‘No eran militantes de la extrema derecha; eran tus vecinos’

Fuente: El arrezafe/KAOSENLARED/Jordi Borrás                                     20 febrero, 2018

Entrevista de Josep Casulleras Nualart a Jordi Borrás, fotoperiodista que acaba de publicar ‘Dies que duraran anys’ (Ara Llibres).

[También en catalán en kaosenlared]

Jordi Borràs hacía prácticamente dos años que se había alejado de cualquier manifestación españolista, por la imposibilidad de poderlas fotografiar ni explicar con normalidad; por las numerosas amenazas que había recibido de individuos y organizaciones de extrema derecha, las mismas que él se ha encargado de denunciar durante años. Pero a raíz del referéndum del 1-O y de la posterior proclamación de la República, se ha tenido que aproximar de nuevo y ha acabado recogiendo decenas y decenas de casos de agresiones y de amenazas en el informe ‘En nombre de España‘, publicado en el anuario Mèdia.cat. Es la cara B del libro ‘Dies que duraran anys‘, que hoy sale a la venta.

Es una compilación de fotografías de los momentos más intensos y decisivos que arrancan en el parlamento en el pleno del 6 y el 7 de septiembre y acaban en la manifestación del 7 de diciembre en Bruselas. Tres meses en qué todo cambió. Borràs cuenta con la colaboración de más fotógrafos: Sergi Alcázar, Oriol Clavera, Ramón Costa, Sira Esclasans, Ramon Ferrandis, Albert Garcia, Santi Iglesias, Míriam Lázaro, Carles Palacio y Carles Ribas. Y de los textos de un grupo de jóvenes escritores que son de su generación: Anna Ballbona, Jenn Díaz, Marina Espasa, Natza Farré, Albert Forns, Raül Garrigasait, Jordi Lara, Adrià Pujol, Gemma Ruiz y Joan Todó. Una generación que tendrá que saber si acaba leyendo este libro con ojos de nostalgia o como una demostración de que la revuelta es posible.

—’Días que durarán años’ y ‘En nombre de España’: cara y cruz.

—Va bien para contrastar el ambiente que se respira en las manifestaciones españolistas con el de las independentistas. Incluso en las manifestaciones por los presos se respira una cierta simpatía, una alegría y una esperanza. Las manifestaciones españolistas son todo el contrario: el ambiente es terrorífico, da miedo. A mí me da miedo. Y en estos meses también se ha visto. La agresividad contenida que hay en las manifestaciones españolistas denota qué ha pasado con la violencia.

 
foto de Jordi Borrás

—Decís en el informe que esta violencia españolista se ha hecho más transversal.

—La violencia era propia de los colectivos de extrema derecha. Estos chasquidos de violencia ya pasaron en los años veinte del siglo XX, con las primeras organizaciones de extrema derecha. Lo explica Carles Viñas: aquellos militares que salían de capitanía e iban a cazar gente de la Unió Catalanista, de Estat Català… En los años ochenta hubo un nuevo boom de esta violencia, en general de sectores de cabezas rapadas neonazis. Pero en aquellos casos quienes atacaban a alguien en nombre de la unidad de España eran militantes de extrema derecha. Ahora por primera vez en nuestra historia reciente, nos encontramos que esta violencia la emplea gente que no se puede clasificar como activista de extrema derecha.

—Cómo quienes atacaron Catalunya Ràdio.

—Por ejemplo. O algunos casos más que me he encontrado. Grababa una agresión de miembros de extrema derecha a un vendedor ambulante y le dijo en voz alta ‘esto es lo que defendéis’. Y una señora que pasaba por allá con una bandera española le dio una hostia y le rompió el móvil. Yo no sé si aquella persona vota Ciudadanos, el PSC o el PP, pero, como este caso, hay muchísimos. Una de las cosas que explico en el informe es que hablando con víctimas te das cuenta de que el perfil del agresor ha cambiado. Y hablando con mozos también; yo les pregunto qué tipo de gente han podido detener, y me dicen que no son activistas de extrema derecha como tal. Si tienen antecedentes policiales, no tienen relación con su activismo político, sino de delincuencia común. La violencia ha traspasado de la extrema derecha hacia un españolismo más transversal.

—Decís que hay agresiones cometidas por gente sin perfil agresivo.

—Hay varios casos del vecino de toda la vida. Un ejemplo: una señora picando una cazuela, y el vecino de al lado de su sale a la calle, coge un trozo de madera y lo lanza contra la ventana. En este caso hubo juicio y condenaron al señor. Un caso más: tres personas de más de sesenta años, en el barrio de Gràcia, llegan con taxi el día de la proclamación de la República. Cuando uno sale gritando ‘viva la República’. El vecino de la casa de delante, que tenía la bandera española colgada, baja y les pega a los tres. Uno más: un hombre que sube a ver al vecino y lo amenaza de muerte porque repicaba la cazuela. Y todavía un más, en Palamós: un hombre de setenta y cinco años que picaba la cazuela el día que detuvieron a los Jordis… Salió al balcón. Y un vecino del edificio de delante le tiró cinco disparos con una escopeta de perdigones y lo hirió en el riñón. Este fue detenido mientras gritaba ‘catalufos de mierda, os mataremos a todos’. No son gente de la extrema derecha; son tus vecinos.

—¿Por qué lo hacen? ¿Se sienten impunes?

—No lo olvidemos: el grito ‘a por ellos’ penetra en la sociedad española. Es el visto bueno de la impunidad. Pero es más que esto; es una actitud, la de ‘nosotros contra ellos’. No es una actitud de convivencia: es todo el contrario, una actitud supremacista, del dominado y el dominador, del sometido y la persona que somete. La mayoría de casos de agresiones pasan a partir del 1-O. De los cien treinta y nueve documentados en noventa y cinco días, ochenta pasan durante octubre. Y, de hecho, se condensan en tres días concretos a partir del día 1: el día 8, el 12 y el 29 de octubre, las tres grandes manifestaciones de Sociedad Civil Catalana; suman entre los tres treinta y cuatro incidentes violentos, que incluyen agresiones, amenazas y coacciones.

— ¿Fuisteis, a aquellas manifestaciones?

—Fui a la del día 8. Tuve que trabajar desde un principal en la Vía Laietana ante la comisaría. A pesar de ser en un piso, a mí me dijeron de todo, me insultaron, me asediaron y sólo les faltó tirarme piedras. Y no soy el único.

—Fueron manifestaciones más grandes que en ocasiones anteriores. Y también fue mucha gente que no agredía.

—Es una realidad: quién realiza estas agresiones es una minoría. Pero también me he encontrado con víctimas que me decían que primero unos les fueron a pegar, y después otros fueron a poner paz de entrada, pero acababan justificando la agresión: ‘Es que ibas con una camiseta con la estelada, a quien se le ocurre; está claro, es que vais provocando.’ Es muy triste. Creo que ha habido cierta frustración por parte del nacionalismo español por la carencia de reacción de Madrid. Y esto ha hecho que haya habido chasquidos muy concretos. Sociedad Civil Catalana hace estas manifestaciones después del mes de septiembre, cuando organizaciones como Somatemps y Democracia Nacional agitaron la calle. Por ejemplo, cuando fueron ante la sede de la ANC, se pensaban que serían cuatro gatos y acabaron reuniendo más de quinientas personas. Y hubo varios incidentes violentos. El día 30 de septiembre había cinco mil personas que fueron hasta la plaza de Sant Jaume, donde hubo incidentes graves. También hay esta carencia de liderazgo dentro del españolismo.

—Qué hizo entonces Sociedad Civil Catalana?

—Pues intentó canalizar aquellas manifestaciones y lo pasaron a hacer ellos. ¿Qué problema tenían? Pues que el 8 de octubre, aparte de Sociedad Civil Catalana, también convocaban la manifestación catorce organizaciones de extrema derecha. Las manifestaciones más unitarias de la extrema derecha que yo he visto estos últimos años no han sido en Madrid, sino en Barcelona este mes de octubre pasado. Porque a pesar de no ser una manifestación propiamente de extrema derecha resulta que tienes catorce organizaciones de extrema derecha juntas y que están a mata-degüella.

 
foto de Jordi Borrás

—Volvemos al día 1 de octubre. Marta Torrecillas es agredida en un colegio electoral por unos cuántos policías, arrastrada escaleras abajo, vejada. Habláis en el informe. Los medios españoles la acusan de mentir sobre las heridas. Y recibe 5.000 mensajes de WhatsApp, 3.000 de Telegram, 700 llamadas con insultos y amenazas de muerte…

—Y fue seguida y asediada, y con consecuencias para un negocio con el cual se la había vinculado y que lleva su ex-compañero, que ha tenido que cerrar la web por la cantidad de mensajes que había llegado a recibir y por el acoso que había recibido el negocio. Y no es el único caso: está el de un mosso de escuadra que ha recibido amenazas de muerte en la comisaría porque se hizo una foto el día de la concentración en el Departamento de Economía. Alguien filtró la identidad.

—Hay incidentes que fueron causados por agentes de la policía española.

—Sí, es un hecho alarmante. Agentes de la policía española o de la Guardia Civil. En tres de los casos, fuera de servicio. Un caso muy bestia, que quedó prácticamente silenciado, es el que destapó Benet Íñigo de RAC-1. Un grupo de policías españoles de paisano llegó a un bar del Born en un estado bastante lamentable. Acabaron agrediendo un camarero italiano porque se pensaban que hablaba catalán. Y cuando llegaron los Mossos los recibieron con insultos catalanófobos. Y también está el caso de Calella, del día 2. Una de las víctimas de aquellas agresiones me relata que un agente de los que salían del hotel con zapatillas y con la porra extensible le pegaba diciéndole ‘fuera de aquí, catalán’. Imaginemos que un mosso fuera de servicio pegara a alguien diciéndole ‘fuera de aquí, español’. Habría ido a juicio.

—A Calella, fuisteis el día 2. En las fotografías del libro se percibe la enorme tensión que había.

—Cuando salieron los policías vestidos de paisano del hotel, sin hacer caso de las indicaciones de los Mossos, un grupo de manifestantes se puso delante, sin agredir, sin tocarlos, pero diciéndoles de todo. Y se pusieron muy nerviosos, entraron en una furgoneta y uno de los agentes me cogió la cámara y se la llevaba hacia adentro. Y con una impunidad brutal. Si me pudieron hacer esto mientras los grababa Tv3, imagínate qué pudieron hacer la madrugada anterior con nocturnidad.

—La fotografía de la portada: escuela Diputació del Eixample. Allá la policía tuvo que irse.

—Me avisaron que iba la policía. La misma información llegó allá. La gente se empezó a poner nerviosa y se movilizó. Llegaron a concentrar a miles de personas ante el colegio en aquel tramo del Eixample, entre cruce y cruce. Los antidisturbios bajaron, hubo la línea de choque, hasta que desistieron por el volumen de gente que había, que hacía inviable una actuación policial.

—El capítulo ‘Los más aplaudidos’, dedicado a la gente mayor que fue a votar, pone los pelos de punta.

—Aquel día me cayeron las lágrimas en dos momentos: primero, cuando en la Escuela Industrial las urnas entraron dentro del colegio y hubo un estallido de la energía contenida durante muchos días y muchas horas y todo el mundo se abrazó. Y el segundo, cuando en la escuela Jujol de Gràcia vi a los abuelos como entraban. Estaban emocionadísimos. Llegaba alguien con silla de ruedas y encontrabas diez voluntarios que querían llevar la silla, la solidaridad entre la gente… fue una cosa preciosa.

—Está la fotografía del helicóptero. Aquel sonido constante de fondo, símbolo de la ocupación.

—Sí. Y recuerdo el día 10 de octubre, el de la declaración frustrada, con un tipo de pugna de helicópteros en el parque de la Ciutadella, uno de la policía española y otro de los Mossos. Y en palacio otro día entrevistábamos a Jordi Turull, que nos explicaba que cuando salían al Pati dels Tarongers tenían un helicóptero de la policía española encima. Y, efectivamente, salimos al patio y nos lo encontramos. El concepto de la guerra psicológica a través del helicóptero no es nuevo. Los Mossos también lo hicieron durante muchos años: nosotros estamos aquí y te vigilamos.

—El libro arranca en pleno del 6 y 7 de septiembre. Otra fotografía: Coscubiela, aplaudido por Cs, PSC y PP.

—Ya hacía unas semanas que Coscubiela era vitoreado por los diputados de Ciutadans y el PSC. Y aquel día hizo una intervención demagógica del calibre de los peores tiempos de Ciudadanos. Y me parece que fue Carrizosa o Arrimadas quienes se levantaron en primer lugar y el uno le dijo a la otra: ‘Ep, este es el momento’. Y se levantaron todos. Todos los del PSC, Ciutadans y el PP, excepto Albiol, que se quedó sentado. Aquel hecho demuestra la incapacidad de un discurso presuntamente de izquierdas que no ha querido comprometerse cuando la revolución estaba en la calle.

—Y llegó el 20 de septiembre. Anna Ballbona dice que aquel día ‘todo se despedaza’.

—Allí el estado español vio las orejas al lobo. E incluso el gobierno de la Generalitat. Aquello es la demostración que quién pilotaba el proceso era la gente. Y ni el ANC ni Òmnium no pudieron organizar ni controlar lo que pasó allá. Que no pasó nada de lo que dijeron, de actos tumultuarios, violentos… Y se ha hablado muy poco del hecho de que los coches de la Guardia Civil que había allá estaban abiertos. ¡No sólo que había armas, sino que estaban abiertos!

—Lo pudisteis ver?

—Sí, con mis ojos, cuando por la mañana un manifestante me dijo ‘¿escucha, has visto esto?’, y me abrió la puerta del Patrol de la Guardia Civil. No me lo podía creer. ¿El señor Enric Millo nos puede explicar qué hacían los coches de la Guardia Civil con armas dentro? ¿Y qué intención tenía todo ello, cuando se les ofreció varias veces meter los coches dentro del parking…? Esto te demuestra la pretensión que tenía el estado español, frustrada porque no hubo violencia. Y se la han tenido que inventar, con la excusa que los coches acabaron aplastados. Pero no había voluntad de hacer daño a nadie. Todavía más; estas fotografías demuestran que hubo la voluntad de hacer un cordón de seguridad para hacer salir a quienes estaban dentro de la consejería.

—Y esta fotografía de Sànchez y Cuixart, con esta mirada.

—Sí, tiene un aire premonitorio…

 
foto de Jordi Borrás

—Y ante la sede de la CUP, la policía española provocando.

—Los ánimos estaban muy encendidos. Fue una gran provocación, intentaron asaltar la sede de la CUP. Pero todo el mundo veía muy claro que no podía haber ni la más mínima excusa para legitimar la actuación violenta del estado español ni para acusar al independentismo de violento. Estuvimos horas allá, esperando, porque no tenían ninguna orden judicial. Y no llegó nunca, aquella orden.

—Raül Garrigasait escribe, en el capítulo de ‘La revuelta de los estudiantes’: ‘Las revueltas útiles son el fermento del futuro; las fracasadas se esfuman dentro de una nube de nostalgia.’ ¿Existe el peligro de que acabemos mirando este libro con nostalgia?

—El movimiento independentista conseguirá que no sea así. Hay una lucha por el poder, y las cuchilladas entre los partidos van que vuelan de manera vergonzosa. Pero este libro es un recordatorio de que cuando ha habido unidad popular y la voluntad popular de llevar una cosa hacia delante, esto ha pasado por encima de todo. Incluso por encima de aquellos que teóricamente pilotaban el referéndum. El 1-O se hizo, a pesar del gobierno español, e incluso a pesar de las dinámicas de liderazgo del independentismo. El problema es que más allá del 1-O no había nada planificado.

—Tenemos la fotografía de las caras largas del día 27 en el Parlament una vez proclamada la República.

—En general creo que todos nos hemos sentido engañados. Pero no hay remordimiento. No reprocharé nada a ninguno de los políticos que fueron allá, porque lo han pagado con el precio más alto, que es la libertad. Pero de todo esto, tenemos que aprender. Y si alguien se piensa que el independentismo bajará, lo tiene claro. Lo hemos visto el 21-D. El 1-O es la demostración de que somos capaces de hacer aquello que nos proponemos. Y lo conseguiremos, más tarde o más temprano.

___________________________________________

José María Mena explica por qué son presos políticos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.