La catástrofe de Doñana, Sintoma de un Crimen contra la Humanidad Sin nombre

Fuente: https://tarcoteca.blogspot.com/2022/09/el-alcance-de-la-catastrofe-de-donana.html

TARCOTECA contrainfo

Pablo Heraklio                                                            Tarcoteca@riseup.net                                                             Martes, 13 de septiembre de 2022

desaparición intencional de los humedales protegidos de Doñana

El Alcance de la Catástrofe de Doñana, Sintoma de un Crimen contra la Humanidad Sin nombre. Análisis

Una elegía por Doñana. 

La desaparición intencional de los humedales protegidos de Doñana supera con creces la perspectiva de Crimen de Lesa Humanidad, ya que afecta a todos los seres vivos del planeta de varias generaciones y varios continentes. Aún no hay nombre para este ominoso crimen : ¿transgeneracional, universal, transtemporal?

Doñana es un espacio natural protegido español situado ente las provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, en Andalucía. Creado en 1969, comprende al Parque Nacional de Doñana y al Parque Natural de Doñana. Su importancia es reconocida mundialmente por la ONU a través de la Unesco por ser lugar de residencial invernal y de paso de aves migratorias y una de las biorreservas más importantes de Europa. Parque Nacional de Doñana – Ministerio de Transición Ecológica

¿Cómo puede ser que hayan dejado morir un entorno natural protegido con el máximo nivel de vigilancia posible, cuya preservación es vital para la biodiversidad mundial?

La desecación de Doñana afecta a 2 continentes y varias generaciones

Lo que se dice de Doñana no es cierto. Su importancia como zona de paso entre Europa y África, Atlántico y Mediterráneo, excede las pobres perspectivas institucionales, ya que es un engranaje fundamental del corredor Europa-África, como así lo reconoce la comunidad científica:
«Resultados de la Investigación en el Espacio Natural de Doñana 2013» EBD-CSIC junio 2014

Lo explicaremos para que se entienda. Una de las ramas de la conservación medioambiental, y del mantenimiento de su diversidad, se fundamenta en la llamada «triple C«: Core, Corridor, Carnivore; Núcleos, Corredores y Carnívoros. Los espacios que actúan de Reservas biológicas o Núcleos son controlado por medio de la monitorización de los Carnivoros, y su biodiversidad y salud se sostiene por el mantenimiento de corredores seguros que los conectan. Elimina cualquier elemento y los núcleos se degradarán hasta el punto de necesitar constantes reintroducciones para su conservación, o terminalmente llegando a su desaparación.

Doñana es un punto clave como Núcleo y Corredor de aves. Si se secan los humedales mueren los núcleos. Si se cortan los corredores se aíslan las poblaciones en sus reservas, y las más sensibles al confinamiento mueren, afectando a los ecosistemas conectados. Las más resistentes sufren procesos de endogamia y mueren en las sucesivas generaciones (lince, oso, lobo, rapaces).
Si a demás tenemos en cuenta que los aerogeneradores se colocan en las vías aéreas más potentes, interrumpliendo los corredores naturales, que lógicamente son las más usadas por las aves, tenemos literalmente un holocausto animal.
No es de extrañar que la declinación mundial del número de aves, insectos y megafauna coincida, no solo con este atentado ecológico de primer orden, sino con multitud de agresiones similares en otros tantos reservorios de menor calado, permitidas e incluso potenciadas por los distintos gobiernos regionales.
Aún así, lo que ocurre en Doñana es peor de lo que parece, porque es un síntoma de una enfermedad que afecta a toda España: la desertización y desecación de cuencas hidrográficas en todos los ríos. Si entendemos que España, Italia y Turquía son los Corredores de paso fundamentales para el norte de Europa comprenderemos la magnitud del problema.

Los problemas se veían venir

Algunos titulares a cerca de la sobrexplotación desde su creación:
Desenlace inevitable con las dinámicas en curso, últimos 3 años:

Consecuencias: especies invasoras y pérdida de biomasa

Pobres humanos. Las consecuencias del cambio de la biocenosis es motivo de estudio por múltiples, organizaciones, estados e instituciones, y tema de doctorandos. Pero de las múltiples consecuencias destacaremos las dos más importantes.

La sustitución biologica u ocupación de nichos

Si mueren las aves cambia la composición del ecosistema, dejando nichos descubiertos. Estos nichos son cubiertos por otros seres vivos.
Algunos nichos son ocupados lo que la agricultura corporativa llama «especies invasoras«, entendido por ello especies de características distintas que acaban afectando al entorno, por ejemplo el mejillón tigre, mosquitos aegyptus, cangrejo americano, galápagos de oreja naranja, avispa velutina, cotorras, caña… la lista es prácticamente infinita. ¿No se dan cuenta que la única especie que invade masiva y sistemáticamente los nichos ecológicos es la humana?

Empobrecimiento del biosistema

Pero un efecto del que no se están percatando como integrado en le mismo problema es de la muerte de la mesofauna. Es decir, la flora y fauna ya ni si quiera son sustituídas por un cortejo de seres vivos. Este es sustituído por «monocultivos» naturales, desprovistos hasta de insectos y con baja carga bacteriana. La tierra se queda estéril. La cubierta orgánica pierde su resilencia y capacidad regenerativa. Pierde su biomasa y se empobrece de nutrientes.
En los últimos 10.000 años el ser humano logró esquilmar la megafauna del límite superior. Los que no desaparecieron viven en reservas. En los últimos 150 años están desapareciendo especies animales de peso superior a 44kg, disminuyendo su biomasa natural (no estabulada) a un ínfimo 5%, siendo el 95% biomasa human. Lo graves que en los últimos 20 años está desapareciendo la mesofauna edáfica a la arbórea.
Prácticamente se verán afectados todos los ecosistemas, desde Escandinavia hasta el Atlas, si no África Central y la Sabana.
Estos componentes fundamentales del suelo tienen un impacto inmediato en la agricultura humana, al empobrecer los suelos, aumentar la erosión. Y requerir mecanización, combustibles, irrigación y fertilizantes para poder ser explotados. Claro, estas prácticas agrícolas insostenibles son las practicadas por las Big-Agro para nutrir a los Big-Retail gracias a los Big-Money. Usarán metadatos y tecnología espacial para realizar correcciones a tiempo real y mantener momentaneamente la rentabilidad. No funcionará.
Lo único que está explotando es el sistema productivo.

Doble Competencia

Lo que denota la catástrofe de Doñana es la conclusión lógica de un sistema de acumulación que ha alcanzado sus límites. El Agua también tiene su máximo extractivo o Peak-water.
La competencia por el agua se establece a 2 niveles: Natural y Social.

Competencia Natural entre especies

Ecosistema – El mantenimiento actual o retroceso de los ecosistemas, en extensión o biodiversidad, produce los efectos anteriormente descritos de declive, e influye en el rendimiento tanto de la agricultura como de la industrial. El avance de ecosistemas naturales implica su protección, vigilancia, y la disminución de áreas antropizadas. Su retroceso la desertización.

Competencia Social entre grupos humanos

Agricultura – El mantenimiento del sistema industrial de producción de alimentos conlleva la disminución de espacios naturales como hemos visto hasta ahora, por lo que su aumento no es deseable. Su avance supone la desertización, mientras que su retroceso es asumible si se importan bienes alimentarios de otras regiones; lo cual es una simple exportación y ampliación del problema. En el caso en que este aporte no suceda su retroceso provoca hambrunas y cambios políticos.
Industrial – El mantenimiento del sistema de producción y consumo no alimentario, el desperdicio de millones de toneladas de materiales, y las cadenas de suministros cuyo objetivo es la consecución de beneficios económicos, son los que empujan a la intensidad de la Agricultura. Por lo tanto, ni su mantenimiento ni su aumento son deseables para los ecosistemas. Su avance supone la desertización, mientras que su retroceso supone la necesidad de suministros externos. En caso de que no se produzcan, se produce una  disminución de rendimientos, lo cual pruede provocar hambrunas.
Si por los recursos naturales compiten los ecosistemas, la industria de transformación, energética y la agricultura, no tenemos dudas de cuál será el resultado: los ecosistemas moriran. Doñana ni es el primero ni será el último. Es lo que estamos viendo.

Competencia intersectorial

De continuar la situacíón sin intervención correctora, por los restos del medio ambiente seguirán compitiendo el agro contra las industrias. Aunque las primeras escaramuzas las perderá el agro ante los envites del capital finaciero en auxilio de las industrias no alimentarias, que empujan a la sobreexportación.
Pero no es más que cuestión de tiempo que el agro acabe acaparando el uso del agua. Esto se debe al acortamiento de las cadenas de suministros mundiales, que evita el desarrollo del modelo de producción y distribución agrícola globalizado; básicamente combustible, fertilizantes y recambios.
Los territorios afectados sufren a su vez otro efecto indeseado: la competencia con las empresas energéticas por la energía hidrólica. Es decir, la competencia intersectorial. Esto asegura que en una zona no se desarrolle en lo esperado el rendimiento de los sectores afectados. Los pantanos se desecan ante la perspectiva de ganancias de la venta electrica, por lo que recursos no son suficientes para suplir ni agua ni energía en cantidades suficientes. Si se ahorra en agua de regadío son las industrias de la transformación las que sufren incrementos (rebajando el precio de la electricidad). Los campos se secan, de Ciudad del Cavo a Hammerfest.
En el caso de Europa dejarán de llegar ínsumos del bloque oriental que encarecerán los productos acompañados de la mencionada sequía artificial. Cuanto tiempo tardará en producirse lo desconocemos, tal vez 4 o 5 años, pero este uso prioritarios será impuesto ante la presión de las ciudades desabastecidas, y en detrimento de los productos industriales, que serán productos de lujo. Como decía Macron «la era de la abundancia se ha acabado».
Lo que está en peligro es el modelo campo-ciudad y la economía de mercado. Es decir, el núcleo interno del sistema capitalista, su forma de despojo y acumulación. El fin de una Era.

Competencia intrasectorial

En el Agro – Las agrocorporaciones ya están despedazando Ucrania, seguirán con el resto de Europa despojando a sus agricultores. Las Brig-Agro ya les han declarado la guerra en un combate desigual, ya que son el eslabón más débil, están sobreendeudados, y sus márgenes de beneficios son los  menores. Las corporaciones financia su simiente, pienso, sus vehículos, combustible y en definitiva todo su negocio. Lo único que pueden perder es nuevamente sus tierras transformados en jornaleros en una agroindustria hipertecnificada basada en el control satelital y los metadatos: «No tendrás nada y serás feliz». Así se vivía bajo los arriendos del medievo.

Responsables: Parques de Negocios para Grandes Empresas Made in PSOE

El IPCC mostró el efecto de la actividad industrial desaforada y sin control sobre el medio ambiente en 1986. Los animales y plantas no se mueren solos, la tierra no se contamina sola, polución, residuos, desertización, deforestación, sobreexplotación, desplazamiento… humanos.
El fin último, no declarado pero evidente, desde del agricultor convencido de que poner un pozo ilegal es lo mejor, al jurista que legaliza las prácticas predatoras, a los constructores, financieros y funcionarios, siempre ha sido explotar al máximo los recursos para obtener beneficios, de Doñana o cualquier otro entorno de valor; y a poder ser transformarlo en terreno urbanizable. A cualquier precios y sin pensar en las consecuencias.
Los espacios Naturales se convierten en espacios de negocios, parques de atracciones solo para buitres. En estos espacios mandan las empresas: de semillas, fertilizantes, maquinaria agrícola, plantas de procesamiento, transporte y almacenamiento que suministran a los agricultores. MegaAgroempresas como Cargil, Dupont, Bayer-Monsanto, y Supermercados, Mercadona, Dia, Carrefour, Lidl. Después llegan las constructoras con sus hoteles y carreteras, Sacyr, ACS, Dragados. Junto con todas las financieras, como BBVA, Santander, La Caixa, que son a su vez financieras de las Comunidades Autónomas que dejan de controlar unos parajes que para ellos están vacíos y en los que solo ven gastos de mantenimiento, impuestos y ventas de terrenos. Este es el Ecologismo de Estado. Todos los aludidos son los máximos responsables en el pillaje al medio natural.
Pero los máximos responsables del ecodicio son sin duda quienes se arrogaron el deber de velar por él y se dedicaton a destruirlo. ¿De que sirvieron las miles de denuncias sobre abusos, y todos los informes de expertos y consevacionistas que alertaban de la situación? Se dedicaron a reprimier a los movimientos ecologístas.
Este crimen es imputable sobre todo los gobiernos autonómicos del PSOE en todas sus expresiones ya que empezaron gobernando en 1979 con Fernadez Viagas, al que siguió Rafael Escudero, Jose Rodríguez de la Borbolla, de los encarcelados por corrpción Manuel  Chavez, y Griñan, hasta la no menos corrupta pero no investigada Susana Diaz que dejó el cargo en 2019; 40 años de PSOE alentando el caciquismo. Lo que en cualquier parte del mundo se conoce como Corrupción.
Que le explote al cacique Moreno Bonilla del PP, quien sigue promoviendo una Ley de Regadíos nétamente ecocida para regular los pozos ilegales que deberían ser eliminados, era la conclusión lógica de una práctica abusiva y no sancionada, promovida por sus patrocinadores corporativos de la región. ¿Tiene esta ley algún sentido? Rapiña y despojo. Que sepan los señoritos que no habrá botellas de plastico de agua mineral suficientes para regar sus campos de golf en lo sucesivo. Tampoco energía para desaladoras. En Andalucía van a comer  tierra y beber polvo.
La Junta de Andalucía se podía haber ahorrado años de litigios y haber levantado la protección a Doñana. Ahora es posible que la Unesco la retire de su inventario.
No le busquéis metafísicas, no le busquéis flecos: lo que está destruyendo a Doñana, El Amazonas, Sahel, la Costa Oeste de EEUU, el Golfo de México… es la estrechez de mira de gente que quiere enriquecerse por encima de todo y a costa de todo. Con ello condenan a las generaciones futuras, a sus propias hijas e hijos. El egoismo máximo ya lamentado por los griegos en el Mito de Cronos. El sistema Capitalista.

Previsiones

No hace falta sacar la bola de cristal para saber cómo termina la historia. La experiencia del territorio agricola sobreexplotado por las corporaciones de la costa oeste norteamericana, principalmente California, antaño un vergel, es pionera y suficientemente ilustrativa. Las tierras de cultivo, el huerto de EEUU, son sistemáticamente sobreexplotada, hasta el punto de rendir las peores cosechas de los últimos años: malas cosechas, sequía, incendio e inundaciones. En último término la declaración de zonas catastróficas. Esto no es en sí una previsión, es una descripción de algo que ya sucede. Empeorará.
El escenario Europeo es exactamente el mismo agroecológicamente hablando, porque las prácticas agrícolas industriales son las mismas, si no más agresivas, basadas en el pillaje; otra reminiscenciia de los años imperiales de colonialismo. Así que, a pesar de lo que se pueda pensar, es muy probable que los países escandinavos se conviertan en los nuevos huertos de Europa a la vez que son arrasados por la sequía artificial. Cosas del agrocapitalismo. Una sequia que barre ya toda Europa, como ya ha sucedido este verano.
Europa tiene la particularidad de no poseer hidrocarburos, por lo que la producción es netamente más cara. El caso español en concreto, la situación es peor, porque su éxito se basa en un rendimiento por hectárea 3 veces mayor que la estadounidense, a costa de mayor intensidad de aditivos, mecanización y mano de obra esclava en las recolectas. Así se produce en los campos de Huelva o Murcia. Empeorará.
Europa, forzada o no por EEUU, se pliega a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU; la interpretación capitalista de conservación de la naturaleza es el desarrollo de industria y crecimiento económico. Entran dentro de lo conservador; pero incluso cabal ante la inacción exhibida hasta el momento. Un esfuerzo por el que muchos europeos están voluntariamente dispuesto a hacer un sacrificio. Sin embargo, su implementación por los gobiernos es un atentado trasgeneracional contra el medio ambiente, porque practican una acumulación y la distribución arbitrária de lo producido que no atiende a razones físicas de la producción y sociales de la población, sino económicas de la clase propietaria. En los términos que está planificada, la Agenda 2030 solo es una escusa para perpetuar el modelo de producción y consumo en menor escalaescala de Bloque.
El sistema productivo mundial quebró por muchos motivos en 2021, las escalas globales se han roto. Ahora solo queda por determintar cuál será el nuevo tamaño de las escalas. Tal vez mantengan el tamaño de bloques por unas décadas, pero con el sistema hídrico y energético rotos, solo es cuestión de tiempo que estos sistemas vuelvan a desintegrarse en subsistemas.
Nos preguntamos ¿Podrán las élites trasnacionales volver a moverse con libertad entre los bloques? Si se mantiene el sistema financiero internacional es muy posible.
La razón última es que estos gobiernos atienden más a los intereses corporativos que a sus intereses nacionales y geoestratégicos. La cooptación de los estados por las  oligarquías corporativas es total; ejemplo meridiano son los Cargos Duales, las puertas giratorias de los cargos ejecutivos, que hacen que intereses estratégicos corporativos se confundan con los interese nacionales. Las corporaciones infiltran y captan egentes en los gobiernos; nada que no se sepa. Y las oligarquías más poderosas son las trasnacionales. Solo así se explica la negligencia de 40 años del PSOE, el resto son excusas. Son estas corrupciones las que evitan la introducción de medidas correctoras.
El resultado es la crisis perpetua y una oleada de desastres tras desastres. Esto produce una serie de quiebras en cadena, primero sectores, después países, hasta que finalmente se produce una ruptura. En mecanismo fue explicado hace ya más de 200 años en la Teoría de la Crisis. Algo también inevitable.
Nuestra visión y conocimiento de los hechos acaecidos hasta ahora nos llevan a pensar que la Agenda se desarrollará en los términos establecidos por las Agrocorporaciones por medio de la doctrina del shock, una vez ocurran los desastres, no antes, y bajo el lema «no haya alternativa».
Aún así el sistema capitalista oriental se fortalece, gracias a la planificación, mientras que el occidental empezó su Descenso, por culpa del pillaje; lo cuál puede llevar a décadas de quiebras constantes.
Occidente intenta aprovechar la Operación Especial en Ucrania para reorganizar su sistema agrario, aumentando su intensidad en EEUU, disminuyendola en la UE y confiándola a las trasnacionales. En realidad intenta adaptarse a su nueva escala en general intentando mantener los intereses establecidos. Esto no funcionará, ya que han roto el metabolísmo hídrico de 3 continentes: Norteamérica, Europa y África. La desertización del Amazonas, Sahel y Sabanha ya están en marcha, y llega a Groenlandia, Siberia y Alaska. El bloque occidental simplemente no puede mantener su consumo actual sin los ínsumos de los 5 continentes. EEUU no puede suplirse así mismo y a Europa como cliente. Inician su Descenso.
Algunos países han salido fortalecidos de la situación de quiebra del globalismo, como Venezuela, Iran, Cuba o Yemen. Pero ni estos, ni las potencias emergentes del BRIC escaparán a la lógica de las fuerzas decrecentistas puestas en movimiento.
Los estómagos se vaciarán a la par que algunos llenarán los bolsillos. Será entonces cuando llegue el momento disruptivo supremo: no quede comida ni si quiera para los ejércitos. Las armas cambiarán de bando y nacerán los nuevos Lenins, Durrutis, Majnos, Mins, Zedongs, Castros, Guevaras, Mandelas, Allendes, Chaves. El fin de una Era será el Hambre por la Nueva Era.
Desde estas páginas mostramos nuestra costernación, impotencia y sentimos vegüenza por muchos individuos de nuestra propia especie cuyo comportamiento es peor que la peor peste. Maldecimos sus nombres, los conocemos, y lucharemos contra ellos como los monstruos que son. Doñana es un síntoma lamentable de una podredumbre mayor: capitalismo en decadencia.
Agrupémonos todos en la lucha final!
No Pasarán!
Salud! PHkl/tctca
_____________

Para Saber más

Wilderness Protection in Europe. Cambridge University Press. 2016 DOI: https://doi.org/10.1017/CBO9781107415287
«Resultados de la Investigación en el Espacio Natural de Doñana 2013» EBD-CSIC junio 2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.