El cerco a Rusia e Irán en Asia central

Fuente: https://mpr21.info/el-cerco-a-rusia-e-iran-en-asia-central/mpr21

La “agenda para la libertad” del presidente George W. Bush podría definirse como subversión, es decir, el intento de socavar la estructura de una nación extranjera para lograr un cambio de régimen o determinados objetivos políticos. La propaganda es un elemento central de las acciones subversivas, e incluye la difusión de material, en gran medida falso, para desacreditar a los regímenes en el extranjero.

Este fue el caso hace 20 años, en el período previo a la invasión de Irak por parte de Estados Unidos en marzo de 2003, cuando se acusó falsamente a Saddam Hussein de poseer armas de destrucción masiva (ADM) o de tener vínculos con Al Qaeda. Los medios de comunicación corporativos occidentales pueden difundir la propaganda con bastante facilidad, como hemos visto en relación con Irak, Afganistán, Serbia, etc.

Organizaciones estadounidenses como la Fundación Nacional para la Democracia (NED), el Instituto Nacional Demócrata (NDI), USAID, Freedom House, los grupos de la Sociedad Abierta de George Soros y, por supuesto, la CIA, también son muy útiles a la hora de plantear problemas.

Muchas de estas organizaciones apoyaron y financiaron las “revoluciones de colores” que tuvieron lugar en Estados como Georgia (2003), Ucrania (2004) y Kirguistán (2005). Estos países son fronterizos con Rusia o son antiguas repúblicas soviéticas, y esto no es una coincidencia. Las revoluciones de colores fueron simplemente una forma conveniente para que el gobierno de Bush continuara con su política de cercar a Rusia.

La ‘Revolución de los Tulipanes’ de Kirguistán

Por ejemplo, en febrero de 2005 el Wall Street Journal reconoció que en el estado centroasiático de Kirguistán, organizaciones como USAID, NED y Open Society de Soros estaban financiando a la oposición antigubernamental de ese estado, un instigador clave de la “Revolución de los Tulipanes” de Kirguistán. En años anteriores, sólo USAID había aportado cientos de millones de dólares para estas actividades. Estados como Kirguistán fueron identificados por el presidente Bush como importantes no sólo para invadir a Rusia, sino también como plataforma de lanzamiento para las ofensivas militares estadounidenses.

A partir de diciembre de 2001 los estadounidenses comenzaron a llegar a Kirguistán, utilizando la capital, Bishkek, como centro logístico para apoyar su invasión de Afganistán. Washington también intentó aumentar su presencia en las codiciadas regiones del Caspio y del Mar Negro, así como en las zonas circundantes que aún se disputan Rusia y las potencias occidentales.

Estados Unidos protege los pozos de petróleo de Azerbaiyán con mercenarios

A pesar de la injerencia de Washington en territorios como Ucrania y Georgia, los estadounidenses no estaban especialmente interesados en sembrar la inestabilidad en el estado del Cáucaso Sur de Azerbaiyán, otra antigua república soviética que limita con Georgia al norte. En Azerbaiyán, los estadounidenses necesitaban un entorno estable porque tenían intereses en la infraestructura petrolífera que une los campos de producción de Bakú, la capital de Azerbaiyán, con el puerto mediterráneo de aguas profundas de Ceyhan, en el sur de Turquía, que puede albergar buques cisterna con más de 300.000 toneladas de petróleo cada uno.

Bakú suministró a la Rusia soviética al menos el 80 por cien del total de su petróleo durante la Segunda Guerra Mundial, lo que fue crucial para la victoria del Ejército Rojo sobre la Alemania nazi. En la actualidad, Azerbaiyán sigue conteniendo cantidades considerables de petróleo y su importancia estratégica sigue siendo evidente. Azerbaiyán comparte una vasta costa con el Mar Caspio, al tiempo que es una ruta energética vital que une el Cáucaso y Asia Central, como señaló Zbigniew Brzezinski cuando era Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos (1977-81). En lugar de enviar soldados estadounidenses para salvaguardar los objetivos de Washington en Azerbaiyán, el Pentágono envió “contratistas civiles” de empresas militares privadas como Blackwater. Uno de sus principales objetivos era proteger los yacimientos de petróleo y gas del Mar Caspio, históricamente controlados por Rusia en su mayor parte.

El Mar Caspio, el mayor lago del mundo, es extremadamente rico en recursos naturales y “es una de las zonas productoras de petróleo más antiguas del mundo” y “una fuente cada vez más importante de producción energética mundial”, según la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA). La EIA estimó en 2012 que el Mar Caspio y sus alrededores contienen 48.000 millones de barriles de petróleo probados, más de lo que hay en América o China. El Servicio Geológico de Estados Unidos ha calculado que las reservas reales de petróleo del Caspio son mucho más elevadas que las cantidades probadas, y que quizá contengan otros 20.000 millones de barriles de petróleo sin descubrir.

En 2012 la región del Caspio produjo, por término medio, 2,6 millones de barriles de petróleo crudo al día, es decir, alrededor del 3,4 por cien del suministro mundial. Gran parte del petróleo se extrae cerca de la costa del Caspio. En total, la producción de petróleo del Caspio habría superado la del Mar del Norte, y las perforaciones petrolíferas exploratorias en esta última masa de agua se han reducido de 44 pozos en 2008 a solo 12 en 2014. Sin embargo, todavía hay 16.000 millones de barriles de petróleo recuperable frente a la costa de la ciudad escocesa de Aberdeen y al oeste de las islas Shetland, más al norte.

La Administración de Información Energética de Estados Unidos ha estimado que el Mar Caspio contiene “reservas probables” de 292 billones de pies cúbicos de gas natural. El Servicio Geológico de Estados Unidos cree que, además de esto, hay otros 243 billones de pies cúbicos de gas sin descubrir en el Caspio, la mayoría de los cuales se encuentran en la cuenca sur del Caspio. Rusia y su vecino Kazajistán han controlado la mayor parte del Caspio.

Los acuerdos sobre el Mar Caspio

En la cuarta Cumbre del Caspio, celebrada en Astracán (Rusia) el 29 de septiembre de 2014, las cinco naciones que comparten costa con el mar Caspio -Rusia, Irán, Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajistán- acordaron unánimemente que preservarían la seguridad de la región y evitarían que fuera penetrada por potencias externas. El acuerdo pretendía proteger el corazón de Eurasia del expansionismo de la OTAN, en realidad de Estados Unidos, cuya presencia militar en Asia Central se ha reducido considerablemente en los últimos años.

El acuerdo alcanzado en la IV Cumbre del Caspio cerró el Mar a los designios del Presidente Barack Obama. A Estados Unidos le resultará difícil avanzar en una región en la que antes mantenía estrechas relaciones con Azerbaiyán, Turkmenistán y Kazajstán desde el ataque militar de 2001 a Afganistán, apoyado por los países de la OTAN (Alemania, Gran Bretaña, Italia y Canadá). Estados Unidos distorsionó el papel de la OTAN para convertirla en un instrumento militar ofensivo de gran alcance. Una de las ambiciones de Washington era tener una presencia a caballo entre las cordilleras del Hindu Kush y del Pamir en Asia Central y del Sur, así como en el Cáucaso.

La ‘Revolución de las Rosas’ en Georgia

En mayo de 2005 el Presidente Bush visitó la capital georgiana, Tiflis, tras declarar que Georgia se había convertido en un “faro de libertad”. Bush consideraba que el control del sur del Cáucaso y de Asia Central era vital para la victoria en Afganistán, más al este. La Casa Blanca de Bush aseguró bases militares estadounidenses en Asia Central, como en el sur de Uzbekistán, no lejos de Tayikistán, y la base aérea de Manas, en el norte de Kirguistán.

Washington ha tratado de situar su poder militar en el centro de Eurasia, especialmente en Georgia y Azerbaiyán, desde donde podrían enviarse tropas de la OTAN a Afganistán e Irak. Las bases militares estadounidenses en Georgia servirían de apoyo a las bases del Pentágono en Turquía, a poca distancia de Georgia; mientras que una presencia militar estadounidense en Azerbaiyán daría al gobierno de Bush la oportunidad de lanzar un ataque contra Irán, algo que se lleva discutiendo desde hace tiempo en Washington.

La mayoría de las élites estadounidenses se han dado cuenta desde entonces de que una invasión de Irán sería muy arriesgada y con pocas probabilidades de éxito. El ejército estadounidense no logró derrotar a Irak, un país mucho más pequeño y débil que Irán. De hecho, Irak, una nación en gran medida indefensa, se había visto gravemente perjudicada por años de sanciones occidentales antes de la ofensiva angloamericana de 2003.

La exitosa intervención militar de Rusia en 2008 en Georgia recordó a Occidente que el Cáucaso, junto con las zonas del Mar Negro y el Mar Caspio, forma parte de la esfera de influencia de Rusia. Moscú no permitiría que los americanos se expandieran más. Entre las antiguas repúblicas soviéticas, Georgia fue la que más se alineó con Estados Unidos tras la “Revolución de las Rosas” de finales de 2003, que contó con el apoyo del Pentágono y la financiación de grupos vinculados al gobierno estadounidense (NED, Freedom House, etc.) y la Open Society del multimillonario Soros.

El infructuoso ataque georgiano de 2008 contra Osetia del Sur fue planeado por el régimen de Mijaíl Saakashvili, respaldado por Estados Unidos, sólo después de que el gobierno de Bush sancionara la acción militar, según el ex embajador georgiano en Rusia Erosi Kitsmarishvili, que ofreció este testimonio al Parlamento georgiano. El vicepresidente estadounidense Dick Cheney también informó al dirigente georgiano Saakashvili de que “tienes nuestro apoyo” en caso de conflicto entre Rusia y Georgia. Al final, poco pudieron hacer los estadounidenses.

Cabe recordar que la Unión Soviética no había sido derrotada militarmente por Estados Unidos. A principios del siglo XXI, Rusia contaba con 1,2 millones de soldados en sus fuerzas armadas y poseía 14.000 cabezas nucleares, de las cuales 5.192 eran operativas. Estados Unidos tenía 9.962 ojivas nucleares en 2006, de las cuales 5.736 eran operativas, y el ejército estadounidense tenía 1,3 millones de miembros activos. No hay mucha disparidad entre estas cifras y Rusia tiene armas más que suficientes para rivalizar con Estados Unidos.

Del desarme al rearme

El Presidente Bush, al igual que su predecesor Bill Clinton, ha seguido provocando a Rusia innecesariamente. Poco después de asumir el cargo en 2001, Bush retiró a Estados Unidos del Tratado sobre Misiles Antibalísticos (ABM), que había sido firmado en 1972 con la Unión Soviética, para establecer el sistema de defensa antimisiles y reducir así la amenaza de una guerra nuclear.

Bush continuó con sus peligrosas acciones estableciendo una infraestructura de misiles en los estados de la OTAN de Polonia y la República Checa, y llevó a la OTAN hasta las fronteras de Rusia al incorporar a los estados bálticos a la organización militar. Bush se negó a ratificar el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (1996) y las enmiendas al acuerdo SALT 2 sobre reducción de armas estratégicas.

Sin embargo, Rusia no pudo ser subyugada como lo fue Alemania, porque el suelo ruso nunca fue capturado por potencias extranjeras, como lo fue el territorio alemán a partir de 1945. Además, a diferencia de Alemania, Rusia es un Estado rico en recursos, situado en una zona fundamental de Eurasia. Además, Rusia tiene la capacidad de utilizar su influencia para dictar acuerdos comerciales con la Unión Europea en relación con importantes suministros de petróleo y gas. Los europeos dependen mucho más de los rusos que al revés.

Rusia se ha fortalecido internamente después de las convulsiones de la década de 1990. En 1998, más del 35 por cien de los rusos vivían por debajo del umbral de la pobreza; pero en 2013, esta cifra se había reducido al 11 por cien, una cifra inferior a la de Estados Unidos, donde al menos el 15 por cien de los estadounidenses eran pobres en 2014.

Rusia se ha beneficiado de los altos precios internacionales del petróleo y el gas, y su crecimiento industrial ha aumentado considerablemente. La inversión nacional y extranjera en Rusia también ha aumentado, sobre todo en la industria del automóvil, que ha crecido un 125 por cien, mientras que el PIB del país ha crecido un 70 por cien, situando a Rusia entre las mayores economías del mundo.

Shane Quinn http://euro-synergies.hautetfort.com/archive/2022/11/01/les-rivalites-entre-grandes-puissances-en-eurasie.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.