Atacan a profesora de Carnegie Mellon por críticas al imperialismo británico

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/09/15/3287-s15.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                  Fred Mazelis                                                                                     15.09.22

Atacan a la profesora de Carnegie Mellon por críticas al imperialismo británico

El alboroto por el tuit publicado por la profesora de la Universidad Carnegie Mellon (CMU por sus siglas en inglés) Uju Anya ha revelado la hipocresía de las pretensiones democráticas de la élite gobernante y su disposición a recurrir a la censura para silenciar las voces disidentes o impopulares.

Anya, nacida en Nigeria, profesora asociada en el departamento de lingüística de CMU en Pittsburgh, Pensilvania, tuiteó la semana pasada, al enterarse de que la reina Isabel II estaba al borde de la muerte: “Escuché que el monarca principal de un imperio genocida, violador y ladrón finalmente se está muriendo. Que su dolor sea insoportable”.

Uju Anya [Foto de la Universidad Carnegie-Mellon] [Photo by Carnegie-Mellon University]

Entre los que respondieron rápidamente al tuit se encontraba el fundador de Amazon y propietario del Washington Post, Jeff Bezos, actualmente catalogado como el tercer multimillonario más rico del mundo. “Se trata de alguien que supuestamente trabaja para mejorar el mundo”, tuiteó Bezos. ‘No me parece. Wow”.

Twitter eliminó rápidamente la publicación de Anya, que afirmó que violaba las pautas de la compañía de redes sociales.

El empleador de Anya también respondió con la siguiente declaración: “No aprobamos los mensajes ofensivos y objetables publicados hoy por Uju Anya en su cuenta personal de redes sociales. La libertad de expresión es fundamental para la misión de la educación superior; sin embargo, las opiniones que compartió no representan en absoluto los valores de la institución ni los estándares del discurso que buscamos fomentar”.

En el típico estilo de dos caras perfeccionado en tales círculos, la universidad prometió su compromiso con la libertad de expresión y la atacó al mismo tiempo. Anya estaba usando su cuenta personal y no hablaba en nombre de la universidad. Si la libertad de expresión es “central”, ¿por qué era necesaria la declaración, no solo para disociar a la universidad de las opiniones de Anya, sino también para denunciarlas?

Resulta que el multimillonario Bezos donó 2 millones de dólares a Carnegie Mellon en los últimos años. El director financiero de Amazon, Brian Olsavsky, recibió un título de maestría en administración de empresas de la misma institución. La declaración de CMU se emitió rápidamente después del tuit de Bezos. Es difícil imaginar una expresión más directa de la forma en que las instituciones de “educación superior” de hoy están vinculadas a sus donantes adinerados. Evidentemente, CMU estaba preocupada por su “imagen”, pero esto significa sobre todo su reputación dentro de la élite gobernante.

La profesora se negó a dar marcha atrás. “Si alguien espera que exprese algo más que desdén por el monarca que supervisó un gobierno que patrocinó el genocidio que masacró y desplazó a la mitad de mi familia y las consecuencias para los que están vivos hoy todavía tratan de superar, puede seguir deseando a una estrella”, dijo en otro tuit. Más tarde envió un correo electrónico al Pittsburgh Post-Gazette declarando: “Mantengo mi tuit y no me arrepiento de nada… Soy hija y hermana de sobrevivientes del genocidio. Entre 1967 y 1970, más de 3 millones de civiles fueron masacrados cuando el pueblo igbo de Nigeria intentó formar la nación independiente de Biafra. Entre los asesinados se encontraban miembros de mi familia. Nací inmediatamente después de este genocidio”.

El imperialismo británico, bajo el gobierno laborista encabezado por Harold Wilson, suministró en secreto armas y municiones al gobierno de Nigeria durante la guerra civil de fines de la década de 1960. A Nigeria se le concedió la independencia formal solo a principios de esa década, después de un período de dominio colonial británico que abarcó tres cuartos de siglo.

Los tuits y otras declaraciones de Anya reflejan una perspectiva panafricanista, que separa la historia del colonialismo y la explotación imperialista de la lucha de clases internacional en su conjunto. Miles de millones de personas en todo el mundo, descendientes de los gobernados por los señores británicos en casi todos los continentes, en Irlanda, Kenia, India y otros lugares, no tienen motivos para llorar la muerte de la Reina. La actual tormenta de las redes sociales ha sacado a relucir la cuestión de la historia y el legado del gobierno colonial, y el odio justificable que engendró.

Tampoco, en realidad, la clase obrera de ningún país, incluida la propia Gran Bretaña, debería derramar lágrimas por el fallecimiento de la anciana jefe titular del Estado británico. Isabel II y ahora Carlos III, y los reyes y reinas que los precedieron, han brindado un ‘servicio’ largo y fiel, la consigna de innumerables editoriales y comentarios en los últimos días, no al pueblo británico, sino a la clase dominante británica, particularmente en tiempos de crisis y guerra imperialista.

Anya también señaló que el tuit de Bezos ayudó a desencadenar una cascada de ataques obscenos y amenazas físicas contra ella en las redes sociales. Su cuenta de Twitter había sido bloqueada, pero estos llegaron a su casilla de recibos de correo electrónico. “Jeff Bezos incitó a la violencia contra mí”, dijo. “Rara vez tuitea con su propio nombre [Bezos], pero se tomó el tiempo para señalarme… No puedo ignorar el racismo y la misoginia: todos los correos electrónicos que he estado recibiendo comienzan con la palabra-N, perra, genéticamente inferior y toda clase de cosas. No los abro, pero veo las líneas de asunto”.

Los ataques a Anya, y en especial la acción de Twitter al borrar sus tuits, ponen de relieve la hipocresía de la interminable propaganda de los medios oficiales y del gobierno, en EE.UU. y la Unión Europea, contra las violaciones de los derechos democráticos en Rusia y en otras naciones en la mira del imperialismo.

En el sentido más amplio, los ataques a la profesora de la CMU reflejan el hecho de que sus declaraciones entran en conflicto con la actual campaña de guerra imperialista. Esto requiere que la Reina, como símbolo del imperialismo británico, su papel dentro de la OTAN y su “relación especial” con Washington, sea tratada con una reverencia incuestionable, especialmente en un momento en que el final de su reinado de 70 años coincide con un período de intensa crisis del capitalismo británico.

El World Socialist Web Site ya ha sido víctima de la censura en Internet. La acción de Twitter en este caso es solo un anticipo de lo que les espera a todos los gigantes de las redes sociales a medida que la lucha de clases se intensifica en todo el mundo.

(Publicado originalmente en inglés el 12 de septiembre de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.