UNControllables: Historia de un grupo de estudiantes anarquistas (y cómo…

Fuente: https://kaosenlared.net/uncontrollables-la-historia-de-un-grupo-de-estudiantes-anarquistas-y-como-organizar-el-tuyo/ Crimethlnc.                                                                                     14 de mayo de 2022

UNControllables: La historia de un grupo de estudiantes anarquistas (y cómo organizar el tuyo)

Es esa época del año otra vez, cuando los estudiantes regresan a la escuela. Con el gobierno tambaleándose hacia la tiranía y los fascistas matando gente en las calles, nunca ha sido más apremiante organizarse en los campus para promover la autodeterminación y la defensa colectiva contra la opresión. Esto es especialmente apremiante porque desde Berkeley  hasta  Charlottesville, la extrema derecha ha establecido sus sitios en los campus como un lugar para reclutar futuros soldados de asalto y reprimir las críticas al poder autoritario. Si usted mismo es estudiante, ahora es el momento de hacer sus planes, ya sea que eso signifique fundar un grupo de estudiantes formal, coordinar una red informal o al menos prepararse para distribuir literatura. Para hacer nuestra parte, publicaremos una serie de artículos que exploran diferentes ejemplos de organización estudiantil. En este relato, un organizador estudiantil veterano relata la historia de cómo una organización estudiantil anarquista despegó y todo lo que necesitas saber para hacerlo tú mismo, desde completar el papeleo hasta organizar un Radical Rush.

El origen

La idea de un grupo de estudiantes anarquistas ocupaba un lugar bastante bajo en mis ambiciones cuando me aceptaron en la Universidad de Carolina del Norte (UNC). No fue porque compartiera las metas profesionales a largo plazo de mis compañeros de clase, ni sus metas a corto plazo de liarla todos los fines de semana. La cosa es que yo ya había sido anarquista durante más de una década. En términos de mi vida social y prioridades políticas, primero era anarquista y segundo estudiante. Además, los grupos de estudiantes radicales con los que me había encontrado me desanimaban: eran carruseles de corta duración centrados en reformas universitarias. No estaba interesado en democratizar la universidad; quería saquearla y redistribuir sus recursos con fines revolucionarios.

“Por otro lado”, me dije, “si voy a pasar la mayor parte de mi tiempo en el campus de todos modos, también puedo aprovecharlo al máximo”. Además, teníamos un buen nombre: The UNControllables (Los INControlables).

Los UNControllables no comenzaron como el típico grupo de estudiantes. Tres de nosotros habíamos pasado una década haciendo lo del viajero de bricolaje. Solo nos convertimos en estudiantes como una especie de retiro punk de finales de los veinte, la edad en la que hay mejores becas disponibles. La cuarta persona detrás de nuestra idea era un estudiante graduado, omnívoro espiritual, que conocimos a través de Occupy y estaba haciendo su tesis universitaria sobre videojuegos cristianos, en otras palabras, un freaky total. No operabamos con los mismos objetivos que otros grupos de estudiantes. No se trataba de crear campañas en el campus o reclutar tantos estudiantes como fuera posible. Teníamos nuestros ojos en el dinero. Literalmente: fondos del Congreso Estudiantil.

Antes de que el grupo estuviera registrado oficialmente, los punkys se echaron atrás. Parecía una broma de mal gusto: ¿un colectivo de dos? Cuando se fue el último punky, me sentí especialmente traicionado. ¿No habíamos pasado la mayor parte de nuestra adolescencia y veinte años estafando y robando? Comparado con eso, ¿qué era completar algunos formularios para obtener potencialmente miles de dólares? Quizás no era una forma suficientemente antagónica de redistribución de la riqueza para los punkys, o quizás se habían unido a la lista de miles de punkys que realmente tratan la universidad como una especie de jubilación. En cualquier caso, éramos solo dos.

Cada grupo tiene que empezar en alguna parte. Una introducción tradicional a la organización del campus se centraría en las prácticas colectivas: divulgación, toma de decisiones por consenso, visión y estrategia. El anarquismo tiene una historia rica y diversa con respecto a la cuestión de la organización, pero para ser honesto, debo admitir que al principio confiamos en un tipo diferente de anarquismo, el tipo que valora la iniciativa, la voluntad, el yo irreductible de ese tema tabú que ronda la historia anarquista: ¡el individuo!

Haz click encima para descargar el PDF.https://cdn.crimethinc.com/assets/articles/2017/08/16/7.pdf 

Las guías básicas para la organización en el campus asumen que tienes un equipo dispuesto a colaborar y participar igualmente contigo. Si es así, ¡eso es genial! Desafortunadamente, a veces solo hay un agitador loco y tal vez un amigo suyo que tiene una opinión idealista sobre el Bitcoin y está interesado en la miniserie de Netflix sobre el terrorista Carlos “El Chacal”. O tal vez hay una gran cantidad de estudiantes radicales que se identifican como anarquistas, pero eligen dedicar su tiempo y esfuerzo a campañas específicas, como la desinversión en talleres clandestinos o la vivienda no discriminatoria de género, y no tienen tiempo para otro grupo. ¡NO DEJES QUE ESTO TE DETENGA!

La valorización anarquista del individuo fue importante cuando éramos sólo dos. No permitimos que la falta de miembros nos impidiera tomar medidas. Si la participación solo sirve para legitimar la actividad que podemos llevar a cabo, entonces la supuesta masa de participantes es simplemente otra autoridad que debemos eludir para poder actuar.

Esto no quiere decir que los UNControllables siempre dependieran de los esfuerzos individuales. Pero durante un período de seis meses al principio, ¡seguro que dependía del trabajo de dos de nosotros! Si hubiéramos decidido rendirnos porque no éramos suficientes miembros, nunca hubiéramos tenido un tercer miembro y, finalmente, un cuarto. Y luego, eventualmente, ¡docenas!

La medida del éxito de cualquier grupo anarquista no debería ser su tamaño, sino qué tan bien equipa a todos sus participantes para maximizar su potencial individual. Vale la pena recordar esto, incluso después de que se unan más personas, para que el grupo no se reduzca repentinamente a un colectivo de dos nuevamente.

Papeleo

En realidad, registrar a nuestro grupo de estudiantes fue pan comido, ¡incluso con solo dos miembros! En nuestro registro teníamos que escribir algo sobre por qué nuestro grupo era único y relevante. Investigamos cuántos libros sobre anarquismo, escritos por anarquistas o de editoriales anarquistas, había en la biblioteca como una forma de argumentar que la universidad había demostrado un interés personal en el tema. También nombramos a profesores que habían publicado trabajos relacionados con el anarquismo, especialmente cualquier publicado por la universidad. Por último, tocamos los acontecimientos actuales y el resurgimiento de “anarquista” como una palabra familiar. Después de que obtuvimos la aprobación, tuvimos que presentar los estatutos y la constitución de nuestra organización. Literalmente, todo lo que hicimos fue copiar los “puntos de unidad” del Comité de Bienvenida de la RNC y algunas instrucciones para la toma de decisiones por consenso de Internet y pegarlos en un documento de Word. Fue así de fácil. Cuando cualquier formulario en línea incluía un campo para “presidente de la organización” o cualquier otro cargo, simplemente escribíamos: “Somos una organización no jerárquica”. Esto fue útil más tarde cuando enfrentamos un mayor escrutinio institucional, ya que una forma en que los administradores intentan presionar a los grupos radicales es presionando a sus funcionarios o a las personas más asociadas oficialmente con el grupo.

Encontrar un patrocinador o avalador del grupo en la facultad fue fácil para nosotros, ya que uno de los profesores de la escuela estaba en la junta directiva de nuestro centro anarquista local. Sin embargo, esta es una parte del proceso que tiene un gran potencial de problemas. Idealmente, desea que un avalador de la facultad sea tres cosas: solidario, no intervencionista y titular. En raras ocasiones, es posible que desees que tu patrocinador de la facultad participe en el grupo en sí, pero en general ellos tienen más a perder que a ganar si se asocian con un grupo ruidoso de alborotadores. Involucrar a un profesor puede conducir a desequilibrios de poder dentro del grupo, en los que sus límites profesionales guían lo que el grupo decide hacer o no. Esta es también la razón por la que desea que su patrocinador únicamente sea titular, para que sea menos fácil para la universidad amenazarlo y presionar a su grupo.

Al final, todo lo que realmente logramos en nuestro primer año fue registrar oficialmente al grupo y realizar una reunión de interés, un evento de preguntas frecuentes sobre anarquismo y un festival de cine Steal Something from Work Day (Día de Robar Algo del Trabajo).

Reclutamiento Radical

Aunque no hicimos mucho en nuestro primer año, aprendimos una cosa: un poco de détournement ayuda mucho en el campus. A la gente le encantó nuestro nombre. Entonces, para nuestra próxima gran idea, decidimos emplear un juego de palabras más inteligente: Radical Rush Week. Para aquellos que tienen la suerte de no saber qué es una “Rush Week“, es una semana al comienzo del semestre durante la cual las fraternidades y hermandades reclutan nuevos miembros a través de novatadas, rituales, borracheras y hazañas competitivas. Es desagradable. Por otro lado, nos gustó la idea de una semana intensiva de actividad para nuevos radicales en la UNC para familiarizarse con las escenas rebeldes dentro y fuera del campus, así que llamamos a nuestro primer gran evento Radical Rush Week.

Radical Rush Week fue el verdadero debut de UNControllables en la escena del campus. Tratamos de organizarnos con otros grupos de estudiantes, acercándonos y ofreciendo llenar cada día de la semana radical con un taller o actividad de su elección. Esto realmente no funcionó. Muchos de los grupos estaban demasiado desorganizados para armar algo, pero no nos lo dijeron hasta que llegó el momento de publicar nuestros calendarios de la Radical Rush. El único grupo que tomó un día, un grupo comunista de “poder estudiantil”, no correspondió con la asistencia de NINGUNO de sus miembros a nuestros otros eventos. Más tarde, escuchamos de un compañero que trabajó con ellos que sus líderes estaban “aterrorizados” por nuestra organización. Radical Rush Week fue un éxito en general, pero solo a pesar de los otros grupos de estudiantes a los que contactamos.

Por otro lado, incluir actividades anarquistas fuera del campus como nuestro Really Really Free Market, un taller en nuestra centro anarquistas local, un día de empaque de libros para prisioneros y un espectáculo punk fuera del campus fue un éxito rotundo. A lo largo de la existencia de UNControllables, ha sido crucial aprovechar las conexiones y la experiencia de los anarquistas fuera del campus. Los anarquistas más experimentados ayudaron sugiriendo oradores para invitar y transmitiendo lecciones sobre organización. Nuestras conexiones fuera del campus también significaban que teníamos algo único que ofrecer a los estudiantes, en contraste con los grupos que afirman tener una visión radical del mundo pero que nunca salen de la burbuja universitaria.

Cuando organizamos la Radical Rush Week al año siguiente, decidimos llenarla con eventos que queríamos ver nosotros mismos, en lugar de intentar que fuera representativa de la escena activista del campus en su conjunto. Pudimos presentar el vídeo “The Stimulator” de subMedia, y charlas de una trabajadora sexual anarco-feminista, el Black Panther y anarquista Ashanti Alston y una periodista que documentó la vigilancia policial de los anarquistas locales, todo con dinero de la universidad.

Ser todos anarquistas funcionó mucho mejor para nosotros. Al organizar eventos que nosotros mismos queríamos ver, en lugar de los que pensábamos que “atraerían a la mayor cantidad de personas”, aquellos de nosotros en el grupo aún sentíamos que obtuvimos algo de los eventos que no tuvieron una gran asistencia. Dado que los eventos eran explícitamente anarquistas, ver las mismas caras en varios eventos a lo largo de la semana significó que pudimos construir relaciones con las personas sobre esa base e invitarlos al grupo. Las personas que se sintieron atraídas por nuestro grupo después de nuestro segundo Radical Rush estaban más entusiasmadas con trabajar específicamente con nosotros. El año anterior, la mayoría de los nuevos miembros dividieron su energía entre varios grupos de estudiantes, dejando solo a unos pocos para hacer la mayor parte del trabajo, lo que no es exactamente una dinámica colectiva.

Haz click encima para descargar el PDF. 

La membresía en nuestro segundo año demostró otra ventaja de tener una presencia anarquista en el campus: atraíamos a personas de un cuerpo social diferente al de otros grupos anarquistas locales. En América del Norte, no hay muchos espacios que produzcan nuevos anarquistas. En su mayoría, la gente se involucra a través de actividades subculturales o protestas callejeras. No hay nada de malo en eso, por supuesto. El autor de este artículo incluso llegaría a decir que si reconocemos que las ideas y prácticas anarquistas circulan dentro de subculturas particulares, debemos esforzarnos por mantener esos espacios vibrantes y rebeldes. Por otro lado, el hecho de que nuestro grupo estuviera formado por gente que no encajaba en el estereotipo de jóvenes anarquistas lo hacía realmente especial. Todo tipo de estudiantes acudieron en masa a nuestro grupo: un estudiante adulto con un acento campestre que huyó de los EE. UU. para pasar su adolescencia y principios de los 20 en China entrenando artes marciales; el presidente de la Asociación de Estudiantes Musulmanes de la escuela que aprendió sobre el anarquismo a través de una clase sobre neoliberalismo; un fugitivo de un hogar cristiano fundamentalista que estaba ocupando ilegalmente la universidad (pasó las vacaciones de Acción de Gracias durmiendo en el departamento de filosofía); varios estudiantes cuyos padres emigraron a los EE. UU. huyendo de sus duras condiciones; y un estudiante de secundaria local que tomó clases avanzadas en la UNC. Éramos nuestro propio grupo especial que no encajaba en la cultura popular del campus, pero tampoco encajaba en la norma subcultural anarquista. Por otro lado, la mayor parte de nuestra tripulación era blanca, cosa con lo que finalmente tuvimos que lidiar.

La Guía de DesOrientación

Después de algunos semestres, aprendimos dos lecciones importantes para la organización del campus. Uno, la carga de trabajo de los estudiantes crece a medida que avanza el semestre; esto hace que sea cada vez más difícil hacer las cosas. Dos, el comienzo del semestre de otoño es el punto ideal para atraer estudiantes a las actividades de su grupo.

En consecuencia, decidimos llenar el comienzo del semestre de otoño con actividad y divulgación, incluso participando en aburridos eventos oficiales de estudiantes entrantes, ya que, después de todo, éramos una organización estudiantil registrada oficialmente. Un consejo: por miserables que sean los eventos oficiales de divulgación estudiantil, es donde terminarán muchos estudiantes descontentos que no encajan en la cultura de la fraternidad. Conocimos a muchos de nuestros miembros y colaboradores en estas funciones. Planifique estos eventos, obtenga un buen lugar, sea agresivo con su propaganda, inscriba a las personas en una lista de correo electrónico. Lo principal que entregamos a los estudiantes fue una revista que compilábamos todos los veranos llamada La guía de desorientación. En serio, un pequeño juego de palabras ayuda mucho en el campus.

La Guía de desorientación incluía el calendario de eventos de la semana Radical Rush, un mapa de la ciudad que destacaba los espacios locales de bricolaje y los proyectos subversivos, “anuncios” de grupos locales a los que la gente podía conectarse y, la parte favorita de UNControllable, un resumen completo del último año. de resistencia en nuestra localidad. Fue un proyecto de grupo perfecto, ya que implicaba tareas claras (escribir, recopilar información sobre grupos locales, diseño, recopilar arte e imágenes para usar) que podían dividirse y completarse donde cada colaborador pasara las vacaciones de verano.

Incluimos aquí un PDF de una de nuestras Guías de desorientación como plantilla para otros grupos de estudiantes anarquistas:

Haz click encima para descargar el PDF. 

El Dinero

No todas las universidades ofrecen financiación para grupos de estudiantes, pero si la tuya lo hace, CONSÍGUE-LO. Sin ofender a los jóvenes que lean esto, pero UNC tenía literalmente adolescentes a cargo de distribuir cientos de miles de dólares en fondos para actividades estudiantiles: era fácil cortejarlos e impresionarlos. Además del gobierno estudiantil, había muchas otras fuentes de subvenciones y financiación: departamentos individuales, un organismo específicamente para financiar las actividades de los estudiantes de posgrado (incluidos los grupos de estudiantes en los que participaban), la junta de actividades y entretenimiento de la unión de estudiantes, y fondos más pequeños. para temas específicos o temas que encajaban con algunos de nuestros eventos. Cada uno de estos estaba oculto en Internet en alguna URL inferior e implicaba una gran cantidad de papeleo o campos electrónicos para completar, pero generalmente valía la pena.

El primer semestre que pedimos dinero, no teníamos idea de lo que estábamos haciendo. Sorprendentemente, a pesar de que era nuestra primera vez, nos fue mucho mejor navegando correctamente por la burocracia del congreso estudiantil que a algunos grupos que habían existido durante años. Se nos ocurrieron todos los gastos justificables que pudimos imaginar dentro de los campos de la solicitud de financiamiento: espacio de oficina, suministros de oficina, gatos de los oradores, alojamiento para oradores, dinero para gasolina, alquiler de camionetas, fondos para impresión… lo que sea. Pensamos que nos las arreglaríamos con el dinero que estuvieran dispuestos a darnos.

Al final, solicitamos el segundo mayor presupuesto de cualquier grupo ese año. Ups. Lo siento pero no lo sentimos.

Apuntar alto valió la pena. Obtuvimos 4000$ dólares en fondos ese semestre. La mayor parte de ese dinero se destinó a pagar las solicitudes de visado y los pasajes de avión de los anarquistas de Brasil para hablar sobre el levantamiento de 2013 allí. Posteriormente, pudieron recorrer la costa este presentando sobre el anarquismo y las luchas populares en Brasil. La financiación tampoco fue el único recurso universitario con el que pudimos apoyarlos. Algunos profesores del departamento de Estudios Latinoamericanos redactaron una carta de invitación oficial, lo que facilitó mucho la obtención de visados para nuestros compañeros.

Haz click encima para descargar el PDF. 

Pero, por supuesto, los haters van a llegar. Especialmente cuando esos enemigos son republicanos universitarios que reciben menos fondos que tu grupo anarquista. Ese semestre, el Congreso Estudiantil rechazó una propuesta de los republicanos universitarios de traer un orador pro-fracking1 al campus… ¡reduciendo su presupuesto a mil dólares menos que los UNControllables! Esto condujo a una ridícula controversia a pequeña escala, en la que los republicanos “protestaron” en la siguiente audiencia del Congreso Estudiantil, protesta bastante dócil para los estándares anarquistas. Simplemente se pararon juntos en silencio en el rincón más alejado de la habitación. Fox News finalmente recogió la historia, lo que permitió a los republicanos universitarios obtener los fondos para su orador pro-fracking de todos modos. Pero no íbamos a dejar pasar la oportunidad de humillar a esos niños ricos quejicas.

La semana siguiente, enviamos comunicados de prensa anunciando que, en un giro inesperado de los acontecimientos, los UNControllables realizarían una recaudación de fondos para los universitarios republicanos frente al Old Well, una fuente de agua potable dentro de una rotonda que es el símbolo de la universidad. En el gran día, construimos una “plataforma de fracking” de PVC junto a la fuente y anunciamos nuestro plan: “Si los republicanos universitarios quieren más dinero de la UNC, ¿por qué no seguimos su consejo y practicamos un pequeño simulacro? ¡Comenzando aquí mismo, en el corazón de la UNC! ¡Frack the Old Well!” Teníamos carteles que decían “¿Quién necesita agua potable de todos modos?” y repartimos “agua traqueada”, teñida y sucia para que los transeúntes pudieran experimentar los beneficios de la fractura hidráulica de primera mano.

A continuación un extracto de nuestro comunicado:

“Al llevar el fracking a la UNC, podemos permitir que todo el alumnado disfrute de los beneficios de la extracción de gas natural: agua envenenada, riesgos de incendio, derrames accidentales, químicos cancerígenos flotando libremente por el aire y muchas ganancias para los ricos a expensas de ti y de mi: algo que a los republicanos les encanta. Los republicanos universitarios se quejan de que el Congreso Estudiantil revela un sesgo liberal, pero cuando se trata de sacrificar nuestra salud y el medio ambiente por ganancias a corto plazo, los demócratas y los republicanos han dejado de lado sus diferencias para encontrar puntos en común. La administración Obama ha elogiado el fracking, mientras que los gobernadores demócratas, desde Jerry Brown hasta Earl Ray Tomblin, compiten para ver quién puede vender más rápido a su gente y sus tierras a cambio de dinero”.

Este acto puede parecer una tontería. Definitivamente fue una tontería. Pero fue divertido, y ese poco de diversión contribuyó en gran medida a la dinámica de nuestro grupo.

Divirtiéndonos

No solo estuvo bien que nos divertiéramos juntos, sino que el evento “Frack the Old Well” demostró que el sentido del humor era realmente saludable para nuestro grupo en general. Llevamos a cabo una serie de otras actos divertidos. Organizamos una “marcha contra la mierda”, distribuimos hojas de oraciones falsas para desorientar al predicador cristiano fundamentalista que criticaba a los pecadores en medio del campus, enviamos un montón de cartas estúpidas al periódico escolar. Sin embargo, la respuesta más exagerada que recibimos fue cuando decidimos trollear la proyección del sindicato de estudiantes de The Purge: Anarchy (titulada 12 horas para sobrevivir en Hispanoamérica, y Anarchy: La noche de las bestias en España).

Una de las formas en que la universidad trata en vano de evitar que los estudiantes se desmadren y emborrachen todos los fines de semana es ofreciendo proyecciones gratuitas de películas estrenadas recientemente. Cuando nos enteramos de que The Purge: Anarchy se avecinaba, sentimos que era nuestro deber personal defender el buen nombre de la anarquía, o al menos las buenas razones por las que tiene una mala reputación. Escribimos una carta al editor anunciando nuestras intenciones de trollear mucho y poner una mesa en el vestíbulo con verdadera pornografía anarquista antidisturbios. Al día siguiente, el decano asistente de estudiantes comenzó a llamar a los autores de la carta y continuó haciéndolo todos los días hasta la película. Nos estaba poniendo nervioso que la universidad se tomara esto demasiado en serio.

Luego, surgió otro problema: pirateamos una copia de la película y resultó que The Purge: Anarchy es bastante buena. Es básicamente una película de guerra de clases en la que los protagonistas se ponen del lado de un ejército clandestino de revolucionarios negros y pobres que se proponen derrocar a la clase dominante opresiva y racista. ¡Joder, sí!

Entonces, en lugar de trolera la proyección con tanta fuerza como habíamos planeado originalmente, seguimos el ejemplo del proyecto A for Anarchy y usamos la película para promover nuestras ideas. Pero todavía trolleamos un poco. Imprimimos folletos con la reseña de la película de un anarquista en el interior y una guía de “participación del público” en la parte posterior.

Cuando llegamos temprano para buscar un buen lugar para repartir volantes, nos sorprendió ver a un escuadrón de policías armados con chalecos antibalas y un perro detector de bombas saliendo del teatro. El oficial con el perro luego confirmó que todo estaba “despejado” y no había peligro. Los policías permanecieron en el teatro durante la proyección de la película. Era tan jodidamente extraño. Sin embargo, fue muy divertido cada vez que nuestro equipo de anarquistas y simpatizantes vitorearon y aplaudieron la “purga” del gobierno en la película. La sección de cartas al editor de la semana siguiente estuvo llena de cartas de ida y vuelta sobre si la presencia policial estaba justificada o era “una demostración de fuerza innecesaria… amenazando con violencia y provocando tragedia”.

Y entonces se volvió real

Pudimos ser tan tontos con las acciones de The Purge: Anarchy y “Frack the Old Well” porque en realidad no le importaban a ningún otro grupo. Por otro lado, con la creciente ola de acciones de Black Lives Matter en el otoño de 2014, descubrimos que teníamos que considerar más cómo interactuaríamos con otros grupos y personas que también estaban interesados en actuar. Al comienzo del semestre, un par más de nuevos UNControllables se acercaron a algunas de las organizaciones de estudiantes negros en el campus para organizar un “Apoyo a la manifestación de resistencia de Ferguson”.2 Las diversas organizaciones involucradas tenían diferentes expectativas sobre cómo iría.

Cuando la manifestación se convirtió en una marcha no permitida que bloqueó la intersección principal de la ciudad, uno de los coorganizadores de un grupo de poesía negra captó la atención de la multitud y gritó: “¡Esto no está en el espíritu de Ferguson! ¡Es un tiempo para sanar! ¡Deberíamos estar de luto!” Después de un momento tenso, la gente comenzó a gritar:

“¡Así es como Ferguson está de luto!”, respondió un manifestante. “¡Así ES como me lamento!”

“¡En Ferguson lloraron quemando el QT!”, dijo otro. (QT son la siglas de QuickTrip, una cadena de áreas de servicio y gasolineras estadounidenses.)

Durante el resto de la marcha, los participantes debatieron respetuosamente entre sí sobre qué tipo de respuestas se necesitaban tras los asesinatos policiales y la rebelión popular. Mirando hacia atrás, probablemente debería haber sido así como comenzó la manifestación, en lugar de caer en el hábito anarquista de apresurarse a marchar. Más tarde ese otoño, en las manifestaciones en respuesta a la no acusación de los policías que mataron a Michael Brown y Eric Garner, estas discusiones se llevaron a cabo colectivamente antes de que la gente saliera de los puntos de reunión. En un caso, la discusión se limitó a personas de color. No apresurarse a marchar y primero celebrar una asamblea sobre qué hacer significó que estas marchas posteriores tuvieran una aceptación mucho mayor de los participantes por las tácticas de confrontación utilizadas en ellas, incluidos los bloqueos de carreteras y las peleas con la policía, mucho más allá de simplemente bloquear una intersección para un pocos minutos en una pequeña ciudad universitaria.

Si bien las discusiones cara a cara hacia el final de la marcha de resistencia de Support Ferguson fueron respetuosas y atractivas, después apareció un hilo de Facebook de disputas desdeñosas y se salió totalmente de control. Ambos lados del argumento de Facebook quedaron menos dispuestos a confiar el uno en el otro en el futuro, incluso entre los miembros de UNControllables. Por un lado, algunos UNControllables pensaron que la marcha fue apresurada y que la defensa de la misma en Facebook fue una falta de respeto. Por otro lado, una de las personas que ayudaron a organizar la marcha se sintió agotada después de poner sus mejores intenciones y esfuerzos. Peor aún, los dos lados del argumento de Facebook parecían seguir líneas raciales, con un lado culpando a los anarquistas blancos por su incomodidad con la marcha, y los anarquistas blancos del otro lado publicando diatribas defensivas. La división entre las dos partes fue profunda y llevó a que algunos miembros no se hablaran durante semanas.

Además de los conflictos internos, este fue el primer semestre que finalmente nuestro grupo se enfrentó a las autoridades estatales y universitarias. Descubrimos que la copistería de la universidad donde hacíamos todos nuestros volantes estaba entregando copias de nuestros materiales a la policía. El decano de estudiantes nos estaba acosando y pidiendo hablar con nosotros individualmente. El Departamento de Policía de Durham publicó un informe después de las marchas de Black Lives Matter culpando a los anarquistas de fuera de la ciudad por dirigir toda la actividad ilegal en la marcha, mencionando a los UNControllables, por su nombre, como parte de esta supuesta camarilla.

Concluyendo / Empezando

Esperamos que esta breve historia pueda inspirar a grupos de estudiantes anarquistas similares, aunque puede parecer contradictorio terminar esta historia con un duro punto sobre represión desde arriba, conflicto entre nosotros y perspectivas sombrías por delante. Pero quiero terminar en este punto bajo precisamente porque no fue el final de nuestro grupo. A través de dos años de organización colectiva y ayuda mutua, las relaciones dentro de UNControllables habían crecido hasta el punto de querer aprender de nuestros errores y mejorar nuestros esfuerzos juntos. En lugar de abandonar el grupo ante el conflicto y la represión, todos elegimos hablar sobre los desacuerdos y apoyarse mutuamente en los momentos difíciles.

En respuesta a lo sucedido en las marchas de Ferguson, tuvimos una discusión de una hora para reparar las relaciones dentro de nuestro grupo y discutir cómo interactuar con otros grupos en un futuro. Permítanme decirlo de otra manera: en lugar de tratarnos con frialdad y discutir con desdén en Internet, los adolescentes del siglo XXI se reunieron, en persona, para hablar de sus desacuerdos. Además, algunos de nosotros aprendimos la lección de que si su objetivo principal con un grupo de estudiantes anarquistas es apropiarse de los recursos de la universidad o cualquier otra institución, es mejor no involucrarse en actos de legalidad cuestionable con el nombre de su grupo.

Tres años después de este punto bajo, UNControllables todavía existe. De hecho, cuando Trump ganó las elecciones, la misma táctica que desató el conflicto en la resistencia de Ferguson, que ocupaba la intersección principal de la ciudad, fue la táctica que todos usaron para demostrar la resistencia contra el régimen de Trump. Esta vez, duró horas. Empujar los límites no siempre es popular o fácil, pero puede abrir la imaginación popular a posibilidades más ambiciosas, en preparación para tiempos en los que todos reconocen la importancia de desafiar el status quo.

A pesar de los momentos difíciles, sin mencionar varios errores vergonzosos cometidos en el transcurso de ser un grupo joven con miembros jóvenes, UNControllables fue uno de los proyectos anarquistas más fáciles en los que he participado y tuvo resultados directos. Pudimos redistribuir recursos en apoyo de las luchas anarquistas en todo el mundo. Atraíamos a nuevos anarquistas de cuerpos sociales que tenían poca o ninguna presencia anarquista reciente. Abrimos la imaginación de otros estudiantes rebeldes sobre cómo puede ser la resistencia.

Esperamos que esto anime a los anarquistas que asisten a las universidades a hacer lo mismo.


Appendix I: Six Questions with Today’s UNControllables

To follow up on this history, we caught up with current members of the UNControllables and asked them a few questions.

Has the fact that the UNControllables has a five-year history done anything to help or hurt current organizing?

Our history as a student organization in many ways emboldens us to keep acting and keep fighting. We’ve been lucky enough to have past members pass down organizing knowledge while simultaneously acknowledging the ways the UNControllables has changed with different members and adjusting to different contemporary needs.

Speaking as a group that existed for a few years before the Trump era, and continues to exist now, what kind of advice would you give to others who want to start campus anarchist groups?

Know your history. Know the history of the university. Know the history of your town or city. Investigate deeper into what led to the problems we have now and how that relates to your specific context. There’s a lot going on right now, but grounding yourself in your place, diversifying your tactics, and collaborating with other groups can help a lot.

How do you balance your crazy, revolutionary aspirations with the banal, day-to-day rigmarole of accomplishing a university education?

Everyone has a different way of balancing university education and activism, but in general, we try to implement a division of labor where different members “bottomline” different tasks that they have time for, in order to work towards our goals and objectives. Volunteering for the role of bottomliner means holding the primary responsibility for making an event happen, hopefully with the assistance of whoever else is available and interested.

What can non-university, off-campus anarchists do to help spur the growth of anarchist student groups at their local universities?

The distribution of information about anarchism and liberation movements is one of the best way to help spur the growth of radical student organization, by giving students an introduction to radical politics. Beyond this, off-campus anarchists can help by collaborating with student groups on presentations, workshops, and skill-sharing sessions.

What role do you see student groups playing in the anarchist movement as a whole?

Radical student groups can act as an introduction to radical politics for students who haven’t been exposed to theses ideas before, as well as providing education and information to those who want to learn more. At the same time, they act as a catalyst for campus activism and provide an organizational structure for planning other kinds of action.

Being so funding-centered in terms of your organizing, did the money ever cause problems in the group?

Given the nature of our organization, the funding we receive from student government is always precarious. Even with the funding we get, it’s not uncommon for us to have to find ways to scrounge up more to cover all of our events and activities.

Contact: CarolinaUNControllables(at)gmail(dot)com


Appendix II: Frack the Old Well!

Here is our “Frack the Old Well” statement in full:

“Before we reveal our fundraising plan for the Republicans, we want to explain why an anarchist group would do something like this. In case you haven’t followed the ‘funding gate’ controversy, let me break it down for you. The College Republicans could not convince Student Congress that their events were worth more than our anarchist events. Specifically, student congress cut $5,000 for an event of theirs defending fracking, a method of natural gas extraction linked with cancer, polluted water, and climate change. Having had $10,000 cut from our own proposed budget, we felt their pain. It can be humiliating to grovel at the feet of government for a handout, while certain political bodies question whether you deserve access to such resources. The Republicans must truly understand now what it’s like for millions who are forced to turn to welfare to survive. Luckily for them, the College Republicans were quickly able to attract wealthy donors by complaining publicly about ‘funding gate,’ which got them twice what they were originally asking for from Student Congress. We applaud this solution, and encourage the Republicans to share the names and addresses of their rich donors so poor people everywhere can redistribute private wealth until nobody even needs government handouts. Obviously, the Republicans have access to corporate money to bring their pro-fracking speakers to campus anyway, but they would prefer to use money generated from the rest of us, especially if it takes away from radical causes. However, anarchists at UNC have brainstormed a lucrative fundraising scheme for the Republicans that achieves all these goals—frack the Old Well!

“If fracking is such a good idea, why not start right here at UNC with the center of UNC, the Old Well? Supporters of fracking like the College Republicans ignore the consequences of devastated land and polluted watersheds, since they’re not the ones with water coming out of their taps that you can literally set on fire. They emphasize the economic benefits for landowners and small businesses, who can gain a few temporary jobs in exchange for forcing the rest of us to kiss clean drinking water goodbye.

“By bringing hydro-fracking to UNC, we can allow the entire student body to enjoy the benefits of natural gas extraction: poisoned water, fire hazards, accidental spills, free floating carcinogens, and plenty of profit for the rich at the expense of you and me: something Republicans love. The College Republicans complain that Student Congress reveals a liberal bias, but when it comes to sacrificing our health and environment for short-term profit, Democrats and Republicans have put their differences aside to find common ground. The Obama administration has praised fracking, while Democrat governors from Jerry Brown to Earl Ray Tomblin are jockeying to see who can sell out their people and their land for the quickest buck.

“But we’re not just focused on the College Republicans here. If this fundraiser is successful, we’re going to bring a proposal to the Board of Governors that students in the entire UNC system can solve the budget crisis by fracking their own universities. The state legislature is far too busy to help students who will have to drop out if tuition keeps rising. Instead, they’re hard at work closing women’s health services and giving tax breaks to corporations. So let’s do our part by fracking the Old Well right here in Chapel Hill. Hope you’re stocked up on bottled water.

“Honestly though, the true rivalry brought out by ‘funding-gate’ is not between liberals and conservatives. The true rivalry is between the haves and the have-nots. The rich at this school, like the rich throughout the rest of society, are used to getting their way and used to getting our money. But things are changing at UNC the way things are changing in Turkey, in Brazil, in Spain and Greece and northern Africa. That’s why we applied for Student Congress money, to bring participants in these movements to come speak and help us understand how our struggles are connected throughout the world. People everywhere are standing up against exploitation and oppression, and if the College Republicans want to use our money to further advance the interests of the rich, at the expense of our land and our health, they better be prepared for a fight.”

  1. El fracking o fractura hidráulica es una técnica para extraer gas natural de yacimientos no convencionales. Consiste en bombear a gran presión millones de litros de líquido de fragmentación (agua mezclada con arena y una serie de productos químicos) para perforar la roca en la que se encuentra el gas natural y que así el gas ascienda a la superficie junto al agua y los componentes químicos a través de la tubería. Se ha constatado que este proceso conlleva una serie de impactos ambientales, entre ellos, contaminación de las aguas subterráneas, contaminación atmosférica y terremotos, entre otros. 
  2. Los disturbios de Ferguson, a veces llamados el levantamiento de Ferguson o las protestas de Ferguson, en Ferguson, Missouri, involucraron protestas y disturbios que comenzaron el 10 de agosto de 2014, el día después del tiroteo y asesinato de Michael Brown por el oficial de policía Darren Wilson. 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.