Espionaje occidental trasladó a 140 yihadistas a Siria para unirse al Califato Islámico

Fuente: https://mpr21.info/el-espionaje-occidental-traslado-a-140-yihadistas-a-siria-para-que-se-unieran-al-califato-islamico/   mpr21

Los servicios de inteligencia canadienses introdujeron en Siria a 140 ciudadanos británicos para que se incorporaran a las filas del Califato Islámico. Uno de ellos fue Shamima Begum, una ciudadana británica que se fue de Reino Unido cuando era adolescente para unirse a los yihadistas en Siria. Según la policía turca, su agente responsable es un oficial de inteligencia británico que trabaja desde la embajada de Canadá.

Otra de las aportaciones de Reino Unido a las filas terroristas es Jack Letts, que aparece en la foto de portada. Es un ciudadano canadiense que se encuentra actualmente carcelado en una prisión del norte de Siria tras haber viajado allí en 2014, durante la guerra.

Tanto Letts como Begum han sido despojados de su ciudadanía británica por el gobierno. Richard Walton, antiguo jefe del mando antiterrorista de la policía británica, justificó el apoyo a los yihadistas en Siria: “Si diriges a los agentes sobre el terreno, consientes lo que hacen. Se hace la vista gorda”.

Lo mismo dijo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, cuando le preguntaron por el asunto. Su respuesta fue que los servicios de inteligencia debían ser “creativos y flexibles”.

La madre de Letts, Sally, le ha respondido: su declaración se puede interpretar en el sentido de que es “perfectamente aceptable que el Servicio de Seguridad Canadiense se dedique al tráfico de niños”.

Letts fue encarcelado tres veces por pertenecer al Califato Islámico y sus padres de trataron de rescatarlo. Enviaron 223 libras esterlinas a su hijo a Siria para ayudarle a que volviera a casa y, a causa de ello, fueron condenados en 2019 por “financiación del terrorismo”.

Para sacarlo de la cárcel, los padres se pusieron en contacto con la Fundación Active Change, que les prometió “ayuda humanitaria”. En realidad, era una trampa. En secreto, la ONG se dedicaba a informar a la policía.

La Fundación, financiada por el gobierno británico, se creó con la finalidad aparente de prevenir la radicalización de la juventud en Reino Unido. Sin embargo, se pusueron de acuerdo con la policía para denunciar al matrimonio Letts y aportar pruebas para condenarles (*).

El intermediario que facilitó el viaje de Jack Letts a Siria no ha sido acusado por la policía, a pesar de que contaba con numerosas pruebas en su contra. La familia cree que es probable que sea un informante de los servicios de inteligencia.

(1) https://www.mintpressnews.com/western-intelligence-agents-trafficked-jack-letts-isis-sally-letts/282024/
(2) https://theinterregnum.net/conviction-of-john-letts-and-sally-lane-exposes-inhumanity-and-absurdity-of-uk-terror-laws-says-rights-group/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.