rotativo The Telegraph anunció que Trump había sido formalmente nominado para el Premio Nobel debido a su incansable tarea de llevar la paz al mundo (http://bit.ly/2sUbavq), además que 18 legisladores del Partido Republicano nominaron a Trump para el codiciado galardón pacifista en una carta dirigida al Comité noruego (http://bit.ly/2MolSme).

Lo que para un panel de periodistas del rotativo trumpófobo The Guardian, vinculado a los intereses de Soros, parecía una idiotez (sic), hoy está al alcance de la mano (http://bit.ly/2MlBaYI).

Hoy la discusión versa sobre si los dos mandatarios serán premiados en forma simultánea. Sería lamentable que dejasen de lado al presidente de Sudcorea, Moon Jae-in, quien lubricó el acercamiento de ambos.

El premio consta de 1.4 millones de dólares que le servirán más a Kim que al multimillonario magnate inmobiliario Trump.

El locuaz Trump –a diferencia del lacónico Kim quien solamente profirió una frase clave de que el mundo va a cambiar– alardeó sus conocimientos inmobiliarios para vaticinar la prosperidad futura de Norcorea en cuyas bellas playas habrían cuantiosas inversiones (Financial Times; 12/06/18).

Sputnik menciona muchos tuits que critican la forma tan ligera en la que Obama recibió inmerecidamente la presea pacifista y no faltan quienes pidan su revocación para entregársela a Trump.

Una minoría propone otorgar el galardón al folclórico basquetbolista Dennis Rodman quien estuvo en Singapur –se ignora si vio a su amigo el mandatario norcoreano– y ayudó mucho a los servicios de espionaje de EU para penetrar en la sique y conducta enigmática de Kim.

Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata de la Cámara de Representantes, arremetió contra Trump por haber concedido demasiado al mandatario norcoreano (http://bit.ly/2JAuNmV).

La mayoría de los multimedia de EU –profundamente trumpófoba– tildó de teatral y vaga la transcendental cumbre de Singapur, quizá debido a sus nexos con Soros/Clinton/Obama y afirman que el juvenil Kim, de 34 años, le ganó la partida a Trump, de casi 72 años, cuando no fue alcanzada su obsesión de desnuclearizar en el primer minuto (sic) a Norcorea.

En mi entrevista a CNN con Patricia Ramos, abordé dos ejes nodales que forman parte del binomio Proceso y Progreso(http://bit.ly/2JyHVc7).

El portal chino Global Timesconsidera en forma serena que el fin de los juegos de guerra será un gran paso adelante para la penínsulacoreana (http://bit.ly/2MfGc9j).

El portal Chino coloca una frase clave de Trump quien aseveró que Kim le aseguró la destrucción de un sitio de pruebas misilístico que no fue incluido en el documento firmado.

La clave es la propuesta china de suspensión por suspensión: a cambio de que Norcorea suspenda sus actividades nucleares (sic) y misilísiticas, EU y Sudcorea suspenden sus ejercicios militares, ya que con el enfriamiento de las actividades militares (¡mega-sic!), una menor participación militar de EU, y posiblemente un retiro eventual de tropas de EU, la península caminará completamente fuera de las sombras de la guerra fría.

Si además el proceso (sic) político se mueve en la misma dirección en la península, la región entera saldrá beneficiada, en clara alusión a la inevitable reunificación coreana y a la detente (distensión) con Japón.

Sobre el progreso, independientemente de que puedan existir acuerdos secretos, la promesa de Trump de no realizar más ejercicios militares conjuntos con Seúl, sumado al retiro de alrededor de 40 mil soldados en Sudcorea, coloca las negociaciones en el carril de la óptica china de suspensión por suspensión, lo cual vislumbra que Norcorea y EU empaten sus mutuas concesiones en forma gradual que dejan atrás la retórica perentoria de Trump.

AlfredoJalife.com

Twitter: @AlfredoJalifeR_

Facebook: AlfredoJalife

Vk: id254048037

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *