Achille Mbembe: «Internet se ha convertido en una religion»

Fuente: https://www.afribuku.com/achille-mbembe-africa-tecnologia/                                                                                Bregtje van der Haak                                                                        05.11.22

A internet é afropolitana — Entrevista com Achille Mbembe | BUALA

Achille Mbembe analiza con Bregtje van der Haak la historia y el horizonte de la comunicación digital y la identidad en el continente africano. Mbembe sugiere que lo que algunos consideran la explosión de Internet es en realidad la continuación de viejas culturas en la nueva era del afropolitanismo.

La introducción del teléfono móvil ha provocado grandes cambios, especialmente en África. ¿Cree que la convergencia de los teléfonos con la conectividad a Internet producirá un cambio similar?

Por supuesto. La introducción del teléfono móvil en el continente ha supuesto una revolución en las formas de relacionarse de las personas. La forma en que se tratan a sí mismos, la forma en que se cuidan, señala un cambio en la manera en que los africanos contemporáneos se entienden a sí mismos. Cómo se relacionan entre sí y, lo que es más importante, con el mundo, en el sentido de que hoy en día casi cualquier africano no puede estar sin estar conectado con el resto del mundo, con el resto del continente. Internet desempeñará exactamente el mismo papel. Ayudará a África a experimentar el tipo de evolución tecnológica que han experimentado otros continentes y sociedades.

¿Cree que la visión tecno-utópica de llevar todo el conocimiento a todo el mundo es posible?

La tecnología no es nada sin la capacidad de hacer soñar a la gente. Ahí reside el poder de la tecnología. Se adopta en la medida en que la gente cree en la promesa de heredarla, de que mejorará su propia vida, la hará mejor y se liberará de las limitaciones estructurales. Internet intensifica esa capacidad de soñar y esa narrativa de liberación, antes invertida en otro tipo de utopías, revolucionarias y progresistas. Las narrativas de liberación, la promesa de liberación total, reside ahora en dos cosas: por un lado en la religión y por otro en la mercancía y la tecnología. La mercancía, la tecnología y la religión se fusionan de una manera nueva. Internet se ha convertido en una religión electrónica al servicio de la ideología del consumidor. Esa es la importancia del papel clave que desempeñan las multinacionales y otras grandes empresas. El peligro de esto es que la política, tal y como la entendíamos antes, ahora está casi vacía. Como decía hace poco un amigo mío, «la política se está convirtiendo en un negocio para perdedores».

¿Podría Internet revitalizar también la esfera pública, la política?

De forma intermitente. Es un poderoso instrumento de movilización, para la rápida circulación de todo tipo de mensajes, no todos ellos progresistas. Puede servir para cualquier propósito, pero no es suficiente para crear una esfera pública. Es muy efímero, en el sentido de que no se puede prescindir del encuentro cara a cara. Eso es absolutamente central en la política. Internet es un medio, no el fin. Pero vivimos en una coyuntura en la que se nos hace creer que es el fin. Ya no hay distinción. No creo que esto sea sostenible para aquellos que quieran cambiar el actual orden social mundial. Esta confusión de medios y fines es extremadamente peligrosa y sirve a los intereses de los poderosos. Pero la cultura de nuestro tiempo nos pone en una situación en la que tenemos que creer que la distinción entre medios y fines ya no significa nada. Una crítica política de Internet debe partir de ahí.

Esto es lo que se ha eliminado totalmente en los clips promocionales realizados por Google y Facebook. Simplemente dicen: queremos llevar Internet a todos, para hacer del mundo un lugar mejor. Es un mensaje muy simple y unidimensional.

Internet se ha convertido en una religión, pretende ser la salvación. Estás salvado si te quedas pegado a Internet, conectado, porque te traerá todo lo que necesitas para ser feliz.

Facebook y Google han creado estrategias de expansión global. ¿Cree que existe un paralelismo con los tiempos del imperialismo? Ahora Google y Facebook compiten por las partes del mundo que aún no están conectadas a sus redes.

Sí, es más o menos la lógica de la dominación. Es parte de la planetarización del capital, pero no funciona igual en todos los espacios. Una de las principales formas espaciales típicas de la geografía de nuestro tiempo es el enclave (territorio de un Estado con distinciones políticas, sociales o culturales), el offshore (empresas y cuentas bancarias abiertas en territorios donde hay menos impuestos para fines lícitos), la zona. No existe un globo terráqueo plano. Es un globo segmentado, en el que la gente salta sobre grandes porciones de territorio que no están conectadas de ninguna manera. Esto se puede ver muy claramente en África. Tenemos una economía extractiva que está conectada a una economía financiera muy abstracta en este enorme espacio, que está conectada de forma desigual —primero entre sí— y luego con el resto del mundo. Me parece que esta geografía anticipa en qué se está convirtiendo el mundo.

Usted se refirió a África como la última frontera. ¿Qué quiere decir con eso?

Es el último territorio de la tierra que aún no se ha sometido totalmente a la dominación del capital. Sus recursos minerales apenas se han explotado. Es la última gran parte del Universo que aún no se ha relacionado totalmente con sus múltiples partes. Imagínese que, para ir de Casablanca a Ciudad del Cabo, se pasa casi todo el día dentro de un avión. Es un gran continente. Pero no tenemos ningún ferrocarril de Casablanca a Ciudad del Cabo o de Ciudad del Cabo a El Cairo. No tenemos el tipo de carreteras interamericanas. África es la última frontera del capitalismo en el sentido de que, incluso para una gran potencia como China, su economía sólo puede funcionar mediante el suministro de recursos básicos del continente. Y después de China, será África.

Muchas personas encuestadas en Asia y África dicen que Facebook es tan importante para ellos que el resto de Internet no existe. ¿Vivimos en un mundo de Facebook?

Sí, definitivamente. El fantasma de vivir en muchos planos diferentes al mismo tiempo. Me parece que la habilidad de Google y Facebook está en aprovechar las fantasías humanas profundas y ocultas y convertirlas en productos que se venden y compran en un mercado que es global y que desencadena nuevas formas de interacción que no hemos visto antes.

Pero también es una forma de publicar y difundir ideas.

Sí, definitivamente. Pero me interesaba más el tipo de yo que surge en el crisol de estas nuevas tecnologías y cómo estas tecnologías se convierten en una extensión de nosotros mismos y borran la distancia entre el ser humano y el objeto. Los seres humanos ya no se contentan con ser simplemente seres humanos. Quieren añadir a lo que son, los atributos de la cosa y el objeto.

Me refiero a la medida en que nuestra propia relación con nosotros mismos y con nuestro entorno cambia por el tipo de tecnologías que practicamos o intercambiamos; esta capacidad de multiplicación y reproducción cambia algo en nuestra mentalidad. Esta comunión y fusión entre el ser humano vivo y el objeto, o la tecnología, está en el origen de nuevas formas de ser que no hemos visto antes. Tienen serias implicaciones para quienes se interesan por la cuestión de la política y la liberación. La tarea anterior era asegurarse de que el ser humano no es un objeto. La emancipación significa que no puedo ser tratado como un objeto. Ya sea un ser racional, una mujer o un trabajador, quiero ser tratado como un ser humano. Ahora bien, si el humano comienza a desear tener algunos de los atributos del objeto, entonces ¿en qué consiste la emancipación?

¿Hay un giro africano específico en todo esto?

Ahí es donde África se vuelve realmente interesante, porque en las cosmologías africanas, en los sistemas de pensamiento africanos anteriores a la época colonial, e incluso ahora, una persona humana puede metamorfosearse en otra cosa. Puede convertirse en un león y luego en un caballo o en un árbol. Y esta capacidad de conversión en otra cosa se aplicó también a las transacciones económicas. Siempre estabas negociando con alguna otra fuerza o alguna otra entidad. Y tú siempre estabas ocupado tratando de capturar parte del poder invertido en esas entidades para añadirlo a tus propios poderes. Así que, si se quiere pensar en estos términos más bien esencialistas, África es un terreno fértil para las nuevas tecnologías digitales porque la filosofía de estas tecnologías es más o menos la misma que las antiguas filosofías africanas. Este archivo de permanente transformación, mutación, conversión y circulación es una dimensión esencial de lo que podemos llamar cultura africana. Internet responde directamente a este impulso y su éxito cultural se explica por el hecho de que se encuentra a un nivel muy profundo con lo que siempre ha sido el modo en que los africanos transan consigo mismos y con el mundo. Y que, de hecho, los africanos eran posmodernos antes del posmodernismo. Si quieres hacerte una idea del mundo que viene, del mundo que nos espera, ¡fíjate en África! Verás los síntomas y las expresiones de ese mundo que nos espera. Y la mayoría de las lecturas del continente no han sido capaces de ponerlo de relieve porque miran hacia atrás, y no de forma prospectiva.

Entonces, en cierto modo, ¿está diciendo que el mundo digital es un mundo africano?

Por supuesto. De hecho, el mundo de África, el mundo precolonial, así como el mundo actual, siempre ha sido algo digital. Y lo que vemos ahora es la reconciliación de esa cultura y una forma que viene de fuera. Pero, ¿dónde están las fuerzas que ayudarán a domar esa forma y a orientarla hacia fines sociales, la justicia de la igualdad, la libertad y la democracia, en lugar de hacia el empeoramiento de la desigualdad, la depredación y el saqueo?

La idea es que África era digital antes de serlo. Y cuando se estudia detenidamente la historia cultural del continente, salen a la luz una serie de cosas sobre cómo se constituyeron las sociedades africanas y cómo funcionaron. En primer lugar, se constituyeron a través de la circulación y la movilidad. Cuando se examinan los mitos sobre el origen de África, la migración ocupa un papel central en todos ellos. No hay un solo grupo étnico en África que pueda afirmar seriamente que nunca se ha desplazado. Sus historias son siempre historias de migración, es decir, personas que van de un lugar a otro y, en el proceso, se fusionan con muchas otras personas. Así que en ese movimiento y amalgama, recopilas los dioses, conquistas una etnia, la derrotas militarmente y tomas sus dioses como propios, o tomas a sus mujeres como esposas y así se convierten en tus padres.

En segundo lugar, una extraordinaria plasticidad: la capacidad de acoger lo nuevo, lo iniciático. La plasticidad y la voluntad de probar lo nuevo se ha visto en todo el continente. La gente no creerá en el Dios de los musulmanes de la misma manera que la gente de Arabia Saudí. El islam senegalés es muy diferente del islam de Irán o de Arabia Saudí. Tomar formas de moneda, en África Occidental durante siglos se utilizaron todas las monedas. Si vas a Zimbabue ahora mismo, puedes usar el dólar, el rand (moneda sudafricana), la libra, el yen, esa multiplicidad de cosas. Sigues convirtiendo una cosa en otra. Esta flexibilidad y esta capacidad de innovación constante, de ampliación de lo posible, es también el espíritu de Internet, es el espíritu de lo digital, y es el mismo espíritu que se encuentra en el África precolonial y contemporánea. Y lo que se hace es construir el encuentro, la reconciliación entre estas formas y el archivo cultural que aún forma parte de la vida cotidiana, con el propósito de construir una sociedad afropolitana comprometida con los ideales de libertad y liberación.

¿Cómo concilia la idea que acaba de desarrollar, el mundo digital como mundo africano, con el escaso éxito de las aplicaciones y la innovación tecnológica africanas?

Me parece que no hay ninguna otra parte del mundo donde la gente se vea obligada por las malas circunstancias a innovar tanto como en este continente. Es una innovación constante y permanente. Si no innovas en las formas de pensar, en las formas de hacer las cosas, no vas a poder sobrevivir. Pero ¿cómo conseguir que esta inagotable capacidad de innovación esté al servicio de un tipo de creación mayor que pueda impulsar al continente, que pueda ayudarle a levantarse y a convertirse en su propio centro?

¿Cómo podemos asegurarnos de que las instituciones no obstaculicen esta capacidad de innovación? La posibilidad de que Internet ayude a resolver este dilema institucional es algo en lo que debemos pensar de forma creativa. Puede ser la cuña que ayude a cortar el lazo de la supresión entre las instituciones y la innovación.

Los chinos y los indios vienen aquí para obtener algo de África, pero los estadounidenses y los europeos siguen anclados en la idea de que tienen que traer algo …

Sí, esa es la gran división. La división de principios del siglo XXI es precisamente entre los que piensan que esta es una tierra de caridad, en la que se aporta algo a esta pobre gente que apenas puede vivir, y los que vienen aquí porque saben que es el laboratorio del futuro y que aquí hay cosas que se pueden cosechar. Occidente, por supuesto, sigue siendo un actor principal, pero están entrando nuevos actores, se están estableciendo nuevas conexiones para los que vivimos en un lugar como Johannesburgo, por ejemplo. Es fácil verlo. Basta con tomar un vuelo que vaya a Shangai o a Bombay o a São Paulo y compararlo con un vuelo que vaya a Nueva York o a Londres. Son dos mundos totalmente diferentes. Por un lado, el mundo del futuro y, por otro, el del pasado. ¿Dónde quiere ir el continente, con quién? ¿Y cuáles son las fuerzas que deberían movilizarse para marcar la diferencia?

¿Cree que el aumento de la conectividad a Internet disolverá las fronteras entre el campo y las ciudades, o la ciudad será de los conectados y el campo de los desconectados?

En primer lugar, asistimos a una reducción de la distancia entre las ciudades y las zonas rurales, a una intensificación de la circulación y las transacciones entre ambas. La gente va constantemente de un lado a otro, hasta el punto de que resulta un poco difícil distinguir lo que es urbano y lo que es rural. En un lugar como Kinshasa, por ejemplo, según los que estudian la ciudad, se observa una ruralización de la ciudad y una urbanización de lo rural.

Esa es la tendencia que se intensificará en los próximos años. En varios países, hemos visto un aumento de la electrificación de las zonas rurales. En el sur de Camerún, por ejemplo, la mayoría de los pueblos están ahora electrificados. Y con la electricidad viene todo lo que estábamos hablando: la televisión, el acceso a Internet, los teléfonos móviles, etc. Lo que veremos es la densificación de todo tipo de redes, tanto humanas como tecnológicas, que reconfigurarán todo el mapa espacial africano.

¿Cree que con el aumento de la conectividad, las fronteras internas de África tenderán a disolverse?

Lo que veremos es una pluralización de las fronteras, en el sentido de que seguiremos teniendo estas fronteras físicas, las fronteras coloniales. Pero estas fronteras físicas serán sustituidas por todo tipo de interacciones, la mayoría de ellas virtuales. Esto ya está ocurriendo. Así que, poco a poco, la idea de las fronteras físicas se irá deslegitimando debido a la intensidad del tráfico virtual, que podría llevar a la reformulación de las entidades nacionales. Creo que el futuro está abierto, pero la contestación de las fronteras aumentará, más aún porque Europa está ahora fuera del alcance de muchos africanos. Habrá un aumento de la urbanización. Si se viaja hoy de Lagos a Accra, es como una gran ciudad costera. Dentro de 50 años, nadie conocerá las fronteras de Lagos porque se expandirá físicamente desde Lagos hasta Accra. Así que la pregunta es política: ¿nos anticipamos a eso? ¿O esperamos a que se produzca de forma caótica y desorganizada?

Pero cultural y psicológicamente, ¿contribuirá esto a un nuevo tipo de mentalidad e identidad panafricana?

Contribuirá a la aparición de algo que yo llamo mentalidad afropolitana, en el sentido de que habrá más circulaciones dentro de este continente increíblemente grande. Ya te hablé del millón de chinos. En Angola y Mozambique, en los últimos cinco años, hemos visto regresar a 18.000 portugueses, algunos de los cuales se fueron durante la colonización, otros acaban de llegar. Hay gente que viene del sur de Asia. Marroquíes que vienen del norte y se instalan en las principales ciudades sudafricanas. Así que el afropolitanismo es el movimiento cultural que acompaña a estos procesos históricos, algunos de los cuales son totalmente nuevos. Es más que panafricanismo, es algo que hace de África el punto de encuentro de diferentes movimientos migratorios.

En algunos lugares, vemos cómo se establecen nuevas fronteras con el uso de la tecnología, por ejemplo aquí en Sudáfrica.

Esto es típico de la era de la globalización que atraviesa el mundo. También es típico de la era del capital financiero que, para su reproducción, necesita constantemente eximirse de cualquier obligación con una determinada localidad, aumentando así la importancia del offshore, por ejemplo.

¿Cree que los regímenes totalitarios de África pueden transformarse en regímenes totalitarios con ayuda tecnológica?

Si los regímenes totalitarios de África quieren ser más sofisticados en su control del pueblo, pueden hacerlo, pero no estoy seguro de que tengan los medios o la inteligencia. A veces los regímenes totalitarios son bastante estúpidos.

En el mejor de los casos, dentro de cinco o diez años, ¿dónde estaremos?

En 15 años, tendremos un continente totalmente diferente. Tendrá poblaciones que se mueven a un ritmo más rápido que ahora: tendrá más conexiones físicas entre diferentes partes del continente; tendrá una clase media más grande; tendrá enclaves de pobreza, desempleo e incluso guerra; tendrá muchas más personas que vendrán y se establecerán en el continente, especialmente personas que vendrán de Asia; y tendrá, ya que es el tema de nuestra conversación, millones de personas que estarán aún más conectadas a las nuevas tecnologías.

Por cierto, los más pobres se beneficiarán de estos avances. El mayor reto, por supuesto, seguirá siendo cómo poner a la gente a trabajar. Internet por sí solo no resolverá los problemas políticos. Tenemos que reinvertir en lo político, es decir, en las formas de lucha, en las luchas sociales y políticas, con el objetivo de crear sociedades más justas.

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Artículo original publicado en Conexão Malunga

Traducción del portugués: Alejandro de los Santos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.