Ucrania, la URSS, la guerra y la intoxicación: extractos de un discurso de Maria Sajarova

Fuente: https://mpr21.info/ucrania-la-urss-la-guerra-y-la-intoxicacion-extractos-de-un-discurso-de-maria-sajarova/  mpr21

El 30 de diciembre será un día memorable en nuestra historia común. Hace exactamente 100 años, el 30 de diciembre de 1922, en el I Congreso de los Soviets, los representantes de la RSFSR, las Repúblicas Socialistas Soviéticas de Ucrania y Bielorrusia y la Federación Transcaucásica firmaron la Declaración sobre la formación de la URSS y el Tratado de Unión.

Dentro del Estado soviético común, la RSS ucraniana se convirtió en una de las repúblicas más desarrolladas y prósperas. Tenía un gran potencial científico, industrial y energético, y una agricultura desarrollada. Sin embargo, después, Kiev, que trabajó duro por el colapso de la URSS y proclamó su independencia, no consiguió aumentar, ni siquiera preservar, el legado soviético.

¿Es ésta nuestra opinión? No, no es sólo nuestra opinión. En este caso cito a las “personalidades” que han dirigido Ucrania en los últimos años. El segundo presidente ucraniano Leonid Kuchma, hablando del precio de la soberanía ucraniana, señaló que “la mayor suma la paga la gente corriente porque se cree las promesas… Hasta cierto punto mentíamos a la gente cuando decíamos que Ucrania alimenta a toda Rusia… Porque antes recibíamos petróleo y gas a precios más bajos que el té y el agua”.

Hoy, Ucrania, bajo el régimen de Kiev, con sus fértiles territorios y riquezas naturales, gracias a los esfuerzos de las actuales autoridades, que siguen una política nacionalista y rusófoba, ha adquirido el dudoso estatus de uno de los países más pobres de Europa y se está convirtiendo en una nueva colonia del Occidente colectivo. ¿Quién es el principal beneficiario? Estados Unidos, por supuesto, que ve a Ucrania y a los ucranianos sólo como un “consumible” en la confrontación contra Rusia. Una herramienta. Pero creo que es más correcto hablar de “consumible”.

Recientemente, Kiev ha presentado una nueva “iniciativa” alejada de la realidad. En una alocada campaña organizaron fotos de portada, viajes por todo el mundo de varios emisarios de Vladimir Zelenski, discursos del presidente ucraniano en todo tipo de actos, desde acontecimientos deportivos hasta festivales de cine. Y una cosa más. Se habla de una reunión en la ONU el 24 de febrero de 2023, en el aniversario del inicio de la operación militar especial, una supuesta “cumbre de paz” que, según la idea de los “dirigentes” de Kiev, debería contribuir al cumplimiento de las extrañas fantasías de Vladimir Zelensky adornadas con una supuesta “fórmula de paz”. Desde su punto de vista, la participación de Rusia en la cumbre sólo se permite en caso de su “rendición total e incondicional”.

Esto indica, sobre todo, que están señalando que no les quedan fuerzas. No hay otra explicación. Ya han llegado a tal estado que están inventando ideas nuevas y disparatadas para intentar darles alguna forma de derecho internacional. Pero su significado es hacerlo para preservarse sin reconocer lo evidente.

Consideramos esta absurda idea como una nueva campaña de Washington, que últimamente intenta presentar a Kiev como un “pacificador” (antes era “mártir”, “democracia liberal”, luchador por la libertad de Europa, ahora “pacificador“). Este es el nombre del sitio web [Mirotvorets] que existió durante años y publicaba la información personal de los ciudadanos que el régimen de Kiev pretendía eliminar. Si en este sentido Washington quiere presentar al régimen de Kiev como un “pacificador”, entonces está claro lo que quieren decir con este término.

Esto tiene lugar en el contexto del incesante suministro de armamento occidental a Ucrania, de la inmensa ayuda militar y de otro tipo, incluida la participación de instructores de la OTAN en la planificación y dirección de las operaciones del ejército ucraniano, en el entrenamiento de sus militares; en el contexto de la pseudopacificación, de la matanza de civiles, de niños, de la destrucción de infraestructuras civiles; en el contexto de las acciones inapropiadas de personas inapropiadas de la calle Bankovaya.

En estas condiciones, no se puede hablar de “iniciativas de paz” serias o, al menos, de una proximidad de iniciativas por parte de Kiev y sus patrocinadores occidentales. Esto es imposible de hacer. Ni siquiera son “iniciativas de paz”, no hay nada serio en ellas. Un nuevo intento de cambiar el cansino formato de discursos interminables, de aportar algo de legitimidad a un nuevo debate sin sentido que no irá seguido de ningún paso concreto.

Hemos llamado la atención en repetidas ocasiones sobre las numerosas violaciones por parte del ejército ucraniano de las normas del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos.

La magnitud de estos crímenes ha alcanzado tal nivel que incluso las estructuras internacionales, que desde el comienzo de la operación militar especial han tratado de desacreditar a las fuerzas armadas rusas y a Rusia en su conjunto, se ven obligadas a mencionarlo en sus informes. El 14 de diciembre se publicó un segundo informe provisional de la OSCE/OIDDH sobre presuntas violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos en Ucrania. Es cierto que con reservas, como si prácticamente se disculparan todo el tiempo inclinándose, pero de todos modos los autores del informe indican las siguientes violaciones por parte del ejército ucraniano:

  • el uso de explosivos de gran alcance en zonas densamente pobladas de la DPR y la LPR, lo que provocó numerosas víctimas civiles y la destrucción de emplazamientos civiles; 
  • homicidios ilegítimos, detenciones arbitrarias, incluidos casos de desapariciones violentas, así como torturas, palizas, amenazas de violencia sexual o muerte y otros tratos violentos, incluso de personas que presuntamente cooperaron con las autoridades rusas “durante la ocupación“;
  • el trato violento de los prisioneros de guerra rusos, que sufrieron torturas y violencia física durante su captura y detención: fueron golpeados, apuñalados, electrocutados, asfixiados; también sufrieron malas y humillantes condiciones durante su evacuación a campos de tránsito y lugares de internamiento tras su captura: fueron introducidos en camiones, atados, golpeados, y todo ello fue grabado en vídeo y publicado en internet con comentarios humillantes y degradantes, especialmente para intimidar.

Sería útil que las estructuras internacionales prestaran más atención a la situación real cuando analizan lo que ocurre en Ucrania y se mantuvieran imparciales a la hora de elaborar sus informes. Y los informes no deben tener fecha de febrero de 2022, sino anterior. Anteriormente, las acciones del régimen de Kiev debían contener elementos de actividad delictiva. Una pesadilla absoluta duró ocho años en estos territorios, nadie se dio cuenta.

Recientemente, el régimen de Zelenski, manteniendo la política de sus predecesores de Euromaidán, ha intensificado la lucha contra la ortodoxia canónica. Han encontrado un nuevo “enemigo”. Se decidió eliminar la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, apoderarse de sus santuarios, iglesias y monasterios, perseguir a jerarcas, sacerdotes y feligreses. Las autoridades han lanzado una campaña para prohibir la Iglesia Ortodoxa Ucraniana con el fin de obligar a los creyentes a unirse a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana cismática creada artificialmente. Varias regiones ya están adoptando decisiones contrarias a las normas jurídicas vigentes. Los registros y redadas del Servicio de Seguridad ucraniano en las iglesias de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana no cesan. Sus iglesias están siendo tomadas por partidarios de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, sus sacerdotes detenidos acusados de “alta traición” y “colaboracionismo”, en particular para aumentar el número de prisioneros que se intercambiarán por prisioneros de guerra ucranianos.

Recientemente se ha anunciado que las autoridades pretenden privar a la Iglesia Ortodoxa Ucraniana a partir del 1 de enero de 2023, es decir, justo antes de la Navidad ortodoxa, del acceso a dos iglesias situadas en el territorio del Museo-Reserva del Lavra de las Cuevas de Kiev, que han sido restauradas con su participación muy activa y le han sido alquiladas.

Todo esto lo hace la gente en el poder. No se trata de procesos eclesiásticos, no es un debate sobre dogmas, una “nueva visión” sobre cosas tradicionales. Se trata de una cuestión de influencia externa y ahora captada por personas que nada tienen que ver con la ortodoxia o la fe. Nunca han respetado ninguna norma moral o ética.

Todo lo que está ocurriendo está prohibido por las normas de derecho humanitario e internacional que rigen los derechos humanos y las libertades. Desde hace décadas, Occidente impone activamente a todo el mundo una regulación fundamental de las relaciones interestatales e intraestatales.

Esto viola gravemente las leyes de Ucrania y los documentos internacionales en el ámbito de la libertad de conciencia y religión, profundizando la división de la sociedad ucraniana y la ortodoxia. Tales acciones demuestran una vez más la indiferencia del régimen de Kiev ante los sentimientos de millones de creyentes.

Las autoridades ucranianas siguen inventando planes terribles en relación con Crimea. Periódicamente se escuchan desde Kiev declaraciones más o menos absurdas y peligrosas. A veces se preparan para “liberar” la península por la fuerza militar y luego apoderarse de ella de alguna forma “híbrida” desconocida, a veces sueñan con caracoles del Mar Negro, a veces quieren venir a Crimea a pasar las vacaciones de verano. Se trata de un ataque psicológico masivo y asombroso contra las personas.

Todo esto tendría gracia si no se explotara cínicamente el tema de los tártaros de Crimea. Las autoridades ucranianas sólo se acuerdan de esto cuando tienen que pedir dinero a Occidente para actividades inútiles como la “plataforma de Crimea” o aprobar otra resolución antirrusa. Con el mismo fin, Ucrania adoptó en 2021 una ley sobre pueblos indígenas y un concepto para el desarrollo de la lengua tártara de Crimea.

Surge una pregunta. ¿Por qué el régimen de Kiev no adoptó antes estos documentos destinados a preservar la identidad de los pueblos indígenas y la lengua tártara de Crimea? Durante muchos años tras la independencia de Ucrania en 1991, los derechos del pueblo tártaro de Crimea no preocuparon a Kiev a pesar de las recomendaciones de las estructuras internacionales. Las autoridades ucranianas se preocupan por los problemas de los tártaros de Crimea sólo en el contexto de acciones efectivas de las autoridades rusas para mejorar realmente la situación de las nacionalidades que residen en Crimea, el desarrollo de sus lenguas y su cultura.

El comportamiento de Kiev y de los países occidentales, del que hablamos regularmente, atestigua la necesidad incondicional de cumplir los objetivos fijados para la desnazificación y la desmilitarización, como los dirigentes rusos han declarado en repetidas ocasiones.

Sobre el carácter de la propaganda ucraniana y occidental

La crisis ucraniana muestra no sólo la conducta inaceptable, sino también el carácter criminal de la propaganda ucraniana y occidental. Se basa en hechos brillantes pero poco fiables y en informes que no se apoyan en hechos reales lanzados al espacio mediático. Muchas denuncias de supuestos crímenes de guerra rusos o de bombardeos rusos de infraestructuras civiles causantes de una crisis humanitaria en Ucrania no van acompañadas de ninguna prueba fotográfica o de vídeo. Al mismo tiempo, se superponen informes de otros lugares y periodos históricos.

Se descubrió que las raras imágenes que mostraban las calles de Butcha e Izum, la estación de ferrocarril de Kramatorsk, el teatro de teatro destruido y el hospital de maternidad de Mariupol eran falsas o eran obra de personas asociadas con el régimen de Kiev. Tras su promoción en los medios de comunicación, estas provocaciones cayeron en el olvido. Las palabras permanecieron, pero los informes y las investigaciones cayeron en el olvido. Las investigaciones anunciadas se suspendieron porque los hechos señalaban precisamente al régimen de Kiev como promotor de estos crímenes. Y nuestras peticiones de presentar las listas de los muertos en Butcha siguen sin respuesta. Permítanme recordarles que hemos apelado al Secretario General de la ONU.

En este contexto, en los medios de comunicación y las redes sociales rusas están apareciendo un gran número de vídeos y fotos que confirman claramente las numerosas violaciones del derecho internacional humanitario y los crímenes de guerra cometidos por los neonazis ucranianos no solo desde el inicio de la operación militar especial, sino también a lo largo de los ocho años de conflicto en Donbass.

No faltan informes de este tipo. Todo el mundo recuerda bien las imágenes del uso de bombas de fósforo prohibidas por las fuerzas armadas ucranianas en 2014, la ejecución y tortura de militares rusos, edificios residenciales y hospitales destruidos en Donbass, civiles con piernas y brazos reventados por las minas terrestres ucranianas Lepestok. La prueba de los monstruosos crímenes de las fuerzas armadas ucranianas es el “Callejón del Ángel”, cerca de Donetsk, donde están enterrados niños, incluidos los muertos por armas occidentales.

En total, desde febrero de 2022, como consecuencia de los bombardeos ucranianos sobre Donbass, han muerto más de 700 civiles, entre ellos 39 niños. Casi 4.500 personas, entre ellas 268 niños, han resultado heridas. Se han registrado unos 100 casos de civiles volados por las minas Lepestok. Los bombardeos de las fuerzas armadas ucranianas dañaron 12.000 edificios residenciales, 2.500 instalaciones civiles, incluidas unas 500 instituciones educativas y 120 instalaciones médicas, y más de 700 puntos de suministro de electricidad, agua, calefacción y gas. Durante los ocho años de conflicto en la RPD y la RPL, al menos 50.000 instalaciones civiles fueron destruidas o dañadas.

Los órganos de investigación rusos están registrando cuidadosamente todos los hechos de los crímenes de las unidades armadas ucranianas. La información detallada sobre sus atrocidades se refleja en varias ediciones del Libro Blanco elaborado por el Comité de Investigación y el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. La recopilación de datos sobre los actos criminales del régimen de Kiev corre a cargo del Tribunal Público Internacional para Ucrania, cuyos miembros son personalidades públicas y activistas de derechos humanos de Rusia y decenas de países de todo el mundo.

Toda su información es de libre acceso. Esta información se transmite a la ONU y a otras estructuras internacionales. A lo largo de los ocho años de conflicto en el Donbass hemos recurrido a periodistas, corresponsales y equipos de televisión occidentales para visitar los territorios al este de la línea de contacto. Sin embargo, el régimen de Kiev y las autoridades de los países occidentales les han prohibido hacerlo, para que el público no conozca la verdad de lo que está ocurriendo.

Si “combinamos” todo esto con las declaraciones de Angela Merkel de que los Acuerdos de Minsk sólo eran necesarios para “ganar tiempo”, surge una situación interesante. Los países occidentales no dejaron entrar a sus medios de comunicación en el territorio de Donbass. Al mismo tiempo, necesitaban tiempo para, como ellos dicen, “fortalecer” el régimen de Kiev. Esto es una prueba real de lo que hablaban los dirigentes rusos.

Todo esto confirma que las fuerzas armadas ucranianas y occidentales están utilizando métodos inaceptables no sólo durante las hostilidades en el campo de batalla, sino también en la guerra de información que han desatado contra Rusia. De este modo, el régimen de Kiev y sus supervisores occidentales intentan ocultar sus propios crímenes y la verdad sobre lo que está ocurriendo realmente en Ucrania.

Esto confirma la absoluta necesidad de cumplir las metas y objetivos fijados para la operación militar especial. En cuanto a las iniciativas pacíficas propuestas por el régimen de Kiev. Veamos qué hacen realmente en la ONU. Permítanme recordarles que el otro día anunciaron que a finales de febrero de 2023 era necesario convocar una cumbre de la ONU sobre la paz y Ucrania.

Sobre el sabotaje por parte de la delegación ucraniana de la adopción de una resolución sobre la cooperación entre la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro y la ONU

La Organización de Cooperación Económica del Mar Negro (BSEC) celebró este año su aniversario. Lamentablemente, no fue posible adoptar la tradicional resolución sobre la cooperación entre la Organización y la ONU. ¿Por qué lo cree? Fue bloqueada unilateralmente por el régimen de Kiev. Ucrania lo hizo por razones políticas, por lo que no hubo consenso en la aprobación del borrador del documento. Es escandaloso que la delegación ucraniana anunciara su maliciosa decisión sólo unos minutos antes de que se declarara aprobado el documento. Además, durante su debate, a lo largo de las rondas de negociación, la delegación permaneció en silencio. Resulta revelador que la posición destructiva de Kiev no contara con el apoyo de ningún otro país, incluidos la UE y los miembros de la Asociación Oriental. He aquí la verdad del planteamiento. Por un lado, “afirmar” que es necesario reunirse en la ONU por el bien de la paz y, por otro, bloquear un documento plenamente acordado, que se estaba elaborando en los grupos de negociación. Guardaron silencio y luego sabotearon la adopción del documento por consenso entre la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro y la ONU. Esta es la realidad.

Pedimos a Ucrania que deje de provocar enfrentamientos. Pedimos que se despolitice el diálogo sobre cuestiones que conciernen a todo el mundo: la economía, el ámbito humanitario y la alimentación. Esperamos que en un futuro próximo se adopte una resolución sobre la cooperación entre la BSEC y la ONU.

Maria Sajarova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, extractos de la conferencia de prensa de 29 décembre
https://mid.ru/fr/foreign_policy/news/1846048/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.