Trump y sus aliados antimigrantes descarrilan acuerdo para los dreamers

Fuente: La Jornada/David Brooks                                                                    Viernes 16 de febrero de 2018, p. 25

Unos 700 mil jóvenes indocumentados, en riesgo de ser deportados a partir del 5 de marzo

Líderes demócratas y republicanos intercambian insultos y acusaciones por el fracaso legislativo

El presidente Donald Trump y sus aliados antimigrantes descarrilaron un acuerdo bipartidista en el Senado para resolver la precaria situación de cientos de miles de dreamers, mientras otras tres medidas fracasaron en la cámara alta, incluyendo la favorecida por el presidente, dejando en limbo el futuro de la comunidad inmigrante en este país, una vez más.

Lo más urgente, y lo que motivó este debate sobre migración, es la situación de unos 700 mil inmigrantes indocumentados que llegaron al país siendo menores de edad, conocidos como dreamers, y que fueron temporalmente legalizados y protegidos de la deportación por un programa ejecutivo implementado por Barack Obama conocido como DACA.

Trump declaró en septiembre que anularía ese programa a partir del 5 de marzo e invitó al Congreso a buscar una solución permanente para los dreamers (cuya mayoría es de origen mexicano).

El Congreso ha fracasado en lograr un acuerdo desde entonces, y esta negociación en el Senado parecía ser la última oportunidad este año.

Sin embargo, dos fallos de jueces federales han congelado de manera temporal la orden de Trump para cerrar el programa, y con ello, los legisladores podrían contar con un poco más de tiempo para intentar buscar algún consenso o solución interina.

Un grupo bipartidista de legisladores encabezados por la republicana Susan Collins propuso ofrecer un camino a la ciudadanía a 1.8 millones de dreamers (los 700 mil protegidos por el DACA más un millón cien mil que cumplen con los requisitos para ser beneficiados bajo ese esquema) a cambio de aprobar 25 mil millones de dólares para seguridad fronteriza, incluyendo el muro de Trump, en el transcurso de una década (y no de inmediato como desea Trump), pero que no incluía otras demandas de la Casa Blanca en medidas para limitar de manera severa la inmigración legal, y esa propuesta obtuvo 54 votos, con 45 en contra, seis menos de los 60 requeridos según las reglas de la cámara alta para avanzar ese proyecto de ley. Esa se consideraba como la iniciativa con mayor posibilidad de éxito este año.

El plan de Trump –a cambio de la legalización hasta de 1.8 millones de dreamers, los 25 mil millones de dólares en fondos de inmediato para la seguridad fronteriza y el muro, nuevos límites para reducir el flujo de la inmigración legal a través de reunificar familias y el fin a la llamada lotería de diversidad– sufrió una derrota decisiva y hasta vergonzosa para la Casa Blanca en el Senado, con sólo 39 votos a favor y 60 en contra.

Otras dos medidas más limitadas también fueron rechazadas, concluyendo con ello esta fase de negociaciones en el Congreso y dejando en las tinieblas no sólo a los dreamers, sino a millones de inmigrantes, mientras continúan las tácticas crueles de detención y deportación por el gobierno de Trump. Los arrestos de inmigrantes sin historial criminal se han duplicado este año, reportó el Washington Post recientemente.

Trump ya había amenazado con que cualquier iniciativa que no fuera la suya sería frenada. Y cumplió su amenaza: la Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Interna impulsaron una intensa ofensiva pública y privada para derrotar la propuesta bipartidista. El presidente la calificó de catástrofe total y amenazó con detenerla con un veto, y además la Casa Blanca emitió una declaración afirmando que ese acuerdo era una política peligrosa que dañaría a la nación.

Líderes de ambos partidos intercambiaron insultos y acusaciones sobre quién es el responsable de dejar a los dreamers desprotegidos. La mayoría de los políticos –incluido el presidente– se ven obligados a decir que apoyan a estos jóvenes, ya que más de 80 por ciento de los estadunidenses favorecen su legalización, de acuerdo con múltiples encuestas.

No quedó claro, después del fracaso del Senado este jueves, cuál será el próximo paso, ni cuándo se dará, para los dreamers y sus comunidades.

(Para mayor información sobre migración y comunidades trasnacionales visite: La Jornada Sin Fronteras(www.jornada.com.mx/sinfronteras)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.