EEUU organiza cumbre especial de ASEAN mientras profundiza conflicto con China

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/05/19/blnu-m19.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Estados Unidos organiza una cumbre especial de la ASEAN mientras se profundiza el conflicto con China                             Ben McGrath                                                                        19.05.22

Los miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se reunieron en una cumbre especial de dos días con el presidente estadounidense Joe Biden en Washington la semana pasada como parte de una ofensiva diplomática contra China.

Para el imperialismo estadounidense, la reunión supuso una oportunidad para intensificar su confrontación con Pekín en el Indo-Pacífico, incluso mientras prosigue la guerra por delegación de Estados Unidos y la OTAN en Ucrania contra Moscú. Sin embargo, los desacuerdos fueron evidentes en el ámbito de la ASEAN sobre la agenda de Estados Unidos.

La Cumbre Especial ASEAN-EEUU en Washington DC, 2022 (Foto: Facebook/ASEAN)

La cumbre ASEAN-EEUU tuvo lugar los días 12 y 13 de mayo y fue la primera que se celebró en Washington en los 45 años de historia de la organización. También fue la segunda cumbre especial celebrada en EE.UU. tras la reunión de 2016 organizada por el entonces presidente Barack Obama en California.

Biden aprovechó la cumbre para volver a acusar a Pekín de planear una invasión no provocada en Taiwán, comparándola con la invasión rusa en Ucrania. En realidad, Estados Unidos está incitando y antagonizando a Pekín por las disputas territoriales regionales y por Taiwán, al igual que Estados Unidos y la OTAN provocaron deliberadamente la guerra en Europa.

Calificando la reunión como el inicio de una ‘nueva era en las relaciones entre EE.UU. y la ASEAN’, Biden dijo a los líderes reunidos que ‘la amplitud de nuestros debates refleja lo vitales que son el Indo-Pacífico y la región de la ASEAN para los Estados Unidos de América, desde nuestra perspectiva’.

Sin nombrar explícitamente a China, Biden declaró que Estados Unidos buscaba ‘un Indo-Pacífico libre y abierto, estable y próspero, y resistente y seguro’. Washington demoniza regularmente a Pekín declarando que es una amenaza para el Indo-Pacífico ‘libre y abierto’ y para el llamado ‘orden internacional basado en normas’.

El verdadero temor de Washington es que la expansión económica de China constituya una amenaza para el dominio global de Estados Unidos, es decir, el orden posterior a la Segunda Guerra Mundial en el que estableció las reglas internacionales para satisfacer sus propios intereses económicos y estratégicos.

La declaración conjunta emitida tras la reunión apuntaba en la misma dirección, al afirmar que EE.UU. y la ASEAN ‘comparten principios fundamentales relevantes en la promoción de una arquitectura regional abierta, inclusiva y basada en normas, en la que la ASEAN ocupa un lugar central, junto a socios que comparten estos objetivos’.

De hecho, Washington, durante más de una década, ha fomentado las tensiones en la región entre China y los miembros de la ASEAN, Brunei, Malasia, Filipinas y Vietnam, por disputas territoriales en el Mar de China Meridional. La Marina estadounidense ha llevado a cabo en repetidas ocasiones provocadoras ‘operaciones de libertad de navegación’, enviando sus buques de guerra a aguas reclamadas por China en torno a islotes bajo su control.

La declaración conjunta de la ASEAN y Estados Unidos hacía varias referencias a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), que Estados Unidos nunca ha ratificado, justificando indirectamente estas provocaciones navales. ‘Nos dedicamos a mantener la paz, la seguridad y la estabilidad en la región, y a garantizar la seguridad y la protección marítima, así como la libertad de navegación y sobrevuelo y otros usos legítimos de los mares, tal y como se describe en la UNCLOS de 1982’, afirmaba.

El objetivo de estas denuncias, veladas o no, es pintar a China como una amenaza para la ‘libertad’ en la región del Indo-Pacífico, permitiendo al mismo tiempo el desarrollo de los planes militares de Washington con sus aliados. En particular, Estados Unidos y Australia han denunciado un acuerdo de seguridad firmado recientemente por China con las Islas Salomón y han lanzado amenazas apenas veladas de cambio de régimen contra el gobierno del pequeño estado insular del Pacífico.

Biden prometió 150 millones de dólares a la ASEAN durante la cumbre para intentar compensar los $1.500 millones en ayuda al desarrollo prometido por Pekín a la ASEAN en noviembre. La mayor asignación fue de $60 millones para la cooperación militar en el Mar de China Meridional. Esto incluye el envío de un barco de la Guardia Costera estadounidense a la región para trabajar con las flotas de los miembros de la ASEAN, con el pretexto de evitar la pesca ilegal china.

Sin embargo, existen amplias diferencias entre los países de la ASEAN en su postura hacia Rusia y China. Así que, aunque sin duda se habló de ambos a puertas cerradas, las declaraciones públicas evitaron condenas directas. Sólo Singapur ha impuesto sanciones a Rusia. Vietnam y Laos se abstuvieron de aprobar una resolución de la ONU en marzo que condenaba a Rusia por Ucrania. Indonesia, Malasia y Tailandia han adoptado posiciones más neutrales.

En cuanto a Ucrania, la declaración conjunta de la cumbre no siguió a Estados Unidos en la condena de la invasión rusa. Reafirmó ‘nuestro respeto por la soberanía, la independencia política y la integridad territorial’ y reiteró ‘nuestro llamamiento al cumplimiento de la Carta de la ONU y del derecho internacional’. Pidió ‘un cese inmediato de las hostilidades’ y una resolución pacífica al conflicto.

Existen divisiones similares entre los miembros de la ASEAN en cuanto a alinearse plenamente con la campaña bélica dirigida por Estados Unidos contra China. Antes de la cumbre, Kurt Campbell, coordinador estadounidense para el Indo-Pacífico, declaró públicamente que Taiwán estaría en la agenda y afirmó hipócritamente que Estados Unidos quería ‘mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán’. Sin embargo, en la declaración conjunta de la cumbre no apareció ninguna referencia a Taiwán.

Amalina Anuar, analista de la S. Rajaratnam School of International Studies (RSIS) de Singapur, declaró a Al Jazeera: ‘Si hablamos de persuadir a los miembros de la ASEAN para que se alineen con Estados Unidos, es dudoso que los miembros de la ASEAN se alejen de la neutralidad. La ASEAN y China se encuentran en la misma vecindad y son interdependientes en muchos aspectos, sobre todo en el económico. La ASEAN no pretende excluir a China de la arquitectura regional por este motivo’.

Camboya, en particular, mantiene estrechas relaciones con Pekín, mientras que Indonesia depende en gran medida de las inversiones de China. Además, los líderes de Myanmar y Filipinas estuvieron ausentes de la cumbre, ya que el primero fue excluido tras un golpe militar en 2021 y el segundo está atravesando un cambio de liderazgo. El nuevo gobierno de Ferdinand Marcos Jr. en Manila parece probable que siga los pasos del presidente saliente, Rodrigo Duterte, en el desarrollo de relaciones más estrechas con Pekín.

Para contrarrestar estas relaciones económicas, Washington está trabajando en el Marco Económico Indo-Pacífico (IPEF), que Biden tiene previsto lanzar formalmente durante su próximo viaje a Asia esta semana. El IPEF, anunciado el pasado mes de octubre y similar al extinto Acuerdo Transpacífico (TPP), pretende situar el comercio y los intereses estadounidenses en el centro de las relaciones económicas en la región. La administración pretende aplicar su plan mediante órdenes ejecutivos en lugar de arriesgarse a enfrentarse a la oposición del Congreso.

A finales de esta semana, Biden viajará al noreste de Asia, donde se reunirá con el nuevo presidente de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, el 21 de mayo en Seúl, y con el primer ministro japonés, Fumio Kishida, el 23 de mayo en Tokio. Al día siguiente, Biden participará en la cumbre del Diálogo Cuadrilateral de Seguridad (Quad) —una alianza casi militar dirigida contra China — con Kishida y los líderes de India y Australia.

(Publicado originalmente en inglés el 16 de mayo de 2022)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.