Shakira ‘versus’ Rosa Olucha

Fuente: https://ctxt.es/es/20230101/Firmas/41840/Maria-Acaso-shakira-pique-bizarrap-cuernos-pareja-monogamia.htm           María Acaso                                                                                13/01/2023

O la urgencia de un cambio de paradigma en la forma de abordar los celos en las sociedades contemporáneas

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

En los cientos de miles de comentarios que nos están llegando sobre el tema Shakira/Piqué echo de menos un análisis más profundo sobre el origen de todo este drama mediático. Aun estando de acuerdo con muchas de las posturas feministas que ponen el énfasis en la cuestión del mercado y critican la violencia bipolar del mensaje que nos obliga a tomar partido por alguno de los bandos y otros subtextos del vídeo que perpetúan los discursos hegemónicos sobre cómo estructurar las relaciones, desde mi punto de vista estamos perdiendo una oportunidad de oro: la de comunicar que otras formas de abordar los celos son posibles.

Cuando escribo “celos” me estoy refiriendo a una forma de abordar los conflictos, las desavenencias, los desencuentros; a todo aquello que subyace en la que parece ser la única forma posible de afrontar un tema tan recurrente como qué hacer cuando la persona que amas resulta que ama a otra. Sé que quizás el verbo “amar” rechina al leerlo (podía haber escrito “cuando nos ponen los cuernos” o cualquier otra forma de denominar lo que ocurre en las parejas monógamas cuando se rompe el pacto –me permito señalar que no elegido, sino seguido de forma automática– de la exclusividad sexual), pero todo este tema va de eso, de analizar las formas de amar de Shakira y Piqué, así como las consecuencias de las normas que siguen la gran mayoría de las parejas monógamas cerradas de larga duración en las sociedades contemporáneas occidentales.

Esas consecuencias son, ni más ni menos, lo que estamos viendo: si alguno de los miembros de una pareja heterosexual monógama cerrada incumple la norma implícita de la exclusividad sexual y tiene intimidad (no me voy a meter ni en la frecuencia ni en ninguna otra subjetividad al respecto) con alguien ajeno, la cultura machista y clasista que nos conforma solo nos ha enseñado una forma de abordarlo: sentimientos de muerte y destrucción. De manera unívoca, el dolor que nos provoca el hecho de que nuestra pareja haya mantenido relaciones sexuales con otra persona nos conduce a una cadena de violencias motivadas por la venganza que, recordemos, son automáticas, las de Shakira incluidas.

¿O no? Hace tan solo unos meses hubo evidencias de que el actor Santi Millán mantuvo relaciones sexuales con alguien que no era su pareja, la productora Rosa Olucha. Más allá del morbo y de las cuestiones legales que rodean al hecho de vulnerar la intimidad de cualquiera, lo que me parece relevante de lo que ocurrió entonces es que Rosa Olucha, realizando un giro de guion mucho más interesante que el de Shakira, pero también mucho menos mediático, no solo no condenó a su marido, sino que apoyó al actor dando a entender que ambos mantienen una relación abierta tras un matrimonio de 14 años y un proceso de crianza en común.

Si los millones de reproducciones del vídeo de Shakira hubiesen propagado un mensaje distinto, podríamos haber empezado a construir un mundo distinto

Que Rosa Olucha eligiese voluntaria, consciente y responsablemente asumir las consecuencias de la no exclusividad sexual en su proceso afectivo me parece mil veces más interesante que el hecho de que Shakira perpetúe, una vez más, las lógicas heteropatriarcales y católicas que estructuran de forma invisible la forma de ejecutar nuestras relaciones sexoafectivas, en un momento histórico en que el sistema monógamo –esa monogamia en serie que está estrechamente ligada al desarrollo de la agricultura, la generación de excedentes y la creación de la “herencia”– se encuentra en una crisis sistémica que debe ser abordada. Rosa Olucha puso en funcionamiento una manera de encarar el tema que nos ocupa a través de lo que en el terreno de las nuevas afectividades se denomina compersión, término complejo absolutamente desconocido que me arriesgo a resumir como “lo opuesto a los celos”; es decir, un proceso consciente y crítico que puede hacer que sintamos bienestar, incluso alegría, cuando las personas que amamos aman a otras personas. Eso que hacemos maravillosamente bien en la amistad y terriblemente mal cuando el sexo aparece en escena. Eso que ni siquiera podemos imaginar porque no tiene ni nombre.

Experimentar sentimientos positivos cuando las personas que amamos aman a otras es un proceso ciertamente reflexivo y radical que me parece urgente y necesario divulgar, comunicar, difundir, poner en escena. Si los millones de reproducciones del vídeo de Shakira hubiesen propagado un mensaje distinto, podríamos haber empezado a construir un mundo distinto. A pesar de todo, quiero pensar que hay grietas, como las declaraciones de Olucha, y que, a pesar de la fuerza casi imparable de los millones de reproducciones, aún existen modos de afrontar los conflictos alejados de la venganza y el odio, y centrados, paradójicamente, en el amor.

AUTORA >

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.