EEUU y GB impulsan una agencia de inteligencia centrada en la sanidad (I)

Fuente: https://mpr21.info/estados-unidos-y-gran-bretana-impulsan-una-agencia-de-inteligencia-centrada-en-la-sanidad-i/ mpr21

Una organización sin fines de lucro del Reino Unido con vínculos con la corrupción global durante la crisis de COVID-19, así como vínculos históricos y actuales con el movimiento eugenésico del Reino Unido, lanzó el año pasado un equivalente a la agencia DARPA pero centrada en la salud global. La medida pasó desapercibida tanto para los medios tradicionales como para los independientes.

Wellcome Leap es el nombre de esta nueva corporación de inteligencia que prestará «asistencia» a los gobiernos que lo soliciten y que oficialmente está pensada para combatir los «más apremiantes desafíos de la salud de nuestro tiempo”. Dirigida por dos exejecutivos de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa (DARPA, por sus siglas en inglés), que anteriormente se habían desempeñado en los niveles superiores de Silicon Valley, para administrar y planificar su cartera de proyectos.

Esta DARPA de salud global busca lograr «soluciones científicas y tecnológicas innovadoras» para 2030 o antes, con un enfoque en «desafíos complejos de salud global». La idea es que Wellcome Leap (o Wellcome Trust, su otra marca) aplique los enfoques de Silicon Valley y las empresas de capital de riesgo al sector de la salud. Sus tres programas actuales están preparados para desarrollar tecnologías médicas increíblemente invasivas centradas en la tecnología y, en algunos casos, abiertamente transhumanistas, incluido un programa centrado exclusivamente en el uso de inteligencia artificial (IA), sensores móviles y tecnología portátil de mapeo cerebral para niños de tres años y menos.

Fusión de hombre y máquina para las fuerzas armadas y Silicon Valley

Las ambiciones del Wellcome Leap quedan claras con la mujer elegida para dirigirlo, la ex directora de DARPA del Pentágono, Regina Dugan. Dugan comenzó su carrera en DARPA en 1996; dirigió un grupo de trabajo contra el terrorismo en 1999 antes de dejar DARPA aproximadamente un año después. Después de dejar DARPA, cofundó su propia firma de capital riesgo, Dugan Ventures, y luego se convirtió en asesora especial del subjefe de personal del Ejército de Estados Unidos de 2001 a 2003, que coincidió con las invasiones de Afganistán e Irak. En 2005, creó una empresa de tecnología centrada en la defensa llamada RedXDefense, que tiene contratos con el ejército y específicamente para DARPA.

En 2009, bajo la administración de Obama, Dugan fue nombrada directora de DARPA por el secretario de Defensa, Robert Gates. Se habló mucho de que ella fuera la primera mujer directora de la agencia, pero es mejor recordada en la agencia por su enfoque de innovación llamado «Fuerzas especiales«. Durante su mandato, creó la ahora desaparecida Oficina de Tecnología de Convergencia Transformacional de DARPA , que se centró en las redes sociales, la biología sintética y la inteligencia artificial.

Muchos de los temas que anteriormente manejaba esa oficina ahora son supervisados ​​por la Oficina de Tecnologías Biológicas de DARPA, que se creó en 2014 y se enfoca sobre todo en el desarrollo de “microbios programables hasta simbiosis humano-máquina”. La Oficina de Tecnologías Biológicas, como Wellcome Leap, persigue una combinación de programas de biotecnología «centrados en la salud» y proyectos transhumanistas.

Justo antes de dejar el puesto principal en DARPA, Dugan dio luz verde a las inversiones iniciales de la agencia en tecnología de vacunas de ARNm, lo que llevó a las inversiones de DARPA en Pfizer y Moderna poco después. El científico de DARPA que presionó a Dugan para que respaldara el programa, Dan Wattendorf, ahora trabaja como director de Soluciones tecnológicas innovadoras en la Fundación Bill y Melinda Gates.

Si bien los esfuerzos de Dugan en DARPA son recordados con cariño por los miembros «pata negra» de la seguridad nacional de Estados Unidos y también por aquellos en Silicon Valley, Dugan fue investigada por conflictos de intereses durante su tiempo como directora de DARPA, ya que su firma RedXDefense adquirió millones en contratos del Departamento de Defensa durante su mandato. Aunque se había recusado de cualquier cargo formal en la empresa mientras dirigía DARPA, seguía teniendo una participación financiera significativa en la empresa, y una investigación militar descubrió más tarde que había violado las normas de ética en un grado más que significativo.

Pero en la práctica no hubo sanciones. Dugan se convirtió en una alta ejecutiva en Google, donde fue contratada para administrar el Grupo de Productos y Tecnología Avanzada (ATAP) de Google. ATAP de Google se inspiró en DARPA y empleó a otros ex funcionarios de DARPA además de Dugan.

En Google, Dugan supervisó varios proyectos, incluido lo que ahora es la base del negocio de «realidad aumentada» de Google, entonces conocido como Project Tango, así como ropa «inteligente» en la que se tejían sensores multitáctiles en los textiles. Otro proyecto que lideró Dugan involucró el uso de un «tatuaje digital” para desbloquear teléfonos inteligentes.

Quizás lo más controvertido es que Dugan también estuvo detrás de la creación de una «píldora de autenticación digital». Según Dugan, cuando se traga la píldora, «todo su cuerpo se convierte en un token de autenticación». Dugan enmarcó la píldora y muchos de sus otros esfuerzos en Google como un trabajo para arreglar «el desajuste mecánico entre los humanos y la electrónica» mediante la producción de tecnología que fusiona el cuerpo humano con las máquinas en diversos grados. Mientras se desempeñaba en esta capacidad en Google, Dugan presidió un panel en la Iniciativa Global Clinton de 2013 llamado «Cambios de juego en tecnología» y asistió a la reunión del Club Bilderberg de 2015, donde la IA fue un tema principal de discusión.

En 2016, Dugan dejó Google por Facebook, donde fue elegida para ser la primera directora de la propia agencia de investigación equivalente a DARPA de Facebook, entonces conocida como Building 8. Los vínculos de DARPA con los orígenes de Facebook han sido varias veces referidos en MPR21. Bajo Dugan, Building 8 invirtió mucho en tecnología de interfaz cerebro-máquina, que desde entonces ha producido las pulseras «portátiles neuronales» de la compañía que afirman poder anticipar los movimientos de la mano y los dedos sólo a partir de señales cerebrales. Facebook mostró prototipos del proyecto a principios de este año.

Dugan dejó Facebook solo dieciocho meses después de unirse a Building 8 y anunció sus planes de “centrarse en construir y liderar un nuevo esfuerzo”, lo que aparentemente era una referencia a Wellcome Leap. Dugan dijo más tarde que era como si hubiera estado entrenando para su papel en Wellcome Leap desde que ingresó a la vida laboral, enmarcándolo como el pináculo de su carrera. Cuando se le preguntó en una entrevista a principios de este año quiénes son los clientes de Wellcome Leap, Dugan dio una respuesta larga pero esencialmente respondió que el proyecto sirve a las industrias biotecnológica y farmacéutica, organizaciones internacionales como la ONU y asociaciones público-privadas.

Además de su función en Wellcome, Dugan también es miembro del grupo de trabajo patrocinado por el Consejo de Relaciones Exteriores sobre la política de tecnología e innovación de Estados Unidos, que se formó en 2019 junto al jefe de Google, Eric Schmidt, y el principal asesor científico del presidente Biden, Eric Lander.

Ejecutivos de DARPA en el sector privado

El otro ejecutivo de Wellcome Leap, el director de operaciones Ken Gabriel, tiene antecedentes estrechamente relacionados con los de Dugan. Gabriel, al igual que Dugan, fue gerente de programas en DARPA, donde dirigió la investigación de sistemas microelectromecánicos (MEMS) de la agencia de 1992 a 1996. Se desempeñó como subdirector de DARPA de 1995 a 1996 y se convirtió en director de la Oficina de Tecnología Electrónica desde 1996 a 1997, donde supuestamente fue responsable de aproximadamente la mitad de todas las inversiones federales en tecnología electrónica. En DARPA, Gabriel trabajó de cerca con el FBI y la CIA.

Gabriel dejó DARPA por la Universidad Carnegie Mellon, donde estuvo a cargo de la Oficina de Tecnologías de Seguridad después del 11 de septiembre de 2001. Esa oficina se creó específicamente para ayudar a satisfacer las necesidades de seguridad nacional del gobierno federal, según el anuncio del programa de Carnegie Mellon. Casi al mismo tiempo, Gabriel pasó a ser considerado como «el arquitecto de la industria MEMS» debido a su trabajo anterior en DARPA y su fundación de la empresa de semiconductores centrada en MEMS Akustica en 2002. Se desempeñó como presidente y director de tecnología de Akustica hasta 2009, momento en el que volvió a trabajar en DARPA, donde se desempeñó como subdirector de la agencia, trabajando directamente con Regina Dugan.

En 2012, Gabriel siguió a Dugan al Grupo de Productos y Tecnología Avanzada de Google, del cual fue realmente responsable de crear «un modelo de DARPA desde cero para el sector privado» a partir de Motorola Mobility. Regina Dugan fue puesta a cargo y Gabriel nuevamente se desempeñó como su adjunto. En 2013, Dugan y Gabriel coescribieron un artículo para Harvard Business Review sobre cómo el enfoque de innovación de «Fuerzas especiales» de DARPA podría revolucionar los sectores público y privado si se aplicara más ampliamente.

Gabriel dejó Google en 2014, mucho antes que Dugan, para ocupar el cargo de presidente y director ejecutivo de Charles Stark Draper Laboratories, mejor conocido como Draper Labs, que desarrolla «soluciones tecnológicas innovadoras» para la comunidad de seguridad nacional, con un enfoque en sistemas biomédicos. energía y tecnología espacial. Gabriel ocupó ese puesto hasta que renunció abruptamente en 2020 para codirigir Wellcome Leap con Dugan.

Además de su papel en Wellcome, Gabriel también es un «pionero en tecnología» del Foro Económico Mundial y forma parte de la junta directiva de Galvani Bioelectronics, una empresa conjunta de GlaxoSmithKline, que está íntimamente vinculada a Wellcome Trust, y la subsidiaria de Google, Verily. Galvani se centra en el desarrollo de «medicinas bioelectrónicas» que involucran «modulación de señales neuronales basada en implantes» en un impulso abierto de la industria farmacéutica y Silicon Valley para normalizar las «medicinas» transhumanistas. El presidente durante mucho tiempo de la junta directiva de Galvani, en la que se desempeña Gabriel, fue Moncef Slaoui, quien dirigió el programa estadounidense de desarrollo y distribución de vacunas COVID-19 Operation Warp Speed. Slaoui fue relevado de su cargo en Galvani en marzo pasado por denuncias bien fundamentadas de acoso sexual.

Continuará…

Fuente: Unlimited Hangout

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.