Preguntas sobre tiroteo en manifestación del 1º de Mayo en Chile: ¿Quién ordenó…

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/05/14/chil-m14.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Preguntas sobre el tiroteo en la manifestación del Primero de Mayo en Santiago de Chile: ¿Quién ordenó el ataque a los manifestantes desarmados?

Tan descaradas son las fuerzas de represión en Chile –debido a la infinitesimal probabilidad de ser acusados de crímenes contra los derechos humanos— que las Fuerzas Especiales de Carabineros proporcionaron despreocupadamente protección a al menos 11 pistoleros y docenas de otros pandilleros de la derecha, que a plena luz del día dispararon y lanzaron proyectiles contra manifestantes desarmados que conmemoraban el Primero de Mayo en Santiago de Chile.

Cientos de personas han realizado vigilias para Francisca Sandoval frente al Hospital de Urgencias y Asistencia Pública durante los últimos 12 días (Crédito: Señal 3 La Victoria)

La actuación de la policía antidisturbios y otras fuerzas del Estado para proteger a estos delincuentes es aún más descarada si se tiene en cuenta que cientos de teléfonos inteligentes estaban allí para captar estos hechos.

Cinco personas, entre ellas tres periodistas de medios de comunicación independientes, recibieron heridas de bala mientras informaban sobre las manifestaciones.

Trágicamente, Francisca Sandoval, de 29 años, del medio independiente Señal 3 La Victoria, murió el jueves, 12 días después de recibir un disparo en la cara. Francisca fue trasladada de urgencia al principal hospital de la capital junto con la reportera Aby, de Radio 7 Bajos de Mena, que recibió un disparo en el hombro con munición real, y otras tres víctimas con heridas de bala.

En una entrevista para La Red, Benjamín Lillo, director de Señal 3, dijo que los pistoleros ‘disparaban directamente contra nosotros. De los cinco heridos, tres son de la prensa independiente. El ataque fue premeditado.’

Hay muchas razones para creer que este ataque fue premeditado y motivado políticamente. Uno de los agresores, recientemente identificado, tiene conexiones con el fascistoide Partido Republicano.

Las autoridades habían concedido permiso a la Central Clasista de los Trabajadores y Trabajadoras (CCTT)–una organización anarcosindicalista creada aparentemente en oposición al aparato sindical oficial, la corporativista Central Unitaria Trabajadora (CUT)–para celebrar una contramarcha a la manifestación oficial de la CUT.

Los disparos se produjeron al mediodía, cuando la manifestación de la CCTT se alejaba de la ciudad por la avenida Bernardo O’Higgins, la principal vía de Santiago, y había llegado a un lugar conocido como el Barrio Meiggs, un barrio que se ha hecho famoso por su conexión con el crimen organizado. En ese barrio, cientos de tiendas ambulantes con lonas azules son instaladas diariamente por pequeños comerciantes desesperados que intentan ganarse la vida. Aquí confluyen capas profundamente oprimidas, desclasadas y criminales. De estos elementos la policía saca sus informantes y activos.

A pesar de haber recibido previamente el permiso y de haber contado con una escolta policial hasta ese momento, los manifestantes se encontraron inesperadamente enfrentados a los disparos de una multitud de elementos criminales que surgieron de las lonas azules improvisadas en el lado norte de la Avenida Bernardo O’Higgins, y en el otro lado con una espesura de Fuerzas Especiales de Carabineros, equipadas con camiones de agua y vehículos blindados.

En la surrealista situación que se produjo, que sólo es posible en un país donde la policía tiene total licencia para delinquir impunemente, Carabineros no sólo no detuvo a un solo sicario, sino que reprimió a los manifestantes con gases lacrimógenos y cañones de agua.

En una entrevista, Aby, una de las periodistas heridas, explicó que ella y una integrante de una brigada de derechos humanos que acudió en su ayuda tuvieron que rogar a la policía que le permitiera recibir atención médica.

Otro miembro de los medios de comunicación independientes, el fotógrafo Manuel Iturra, presenció el disparo a Sandoval. Contó a la Agencia Uno que se acercó a los Carabineros para advertirles de que estaban disparando a los manifestantes, pero fue totalmente ignorado. ‘Detrás de mí venía otro colega planteando la misma inquietud y no le hicieron caso. Lo único que logramos en ese momento fue que los Carabineros lanzaran gases lacrimógenos y nos empaparan con agua contaminada en la vereda sur, donde estábamos nosotros y los manifestantes. Mientras tanto, nos disparaban desde la vereda norte’.

Las Fuerzas Especiales habían sido movilizadas para hacer frente a los disturbios que se producían exactamente en el mismo lugar y momento en que la columna de manifestantes pasaba por el Barrio Mieggs. Decenas de encapuchados uniformados de negro comenzaron a irrumpir en las tiendas del centro comercial cerradas por el feriado del Primero de Mayo y procedieron a levantar barricadas con los bienes y muebles saqueados. Queda por comprobar si eran agentes provocadores, pero creó el efecto buscado de asociar sus acciones con la marcha.

Cooperativa, vinculada a la Democracia Cristiana, escribió: ‘ Paralelamente a la marcha organizada por la Centra Unitaria de Trabajadores (CUT), que recorrió desde Plaza Baquedano por la Alameda al poniente, se desarrolló una segunda manifestación –o ‘contra marcha’– de la Central Clasista de Trabajadores, que derivó en saqueos a locales comerciales de Estación Central, además de la quema de los toldos instalados en el sector del Barrio Meiggs y enfrentamientos con personal de Carabineros.’ Los demás medios corporativos de derecha y estatales siguieron el ejemplo de la campaña de desinformación.

Desde entonces, los manifestantes y los medios de comunicación independientes han subido a las redes sociales una gran cantidad de fotos y vídeos que muestran la estrecha colaboración de los Carabineros con los pistoleros y delincuentes anticomunistas.

Sicarios identificados hablando con Carabineros. Cinco personas fueron tiroteadas durante las manifestaciones del Primero de Mayo en Santiago de Chile (Crédito: Piensa Prensa)

Se puede decir con seguridad que sin los grupos mediáticos independientes que identificaron al menos a 11 pistoleros, no se habría detenido a ninguno. Así las cosas, sólo tres han sido detenidos: Marcelo Naranjo fue fichado y puesto en prisión preventiva por disparar a Francisca Sandoval; y Luis Flores y Yonaiker Fuenmayor fueron fichados y puestos bajo arresto domiciliario por porte y uso ilegal de armas de fuego. Los pistoleros responsables de disparar a las otras cuatro víctimas siguen en libertad.

‘La familia manifiesta el rechazo y repudio en el actuar de la Fiscalía que no solicitó la prisión preventiva para las personas que fueron detenidas a pesar de lo claro de las imágenes, de quienes estaban entre los que dispararon contra los manifestantes’, declaró el abogado de la familia Sandoval.

Continuó: ‘la familia quiere manifestar su rechazo a los actos de oportunismo de la ministra del Interior que se hizo presente ayer para conversar con ellos y demás operadores políticos del Gobierno que han querido llegar acá para bajarle el perfil a la situación y no asumir la responsabilidad que tienen respecto del actuar de Carabineros, que actuó coludido y protegiendo a los mafiosos en Estación Central.

Mientras los sectores de la izquierda parlamentaria del gobierno han hecho ruidos vacíos pidiendo una investigación a la policía, solicitando la renuncia del director de Carabineros, e incluso sacando a relucir el llamado a ‘refundar’ o ‘democratizar’ la institución, la administración de pseudoizquierda de Gabriel Boric no ha sentido ningún reparo en hacer lo mismo.

Por el contrario, el 4 de mayo el Ministerio del Interior aprovechó la balacera del domingo para respaldar plenamente a Carabineros y a su jefe y anunciar medidas para aumentar la presencia policial en la Región Metropolitana y en las regiones. Esto, razonan, es necesario para fortalecer el Sistema Nacional de Inteligencia ‘para tener un Estado con información que nos permita anticiparnos a los conflictos.’

La ministra del Interior, Izkia Siches, anunciando el fortalecimiento de Carabineros el miércoles 3 de mayo, (Crédito: Ministerio del Interior)

El World Socialist Web Site condena el tiroteo contra los manifestantes y periodistas desarmados en Chile el pasado domingo. Condena categóricamente el asesinato de Francisca Sandoval, sancionado por la policía. Este vil acto criminal tiene todas las características de una provocación destinada a incitar inmediatamente a una revuelta. A más largo plazo, es un intento de intimidar a una clase obrera y una juventud cada vez más insurgentes, que luchan contra la continua represión y acoso policial-estatal, la carestía de la vida, la infraestructura social abandonada y los obscenos niveles de desigualdad social.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de mayo de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.