Indignación por falta de reacción policial tras avisos que había dado…

Fuente: El Diario/The Guardian/ – Parkland/Nueva York                                                                                   

Después de que un adolescente armado con un rifle de asalto AR-15 asesinara el miércoles a 17 personas en un instituto del estado de Florida, surgen dudas sobre si la policía y las autoridades locales dejaron pasar señales de advertencia.

Los excompañeros de clase del tirador, Nikolas Cruz de 19 años, que fue acusado este jueves con 17 cargos por asesinato premeditado, lo describen como «raro» y «solitario», y dicen que «todos predecían» que haría «algo». El año pasado fue expulsado del instituto Marjory Stoneman Douglas en Parkland por razones disciplinarias.

Un usuario llamado Nikolas Cruz dejó un comentario en un vídeo de YouTube advirtiendo: «Voy a ser un tirador profesional en una escuela». El comentario fue marcado por agentes de seguridad y luego eliminado de YouTube.

Ben Bennight, que había subido el vídeo y fue quien alertó al FBI, le dijo a Buzzfeed News que los agentes actuaron «inmediatamente» y le preguntaron qué sabía del usuario que había dejado el comentario, haciendo una copia de la captura de pantalla.

Si bien el FBI no ha confirmado si la cuenta pertenece al sospechoso, los agentes del FBI volvieron a entrevistar a Bennight después del tiroteo, preguntándole qué sabía del usuario que dejó el comentario.

La cuenta Nikolas Cruz de YouTube fue eliminada el miércoles por la noche. El sheriff del Condado de Broward, Scott Israel, que identificó a Cruz como el tirador, dijo que la policía ha encontrado material «muy perturbador» cuando revisaron sus redes sociales.

Doce personas murieron dentro del instituto, dos más afuera del edificio, una en una calle cercana y dos en el hospital, confirmó Israel, añadiendo que el tirador tenía al menos un rifle de asalto e «innumerables revistas, muchas revistas».

Alumnos de la escuela Douglas dicen basta y piden un mayor control de armas
Alumnos de la escuela Douglas dicen basta y piden un mayor control de armas EFE

Cruz fue ingresado en la prisión del condado en Fort Lauderdale el jueves por la mañana, tras ser interrogado durante varias horas por autoridades federales y locales.

En un tuit del jueves por la mañana, Donald Trump no mencionó nada sobre control de armas, sino que puso el foco en los antecedentes de Cruz. «Hay muchas señales de que el tirador de Florida estaba desequilibrado mentalmente, incluso lo habían expulsado del instituto por mal y errático comportamiento», escribió Trump. «Sus vecinos y compañeros de clase sabían que tenía problemas. Siempre hay que informar estas situaciones a las autoridades, una y otra vez.»

El miércoles, los agentes rodearon el campus del instituto, dirigiendo la evacuación de cientos de estudiantes, mientras otros adolescentes permanecían escondidos en armarios y bajo los escritorios. Varios testigos les dijeron a los periodistas que pensaron que las alarmas contra incendio del instituto sonaban por un simulacro, hasta que escucharon los disparos por los pasillos.

La tragedia parece ser la octava matanza más mortal de la historia moderna de Estados Unidos y una de las peores masacres estudiantiles. Israel –cuyos trillizos son alumnos del instituto– dijo que había sido «un día horroroso».

Un total de 17 personas fueron llevadas a tres hospitales, de las cuales dos murieron y al menos tres están en estado grave. El sospechoso también fue revisado por un médico mientras estuvo bajo custodia policial.

«Todos sospechaban»

Dakota Mutchler, una estudiante de 17 años y antigua amiga de Cruz, dice que el joven comenzó «a volverse raro de a poco, y me fui alejando de él». Mutchler afirma que Cruz había escrito en sus redes sociales sobre matar animales, armas y tiro al blanco.

«Todos los que lo conocían en el instituto, sospechaban de él», señala Mutchler. «Cuando alguien es expulsado, no esperas volver a verle por el instituto. Si te expulsan, te vas. Pero él volvió».

Victoria Olvera, también de 17 años, dijo que «él cambió. Por lo que sé, se convirtió en el típico pistolero del colegio». Otro estudiante le dijo a la CNN: «Todos hacían bromas, diciendo que era el loco del instituto, pero parece que lo estaban prediciendo. Es increíble».

Según el Sun Sentinel, la madre de Cruz murió de neumonía el pasado noviembre. Ella y su marido habían adoptado a Nikolas y a su hermano biológico, Zachary, luego de mudarse desde Long Island, en New York, al condado de Broward.

Tras la muerte de su madre, los hijos quedaron al cuidado de una amiga de la familia, según declaró otro familiar, y se mudaron a esa casa cerca del Día de Acción de Gracias. El abogado de la familia, Jim Lewis, dijo que la familia sabía que Cruz tenía un rifle AR-15. Lo obligaban a tenerlo bajo llave en un armario, del cual él tenía la llave.

Cruz fue arrestado fuera del campus del instituto. Una filmación realizada desde un helicóptero muestra a siete hombres esposando a un hombre vestido con una camiseta color vino tinto. Luego lo metieron en un cohe de policía.

Un estudiante de 15 años que quiso permanecer en el anonimato le dijo a The Guardian que estaba en el mismo edificio que el atacante cuando comenzó la masacre. «Oí tres disparos,» aseguró el estudiante. «Y luego más disparos por el pasillo.»

«Cerramos la puerta del aula y nos quedamos de pie contra la pared junto a la puerta para que no nos viera. Veinte minutos después, la policía rompió el vidrio. Yo estaba aterrado».

Sivan Odiz, una vecina de 23 años con conocidos en el instituto, dijo que un joven de 15 años amigo de su hermano estaba en un aula en la que entró el tirador. Ella contactó con el estudiante después de la masacre: «Me dijo que se hizo el muerto. Cuando se puso de pie, vio dos personas que habían recibido disparos. Estaba muy alterado».

Una profesora llamada Melissa Falkowski le explicó a la CNN que se escondió junto a 19 estudiantes durante más de 40 minutos. «Era el final del día escolar y sonó la alarma contra incendios. Comenzamos a evacuar como si fuera un simulacro», relató Falkowski.

Según la profesora, el instituto «estaba totalmente preparado para este tipo de situación», y añadió: «Hemos entrenado a los estudiantes sobre qué hacer… hicimos todo lo que se debe hacer. Hoy siento que nuestro Gobierno, nuestro país, nos ha fallado y ha fallado en proteger a los niños».

Traducido por Lucía Balducci

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.