Asesinatos, provocaciones y contrarrevolución en Irán

Fuente: https://mpr21.info/asesinatos-provocaciones-y-contrarrevolucion-en-iran/         

mpr21

Miércoles negro en Izeh: así es como los medios de comunicación iraníes bautizaron los trágicos sucesos del miércoles 16 de noviembre, cuando siete personas fueron asesinadas a tiros por hombres armados en un mercado muy concurrido, en medio de las concentraciones y disturbios que se produjeron en algunas partes de Irán tras la muerte de Mahsa Amini hace dos meses.

Entre las víctimas había dos niños: Kian Pir-Falak, de 9 años, y Abteen Rahmani, de 13. Sorprendentemente, sólo la muerte de Kian ha sido objeto de disputa entre el gobierno iraní y su oposición, tanto dentro del país como en la diáspora.

Los medios de comunicación antiiraníes y sus partidarios en el ciberespacio saltaron y amplificaron la acusación de la madre de Kian de que las fuerzas voluntarias de Basiji eran responsables de la muerte de su hijo.

El Basij, concebido originalmente como una “milicia popular”, es una fuerza paramilitar voluntaria que sirve bajo el mando del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (IRGC) y participa en tareas de seguridad interna y de aplicación de la ley.

Las historias que rodean los sucesos de Izeh en general y la muerte de Kian en particular -pero no la de Abteen- ponen de manifiesto el nivel de propaganda que se ha utilizado para configurar la imagen de una República Islámica brutal y represiva en todo el mundo.

Las imágenes de un dron difundidas por la inteligencia iraní muestran cómo se identifica a los implicados en la violencia

¿Qué pasó en Izeh?

La ciudad de Izeh, situada a 200 kilómetros al noreste de Ahvaz -capital de la provincia iraní de Juzestán, rica en petróleo-, ha estado en ebullición durante tres días (del 15 al 17 de noviembre) con llamamientos de la oposición iraní a un levantamiento contra el Estado. Entre los lemas antigubernamentales coreados por los manifestantes y los alborotadores figuraba “este año es el año de la sangre… Sayyed Alí [Jamenei] caerá”.

Izeh, con una población de casi 120.000 habitantes, fue una de las ciudades implicadas en las protestas antigubernamentales de 2018 y 2021. Parte de esta situación está relacionada con el prolongado sentimiento antigubernamental entre los residentes pertenecientes a los nómadas bajtiari de la zona. En general, los bajtíes están muy orgullosos de los lugares del patrimonio natural y preislámico de Izeh, que se remontan a los reinos aqueménida y sasánida.

Tras la muerte de Kian, los medios de comunicación en lengua persa financiados por Occidente y sus partidarios culparon inmediatamente a las fuerzas de seguridad iraníes de la muerte a tiros del niño de 9 años, calificando al gobierno de “régimen asesino de niños”. Cabe señalar que Teherán suele utilizar este término para condenar a su archienemigo Israel.

La principal fuente de esta acusación fue la madre de Kian. Afirma que el 16 de noviembre, cuando los “manifestantes” de la ciudad anunciaron que se levantaban en armas contra el “régimen”, el coche de su familia pasó por un puesto de control en el que se habían posicionado los voluntarios de Basiji.

Al parecer, los Basij gritaron hacia su coche, ordenando a la familia que diera la vuelta porque más adelante, en la calle, los alborotadores armados estaban “disparando a la gente”. El padre de Kian, sin embargo, ignoró las advertencias hasta que llegó a un punto en el que le esperaban hombres armados. Después de dar la vuelta para evitar el peligro que se avecina, otros detalles de la historia empiezan a difuminarse y comienza la guerra de relatos.

Las acusaciones de la madre de Kian, que recitó una canción infantil insultante contra el dirigente iraní Alí Jamenei en el cementerio donde estaba enterrado su hijo, se compartieron rápidamente en Instagram. Afirmó que las fuerzas de Basiji abrieron fuego contra su coche, matando a su hijo pequeño e hiriendo a su marido.

Las pruebas de vídeo

Sin embargo, el centro de mando del CGRI en la provincia de Juzestan desestimó las acusaciones en un comunicado, culpando en cambio a los motociclistas armados con kalashnikov del trágico asesinato de Kian, otro adolescente, tres miembros del Basiji y otros dos ciudadanos iraníes. Casi una docena de otros residentes locales resultaron heridos en el tiroteo de ese día.

Dos días más tarde, los vídeos de las turbulentas noches en Izeh comenzaron a difundirse en las redes sociales. Revelaron detalles hasta ahora desconocidos de las actividades de los alborotadores: desde disparos y lanzamiento de piedras para destruir las cámaras de vigilancia locales, hasta imágenes de un hombre desnudo y ensangrentado corriendo por la calle. Las cuentas de la oposición que publicaron el vídeo del hombre desnudo afirman que era un miembro del Basij, desnudado por los “manifestantes”.

Sin embargo, el periodista jesuita Esmail Manavi cita a los habitantes de Izeh para contar una historia muy diferente. En su cuenta de Twitter, Manavi escribe que el hombre era un miembro de las fuerzas del orden que fue capturado por unos matones que asaltaban un hospital local e intentaban incendiarlo antes de ser rescatado por los residentes.

Pero lo más destacable de todo lo ocurrido es un vídeo de tres minutos grabado por una cámara corporal. No se conoce la identidad exacta de las fuerzas de seguridad cuyas voces se escuchan en el vídeo, pero la agencia de noticias Tasnim informa de que se trata de “guardias de seguridad”, un término que suele utilizarse para referirse a los basijis y a las fuerzas del orden.

Unas imágenes captadas por una cámara oculta muestran a las fuerzas de seguridad del Izeh instando a los coches a dar la vuelta por miedo a los ataques de los alborotadores armados

El vídeo es importante porque registra los acontecimientos que condujeron a la muerte de Kian. Además, contradice la afirmación de la madre de que su hijo fue asesinado por las balas disparadas por las armas de los voluntarios Basiji.

A través de las conversaciones entre las fuerzas de seguridad grabadas por la cámara corporal, se entiende que ninguno de ellos está equipado con rifles o munición real: tienen pistolas de pintura y sus escopetas tienen balas de goma.

“Por favor, diles que nos envíen 10 kalashnikovs”, grita alguien.

Otro se queja con agonía, “nos dicen que vayamos a la calle con las manos vacías”.

Un joven le dice a un oficial superior: “Haji, han disparado a varios” miembros de las fuerzas y el oficial le pregunta: “¿A quién? A nuestros hombres”.

Más tarde, se oye la voz del oficial ordenando: “Si no tienen armas, vayan a la sala de oración”.

“No tenemos nada… nadie tiene nada”, responde otro hombre.

Finalmente, en los últimos segundos del vídeo, un hombre -quizás el oficial superior- maldice a quienes los desplegaron en esta debacle. Un joven dice que “quedarse aquí no tiene sentido”.

Como apuntando con su escopeta, un tipo llamado Reza dice: “¿Qué es eso? Es un juguete – ¡un juguete!”

También se oye a las fuerzas de seguridad instar a los automovilistas que se acercan: “No vayas por ahí, gira por aquí…. te matarán. El sonido de los disparos se oye constantemente de fondo.

En el vídeo de tres minutos, al menos 17 coches privados, un taxi y un minibús pasan por este control de seguridad, pero no está claro en qué coche viajaba la familia Pir-Falak, la familia de Kian.

Un vídeo de un joven voluntario basij en el hospital, hablando con dificultad debido a una herida de bala en el cuello, proporciona más pruebas de que hombres armados desconocidos estaban disparando munición real esa noche. Dice que sus compañeros sólo tenían pistolas de pintura para defenderse.

La publicación de estos vídeos pone en duda las versiones de la oposición antigubernamental de que las fuerzas de seguridad iraníes están “matando a los manifestantes”. Varios funcionarios han insistido en que las fuerzas iraníes tienen ahora prohibido el uso de armas de fuego para contrarrestar a los alborotadores. Y hasta ahora, decenas de estas mismas fuerzas de seguridad han sido asesinadas por pistoleros, no por “manifestantes”.

Ver vídeo en:

¿ Y los demás asesinatos?

Resulta desconcertante que, mientras la atención de las redes sociales se centraba en las acaloradas acusaciones de Kian y su madre contra las fuerzas gubernamentales, no se encontraran imágenes de Abteen, de 13 años, supuestamente asesinado por los alborotadores esa misma noche.

Lo sucedido en Izeh a mediados de noviembre se parece cada vez más a una operación -una de las muchas de los últimos tiempos- de los pistoleros de la oposición para culpar tanto al gobierno como a sus fuerzas de la muerte de civiles iraníes.

Después de todo, Asia Occidental ha visto demasiadas “guerras híbridas” en los últimos tiempos, y el escepticismo está sustituyendo rápidamente la credulidad de antaño. El objetivo de estas operaciones de la oposición es matar a personas inocentes para influir en amplios segmentos de la opinión pública nacional en contra de las autoridades, para atraer a las fuerzas de seguridad a un enfrentamiento armado y para crear -y mantener- el impulso del conflicto.

Todavía no se han publicado cifras oficiales sobre el número de civiles de a pie que han muerto en las protestas y disturbios en Irán desde el 16 de septiembre, ni hay detalles sobre cómo fueron asesinados.

Según el jefe adjunto del CGRI, el general de brigada Ali Fadavi, “al menos 60 miembros de las fuerzas de seguridad han perdido la vida en los últimos 60 días”.

Aunque la actual agitación social y política -como todas las actividades antigubernamentales del pasado en Irán- acabe por remitir, podemos estar seguros de que el conflicto continuará sin tregua en el ciberespacio, donde los rumores y la desinformación suponen un serio desafío para la seguridad de la República Islámica.

Fereshteh Sadeghi https://thecradle.co/Article/Analysis/18732

Ver video en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.