Nueva York: Uno de cada diez alumnos de escuelas públicas no tiene hogar

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/11/02/ead9-n02.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                       Steve Light                                                                                Sandy English                                                                             02.11.22

En el último año, casi uno de cada diez alumnos de la ciudad de Nueva York vivió en refugios para personas sin hogar, se alojó en casas de otras familias, vivió en coches, edificios abandonados o a la intemperie, según un nuevo informe de Advocates for Children of New York. Esto significa que más de 104.000 niños carecían de hogar, de una matrícula escolar total de más de un millón. Esto supone un aumento del 3% para el curso escolar 2021-22, en un momento en que la matriculación ha disminuido debido a la pandemia de COVID.

Escolares de la ciudad de Nueva York [Photo: New York City Department of Education]

La plaga social de la falta de vivienda en la ciudad de Nueva York no se detuvo durante los últimos tres años, aunque el aumento de las cifras se ralentizó un poco debido a las moratorias temporales de los alquileres que los políticos del Partido Demócrata se vieron obligados a aplicar en los primeros meses de la pandemia. Hay aproximadamente 61.000 personas que viven en albergues para indigentes gestionados por la ciudad y otras 3.000 que viven en la calle. Las cifras oficiales de personas sin hogar, a diferencia de las del estudio citado aquí, no cuentan las familias o individuos que se han alojado en casas de acogida o que viven en coches. Se calcula que el número de personas sin hogar en Estados Unidos es de 552.830, un tercio de las cuales son familias.

Las escuelas más afectadas están en las zonas más pobres de la ciudad. En el Distrito 24, que incluye los barrios de Corona, Elmhurst y Maspeth en Queens, por ejemplo, se produjo, según el estudio, un descenso del 1,3% en las matriculaciones y un aumento del 21,9% en los alumnos que habían sufrido algún tipo de falta de hogar. Esto significa que en el Distrito 24, aproximadamente uno de cada ocho estudiantes no tenía hogar, lo que supone un salto respecto a la cifra de uno de cada diez del año anterior. Estos barrios también han tenido algunas de las tasas de mortalidad más altas de EE. UU. a causa del COVID-19 desde que comenzó la pandemia en 2020. Otras zonas con aumentos significativos en el número de estudiantes sin hogar fueron en el Bronx, el condado urbano más pobre de Estados Unidos, donde uno de cada siete estudiantes había experimentado la falta de hogar. Las tasas más altas de la ciudad se dieron en el Distrito 9 del suroeste del Bronx, donde más de uno de cada cinco estudiantes no tenía hogar en 2021-22. El Distrito 6 del Alto Manhattan, que incluye Washington Heights e Inwood y los Distritos 23 (Brownsville) y 32 (Bushwick) en Brooklyn también tenían tasas altas.

Estas cifras no incluyen a los distritos de educación especial ni a los 6.000 niños inmigrantes que han llegado a la ciudad en los últimos cuatro meses, expulsados de la frontera entre Estados Unidos y México por el gobernador republicano de Texas, Greg Abbot. Muchos de estos niños y sus familias huyen de las pésimas condiciones de vida en Venezuela y los países centroamericanos.

Los jóvenes sin hogar han sufrido de forma desproporcionada los efectos de la pandemia debido a la falta de conexiones a Internet de alta velocidad para el aprendizaje a distancia en los refugios para indigentes y a la imposibilidad de reunirse con consejeros situados en las escuelas. El estudio también mostró que el 60 por ciento de los jóvenes sin hogar no se gradúan en la escuela secundaria en cuatro años y tienen tres veces más probabilidades de abandonar la escuela que otros estudiantes. Los niños sin hogar tienen una tasa de absentismo crónico del 64%, mientras que esa cifra ha aumentado considerablemente para todos los estudiantes desde que comenzó la pandemia hasta superar el 40%.

Un factor clave en el crecimiento de los sin techo ha sido la caducidad de la moratoria de desahucios. Los políticos demócratas, desde Biden hasta la gobernadora de Nueva York, Hochul, permitieron que se reanudaran los desahucios en enero de 2022, a pesar de los altos niveles de desempleo y de los bajos salarios que prevalecen para los sectores más pobres de la clase trabajadora que, en términos reales, se están reduciendo aún más por la alta inflación. Cientos de miles de trabajadores se encuentran ahora incapaces de pagar los meses de alquileres atrasados acumulados durante los cierres al principio de la pandemia.

Como resultado, la población del sistema de refugios para personas sin hogar de la ciudad aumentó un 25% de mayo a septiembre, hasta alcanzar casi 58.000 personas. El sistema de refugios es una mezcla de 300 edificios alquilados en su mayoría a propietarios privados y gestionados por docenas de grupos sin ánimo de lucro. La promesa del exalcalde Bill de Blasio de abrir 90 edificios de acogida específicos nunca se cumplió. La ciudad ha puesto fin al uso de 3.600 apartamentos en edificios de acogida de mala calidad, y sólo 1.200 de ellos se han convertido en viviendas permanentes para los sin techo. Además, entre julio de 2021 y junio de 2022, la ciudad sólo construyó o reformó 16.000 de los 25.000 apartamentos asequibles previstos.

Como la vivienda asequible se ha vuelto más difícil de conseguir, ‘la duración media de la estancia en un refugio familiar aumentó a 534 días en el año fiscal 2022 desde los 443 días del año fiscal 2020’, informa el New York Times .

Decir que los grandes promotores inmobiliarios y los grandes propietarios tienen una enorme influencia en los gobiernos del estado y de la ciudad de Nueva York, dominados por el Partido Demócrata, es quedarse muy corto. En el último año se ha permitido que los precios de la vivienda y los alquileres aumenten considerablemente, reduciendo la disponibilidad de viviendas asequibles para la clase trabajadora. La vivienda a precio de mercado es inasequible para la mayoría de la población de Nueva York. El alquiler mensual medio en Nueva York para un apartamento de un dormitorio ha subido a 3.940 dólares, según el sitio web de vivienda Zumper. El alquiler medio nacional es de 1.503 dólares por una habitación.

Aunque de Blasio se vio obligado a poner fin a la práctica de colocar a las familias en hoteles inseguros y costosos, el alcalde demócrata Eric Adams volvió a alquilar habitaciones de hotel porque la mayoría de los nuevos migrantes transportados en autobús desde Texas y otros estados fronterizos del sur son familias con niños. La ley exige que cada familia sea alojada en su propia habitación.

El gasto que supone para la ciudad el alquiler de espacio en un hotel fue la motivación para que Adams creara una miserable ciudad de tiendas de campaña en Randall’s Island para las nuevas familias de inmigrantes, que vivirán en una parte de la ciudad de difícil acceso y bajo la supervisión de la Guardia Nacional en refugios que no protegerán a los residentes del frío. Lejos de abordar la necesidad de más servicios y educadores, el alcalde Adams ha impuesto grandes recortes presupuestarios en las escuelas, con cientos de educadores que han sido ‘excedidos’ (una forma de despido interno) cerrando decenas de programas.

Adams también ha ordenado a todos los departamentos de la ciudad, incluidos los que se ocupan de los sin techo o de la vivienda, que recorten sus presupuestos en un 3%. Los niños sin hogar, al igual que todos los alumnos de las escuelas de la ciudad de Nueva York, están ahora en peligro de contraer la enfermedad del COVID-19, ya que las nuevas variantes del virus comienzan a extenderse por toda la ciudad en los meses de frío. El gobierno de Adams ha suprimido todas las medidas obligatorias de mitigación del COVID, como la mascarilla, el distanciamiento social, las pruebas y el rastreo de contactos en las escuelas, por muy inadecuadas que fueran estas medidas. La gobernadora Hochul ha hecho lo mismo a nivel estatal y ambos políticos demócratas están siguiendo el plan de juego de la administración Biden, que consiste en aceptar la infección masiva, la muerte y la debilidad de la población estadounidense.

Las últimas cifras, publicadas por la ciudad sólo como datos brutos, muestran que en la primera parte de la semana pasada, el Departamento de Educación de la ciudad informó de 2.038 nuevos casos de COVID entre estudiantes y personal, lo que hace un total para el primer mes de clases de 20.958 infecciones. Los casos de COVID, tanto de estudiantes como de personal, aumentaron un 30% en la última semana.

Los niños que viven en las condiciones de hacinamiento de los albergues para indigentes son especialmente vulnerables a las infecciones no sólo por COVID, sino por la amplia gama de patógenos transmitidos por el aire, como el VRS y la gripe, que están enviando a los niños a los hospitales en un número récord este año. La crisis de la educación, incluyendo la propagación de enfermedades contagiosas en los edificios escolares, los recortes presupuestarios y la preparación de un contrato de venta con la ciudad por parte de la Federación Unida de Profesores (UFT), son parte de una crisis mucho más amplia, internacional, del dominio capitalista provocada por la inflación, la guerra por delegación de los EE.UU. y la OTAN en Ucrania, y el cultivo sistemático de una recesión por la propia élite gobernante, y el aumento de las fuerzas de extrema derecha. Estas se expresan en la forma de la mayor crisis social en la ciudad de Nueva York, no sólo de la educación, sino también de la pobreza y la falta de vivienda, los bajos salarios y la creciente ausencia de vivienda asequible. Esta crisis ha lanzado a la lucha a millones de trabajadores en todo el mundo, como las enfermeras en Estados Unidos y Alemania, los trabajadores ferroviarios en Estados Unidos y Gran Bretaña y los educadores en Canadá, por nombrar sólo algunos.

Cabe destacar la reacción enormemente favorable de los trabajadores del automóvil en el Medio Oeste y el Sur a la campaña del trabajador socialista de Mack Trucks, Will Lehman, para la presidencia de la United Auto Workers, que se presenta con la plataforma de abolir la burocracia sindical y devolver el poder a los trabajadores de base. La misma lucha está pendiente en la ciudad de Nueva York, donde las condiciones han llegado a un punto de ruptura. Se espera que los profesores adjuntos de la Universidad de Nueva York se pongan en huelga el próximo mes por los salarios de miseria y la inadecuada atención médica.

Los educadores, los estudiantes y los padres se han enfrentado a un ataque tras otro por parte de los políticos del Partido Demócrata, desde Biden a Hochul, pasando por de Blasio y Adams, con la ayuda de los sindicatos como el UFT. Un movimiento estallará invariablemente en las escuelas, y necesitará nuevas formas de organización e independencia política de los partidos capitalistas. Los educadores, padres y estudiantes que quieran preparar esta lucha deben unirse al Comité de Seguridad de los Educadores del Noreste .

(Publicado originalmente en inglés el 31 de octubre de 2022)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.