«La investigación no es un acto de fe entre compadres»

Fuente: http://arrezafe.blogspot.com/2022/05/la-investigacion-no-es-un-acto-de-fe.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email                                                                        13 mayo, 2022

«La investigación no es un acto de fe entre compadres»

CONSIDERACIONES TEÓRICO-METODOLÓGICAS PARA LA DISPUTA POR EL SENTIDO

Fernando Buen Abad Domínguez

fi-fi-ficción — 13/05/2022

Nada hay en la investigación semiótica que pueda atomizarse o separarse del contexto histórico y social. Nada hay que pueda ignorar las determinaciones objetivas del debate Capital-Trabajo y, desde luego, nada es comprensible sin el reconocimiento sistematizado de las luchas semióticas emancipadoras protagonizadas por los pueblos según sus diversidades, su grado de organización, desarrollo e intervención transformadora.

Nosotros sabemos que en el corazón de la lucha de clases se verifica, también, la disputa por el «Sentido». Sabemos que tal cosa no es una controversia sólo para imponer ideas sino que se trata de una guerra, fundamentalmente, económica que despliega multiplicidad de armamentos incluyendo las armas de guerra ideológica. Nosotros sabemos que se trata de una guerra híbrida que mezcla, en una dinámica vertiginosa, ofensivas estéticas, morales, psicológicas, éticas… para garantizar al poder hegemónico burgués, larga vida y control absoluto sobre toda riqueza material e intelectual. Para garantizar el poderío sobre la clase oprimida. Por eso debemos transparentar los intereses en la producción del conocimiento.

Es necesario problematizar para intervenir con un modelo teórico-metodológico que cuantifique y cualifique el diagnóstico y el pronóstico, el análisis y el programa de intervención. El diagnóstico y la terapéutica. La observación y la transformación. La praxis. Es preciso subordinar las herramientas a los propósitos. Jamás lo contrario. No confundir la táctica con los principios. No unir para uniformar. No totalizar para reducir o simplificar. No omitir la ética ni burocratizar la crítica. Es preciso romper con todas las emboscadas con que se ha pervertido a la ciencia y, a cambio, re-politizarla y revolucionarla. Derrotar al fetichismo de la metodología.

En la producción de Sentido, en sus medios, modos y relaciones de producción se expresan íntegramente los intereses semánticos de clase, incluso en sus dispositivos más sofisticados. Incluso en los retruécanos ideológicos más perversos que hacen parecer «progresistas» a los intereses opresores más aviesos. Eso incluye teorías del Estado, teologías, Iglesias, academias y sectas de todo tipo. Eso incluye al «opio del pueblo» en todos sus modos y sus medios. Hemos tenido tiempo suficiente para conocerlos e impedirles que sigan engañándonos.

Nuestra semiosis se produce a partir de la realidad, de la experiencia objetiva que alimenta nuestra comprensión de lo general en la relación de la práctica y la experiencia base del conocimiento. Es eso lo que ponemos en comunicación, en comunidad para desarrollar la producción, la ciencia y la técnica cada día más complejos y profundos. También así podemos identificar, en la mercancía, los valores en uso y en cambio del Sentido. Podemos identificar las mercancías ideológicas y su plusvalor ideológico. Sus financiamientos, sus mercados, sus estrategias de fidelidad y sus ciclos reproductivos. Toda la gama de sus trampas, sus argucias semántico-sintácticas y los repertorios de sus estereotipos diseñados para interlocutores prefabricados en segmentaciones tributarias del modo de vida, fabricado por la burguesía, para sí y para sus subordinados. Es imposible estudiar la producción de Sentido sin caracterizar el entorno capitalista de su producción.

No nos sirven los métodos del empiriocriticismo, ni los manuales para esconder la lucha de clases, ni las trampas para negar la dialéctica, ni los protocolos del subjetivismo escapista. No nos sirve la lógica de las evidencias en consensos ni los consensos de sectas. Necesitamos que lo cualitativo y lo cuantitativo conformen una ética emancipadora con programa crítico y revolucionario. Eso sería lo nuevo.

Es indispensable hacer visible y auditable la trazabilidad filosófica en el despliegue de la investigación científica y es indispensable la crónica de la autocrítica operando en simultáneo con el análisis y el pronóstico de intervención. Paso a paso sin dejar fisuras argumentales (voluntarias o involuntarias) por donde pudieran filtrarse intereses ideológicos o económicos que degeneren la investigación como suele degenerarse bajo la lógica mercantil. Es indispensable investigar la producción de Sentido sin omitir su distribución y su «consumo». Semántica, sintáctica y dialéctica en cada etapa de la producción y contrastarla con todos los factores de la producción. Tierra, trabajo y capital. Para no perder el Sentido ni sus disputas históricas.

En ese marco de requisitos teórico-metodológicos es que necesitamos una tipología y taxonomía del Signo como producción necesariamente social, diversa, histórica y geosemiótica. Clasificaciones que no compriman la diversidad ni la cultura del Signo, ni le reste memoria territorial ganada en las batallas identitarias de su origen. Son muchas las advertencias defensivas que deben organizarse para evitar las trampas ya padecidas y son muchas las herramientas necesarias para configurar un instrumental científico pertinente a los intereses emancipadores que la especie humana necesita y construye históricamente. Eso incluye cuerpos epistemológicos de una semiótica emancipadora y emancipada. Pedagogía y didáctica de la producción de Sentido nuevo. Estética y Ética en fin; Filosofía científica para la transformación de la producción de Sentido sin capitalismo.

Hay que ordenar las fuentes y la crítica a las fuentes, también. No nos sirven las bibliografías fetiche ni los gráficos decorativos, por más solvencia que aparenten. No nos sirven los testimonios ni las entrevistas sin el mapa de sus intereses y compromisos. No nos sirven las estadísticas ni las encuestas sin explicación exhaustiva sobre quién las financia. La investigación no es un acto de fe entre compadres. Hay que politizar la metodología. Tal como exigían Eli de Gortari y Adolfo Sánchez Vázquez.

Es imprescindible organizar las batallas por el Sentido como una verdadera revolución que, si se desarrolla en toda su extensión, está llamada a convertirse en uno de los acontecimientos científicos más importantes de este momento histórico. Asumir una responsabilidad importante ante las ofensivas imperiales decididas imponernos, entre mil canalladas, su guerra cognitiva desplegada, incluso, por la OTAN. Debemos desarrollar batallas por el Sentido, también, en los terrenos científicos. Asumir la responsabilidad histórica de la emancipación del Sentido con lo que en sí mismo significa. Situarnos como protagonistas ante todo lo que se puede aprender, desplegar la autocrítica sobre nuestros puntos de vista y prácticas, que no son infalibles, y situarnos en esa posición profundamente ética, de verdadera valoración de lo que no hemos sabido hacer y de las debilidades que nos cuestan demasiado. Asumir que todos estamos aprendiendo, en pie de lucha, mientras usamos las mejores armas de la teoría y la metodología, verdaderamente transformadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.