La cumbre de la COP27 no hace nada por el cambio climático

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/11/23/c4e4-n23.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Bryan Dyne                                                                           23.11.22

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) de este año ha terminado, y las principales potencias capitalistas, bancos y corporaciones del mundo que se reunieron en Sharm el-Sheikh, Egipto, se han comprometido de nuevo a no hacer esencialmente nada para detener y revertir la actual crisis climática.

El acuerdo redactado por los delegados tiene muchas similitudes con el alcanzado en Glasgow, Escocia, el año pasado. La necesidad más acuciante —acabar con el uso de combustibles fósiles y detener la emisión del gas de efecto invernadero dióxido de carbono a la atmósfera de la Tierra— quedó relegada a un llamamiento para una reducción limitada de las centrales eléctricas de carbón y para ‘eliminar gradualmente… las subvenciones ineficientes a los combustibles fósiles’, una frase que puede interpretarse de muchas maneras y que, por tanto, carece prácticamente de sentido.

Incluso aquellos que anteriormente han desempeñado un papel importante en la elaboración de acuerdos no vinculantes se vieron obligados a comentar negativamente lo que se produjo en la COP27. Laurence Tubiana, que fue una de las principales artífices de los alabados pero finalmente desdichados Acuerdos de París de 2015, señaló: ‘La influencia de la industria de los combustibles fósiles se encontró en todos los ámbitos’. Y continuó: ‘La presidencia egipcia ha elaborado un texto que protege claramente a los petroestados del petróleo y el gas y a la industria de los combustibles fósiles’.

Desde la izquierda: el enviado presidencial de EE.UU. para el Clima, John Kerry, el primer ministro británico Rishi Sunak, el presidente francés Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa y el canciller alemán Olaf Scholz aplauden al margen de la cumbre climática COP27 en Sharm el-Sheij, Egipto, 7 de noviembre de 2022 [AP Photo/Ludovic Marin]

Sólo cabe imaginar lo que deparará la COP28 del año que viene, que se celebrará en los Emiratos Árabes Unidos, que se calcula que tiene el 10% de las reservas mundiales de petróleo, el 20% de las de gas natural y donde las exportaciones de petróleo suponen el 30% del producto interior bruto del país.

Incluso el llamamiento a limitar el calentamiento global a menos de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales fue casi abandonado. Este límite es considerado por los científicos del clima como el ‘punto de no retorno’ en lo que respecta al impacto del cambio climático, más allá del cual los daños causados por el clima extremo, el aumento de los océanos, la destrucción de hábitats y la miríada de otros peligros se vuelven cualitativamente más difíciles de revertir.

La convocatoria se mantuvo sólo como resultado de lo que la CNN se vio obligada a admitir que fue una ‘conferencia de prensa cuidadosamente coreografiada’ por funcionarios de la Unión Europea que amenazaron con retirarse. La conferencia de prensa fue dirigida por el jefe de la Oficina del Clima de la UE, Frans Timmermans, quien afirmó: ‘No queremos que 1,5 Celsius muera aquí y hoy. Eso para nosotros es completamente inaceptable’.

En realidad, las potencias europeas no tienen nada que ofrecer a la clase trabajadora. La conferencia quedó totalmente eclipsada por la guerra en Ucrania entre Estados Unidos y la OTAN por un lado y Rusia por otro. Estados Unidos ha estado presionando a Europa, en particular a Alemania, para que deje de depender del gas natural ruso en los últimos años, más abiertamente en 2018 cuando el entonces presidente Donald Trump sancionó a Alemania por no cerrar el gasoducto ruso-alemán Nord Stream 2.

Esta presión se amplificó con el bombardeo de los gasoductos Nord Stream 1 y 2 en septiembre. La destrucción criminal de decenas de miles de millones de dólares en infraestructura ha obligado a Europa a depender más de las importaciones de gas natural de Estados Unidos. Los documentos del Departamento de Energía y de los grupos de presión del gas natural de Estados Unidos muestran que el gobierno y las corporaciones estadounidenses ya estaban acelerando la infraestructura necesaria para aumentar las exportaciones de gas natural licuado a la UE, y lo habían hecho al menos desde el comienzo de la guerra de Ucrania en febrero.

Alemania, por su parte, se ha volcado en revitalizar su industria del carbón. En abril, por ejemplo, el vicecanciller Robert Habeck, del Partido Verde, autorizó la destrucción de la ciudad de Lützerath y el traslado de sus habitantes para que la empresa RWE pudiera extraer 280 millones de toneladas de carbón. Habeck lo justificó afirmando que ‘la guerra de agresión de Putin nos obliga a utilizar temporalmente más lignito para ahorrar gas en la generación de electricidad. Esto es doloroso pero necesario’.

El supuesto punto culminante de la COP27 fue la creación de un fondo de ‘pérdidas y daños’ para canalizar fondos, principalmente de Estados Unidos y la Unión Europea, a los países más pobres que ya han sido afectados por el cambio climático. Molwyn Joseph, presidente de la Alianza de los Pequeños Estados Insulares, lo saludó como ‘una victoria para todo el mundo’ y una muestra de ‘respeto’ a las naciones pequeñas.

El nuevo fondo es un gesto simbólico en el mejor de los casos. Se limita únicamente a la reconstrucción después de una catástrofe y se ha elaborado cuidadosamente para que no suponga una falta contra las naciones que más gases de efecto invernadero emiten, siendo Estados Unidos uno de los mayores productores de emisiones. Tampoco está claro cómo se distribuirá el dinero ni si llegará a los necesitados.

Dicho de otro modo, entre los 35.000 asistentes a la conferencia, al parecer había más de 600 grupos de presión de la industria de los combustibles fósiles, un 25% más que el año pasado y más que todos los delegados de las naciones insulares del Pacífico juntos. Cualquier medida que se haya tomado ha sido, sin duda, cuidadosamente examinada por los intereses capitalistas y hecha para garantizar que los beneficios de la quema y el envenenamiento de la Tierra sigan aumentando.

Además, incluso si el fondo de ‘pérdidas y daños’ recibiera los recursos adecuados y una gestión correcta para atender a los afectados por el cambio climático, en realidad no aborda la crisis en sí. Promueve la ilusión, sin duda sostenida por muchos de los líderes mundiales en la COP27, de que el cambio climático puede resolverse simplemente arrojando algún cambio a aquellos que han perdido sus medios de vida y sus seres queridos como resultado de la devastación inducida por el clima.

Al mismo tiempo, pretende que los eventos cada vez más catastróficos pueden ser tratados de la misma manera. La lógica es que, incluso cuando los peores efectos del calentamiento global surjan y ahoguen las costas del mundo, destruyan los hábitats y, en última instancia, maten a miles de millones de personas, más dinero es la solución.

El peligro global del cambio climático es que en algún momento, quizás cuando las temperaturas globales hayan subido más de 1,5 grados centígrados, quizás después, o quizás antes, el clima de la Tierra se desvinculará de la actividad industrial humana y evolucionará hacia un proceso desbocado que no podrá ser contenido por la tecnología actual y que posiblemente podría acabar con la civilización humana. Pero, ¿qué importa eso cuando se puede ganar dinero con el carbón, el petróleo y el gas natural?

La verdadera lección de la COP27 es que la clase capitalista, dividida en Estados-nación rivales, no tiene solución para el calentamiento global. Los científicos del clima llevan décadas advirtiendo a los gobiernos y a las empresas que las continuas emisiones de carbono a la atmósfera acabarán produciendo, y probablemente más rápido de lo previsto, convulsiones cataclísmicas que suponen una amenaza existencial para los seres humanos.

En ese tiempo, estas advertencias han sido ignoradas y la clase trabajadora de todos los países ha sufrido mientras el cambio climático provoca cada año peores huracanes, monzones, incendios forestales, vórtices polares, destrucción de cosechas y numerosos otros desastres en todo el mundo. La única solución es la lucha de la clase obrera, una clase inherentemente internacional, para abolir el capitalismo y establecer la producción sobre una base científica, global y socialista.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de noviembre de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.