Jerson no es el Stalingrado del siglo XXI para desgracia de la intoxicación mediática

Fuente: https://mpr21.info/jerson-no-es-el-stalingrado-del-siglo-xxi-para-desgracia-de-la-intoxicacion-mediatica/   mpr21

Algunos recordatorios útiles para entender los desarrollos militares en Jerson. Esta ciudad fue tomada por el ejército ruso nada más comenzar la guerra, en marzo de 2022. Unos cientos de habitantes se reunieron para protestar contra la captura de su ciudad. El 11 de noviembre de 2022, las tropas rusas se retiraron y unos cientos de habitantes se reunieron en la plaza principal de la ciudad para dar la bienvenida al ejército ucraniano. En marzo de 2022, al igual que en noviembre de 2022, no hubo ninguna batalla en la ciudad. Los historiadores señalarán la singularidad de esta situación, cuestionando la historia e incluso la antropología de la inmensa Rusia. Con motivo de la reconquista de Jerson, dos declaraciones llamaron mi atención. La del presidente ucraniano que, tras saludar la “victoria histórica”, firmó una declaración en la que prohibía a la prensa internacional entrar en la ciudad.

También está la declaración del Jefe del Estado Mayor del Ejército de los Estados Unidos. Dada su condición, está en posesión de información de primera mano que le proporciona material para analizar la situación militar. Hizo públicas las terribles pérdidas de los dos ejércitos, 100.000 hombres cada uno. Esto supone un cambio con respecto a las cifras anunciadas alegremente por esa típica raza de expertos dominicales que glosaron las pérdidas ucranianas para hacer ver que los rusos habían sido “derrotados”. Antes de pasar a la evolución de la situación después del 11 de noviembre, un recordatorio de la noción de retirada utilizada indiscriminadamente por la manipulación habitual que hace la cama del 98 por cien de los medios de comunicación occidentales.

La historia militar está jalonada por la toma de ciudades tras feroces batallas o declaradas ciudad abierta para preservar la ciudad y sus habitantes. Por eso, en el vocabulario de la guerra, la palabra retirada debe ir acompañada de un calificativo. O bien una retirada táctica para significar que el abandono de un lugar que no tiene interés militar y operativo es preferible a su defensa porque es costoso en términos de vidas de soldados. Por el contrario, una retirada bajo fuego significa que el lugar tiene una cierta importancia que no puede ser defendida y que el enemigo está dispuesto a pagar muy caro porque el lugar tiene una doble importancia militar y política. Por lo tanto, en el caso de Jerson, se trata de identificar el valor táctico de la ciudad y de evaluar las consecuencias militares y políticas de perder o conquistar un lugar. Para los ucranianos es sencillo, el mínimo metro cuadrado de territorio recuperado es un símbolo que buscan explotar políticamente. Un símbolo que será inflado por la propaganda obesa y del que se hará eco la máquina del pequeño ejército de sustitutos de la desinformación.

Para los rusos, en el plano político y simbólico, es difícil de digerir en este momento, pero, a largo plazo, este fracaso será un simple acontecimiento peripatético en la larga guerra que está a punto de comenzar y que deparará muchas sorpresas. El nuevo jefe del ejército ruso, Sorovikin, ya ha analizado este fracaso. Obviamente, se debe a un cierto número de errores en la conducción de la guerra, tanto política como militarmente. Veamos el curso de la campaña militar que condujo a la caída de la ciudad.

Para los ucranianos, Jerson es vital política y militarmente. Es el punto de apoyo para la apertura de la ruta del Mar Negro que lo conecta con el mundo para su comercio, pero también para su flota marítima que garantiza su seguridad nacional. Por ello, lanzaron una ofensiva a finales de agosto, que se saldó con la conquista de algunos pueblos fronterizos, pero también con una hecatombe en términos de pérdida de hombres. Se instalaron en algunas aldeas de la frontera de esta provincia y hostigaron al enemigo y minaron la logística rusa bombardeando los puentes sobre el río Dnieper, que tiene varios cientos de metros de ancho.

En términos militares, los rusos habían inmovilizado a unos 30.000 soldados, mal abastecidos y bajo la amenaza de un posible cerco. Gestionar una ciudad de 200.000 a 300.000 habitantes no es tarea de un ejército. Ante este panorama, el jefe del ejército ruso ha propuesto un plan a su gobierno. Se supone que un general ruso formado en la escuela de la Unión Soviética, como Putin, ha estudiado a Clausewitz, para quien la guerra es política y el ejército su brazo armado. El nuevo jefe del Estado Mayor Operativo llegó a la conclusión de que en la fase actual de la guerra y la situación concreta en Jerson se requería una retirada táctica de la ciudad occidental para salvar las vidas de los hombres que podían servir en otro lugar. El destino táctico de la ciudad se resolvió así rápidamente. Sin duda, el general Sorovikin se basó y se ayudó de sus conocimientos de la historia militar, que está llena de retiradas tácticas, y en particular de la historia de su propio país. Sus mayores en las guerras de su país solían cambiar el tiempo por el territorio para agotar al enemigo.

“Agotar al enemigo” son exactamente las palabras que utilizó el jefe del ejército ruso frente a su ministro de Defensa en una transmisión televisiva en la que anunció la retirada de Jerson (1). Por lo tanto, tenía un objetivo que alcanzar, expresado públicamente. Así, parte de los hombres inmovilizados debían ser trasladados a la orilla oriental de Jerson para bloquear la ruta del enemigo hacia el Mar Negro, tan vital para los ucranianos. El resto de las tropas liberadas irían al noreste para completar la conquista de los territorios políticamente integrados en Rusia. Cabe destacar que la propaganda y los ojos de los “expertos” se centraron en Jerson para ocultar las noticias de las feroces batallas en la provincia de Donetsk. La propaganda también se olvidó de señalar que ningún ejército anuncia su retirada con antelación y se deja evacuar con armas y equipaje sin romper la banca. El enemigo pensó que era una trampa y los “expertos” se relamían ante el comentario de que Jerson se había convertido en Stalingrado.

El ejército ucraniano simplemente no pudo entrar en Jerson. La artillería y la aviación rusas la mantuvieron a raya en una llanura en la que se podía ver hasta el más pequeño conejo. El ejército ucraniano avanzó con cautela por un terreno potencialmente peligroso. El viernes 11 de noviembre no hubo una entrada triunfal en Jerson con tanques y un chapuzón, y la prensa no tuvo nada espectacular que informar. Unos pocos soldados en medio de unos cientos de habitantes no imprimen en la mente lo que se llama una victoria. ¡No importa! Los enviados especiales de la prensa se contentaron con ponerse en contacto con los habitantes gracias a la magia de Internet. La información era escasa, basada en imágenes proporcionadas por el ejército ucraniano. A la prensa de las distintas capitales sólo le quedaba escribir comentarios llenos de superlativos para dar color a estas escasas imágenes (2).

Por lo tanto, el triunfo de un ejército pisoteando una ciudad sin luchar no se produjo. Y los cien o doscientos manifestantes en la plaza central de la ciudad no formaron una manifestación grandiosa que los libros de historia registrarán. Relato estos pequeños hechos para recordar que la maquinaria de propaganda construyó un acontecimiento con pocas probabilidades de ser confirmado por la historia en una ciudad como Jerson, que no tenía las calles llenas de cadáveres de soldados, ni columnas de prisioneros que recordaran a los soldados alemanes al final de la Segunda Guerra Mundial. No, el ejército ruso no experimentó el crepúsculo que sufrió el gran ejército alemán. No, Jerson no será un Stalingrado del siglo XXI (3).

Es frustrante y mucho peor para los “expertos” empapados en la rusofobia ambiental. Con Jerson se cierra una pequeña secuencia que no es el inicio de un punto de inflexión en la guerra que firmaría la victoria de Ucrania. Dejemos este tipo de pronósticos a los “expertos” que beben en fantasías para escapar del aburrimiento. Veamos amablemente a Sullivan, asesor del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, pero también al presidente Macron, que saludó con sobriedad la “victoria” ucraniana. Y consideremos en cambio las declaraciones de Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos. Prevé un desplazamiento de tropas de los dos ejércitos enfrentados a otros campos de batalla en el norte y el noreste. Esto es exactamente lo que el general Sorovikin dijo a su ministro de Defensa en la televisión. Incluso dio nombre a la ciudad, Bajmut, que está a punto de ser tomada al ejército ucraniano, que la defiende ferozmente. Y por una buena razón, esta ciudad es la ruta directa y gratuita hacia el cuartel general del ejército ucraniano en Donetsk, en el Donbas.

En conclusión, la evolución de la guerra en Ucrania no obedecerá a las reglas generadas por los delirios de quienes reducen la guerra a una simple construcción con palabras y apoyándose en la arrogancia del poder. Recordemos a estos aventureros, que quieren plagiar a Lucky Luc, que la guerra es una empresa de fuerzas materiales que requieren ser guiadas por quienes dominan la inteligencia de la historia. Y la historia se basa en el tiempo, ese tiempo que tanto falta en esta “modernidad” que quiere todo y de inmediato sin pagar la cuenta.

(1) Rara vez en Rusia, como en otros lugares, un jefe de Estado Mayor revela en televisión sus análisis y decisiones sobre sus planes de guerra. Probablemente lo hizo para tomar la opinión rusa como testigo y neutralizar a los opositores que critican al ejército.

(2) Se ha convertido en una costumbre en el mundo de internet soñar apoyándose en las palabras para compensar la pobreza de las imágenes unida a la ignorancia de los reporteros gráficos que a menudo no saben nada de la historia y la cultura del país en cuestión.

(3) La prensa ha desarrollado la molesta costumbre de imponer inventando una agenda a Rusia. Programó una declaración sensacional del Presidente Putin para el 9 de mayo de 1945, la victoria soviética sobre Alemania. El presidente ruso se limitó a pronunciar un breve discurso de homenaje a los combatientes y se dirigió a depositar flores en el Memorial de Guerra. En Jerson, predijo un Stalingrado bis con feroces batallas en medio de las ruinas.

Ali Akika https://www.algeriepatriotique.com/2022/11/13/contribution-kherson-les-experts-nont-pas-eu-leur-stalingrad-pour-delirer/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.