«Estrecho de Taiwán pertenece a China que no dudará en iniciar una guerra y…

Fuente: https://www.telesurtv.net/bloggers/Estrecho-de-Taiwan-pertenece-a-China-que-no-dudara-en-iniciar-una-guerra-y-aplastar-en-pedazos-cualquier-intento-de-independencia-advierten-los-chinos-a-EE.UU.-20220613-0001.html?utm_source=planisys&utm_medium=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_campaign=NewsletterEspa%C3%B1ol&utm_content=31  Tulio Ribeiro                                                                                       13 junio 2022

«Estrecho de Taiwán pertenece a China que no dudará en iniciar una guerra y aplastar en pedazos cualquier intento de independencia”, advierten los chinos a EE.UU.

Comentarios

China ha reafirmado que tiene derechos soberanos sobre el Estrecho de Taiwán, considerando a la isla como parte de su propio territorio, y dice que bajo el derecho internacional ratifica prerrogativas sobre todo el canal. La declaración de facto emitida por el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, muestra una confrontación total con la afirmación de Estados Unidos de que el área en cuestión son aguas internacionales.

"Estrecho de Taiwán pertenece a China que no dudará en iniciar una guerra y aplastar en pedazos cualquier intento de independencia”, advierten los chinos a EE.UU.

La declaración de este lunes (13/6) sobre las garantías soberanas y administrativas sobre el ‘Estrecho de Taiwán’ explica por qué se encuentra dentro de las aguas territoriales de China y la zona económica exclusiva, tal como lo define la Convención de las Naciones Unidas sobre (UNCLOS) y la legislación interna: «China goza de derechos soberanos y jurisdicción sobre el Estrecho de Taiwán, respetando los derechos legítimos de otros países en áreas marítimas relevantes”, dijo el diplomático.

Este es un capítulo más de un choque de comunicación entre ambas potencias, que se acentuó el pasado fin de semana, cuando se acusó a los estadounidenses de fomentar la ruptura entre el continente y la isla.

China «no dudará en iniciar una guerra» y «aplastar en pedazos» cualquier intento de independencia de Taiwán, advirtió su ministro de Defensa a su homólogo estadounidense en las primeras conversaciones directas de la pareja. “Si alguien se atreve a separar a Taiwán de China, el ejército chino definitivamente no dudará en iniciar una guerra, sin importar el costo”, dijo el viernes el ministro de Defensa, Wei Fenghe, durante una reunión con Lloyd Austin al margen de la cumbre, en el Diálogo de Shangri-La en Singapur durante casi una hora, el doble de lo planeado originalmente. Añadió: «El EPL [Ejército Popular de Liberación] no tendría más remedio que luchar… y aplastar cualquier intento de independencia de Taiwán mientras salvaguarda la soberanía nacional y la integridad territorial».

La amenaza del Pentágono se produjo en las palabras de Austin a Wei de que Beijing debería «abstenerse de más acciones desestabilizadoras hacia Taiwán». Y siguió en una nueva declaración: «Estados Unidos tiene grandes preocupaciones sobre el aumento del comportamiento del EPL, particularmente inseguro, agresivo y poco profesional, les preocupa que el EPL pueda estar tratando de cambiar el status quo a través de su comportamiento operativo”. En ese momento, el ministro de Defensa chino también prometió que Beijing “destruirá cualquier plan para la independencia de Taiwán y defenderá resueltamente la unificación de la patria”.

De hecho, por sus acciones directas o indirectas, Estados Unidos es el más fuerte aliado internacional y proveedor de armas de Taiwán, lo que genera acalorados debates entre Washington y Beijing. Dentro del presupuesto estadounidense más un paquete de armas, se anunció este miércoles la venta de piezas para los buques de guerra de Taiwán, valores que alcanzan los US $120 millones. Si bien ambas partes dicen que quieren manejar mejor su relación, Beijing y Washington siguen polarizados sobre una variedad de situaciones de seguridad volátiles, desde la soberanía de Taiwán hasta la actividad militar de China en el Mar de China Meridional y la operación de Rusia en Ucrania. En la práctica, China ha aumentado la actividad militar cerca de la isla en los últimos dos años, lo que expresa como la razón de la “colusión” entre Taipéi y Washington.

Al mismo tiempo, en el planteamiento de la ‘presidenta’ de Taiwán, Tsai Ing-wen, dijo que su país está decidido a ‘defenderse’ y confía en que esta decisión ‘agrupe a otras democracias a nuestra causa’.

Otra fuente de fricciones fue el discurso ya circulado en la reunión por parte de Estados Unidos. Cuando el secretario de Defensa afirmó que Washington está comprometido a ayudar a sus aliados en el Indo-Pacífico a defenderse, en un discurso que destacó la creciente presencia estadounidense en la región en medio de su rivalidad con China: «Estados Unidos se asegurará de que sus aliados tengan las capacidades adecuadas para “detener la agresión… buscamos una región libre de agresión y acoso, y buscamos un mundo que respete la integridad territorial y la independencia política”.

En una verdad que parece más clara, EE.UU. comenzó a reconocer directamente la unión global chino-rusa, cuando el jefe de defensa también involucró a Ucrania, olvidando que el conflicto se da por el objetivo recurrente europeo-estadounidense de expandir la OTAN.

En un capítulo anterior, China y EE.UU. ya estaban en conflicto por la seguridad y la defensa en el Indo-Pacífico. Beijing señala que los esfuerzos de EE.UU. para unir a las naciones bajo alianzas de seguridad, como Aukus (una alianza militar tripartita formada por Australia, EE. UU. y el Reino Unido) y Quad (EE.UU., India, Australia y Japón, para una posible OTAN asiática), tienen como objetivo para contener a China.

Mientras tanto, Washington ha acusado a China de coaccionar a sus vecinos, lo que puede demostrar que el conflicto entre el bloque UE-EE.UU. y Rusia-China alcanza proporciones difíciles de disolver, especialmente cuando Occidente monta problemas de inflación, raza y empobrecimiento con la desindustrialización.

A medida que aumentan las tensiones, EE.UU. se enfrenta a Rusia como la segunda potencia militar más grande y a una China cada vez más poderosa con avances en misiles hipersónicos y un enfoque cada vez mayor en su programa espacial militar que genera preocupaciones sobre lo que EE.UU. describe como una «amenaza» de ritmo.

El resultado de intentar interferir en la seguridad de las grandes potencias asiáticas sería peligroso para un Occidente cada día menos fuerte frente a un Oriente enriquecido, una inercia bélica que puede acelerar la decadencia de Estados Unidos.

teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.