Presidente y canciller de Alemania tocan el tambor de la guerra en Ucrania y llaman a unidad nacional

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2023/01/06/alem-j06.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

El presidente y la canciller de Alemania tocan el tambor de la guerra en Ucrania y llaman a la unidad nacional

La continuación de la guerra de Ucrania y la invocación a la unidad de la nación centraron los tradicionales discursos de Navidad y Año Nuevo del presidente y la canciller alemanes.

Discurso de Año Nuevo del Canciller alemán Olaf Scholz y discurso de Navidad del Presidente alemán Frank-Walter Steinmeier

El presidente Frank-Walter Steinmeier y el canciller Olaf Scholz, ambos socialdemócratas, abogaron por continuar la guerra de Ucrania hasta la derrota total de Rusia, aunque ello supusiera enormes costes sociales y económicos y el riesgo de una guerra nuclear. Ambos invocaron la ‘cohesión’ y la ‘unión‘ de la sociedad para tratar de trasladar las desastrosas consecuencias de la guerra a la masa de la población.

Steinmeier, que pronunció el discurso de Navidad, declaró santurronamente: ‘Este año, nuestro deseo más ardiente es probablemente que vuelva a reinar la paz’. Sólo para añadir inmediatamente: ‘Pero esta paz aún no es tangible’. Tiene que ser ‘una paz justa’ que no recompense el acaparamiento de tierras, dijo. Hasta entonces, ‘es un imperativo de humanidad que… estemos al lado de quienes son atacados’, dijo.

En lenguaje llano, esto significa que Alemania y la OTAN seguirán intensificando la guerra con miles de millones en entregas de armas y apoyo militar hasta que Rusia capitule. Según los expertos, esto podría llevar de dos a tres años y causar cientos de miles de víctimas más. Se está aceptando deliberadamente el riesgo de que la guerra se extienda a toda Europa e implique el uso de armas nucleares.

Scholz fue aún más explícito en su discurso de Año Nuevo. Repitió varias veces la frase ‘el cambio de los tiempos’, que había empleado en primavera para justificar el aumento del presupuesto de armamento en 100.000 millones de euros, y prometió: ‘Seguiremos apoyando a Ucrania’. Afirmó que gracias a la ‘cohesión y fortaleza’ de nuestros ‘queridos conciudadanos’, Alemania ‘no se ha doblegado ante Rusia’, y alabó la unidad de la Unión Europea y la OTAN.

Steinmeier también elogió a sus ‘queridos compatriotas’ y añadió: ‘Estáis sufriendo las consecuencias de esta guerra, especialmente las económicas. Pero soportáis las cargas porque no sois indiferentes al destino de los ucranianos; porque os importa su lucha por la libertad; porque expresáis solidaridad y compasión’.

Ucrania ‘resiste con gran valor. Europa está unida. Y nuestro país vuelve a superarse a sí mismo en el desafío’, prosiguió Steinmeier. Este año, dijo, ha demostrado que ‘juntos podemos superar este periodo’. Su deseo de Navidad era ‘que reforcemos todo lo que nos une’. Esto es pura mentira.

En primer lugar, la OTAN no está más preocupada por la libertad y la democracia en Ucrania de lo que lo estuvo en sus anteriores guerras en Irak, Afganistán y Libia, donde devastó países enteros, matando a millones de personas y obligando a huir a incontables más. La OTAN provocó deliberadamente la guerra de Ucrania avanzando sistemáticamente hacia el este, apoyando el golpe de Estado de 2014 en Kiev y armando al ejército ucraniano desde entonces, y ahora está utilizando esto para poner a Rusia de rodillas.

Ucrania en sí es también una presa valiosa. No solo es rica en reservas de carbón y gas, sino que posee materias primas críticas —litio, cobalto, titanio, berilio y tierras raras— por un valor estimado de €6,7 billones, según el think tank Carnegie Endowment, con sede en Bruselas.

Esto no justifica en absoluto el ataque militar del régimen de Putin. Está haciendo el juego a la OTAN y fortaleciendo a las fuerzas más reaccionarias, tanto en Ucrania como en Rusia. Pero la principal iniciativa de la guerra partió de la OTAN, que no quiere que termine hasta conseguir su objetivo.

La agresividad con la que está procediendo la clase dominante, haciéndose eco de los planes de conquista de Hitler, se muestra en una entrevista con Stefan Meister, experto en Rusia del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP), publicada por el semanario Der Spiegel en su último número.

Meister acusa a los anteriores gobiernos alemanes de haber adoptado la ‘conveniente pero falsa interpretación de la historia’ de que ‘podría haber un cambio mediante el acercamiento, al estilo de Willy Brandt’. Al menos el 80% de las élites alemanas se habían ‘mentido colectivamente a sí mismas’ y habían ampliado su dependencia de Rusia.

Lo que se necesitaba, dijo, era ‘una auténtica política rusa a largo plazo’ que fuera ‘en última instancia sobre el cambio de régimen en Moscú’. Esto requería liderazgo, dijo Meister, en lugar de un ‘sistema de irresponsabilidad sistemática’ en el que las élites políticas temieran los ‘riesgos electorales’, es decir, enfrentarse a la voluntad de los votantes.

En segundo lugar, la población alemana no está, como afirman Steinmeier y Scholz, unida tras la guerra. Amplios sectores de ella son escépticos o se oponen a ella. Por el contrario, la guerra y la incesante propaganda bélica en los medios de comunicación sirven para intimidar y suprimir la creciente oposición a la guerra y a la desigualdad social.

Durante décadas, una ínfima minoría se ha enriquecido descaradamente a costa de la mayoría. Según el Instituto Alemán de Investigación Económica (DIW), el 10% más rico de Alemania posee más de dos tercios de toda la riqueza, mientras que toda la mitad más pobre sólo posee el 1,3%. Los ingresos reales del 10 por ciento más pobre han aumentado sólo un 5 por ciento desde 1995, mientras que los del 10 por ciento más rico lo han hecho en un 40 por ciento.

La guerra de Ucrania está acelerando esta divergencia de ingresos y riqueza. Los sindicatos, que apoyan la política bélica del gobierno, han firmado convenios colectivos que cimentan ‘aumentos’ salariales muy por debajo de la tasa de inflación, que fue del 10% en 2022 y tendrá una media del 7,2% en 2023, según estimaciones del Bundesbank. A esto se añaden unos costes energéticos por las nubes y unos alquileres inasequibles. Para las generaciones más jóvenes, en particular, el futuro se presenta sombrío, aunque hayan estudiado durante años.

Steinmeier y Scholz invocan la ‘cohesión’ de la sociedad sobre todo porque temen las luchas de clases abiertas. Scholz dedicó gran parte de su discurso de Año Nuevo a enumerar los programas de apoyo que el gobierno ha puesto en marcha para amortiguar un poco la subida de los precios. Pero no son más que una gota en el océano y, en cualquier caso, benefician en gran medida a los ricos y a las empresas, que obtienen beneficios récord a pesar de la pandemia y la guerra.

El Süddeutsche Zeitung también teme una rebelión contra la guerra y la desigualdad social. ‘Todavía hay una mayoría en este país a favor del apoyo financiero a Ucrania, de las sanciones contra Rusia, del suministro de armas’, comenta su antiguo redactor jefe, Kurt Kister. ‘Pero si la aclimatación, la pérdida de confianza y las desventajas personales crecen en el segundo año de guerra, las cosas pueden parecer diferentes en diciembre de 2023’.

En el sistema político actual, esta creciente oposición a la desigualdad social y a la guerra no encuentra expresión. Todos los partidos del Bundestag (parlamento federal), desde el Partido de la Izquierda hasta los socialdemócratas (SPD), desde los Verdes hasta los democristianos (CDU/CSU), apoyan el rumbo de la guerra.

El Sozialistische Gleichheitspartei (Partido Socialista por la Igualdad, SGP) sitúa la lucha contra la odiada política de guerra y la devastación social en el centro de su campaña para las elecciones estatales de Berlín del 12 de febrero. Junto con sus partidos hermanos de la IV Internacional, está construyendo un partido socialista de la clase obrera internacional que combina la oposición a la guerra y la desigualdad social con la lucha contra su causa, el capitalismo.

(Publicado originalmente en inglés el 3 de enero de 2023)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.