Ex primeros ministros occidentales proponen alianza militar con Ucrania

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/09/16/ucra-s16.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                  Andre Damon                                                                                  16.09.22

El martes, un grupo de ex primeros ministros, ministros de Asuntos Exteriores y otros funcionarios de alto nivel de los países de la OTAN publicaron un documento en el que se propone una alianza formal entre Ucrania y los países de la OTAN que, de ser adoptada, amenaza con transformar la guerra por poderes en Ucrania en un conflicto a gran escala entre la OTAN y Rusia.

El documento, titulado Pacto de Seguridad de Kiev, fue presentado formalmente al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, quien lo respaldó, pidió su adopción y lo publicó en el sitio web de la presidencia ucraniana.

Antiguos funcionarios occidentales de alto nivel se reúnen para discutir la propuesta de alianza. (Crédito: Oficina del Presidente de Ucrania)

El documento pide a ‘Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Polonia, Italia, Alemania, Francia, Australia, Turquía y los países nórdicos, bálticos y centroeuropeos’ que realicen acuerdos ‘legales y políticamente vinculantes’ para aliarse con Ucrania en su guerra actual contra Rusia’.

El documento afirma la intención de Ucrania de unirse a la OTAN y a la Unión Europea, declarando: ‘Tanto la adhesión a la OTAN como a la UE reforzarán significativamente la seguridad de Ucrania a largo plazo. Sin embargo, Ucrania necesita garantías de seguridad ahora’, dice el documento.

Y añade: ‘Ucrania necesita garantías de seguridad férreas. Estas vendrán predominantemente, aunque no exclusivamente, de los países de la OTAN’.

El documento fue redactado por el ‘Grupo de trabajo sobre garantías de seguridad para Ucrania’, que incluye a políticos de alto nivel de todas las potencias imperialistas.

El grupo, copresidido por el ex primer ministro danés y secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, incluye al ex primer ministro de Australia, Kevin Rudd, al ex primer ministro de Suecia, Carl Bildt, al ex ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Lord William J. Hague, de Richmond, así como a ex ministros de Alemania, Italia, Polonia y Francia.

Plenamente conscientes del carácter incendiario del documento, las comunicaciones del grupo subrayaron que ‘los miembros [del grupo de trabajo] participan en calidad personal, no como representantes de sus organizaciones’.

El documento insinúa la creación de una ‘zona de exclusión aérea’ en Ucrania, señalando un ‘grupo de acuerdos, entre Ucrania y los países productores de equipos de defensa antiaérea y antimisiles para proporcionar a Ucrania sistemas modernos y eficaces de defensa aérea y antimisiles en cantidad suficiente para garantizar un ‘cielo cerrado’ de los ataques aéreos’.

La publicación de este documento ayuda a aclarar el calendario de los acontecimientos en Ucrania durante el último mes.

La ofensiva actual fue precedida por ataques extraordinariamente provocadores contra las bases militares rusas en Crimea y el asesinato de Daria Dugina, la hija del ideólogo de extrema derecha y defensor de la guerra Alexander Dugin. Todas estas provocaciones tenían como objetivo la escalada de la guerra y llevaban la marca hecha en Washington.

El martes, el New York Times reveló que la última ofensiva militar ucraniana, que ha producido un colapso de las tropas rusas en el noreste de Ucrania, fue propuesta al gobierno de Zelensky por Estados Unidos.

‘Juntos, Gran Bretaña, Estados Unidos y Ucrania llevaron a cabo una evaluación del nuevo plan, tratando de hacer un juego de guerra una vez más’, escribió el Times, ‘Esta vez los funcionarios de los tres países estuvieron de acuerdo en que funcionaría, y daría al Sr. Zelensky lo que quería: una gran y clara victoria’.

Está claro que el propósito político de esta ‘gran y clara victoria’ era crear las condiciones políticas para una escalada masiva de la participación de Estados Unidos y la OTAN en la guerra, en la que este documento desempeña un papel fundamental.

Al anunciar la propuesta, el ex secretario general de la OTAN, Rasmussen, declaró: ‘Ahora mismo los ucranianos están demostrando en primera línea que, con los recursos necesarios, pueden derrotar a Rusia en el campo de batalla. Los ucranianos demuestran la voluntad de luchar, y el mundo democrático debe seguir proporcionándoles los medios para hacerlo’, dijo.

Los funcionarios rusos respondieron a la publicación del documento con una combinación de amenazas que hielan la sangre y llamamientos a las potencias imperialistas para que entren en razón.

Dmitry Medvedev, vicepresidente del Consejo de Seguridad de la Federación Rusa, escribió en Telegram: ‘La camarilla de Kiev ha redactado unas ‘garantías de seguridad’ que son el prólogo de una tercera guerra mundial. Por supuesto, nadie dará ‘garantías’ a los nazis ucranianos. Después de todo, esto es casi lo mismo que aplicar el artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte (el Tratado de Washington) a Ucrania. Para la OTAN, es la misma mierda, sólo que desde un punto de vista lateral. Por eso da miedo’.

Si Medvédev cree que ‘nadie va a dar ninguna ‘garantía» a Kiev después de más de ocho años en los que las potencias imperialistas construyeron el ejército ucraniano precisamente para esta guerra, está delirando. El propio Medvédev, después de esta declaración autoconfianza, amenazó a las potencias de la OTAN: ‘Todo se incendiará a su alrededor también. Su pueblo será devastado. Su tierra arderá literalmente y el hormigón se derretirá. Nosotros también sufriremos mucho. Será muy malo para todos. Después de todo, se dice: ‘Por estas tres plagas murió la tercera parte de la humanidad, por el fuego y el humo y el azufre que salieron de sus bocas’ (Apocalipsis 9:18)’.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, declaró: ‘Un compromiso total de apoyo al régimen de Kiev significaría sencillamente la inmolación [de la UE]’.

Como demuestran estas declaraciones, el gobierno ruso no tiene ninguna respuesta a los planes sistemáticos de escalada bélica, fuera de las amenazas de destruir el mundo en un intercambio termonuclear y de los renovados llamamientos a las potencias imperialistas para que entren en razón.

La publicación de este documento, coordinado a los más altos niveles del Estado de las principales potencias de la OTAN, deja claro que EE.UU. y sus aliados de la OTAN están comprometidos con una escalada masiva de una guerra, cuya prosecución conlleva peligros arrolladores para toda la humanidad.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de septiembre de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.