La Asamblea General de la ONU arrastra a Israel a la Corte Mundial

Fuente: https://www.globalresearch.ca/un-general-assembly-drags-israel-world-court/5803747                                           Chandra Muzaffar                                                          Investigación global                                                                           5 de enero de 2023

La Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) votó la semana pasada para llevar a Israel a la Corte Internacional de Justicia (Corte Mundial) por su continua violación del derecho del pueblo palestino a la autodeterminación en los territorios ocupados de Cisjordania y Gaza y por adoptar medidas encaminadas a modificar la composición demográfica, el carácter y el estatuto de la ciudad santa de Jerusalén.

Antes de analizar la importancia del voto, probemos el patrón de votación real. 87 estados votaron para referir a Israel a la Corte Mundial. Esto representa a casi todos los estados de mayoría musulmana, incluidos aquellos que recientemente establecieron relaciones diplomáticas con Israel. Muestra que al menos en este tema, las maniobras diplomáticas de Israel y sus patrocinadores no han ayudado al estado sionista. Otros estados mayoritariamente no musulmanes en América Latina, África y Asia también respaldaron la resolución. Es notable que tanto China como Rusia apoyaron la medida de llevar a Israel ante la Corte Mundial26 países votaron en contra de la resolución de la AGNU. Entre ellos, por supuesto, Estados Unidos, Gran Bretaña y varios otros estados occidentales. Un gran número, 53, también se abstuvo. India, que en el momento de la creación de Israel en 1948 estaba al frente de la lucha para defender los derechos de los palestinos, fue una de las abstenciones. Sus crecientes lazos con Israel, especialmente en la esfera militar, se han citado a menudo como la razón principal de este cambio de actitud.

La postura de la India no anula de ninguna manera el significado del voto a favor de la resolución. La AGNU está solicitando a la autoridad jurisdiccional más alta del mundo que declare su posición sobre la conducta de Israel como potencia ocupante sobre las tierras que ha tenido bajo su control durante los últimos 55 años. Desde 1967, la AGNU ha visto a Israel no solo como una potencia ocupante, sino que también ha exigido que Israel se retire de Cisjordania y Gaza. No hace falta decir que Israel ha ignorado esta súplica. Vale la pena señalar que esta vez la solicitud de la AGNU se realiza cuando Israel está dirigido por quizás su gobierno de extrema derecha, que se ha comprometido a aplicar políticas que socavarán aún más lo poco que queda de los derechos del pueblo palestino y demoler más aún las características cristianas y musulmanas de Jerusalén.

Al pedirle a la Corte Internacional que examine el comportamiento israelí en los Territorios Ocupados, la AGNU le está diciendo a Israel que está bajo escrutinio. Está responsabilizando a Israel. Está obligando a un Estado canalla a comportarse correctamente, un Estado que desde 1948 se ha negado a acatar las normas y estándares de conducta que se espera que respeten todos los Estados.

Si la Corte Mundial está de acuerdo en esencia con la resolución de la AGNU de que Israel ha violado el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación y ha intentado alterar el carácter de Jerusalén, ¿cómo respondería el gobierno israelí bajo Benjamin Netanyahu? Sobre la base de su conducta pasada y presente, es casi seguro que ignorará la posición de la Corte Mundial e incluso criticará al organismo tal como condenó a la Asamblea General de las Naciones Unidas por su reciente resolución. En otras palabras, no habrá cambios en el comportamiento israelí en los Territorios Ocupados o en Jerusalén. Después de todo, en 2004 el Tribunal Internacional ya había dictaminado que los asentamientos israelíes en los Territorios Ocupados violaban el derecho internacional, pero Israel continuó expandiendo los asentamientos que hoy albergan a unos 700.000 colonos judíos.

Pero esto no debería disminuir de ninguna manera la utilidad de ir a la Corte Mundial o trabajar a través de la AGNU. Estas son rutas importantes a tomar por al menos dos razones. Primero, revelan que Israel es el verdadero problema y que es este problema el que debe resolverse en aras de una paz genuina. Dos, al aprovechar el apoyo de los estados miembros de la ONU y las agencias de la ONU, se mejora la causa palestina. Refuerza la posición palestina, ya que se enfrenta no solo a Israel, sino también a su principal patrocinador, EE. UU. y una serie de estados europeos, a los que a veces se unen Japón y Corea del Sur.

Es quizás en este momento que deberíamos examinar brevemente la relación de Palestina con la ONU. Ha sido ambivalente en el mejor de los casos. Fue la ONU, bajo la influencia de los EE. UU. y otras potencias occidentales, la que presidió la injusta partición de la Palestina histórica en 1948, dando a menos del 30 % de la población judía dos tercios de la tierra, mientras que el 70 % de la mayoría palestina, compuesta por musulmanes y cristianos, era concedió el tercio restante. No hubo plebiscito para determinar cómo se sentía el pueblo —toda la población— acerca de la partición propuesta. Al ignorar los sentimientos de la gente, la ONU en efecto transgredió su propia Carta.

Pero después de que Israel se apoderó de Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Este, en 1967, las resoluciones de la ONU, como hemos visto, reconocen claramente a los palestinos que viven en esos territorios como víctimas de la ocupación. También se debe enfatizar que a través de varias resoluciones, la ONU continúa reconociendo el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación, la independencia nacional y la soberanía. Además, desde noviembre de 2012, Palestina es un estado observador no miembro de la Asamblea General de la ONU.

La ONU también se ocupa de los refugiados palestinos. La Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (UNRWA) brinda educación, asistencia sanitaria y servicios sociales a más de 5 millones de refugiados palestinos en Jordania, Líbano y Siria. Gaza y Cisjordania, incluida Jerusalén Este.

La relación de Palestina con la ONU está envuelta en obligaciones, responsabilidades, derechos y aspiraciones. Ha tenido sus altibajos. Pero debe continuar siendo visto como uno de los muchos canales a través de los cuales el pueblo palestino busca asegurar su justicia, libertad y dignidad.

*

Nota para los lectores: haga clic en los botones de compartir de arriba. Síguenos en Instagram y Twitter y suscríbete a nuestro Canal de Telegram. Siéntase libre de volver a publicar y compartir ampliamente los artículos de Global Research.

El Dr. Chandra Muzaffar es el presidente del Movimiento Internacional por un Mundo Justo (JUST), Malasia. Es investigador asociado del Centro de Investigación sobre la Globalización (CRG).


Comente los artículos de Global Research en nuestra página de Facebook

Conviértase en miembro de Global Research

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.