La falsificación al servicio de la propaganda de guerra de EEUU y OTAN. Timothy Snyder …

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/05/21/snyd-m21.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Timothy Snyder afirma que «Rusia es fascista»: La falsificación al servicio de la propaganda de guerra de EE.UU. y la OTAN

Este artículo se publicó originalmente en Twitter.

La columna de opinión de Timothy Snyder en el New York Times —’Deberíamos decirlo. Rusia es fascista’— es un ejemplo más del papel del profesor de Yale como proveedor sin escrúpulos de falsificación histórica destinada a legitimar la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia.

Snyder escribe que Rusia está ‘luchando en una guerra fascista de destrucción’ y advierte: ‘Si Rusia gana, los fascistas de todo el mundo se sentirán reconfortados’.

Esta afirmación ignora no sólo la participación de gobiernos de derecha y de poderosos movimientos de extrema derecha en la coalición de la OTAN. Snyder vuelve a ocultar el hecho de que los fascistas ucranianos del Batallón Azov están en la vanguardia de la guerra contra Rusia.

La afirmación de Snyder de que Rusia es ‘fascista’ se basa en su definición de fascismo como ‘el triunfo de la voluntad sobre la razón’. Desde un punto de vista histórico, político y sociológico, esta ‘definición’ basada en la psicología carece de valor.

No explica nada sobre los orígenes, la base popular y los intereses socioeconómicos del régimen. Muchos gobiernos e innumerables partidos políticos —incluidos los demócratas y los republicanos en EEUU— exaltan la ‘voluntad sobre la razón’. Eso, por sí solo, no los convierte en fascistas.

Snyder afirma que ‘Rusia cumple con la mayoría de los criterios [de fascismo] que los estudiosos tienden a aplicar’. ¿Qué estudiosos? No los enumera. En cuanto a los criterios, Snyder sólo identifica tres.

Rusia ‘tiene un culto en torno a un único líder’. Snyder no define sus términos. ¿Cuál es la característica específica del apoyo popular a Putin que lo dota de un estatus de culto? Esto no explica nada sobre la dinámica social y política que subyace al papel dominante de Putin.

El segundo criterio es que Rusia ‘tiene un culto a los muertos, organizado en torno a la Segunda Guerra Mundial’. ¿Qué significa esto? Rusia conmemora la pérdida de aproximadamente 30 millones de personas en la lucha por derrotar la invasión nazi de la Unión Soviética.

¿En qué se diferencia el homenaje a las vidas perdidas en la lucha contra el fascismo de los homenajes que muchos otros países rinden a sus víctimas en guerras pasadas? ¿Son el Día de los Caídos estadounidense, la Tumba del Soldado Desconocido y el Cementerio de Arlington ejemplos de un ‘Culto a los Muertos’?

El tercer criterio de Snyder es ‘un mito de una época dorada pasada de grandeza imperial, que debe ser restaurada por una guerra de violencia curativa: la guerra asesina contra Ucrania’.

Aunque Putin apela al nacionalismo reaccionario de la Gran Rusia para justificar la invasión, no hay pruebas de que los sueños de ‘una pasada edad de oro de grandeza imperial’ hayan jugado un papel importante en la decisión de atacar Ucrania, o que este llamamiento atraiga el apoyo de las masas.

La decisión de Putin de atacar Ucrania fue claramente una respuesta a la expansión de la OTAN, que amenaza la seguridad y los intereses económicos del Estado nacional ruso, definido por el Kremlin en términos esencialmente burgueses-capitalistas.

No hay pruebas serias de que la invasión de Rusia forme parte de un plan más amplio de conquista territorial motivada por el imperialismo que pueda compararse con la guerra de conquista de Hitler, y mucho menos con las guerras emprendidas por Estados Unidos desde 1990 en busca de la hegemonía mundial.

Así que la afirmación de Snyder de que Rusia es fascista se basa en tres criterios de carácter totalmente psicológico: 1) un ‘culto en torno a un único líder’; 2) un ‘culto a los muertos’; y 3) ‘un mito de una pasada edad de oro de grandeza imperial’.

La bancarrota intelectual de este esquema es evidente para cualquier historiador serio del fascismo. Pero el invento de Snyder no sólo está en bancarrota. Se avanza para legitimar una grotesca falsificación de la historia con intenciones políticamente siniestras.

Snyder escribe: ‘No es la primera vez que Ucrania es objeto de una guerra fascista. La conquista del país fue el principal objetivo de guerra de Hitler en 1941’.

El 22 de junio de 1941, la Alemania nazi invadió la Unión Soviética, de la que formaba parte Ucrania. El objetivo de la invasión era la destrucción total del Estado soviético, la extirpación de gran parte de su población y la esclavización de los eslavos como ‘subhumanos’.

Como ha escrito el historiador Stephen G. Fritz en Ostkrieg: Hitler’s War of Extermination in the East:

Hitler no se precipitó en la guerra del Este. Para él, la guerra ‘correcta’ fue siempre la que se libró contra la Unión Soviética, ya que para él el destino de Alemania dependía de la consecución del Lebensraum y de la resolución de la ‘cuestión judía’. Ambas cosas, a su vez, dependían de la destrucción de la Unión Soviética.

Al presentar a Ucrania como una entidad separada, aparte de la Unión Soviética, y como el objetivo central e independiente de la invasión nazi, Snyder adopta retrospectivamente la falsa narrativa de los fascistas ucranianos.

Pero esta narrativa es el mismo punto en el que la falsificación de la historia por parte de Snyder se cruza con su encubrimiento del fascismo ucraniano contemporáneo y su despiadada propaganda antirrusa.

Al igual que en su libro Bloodlands, Snyder oculta el hecho de que los fascistas ucranianos liderados por Stepan Bandera —los progenitores del actual Batallón Azov y de los movimientos neonazis afines— acogieron la invasión alemana de la Unión Soviética y colaboraron en el asesinato de judíos y polacos.

Snyder concluye con la afirmación de que el destino de la democracia depende de la derrota de Rusia. ‘Si Ucrania no gana’, declara, ‘podemos esperar décadas de oscuridad’. Si Snyder tiene razón, el mundo está siendo protegido de la ‘oscuridad’ por fascistas ucranianos fuertemente armados.

¿Cómo puede salvar la democracia el Batallón Azov, que el periodista Michael Colborne ha descrito en un estudio en profundidad como ‘un movimiento que ha servido y seguirá sirviendo de modelo e inspiración para otros movimientos de extrema derecha en todo el mundo’?

Hay muchos historiadores que saben que el trabajo de Snyder carece de valor intelectual. Pero se sienten intimidados por su celebridad y temen desafiar la narrativa que se emplea para justificar la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia. Ya es hora de romper este silencio cobarde.

(Publicado originalmente en inglés el 19 de mayo de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.