La ruina y la deuda

Fuente: Iniciativa Debate/Jaime Richart                                                          

El balance político y económico de estos últimos cuarenta años es desolador.

Millones y millones que estaban al servicio de la ciudadanía; millones y millones que no eran suyos, que tenían para su administración, han sido dilapidados… Millones y millones que no eran suyos, que tenían para su administración, han sido destinados a unos fines distintos a los previstos en los préstamos de cohesión europeos, en casos clarísimos de lo que el Derecho llama “desviación de poder”. Millones y millones que tenían para su administración, que no eran suyos, que pertenecían al erario público porque le habían sido prestados, han sido literalmente consumidos sólo para el provecho de unos cuantos puñados de pícaros organizados. Millones y millones quemados, sólo para el provecho de unos cuantos puñados de pícaros organizados, han sido “rescatados” con más millones y millones. prestados.

Pero es que millones y millones reservados para las pensiones han sido sacados por la fina ranura de la alcancía destinados a todo menos a las pensiones; una variante de “desviación de poder”. Por cierto, eso me recuerda lo que hacía un compañero de colegio del que se decía era un “golfo”: de la hucha “para las misiones”, con una navaja para quedárselas sacaba las monedas que le iba metiendo la gente en la hucha.

Los dos partidos del bipartidismo que han estado trasteando, más que gobernando, a este país no han hecho otra cosa que arruinarlo a lo largo de cuatro décadas. Si hemos vivido pasablemente, por encima de nuestras posibilidades y sobre todo por encima de las posibilidades de los ladrones, ha sido gracias a más y más endeudamiento.

Se culpan unos a otros. Y ciertamente, la parte más canallesca del despilfarro y del latrocinio tiene el honor de corresponderle al partido llamado eufemísticamente conservador y para colmo popular. Pero en todo caso la culpa in vigilando es del otro partido: el llamado socialista a su vez con eufemismo.

Con millones y millones en más empréstitos que se ven precisados a pedir, saldremos por ahora del pozo de las contingencias. Después de un metódico desvalijamiento y con más y más endeudamiento, esos politicastros salidos de las cloacas de la sociedad española (porque los políticos honestos dejan pronto la política), sin mostrar además el menor arrepentimiento, quieren ahora hacernos creer que van a gobernar con honradez y no pretenden volver a la alternancia o al poder absoluto por la suma de los dos. para afanar el poco dinero que queda en las arcas públicas y luego malbaratarlas o llevarlas a un paraíso fiscal.

No sé yo, pero tampoco creo que alguien por más economista renombrado que sea se atreva a predecir el futuro, cercano o remoto, de este país. Y si es muy renombrado y muy competente, peor. Pues no hemos de olvidar que un crack de la economía mundial está encarcelado en España, justo por ser extraordinariamente competente.

Y es que la economía es una disciplina demasiado tortuosa y demasiado alejada de la contabilidad doméstica como para confiar en diagnósticos y soluciones que nos sirvan a dirigentes y a legos, más allá de un día para otro. Pero si, como decía Carlos Marx a finales del XIX, la política es una mera superestructura cambiante de lo económico, sólo podemos confiar en un inédito fenómeno sociológico: que se inviertan los términos del aserto marxista. Es decir, que la economía acabe doblegada por la política. Un milagro. Pues es entonces cuando España podría seguir adelante gracias a sucesivos endeudamientos hasta fin de los tiempos o hasta la guerra total, que vienen a ser la misma cosa. Al fin y al cabo, mientras que la Deuda pública de España está el 92,1% del PIB, la Deuda de Japón alcanza el 240%. Claro que la diferencia entre los dos países es notable, pues mientras Japón cuenta con una estructura económica muy sólida, la de España se reduce prácticamente a lo frágil y coyuntural del turismo. Y esto, tal como se ha diseñado la integración de España en la Comunidad Europea, no tiene remedio.

Pero no nos preocupemos, hoy por hoy todo es posible, pues el Estado español ha sido condenado hasta en ocho ocasiones por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y ahí sigue España como miembro de la UE sin las penalizaciones que merece. La única consecuencia es la severa pérdida de credibilidad para el mundo, que nunca tuvo en realidad, como país de libertades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.