«El frío es duro cuando vives en la calle, pero cuando llueve es mucho peor»

Fuente: El Diario/

«Trabajaba en la construcción, me quedé en el paro y desde hace dos años y medio vivo en la calle al quedarme sin subsidio».

Así se ha pronunciado Antonio, de 54 años y natural Marruecos. Él es una de las cientos de personas que viven en las calles de València.

Su rostro refleja la dureza de esta situación, más en los meses en los que el frío aprieta: «me tapo con mantas y más o menos aguanto; el frío es duro cuando vives en la calle, pero cuando llueve es mucho peor».

Pese a todo, asegura que prefiere la calle a un albergue, ya que, según le han comentado, «en los albergues hay mucho escándalo por las noches y no se puede dormir tranquilo, por eso prefiero estar aquí».

Cruz Roja València es una de las organizaciones que atiende a este colectivo en virtud de un proyecto de atención a personas en extrema vulnerabilidad y sin hogar.

Cada martes y jueves, Sergio Ferri, coordinador, y los voluntarios Lucía, Natalia y Javier, salen en busca de los sin techo, bien tras avisos vecinales o bien por iniciativa propia, y les ofrecen todo tipo de ayuda: ropa de abrigo, productos de higiene, asesoramiento e información sobre los recursos de que disponen e incluso acompañamiento a los mismos.

El coordinador de Cruz Roja, Sergio Ferri (izquierda), junto a los voluntarios Natalia, Lucía y Javier
El coordinador de Cruz Roja, Sergio Ferri (izquierda), junto a los voluntarios Natalia, Lucía y Javier

«Ahora mismo estamos atendiendo a 11 personas, la mayoría de son hombres de nacionalidad española que suelen tener problemas de adicciones», explica Ferri, quien añade que es complicado llevar un seguimiento exhaustivo porque suelen cambiar su zona de pernoctación: «a veces estamos semanas trabajando con alguno en un lugar concreto, y de repente desaparecen porque cambian de sitio».

El Ayuntamiento de València cuenta con 170 plazas para dar cobijo a este colectivo en el Centro de Atención a Personas Sin Techo situado en el barrio del Carmen, en Casa Caridad y en el centro de San Juan de Dios, a los que hace escasas semanas se sumaron otras 10 plazas en un nuevo centro de baja exigencia habilitado en la calle Maria Llácer, número 20, en el que incluso hay espacio para poder dejar animales.

Sin embargo, estos recursos no han sido suficientes para evitar la reciente muerte de dos sin techo en 24 horas, lo que ha motivado la reacción de la ‘Plataforma Sense Llar’ exigiendo medidas para mejorar la atención a estas personas y una estrategia integral.

Al respecto, fuentes municipales han comentado que la operación frío se mantiene activada con las patrullas policiales que patrullan para ofrecer cobijo, ropa de abrigo y mantas al colectivo y que desde se puso en marcha ningún día se han cubierto las plazas municipales en albergues.

Por su parte, la directora la unidad de soluciones de RAIS, Maribel Ramos, ha comentado que los recursos de Vaència son similares a los de otras grandes ciudades y que las plazas de albergue deben ser una medida de emergencia, pero nunca una solución: «el sistema debe ser capaz de dar una respuesta y en este sentido hay que trabajar por facilitar el acceso a viviendas a estas personas, puesto que morir en la calle es algo horrible, ninguna sociedad avanzada se lo debería permitir».

Programa Hábitat

En este sentido, el Ayuntamiento de València y RAIS Fundación firmaron recientemente un convenio con el objetivo de implantar el programa Hábitat.

En virtud de este acuerdo, se pondrán a disposición del programa cinco viviendas (dos cedidas por la Generalitat y tres por el Ayuntamiento) en edificios y barrios separados que se destinarán a personas mayores de 18 años que lleven un mínimo de tres años viviendo en la calle y que padezcan alguna enfermedad mental, adicción o discapacidad.

El coordinador y los voluntarios de Cruz Roja conversan con Antonio
El coordinador y los voluntarios de Cruz Roja conversan con Antonio

Por su parte, el beneficiario tan solo debe aceptar una visita semanal de un técnico y, si tiene ingresos regulares, un pago del 30% de los mismos. En caso de no tenerlos, RAIS se hace cargo de los gastos, así como de facilitarle productos básicos de limpieza y alimentación.

400 personas duermen al raso en Valencia

En la capital valenciana, al menos 404 personas viven de forma permanente en las calles de la ciudad, la mayoría de ellas viven en condiciones de alta o muy alta vulnerabilidad, según datos de RAIS Fundación, entidad sin ánimo de lucro que  lucha contra la exclusión social, especialmente de las personas sin hogar, y que colabora con el Ayuntamiento de València.

Según los datos que maneja RAIS Fundación en virtud de una encuesta realizada en abril del año pasado en el marco del programa Homeless Meet Up Valencia, el 45% de las personas encuestadas (269) han sido atacadas o agredidas y que el 57% padecen graves problemas de salud.

Esta es una de las causas por las que, si la media de esperanza de vida en España es de 80 años, para las personas sin hogar la media es de 52.

Las personas sin hogar en la ciudad de Valencia también son vulnerables porque el 77% de ellas no tienen ningún tipo de ingreso ni prestación pública y el 29% no puede cubrir sus necesidades básicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.