Ganancias récord en 2º trimestre para empresas petroleras de EEUU

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/07/31/petr-j31.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Ganancias récord en el segundo trimestre para las empresas petroleras estadounidenses                                                      Kevin Reed                                                                                  01.08.22

Los dos mayores monopolio spetroleros de EE.UU., Exxon Mobil y Chevron reportaron ganancias récord en el segundo trimestre de 2022 gracias a los aumentos anuales sin precedente de los precios del petróleo y la gasolina alcanzados entre abril y junio.

Letrero de Exxon [Brian Katt / CC BY-SA 4.0] [Photo by Brian Katt / CC BY-SA 4.0]

Exxon, con sede en Irving (Texas), ganó 17.900 millones de dólares en el trimestre, más del triple que en 2021, mientras que Chevron, con sede en San Ramón (California), triplicó sus beneficios hasta los 11.600 millones. Ambas empresas casi duplicaron sus ventas trimestrales con respecto al año anterior, ya que Exxon pasó de $67.700 millones a $115.600 millones y Chevron de $36.000 millones a $65.000 millones.

Si se suman a las ganancias de la británica Shell, que anunció el jueves unos beneficios récord de $11.400 millone, las tres mayores empresas petroleras occidentales obtuvieron un total de $46.000 millones en el trimestre. Los analistas del sector esperan que cuando British Petroleum y la petrolera francesa Total presenten sus resultados trimestrales en los próximos días, las cinco mayores empresas petroleras occidentales habrán alcanzado un récord trimestral combinado de $60.000 millones en beneficios.

Tal vez no haya mejor demostración de la política deliberada de la élite gobernante para atacar la posición económica de la clase trabajadora que la subida de precios de las compañías petroleras —un factor importante en la tasa de inflación récord de cuatro décadas, de más del 9%— combinada con la subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal para provocar una recesión, aumentar el desempleo y socavar las crecientes demandas salariales.

Como admitió libremente el Wall Street Journal, las ganancias históricas son el resultado de que las compañías petroleras y sus inversionistas exploten tanto la desaceleración económica al inicio de la pandemia de coronavirus en 2020 como la guerra proxy de EE.UU. y la OTAN contra Rusia en Ucrania que comenzó en febrero pasado.

El Journal informó el viernes tras los anuncios de Exxon y Chevron: ‘La demanda de petróleo y gas ha vuelto a rugir cuando los países han levantado las medidas de cuarentena por la pandemia. Las sanciones occidentales contra la energía rusa han hecho subir aún más los precios de las materias primas. Ahora, mientras la economía estadounidense se contrae, los elevados beneficios de la industria petrolera se han convertido en un raro punto brillante para los inversores’.

Las compañías petroleras aprovecharon la ralentización de la pandemia para recortar más de 3 millones de barriles diarios de capacidad de refinado de petróleo, mientras que no se han comprometido nuevas inversiones para actualizar y ampliar la conversión de crudo y otros hidrocarburos en bruto en gasolina, diésel, combustible para aviones y otros productos energéticos.

Los monopolios petrolíferos pretenden subirse a esta ola de beneficios masivos derivados de cincelar al público durante el mayor tiempo posible. Como dijo el director ejecutivo de Exxon, Darren Woods, al Journal, aunque los márgenes de refino han caído recientemente, podría llevar años poner en marcha más capacidad. ‘La demanda se recupera y no tenemos capacidad para satisfacerla, lo que ha llevado a unos márgenes de refino récord, récord. Este será un entorno de precios de pocos años’, dijo Woods.

Es el nexo de unión entre la triplicación del precio global del petróleo —impulsada principalmente por la eliminación de Rusia como proveedor del mercado mundial por parte de EE.UU. y la OTAN— y el retorno de la demanda de gasolina lo que ha hecho subir los precios en el surtidor hasta niveles récord.

Entre abril y junio, el barril de crudo medio estadounidense se situó en torno a los 109 dólares, lo que supone un aumento del 64% respecto al mismo periodo del año anterior, según Bloomberg. Aunque el coste del barril de petróleo ha bajado un poco desde entonces, el precio del viernes seguía rondando los 100 dólares.

Mientras tanto, el precio del galón de gasolina en EE.UU. alcanzó el 14 de junio un récord de media nacional de algo más de $5. El viernes, la media nacional de la gasolina era de $4,26, lo que supone un aumento de más del 35% respecto a principios de agosto de 2021.

Los beneficios récord de la industria han levantado el rendimiento en Wall Street de los gigantes del petróleo durante un periodo de caída en los mercados de inversión. El índice S&P 500 Energy ha subido un 35 por ciento desde principios de año, mientras que el índice más amplio ha caído un 15 por ciento desde enero. Las acciones de Exxon Mobil se han disparado un 46%, mientras que las de Chevron han subido un 26%.

Mark Stoeckle, director general y gestor principal de carteras de Adams Funds, expresó la euforia de los inversores en energía al Wall Street Journal, diciendo: ‘Si usted ignoró la energía durante los últimos siete u ocho años, le pagaron muy bien por hacerlo. Ahora, el panorama ha cambiado’.

El New York Times informó de que los accionistas exigen que las compañías petroleras no gasten dinero en la expansión. Faisal A. Hersi, analista de energía de Edward Jones, declaró al Times: ‘Tras años de gastos excesivos, estas empresas han encontrado la religión y se centran en la disciplina del gasto de capital. Van a intentar hacer crecer la producción a ese ritmo del 1 al 3 por ciento, que es una tasa aceptable para los inversores siempre que sean capaces de aumentar los rendimientos en efectivo’.

El Journal también dijo que las compañías petroleras no tienen planes de invertir sus beneficios récord en nuevas tecnologías en ‘el parche petrolero’, sino que seguirán con políticas que ‘recompensen a los inversores y fortalezcan sus finanzas’. Los cinco monopolios petroleros occidentales han gastado un total de $20.000 millones en recompra de acciones desde principios de año, con planes de gastar aún más en la segunda mitad de 2022.

Chevron ‘elevó el extremo superior de su programa de recompra de acciones este año hasta $15.000 millones, frente a los $10.000 millones’, informó el Journal .

Según el New York Times, Exxon gastó $6.000 millones en recompras en la primera mitad del año y dijo el viernes que estaba ‘en camino’ con un plan de $30.000 millones en recompras en 2022 y 2023, un objetivo que triplicó una vez que la presente bonanza se puso en marcha en los primeros meses del año.

Los demócratas de Washington D.C., como la senadora Elizabeth Warren de Massachusetts, han hecho ruido sobre la ‘manipulación’ de las empresas, denunciando la entrega de miles de millones de dólares a los inversores a través de programas de recompra de acciones en lugar de invertir esos fondos en la expansión o la contratación de más trabajadores. Warren, que se ha autodenominado repetidamente ‘capitalista hasta los huesos’, ha estado trabajando con el gobierno de Biden en una legislación desdentada para gravar las recompras de acciones, que se espera que alcancen la cifra récord de un billón de dólares en 2022.

(Publicado originalmente en inglés el 29 de julio de 2022)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.