102 Aniversario de la fundación de la Legión. Una efemérides controvertida. Floren Dimas

Fuente: https://frenteantiimperialista.org/102-aniversario-de-la-fundacion-de-la-legion-una-efemerides-controvertida-floren-dimas/

logo

De la Asociación por la Memoria Militar Democrática nos hacen llegar este texto de uno de sus miembros, el oficial del Ejército del Aire (retirado) Floren Dimas, con ocasión del 102º aniversario de la fundación de la Legión y la prevista instalación de un monumento en su honor, elemento este de clara exaltación del fascismo nacional, en el corazón de la ciudad de Madrid  (https://www.elconfidencialdigital.com/articulo/defensa/ayuntamiento-madrid-coloca-pedestal-monumento-legion-frente-estado-mayor-defensa/20220920081425450743.html):


102 Aniversario de la fundación de la Legión.

Una efemérides controvertida.

En los cánones historiográficos, es imperativo evitar los juicios morales sobre los hitos que han determinado la historia de las naciones, pero analizando con criterios del presente las valoraciones del pasado.

La Legión nació como un imperativo propio de un país con larga trayectoria imperialista, que se sumó tarde al reparto colonial de África, un regalo envenenado al reservarse Francia la zona del Protectorado de Marruecos más poblada, fértil y productiva, relegando a España el este de Marruecos, el Rif, un territorio plagado de riscos y barrancos, habitados por tribus montaraces, celosas de su libertad e independencia, cuyo único interés económico era la explotación de de la minería del hierro próxima al puerto de Melilla, para beneficio exclusivo de capitales catalanes e inversiones accionariales de la aristocracia y del propio rey Alfonso XIII.

La reacción beligerante de las tribus rifeñas fue larga y contundente, tanto que el Gobierno español tuvo que emplearse a fondo militarmente, consumiendo enormes recursos humanos y materiales, en un conflicto en el que España era la potencia ocupante y los rifeños los patriotas que defendieron valientemente su tierra y su derecho a la independencia, infligiendo el ejército español bochornosas y clamorosas derrotas, regando su suelo con la sangre de miles de jóvenes reclutas pobres españoles.

Así, la creación de la Legión en 1920 por Millán Astray, al igual que las «gestas» que se le atribuyen en aquellos enfrentamientos, ofrecen escasos motivos para el orgullo nacional, a lo que habrá de unirse el recuerdo de su infame actuación para aplastar la revolución en Asturias en 1934, pero particularmente por su infausta participación en el golpe de Estado fascista de 1936 y los crímenes de guerra perpetrados por esta unidad durante la Guerra Civil, particularmente sanguinaria en la represión contra la población civil, por la denominada «Columna de la muerte» (documentada por el historiador Francisco Espinosa) de Cádiz a Madrid, entre julio y noviembre de 1936.

Durante la dictadura de Franco la Legión se convirtió en icono estratégico, táctico, emocional e ideológico del régimen, sin que su posterior adaptación al sistema democrático a partir de 1978, asumiendo misiones homologables a la de los ejércitos europeos, haya conseguido desterrar el significado y el recuerdo que envuelve su historia, reforzado por el mantenimiento de rituales, parafernalia escénica y la continuidad de un espíritu, intangible pero real que se retroalimenta con sus raíces históricas, convirtiendo en «tradicional» lo que no es sino motivo de vergüenza nacional, al menos mientras la Legión no haga un público y solemne acto de catarsis institucional, abjurando de su pasado imperialista y criminal, renunciando a sus liturgias escatológicas y haciendo pública profesión de fe al servicio de la democracia y de la soberanía popular.

Floren Dimas

Oficial del Ejército del Aire (R)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.