Paraguay: Masacre de Curuguaty. Pruebas de corrupción entre funcionarios…

Fuente: Nodo50/*Resumen Latinoamericano/                                                 6 de enero 2018.

Paraguay. Masacre de Curuguaty. Pruebas de corrupción entre funcionarios/ la falta de un vídeo/ Confirmación de nulidad para Raquel Villalba

A fines del mes de diciembre del 2017 además de confirmarse la nulidad del proceso de Raquel Villalba en la causa de la masacre de Curuguaty, han estado saliendo a la luz pruebas de casos de corrupción en el manejo de juicios a funcionarios implicados en ocultar pruebas y juzgar intensionalmente a las y los campesinos de la Masacre de Curuguaty. Masacre que ocurrió el 15 de junio del 2012 en la que fueron asesinados 11 campesinos y 6 polícias. Todo esto es una de las tantas pruebas más que demuestra la nulidad de las condenas y la falta de justicia, donde ya de por si el propio juicio fue totalmente injusto y bochornoso, siendo esta masacre usada para condenar y disciplinar a un pueblo, compuesto en su mayoría por campesinos y campesinas que día a día intenta sobrevivir frente al atropello constante de sus derechos como es el derecho a la tierra.

Caso Curuguaty: Se confirma nulidad del proceso de Raquel Villalba

28/12/2017. La Cámara de Apelaciones de Canindeyú resolvió declarar nulo el proceso que enfrentó Raquel Villalba (20), por los supuestos hechos punibles de invasión de inmueble ajeno en calidad de autora, asociación criminal en calidad de autora y tentativa de homicidio en calidad de cómplice.

La procesada por el caso de la masacre de Curuguaty queda sobreseída de forma definitiva, informó la abogada Michi Moragas.
Ya en noviembre del 2016, el juicio que enfrentó Villalba fue anulado por un Tribunal de Sentencia.
La defensa había planteado el incidente de nulidad, atendiendo a que el Ministerio Público no realizó dos diligencias obligatorias por el Código de la Niñez y la Adolescencia: la evaluación psicológica y psicosocial en el momento del hecho.
La abogada Sonia Von Lepel, de Codehupy, quien defendió a Raquel con la asistencia del abogado Diego Terrazas, cuestionó a la entonces jueza de la Niñez y la Adolescencia Yanine Ríos, quien debió cuidar el debido proceso a la acusada, que era menor en ese entonces.
La masacre de Curuguaty ocurrió el 15 de junio de 2012 en Marina Cué, donde murieron 11 campesinos y seis policías durante un procedimiento de allanamiento de una propiedad en disputa entre el Estado y la familia Riquelme.

 

Hay audios, pero falta un video

Por Alfredo Boccia Paz

Entre los personajes involucrados en el escándalo de la corrupción judicial hay algunos que contaban con antecedentes algo siniestros, como González Daher y Oviedo Matto. Otros son oportunistas e inescrupulosos como el secretario Raúl Fernández Lippmann. Y también hay fiscales sumisas y funcionales al poder como Raquel Fernández. Ninguno de ellos puede lamentarse de que el problema en el que están metidos haya afectado su imagen, pues ya la tenían deteriorada antes que se descubrieran los audios. Estos solo comprueban la existencia de hechos largamente sospechados.
Lo que sorprende es que en ese lodazal aparezcan personas que disfrutaban de un aura de respetabilidad. Es el caso del abogado Carmelo Caballero. Como otras personas, quedé asombrado al escuchar su voz en diálogos procaces con Fernández Lippmann en los que se referían a litigantes, fiscales y políticos y decidían el rumbo de sus juicios. Las risas y felicitaciones mutuas de esos interlocutores golpean de modo distinto. Al avivado secretario del Jurado de Enjuiciamiento no lo conocía nadie. Carmelo Caballero era una figura pública que parecía alejada de estos entuertos de los bajos fondos tribunalicios.Estamos hablando de un ex ministro, catedrático, profesional del derecho, con experiencia en la carrera judicial y cuyo nombre era barajado para cargos como el Tribunal de Justicia Electoral o la Contraloría. Ahora nos enteramos de que Carmelo Caballero, desde el yate del poderoso gerente José Ortiz, tramaba imputaciones y apoyos políticos en la confabulación que terminó mal el 31 de marzo.Algunos, menos desconcertados que yo, reaccionaron con energía. El abogado Caballero está imputado y con pedido de prisión domiciliaria; se ha solicitado su expulsión del PLRA y el Colegio de Abogados vería con agrado que le casen la matrícula. Siendo así, me parece lógico que haya gente que lo relacione con la desaparición de un video clave para el esclarecimiento de la masacre de Curuguaty.

La Policía filmó el enfrentamiento desde un helicóptero Robinson que contaba con dos cámaras de alta potencia. Es un equipamiento fundamental que sirve como garantía para evitar abusos y que remite las imágenes a una base de datos en tierra. El 20 de junio de 2012, poco después de los acontecimientos, el comisario Roque Fleitas contaba a Radio Nandutí que había “mucho material grabado”. Dos días más tarde Carmelo Caballero asumía como ministro del Interior de Federico Franco. Unos meses después se anunciaba que la grabación había tenido problemas técnicos y ya no existía.

El juicio de Curuguaty fue una vergüenza internacional y debería ser anulado. Hay compatriotas presos por ese caso. Conociendo hoy la verdadera cara de Carmelo Caballero, creo que es lícito el derecho a la duda. Ese video tenía revelaciones que se ocultaron por orden del poder político. La verdad, temprano o tarde, debe ser conocida.

Abogado acusa a Carmelo de ocultar evidencias de masacre de Curuguaty

25/12/2017. El abogado Guillermo Ferreiro denunció que el ex ministro del Interior Carmelo Caballero, salpicado por el escándalo de los audios dados a conocer sobre tráfico de influencias, fue el principal responsable de que no se hallara una prueba contundente del enfrentamiento en el que murieron en junio del 2012 seis policías y nueve campesinos en la estancia Morombí, situada en Curuguaty, hecho que derivó en el juicio político del entonces presidente Fernando Lugo.
Ferreiro celebró el hecho de que salgan a la luz los manejos oscuros de la Justicia, en relación a los audios que demuestran el esquema de tráfico de influencias, arreglos extrajudiciales y manipulación de la Justicia a favor de intereses políticos y económicos donde los principales protagonistas son Caballero, el destituido senador cartista y ex titular del Jurado de Enjuiciamiento Óscar González Daher y el secretario de este, Raúl Fernández Lippmann.Fernández ya fue imputado por tráfico de influencia y los demás fueron llamados por la Fiscalía para declarar.Un nuevo audio difundido el 22 de diciembre de 2017 de una conversación entre el abogado Carmelo Caballero y el ex secretario del JEM incluyó incluso al propio presidente Horacio Cartes y al empresario José Ortiz, el gerente de Tabesa, la tabacalera propiedad del Grupo Cartes.

Sobre el punto, Ferreiro recordó el sangriento caso ocurrido en el 2012, y sostuvo que Caballero tuvo mucho que ver en cómo terminó el proceso que buscó dilucidar el caso.

Grabación. “Cuando ocurre la masacre y Lugo era todavía presidente, Humberto Rubin le hace una entrevista al comisario Roque Fleitas, que era el jefe de la división aérea y naval, jefe de los helicópteros, y le pregunta si estaba grabada la masacre y (el comisario) hace una pausa y le dice hay mucho material y le vamos a entregar a la Justicia”, mencionó Ferreiro.

Sostuvo que Carmelo Caballero luego asume como ministro del Interior y fue ahí cuando “no movió un dedo” para facilitar las evidencias al Ministerio Público.

“La Fiscalía no había pedido siquiera esa grabación, la prueba madre. Nosotros por escrito le dijimos al fiscal que pida eso que es una prueba importante, el fiscal me informa que pidió y que se perdió todo. Entonces yo presento un escrito al Ministerio Público donde le pido al Ministerio del Interior que haga un peritaje y que pida. Carmelo no hizo nada para resguardar esas pruebas. Le pedí que haga un sumario y que haga por escrito. No movió un dedo. Le hice una nota y le pedí que haga un sumario y ni la Fiscalía ni el Ministerio del Interior quisieron entregarnos la evidencia”, recordó.

Ferreiro siguió relatando que durante el gobierno de Lugo se aseguró que había una grabación de la masacre, y luego, al asumir Franco, “les convenía una cierta historia, y probablemente en esa grabación había algo que ponía en duda su teoría. Entonces destruyeron esas pruebas”, resaltó.

FESTIVAL DEL ROBO. El letrado festejó que por fin ahora se den a conocer lo que todos los abogados sabían. “Por fin tenemos la prueba material que todos los abogados sabíamos, del festival del robo a la gente, del prevaricato, de la persecución de gente inocente por plata. Una estructura política que era sostenida por jueces y fiscales, con el contubernio del Poder Judicial y el silencio del Colegio de Abogados y del JEM. Si dejamos de presionar van a ordenar todos los casos de vuelta, depende de la ciudadanía que haya cambios, hay que seguir presionando”, expresó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.