Sabotaje y guerra secreta contra Rusia

Fuente: https://mpr21.info/sabotaje-y-guerra-secreta-contra-rusia/  mpr21

Como ha ocurrido a menudo en las últimas guerras de Estados Unidos, en Ucrania se está produciendo un conflicto clandestino en gran medida oculto, paralelo a los combates reales sobre el terreno. Es de suponer que una serie de espías occidentales que utilizan diversos tipos de tapadera están operando a todos los niveles, así como en zonas adyacentes de Polonia y los países bálticos. Sin duda, los rusos tienen sus propios informadores dentro del propio gobierno ucraniano y Kiev ha demostrado ser capaz de llevar a cabo supuestas acciones secretas en Moscú, incluido el atentado con coche bomba contra Darya Dugin el 20 de agosto.

Al mismo tiempo, se sabe que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el MI-6 británico trabajan asiduamente para recopilar información que sugiera vulnerabilidades en las capacidades ofensivas de Rusia, al tiempo que tratan de identificar a personas potencialmente reclutables que no apoyen al Presidente Vladimir Putin. Las actividades de los espías y los agentes que dirigen deben considerarse una parte importante del esfuerzo bélico general de ambos bandos.

Recientemente se han publicado interesantes artículos que revelan lo que algunos de los espías y sus amos políticos han estado haciendo en los últimos seis meses. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que la actividad de espionaje está encubierta al 50 por cien para ocultar lo que realmente ocurre, por lo que es más que probable que lo que han revelado los distintos servicios de inteligencia incluya al menos un error deliberado. Se recordará que en febrero de 1981, Bill Casey, el nuevo director de la CIA nombrado por el presidente Ronald Reagan, bromeó: “Sabremos que nuestro programa de desinformación ha terminado cuando todo lo que crea el público estadounidense esté equivocado”.

Si la cita es exacta, Casey probablemente estaría encantado de ver el enorme esfuerzo propagandístico dirigido por la Casa Blanca de Joe Biden para lanzar y mantener una guerra por poderes contra Rusia que era completamente evitable y no sirve a ningún interés nacional más allá de probar cómo reiniciar la Guerra Fría acompañada de amenazas de aniquilación nuclear. Y cabe señalar que Casey bien podría haber transmitido un mensaje más sutil en su comentario aparentemente improvisado. Podría haber sugerido que nadie debe fiarse de nada que salga de la boca de un alto funcionario del Gobierno, especialmente si ese funcionario es un oficial de inteligencia.

En este sentido, ha sido interesante leer una reseña de unas recientes declaraciones realizadas en Londres por el jefe del MI-5, Ken McCallum. McCallum no es tonto y sus comentarios pretendían claramente reforzar el mensaje de que el gobierno británico se ocupa bien de la seguridad nacional. En otras palabras, pretendía contar una historia que tranquilizara a un público cada vez más preocupado por el curso de la guerra de Ucrania y las posibles dolorosas consecuencias de una implicación directa británica en ella.

Lo que McCallum está vendiendo es una sugerencia de que la guerra en Ucrania es en realidad buena para la seguridad nacional porque ha permitido la expulsión de cientos de oficiales de inteligencia rusos en toda Europa. El reportaje de la CNN sobre la evaluación anual del MI-5 de la situación de seguridad en Gran Bretaña describe cómo la “capacidad de espionaje del Kremlin en Europa ha recibido el ‘mayor golpe estratégico’ de la historia reciente tras las expulsiones coordinadas de diplomáticos [rusos] desde la invasión de Ucrania, con unas 100 solicitudes de visados diplomáticos denegadas sólo en el Reino Unido en los últimos años”.

McCallum dijo que sólo en este año, 600 funcionarios rusos habían sido expulsados de Europa, 400 de los cuales se creía que eran agentes de inteligencia encubiertos. Ha ampliado los detalles en comentarios posteriores a su discurso: “Hemos seguido trabajando intensamente para hacer de Reino Unido el entorno operativo más difícil posible para la acción encubierta rusa. En el caso del Reino Unido, desde que expulsamos a 23 espías rusos que se hacían pasar por diplomáticos, hemos rechazado por motivos de seguridad nacional más de 100 solicitudes de visados diplomáticos… lo grave es que Reino Unido debe estar preparado para la agresión rusa en los próximos años”.

¿Qué significa todo esto? McCallum explicó cómo se ha producido “una brecha muy, muy grande en [las capacidades de inteligencia rusas] en toda Europa”. Dado que la información de contraespionaje se comparte en toda la OTAN, no es fácil para los rusos transferir [a un oficial] expulsado del país A al país D… Espero que lo que siga siendo cierto es que un gran número de talentos rusos de inteligencia entrenados y experimentados, si puedo utilizar ese término, serán mucho menos útiles [en] el mundo durante muchos años”.

McCallum concluyó su discurso con algunos comentarios obligatorios sobre las amenazas de adversarios como Irán y China. La historia del MI5 probablemente calentó los corazones de todos los neoconservadores estadounidenses que esperaban buenas noticias, pero hay algo grande que falta en la historia de Rusia. Eso sería que las expulsiones masivas de diplomáticos y “espías” rusos comenzaron claramente mucho antes de que la guerra de Ucrania fuera una chispa a los ojos de Volodymyr Zelensky, por lo que parecería que el MI-5 y la OTAN estaban planeando algo con mucha antelación, lo que es ciertamente interesante. Pero lo más importante es que la expulsión de diplomáticos es recíproca, lo que significa que lo que se hace a los rusos se devuelve a Moscú, que también ha expulsado a presuntos agentes de inteligencia extranjeros y se ha negado a aceptar las credenciales de muchos de los sometidos al Ministerio de Asuntos Exteriores en su lugar. Esto significa que reducir la capacidad de espionaje de Rusia a través de sus misiones diplomáticas y comerciales también significa reducir su propia capacidad.

No sé si la inteligencia occidental ha penetrado en el Kremlin reclutando a uno o más funcionarios rusos del círculo íntimo del gobierno de Vladimir Putin, pero sospecho que sí. A los espías de este nivel se les proporcionan habitualmente medios electrónicos seguros de comunicación con sus superiores de los servicios de inteligencia estadounidenses o británicos, pero todos los responsables de casos saben que la posibilidad de reunirse personalmente, aunque sea fugazmente en Moscú, produce información mucho más específica que los intercambios de textos electrónicos. Los rusos seguramente son conscientes de ello, al igual que son más o menos conscientes de quiénes son los diplomáticos espías entre ellos. Expúlselos a todos y ¿qué le queda? Por ello, el alarde de McCallum refleja, en el mejor de los casos, una victoria pírrica.

Hay otros indicios de que los servicios de inteligencia occidentales están buscando nuevas fuentes de información, y así lo denuncian los propios rusos. Ciertamente, ha habido muchas historias en los medios de comunicación occidentales sobre el descontento de los rusos de a pie con la guerra, incluyendo sugerencias de que algunos de los altos asesores y oficiales militares de Putin también se han vuelto muy críticos con los acontecimientos. Estas historias, filtradas por gobiernos occidentales hostiles a Rusia, pueden ser ciertas o no, aunque los sondeos de opinión rusos indican que el índice de aprobación de Putin sigue estando por encima del 70 por cien.

Russia Today (RT), el medio de comunicación estatal, informa de que la CIA está intensificando sus esfuerzos para reclutar a rusos presuntamente desafectos. Basándose en la cobertura de un reciente evento “CIA at 75” celebrado en la Universidad George Mason de Virginia, RT cita al director adjunto de operaciones de la agencia, David Marlowe, diciendo a una “audiencia selecta” que los oficiales de la CIA en el extranjero han participado recientemente en un importante esfuerzo explotar un “terreno fértil” para reclutar operativos rusos entre “militares descontentos, oligarcas que han visto mermadas sus fortunas por las sanciones, empresarios y otras personas que han huido del país”.

Marlowe explicó cómo funciona: “Buscamos por todo el mundo rusos que estén tan indignados por [el conflicto en Ucrania] como nosotros”.

Marlowe no explicó cómo los disidentes rusos que han huido del país podrán proporcionar información útil sobre la toma de decisiones en el Kremlin, pero quizá sea optimista. De hecho, Rusia ha denunciado varios intentos manifiestos de reclutar a sus diplomáticos y agregados militares restantes en Europa y Estados Unidos mediante los llamados “argumentos fríos”, en los que alguien se acerca a un objetivo en la calle o en un entorno social y le ofrece dinero u otros incentivos a cambio de información. Informes rusos indican que oficiales estadounidenses han estado merodeando por las embajadas rusas repartiendo tarjetas con números de teléfono para contactar con el FBI y la CIA a quienes entraban y salían del edificio. Inevitablemente, las propuestas frías rara vez funcionan, porque incluso si el objetivo estuviera dispuesto, tendría que considerar la posibilidad de que su propia lealtad pudiera ser puesta a prueba por la agencia para la que trabaja.

Así que hay cierta incoherencia en que McCallum y Marlowe, que representan al MI-5 y a la CIA respectivamente, afirmen que están ganando la guerra secreta contra Rusia deportando a sus objetivos potenciales de vuelta a Moscú mientras aumentan sus propios esfuerzos para reclutar a las mismas personas que acaban de expulsar. Pues bien, el espionaje es una profesión como ninguna otra, y lo que está ocurriendo actualmente en Ucrania y sus alrededores tiende a demostrar este axioma. Pero tenga en cuenta que la CIA está ahora “abierta a los negocios”.

Philippe Giraldi https://www.unz.com/pgiraldi/spies-and-more-lies-add-confusion-to-the-ukraine-conflict/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.