16 años de encubrimiento y complicidad

Fuente: https://periodicogatonegro.wordpress.com/2022/09/19/16-anos-de-encubrimiento-y-complicidad/Ah, el susodicho», dice con un tono despectivo una vecina de Los Hornos para referirse a Julio López. A una semana de cumplirse los 16 años de su segunda desaparición recorremos algunas de las calles de Los Hornos para conocer más de su historia. De su primera desaparición, ya se cumplieron 46 años y su testimonio sobre las torturas, violaciones, secuestros, desapariciones y asesinatos cometidos en el Circuito Camps fue de suma importancia para aportar pruebas contra el Jefe de la Policía Bonaerense en dictadura, el genocida Etchecolatz y echar luz sobre los sometimientos a Patricia Dellorto y su compañero Amancio.

En la ciudad de Los Hornos hay varios homenajes a Jorge Julio López. Un mural auspiciado por un Ministerio del mismo Estado responsable de su desaparición. Un busto tallado que interpela ¿Nunca más? Y otro mural que Julio comparte con tantxs otrxs desaparecidxs, Santiago Maldonado, Tehuel de la Torre, Johana Ramallo, Luciano Arruga. Sobre la calle 140 y 69, sobre el portón de la casa donde desde hace 16 años falta Julio, hay una calco que deja en evidencia la hipocresía: el sticker del censo que registra la cantidad de habitantes en Argentina.

Esas paredes, algunas más desgastadas que otras, gritan, reclaman, exigen saber ¿qué pasó con Julio López?

A 16 años el tiempo también se encargó de borrar las huellas y sembrar impunidad. Los primeros seis meses de investigación estuvieron a cargo de la Policía Bonaerense, cómplice de la desaparición. Otra vez el Estado lleva hasta el límite sus herramientas represivas dejando en manos de los mismos sospechosos la investigación. Tal como hicieron con los casos de Miguel Bru, Luciano Arruga, Facundo Castro. Porque cuando se trata de reforzar la impunidad las herramientas del Estado funcionan a la perfección.

En Los Hornos el tiempo se encargó de desgastar los cuerpos que cargan con el pedido de aparición con vida. De movilizar una vez por semana se pasó a movilizar una vez por mes en Los Hornos para finalmente marchar una vez por año en La Plata. El grito se fue apagando pero sigue retumbando en los cuerpos de quienes todavía se preguntan ¿y Julio López?

Atravesando el desgaste que imponen las redes de complicidad, la memoria sigue despertando para recordar que no es ni un susodicho, ni está tomando el té con la tía. Se llama Jorge Julio López y fue desaparecido por el Estado. Ni olvido, ni perdón, ni reconciliación con los asesinos y cómplices de ayer y de hoy.

Cobertura colectiva de La Obrera Colectivo Fotográfico + Aislamiento Represivo + La Chispa Prensa + Radio Zona Libre + Periódico Gatx Negrx


Si llegaste hasta acá es porque puede ser que te interese nuestra escritura, nuestras inquietudes, nuestras ganas de multiplicar la rebeldía, de promover la autonomía, de fomentar la auto-organización anti-autoritaria. Te invitamos a colaborar para que Gatx Negrx siga siendo una de las tantas voces necesarias para recuperar todo lo que nos han robado https://periodicogatonegro.wordpress.com/aportes/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.