Dos años de totalitarismo sanitario

Fuente: https://periodicogatonegro.wordpress.com/2022/05/25/dos-anos-de-totalitarismo-sanitario/                                       25.05.22

Dos años de totalitarismo sanitario

(Compartimos el siguiente texto e ilustración del gran dibujante Rodolfo Fucile)

Cuando me invitaron a escribir esta nota dudé, porque no soy médico, abogado ni “experto”. Pero la censura en las redes sociales y el relato único en los medios masivos me alientan a tomar la palabra y ocupar el espacio que otros más calificados han dejado vacante, ya sea por miedo o por cálculo político. En definitiva, a la hora de combatir la mentira y la infamia, más que currículum se necesita convicción y honestidad intelectual. Como dijera Raúl González Tuñón: “Marchemos, gritemos, protestemos… que cuando se escriba la historia de este tiempo que nos tocó vivir, se sepa que no estuvimos de acuerdo”.

La emergencia sanitaria significó, en la Argentina y en el mundo, un retroceso sin precedentes en materia de DD. HH., que incluyó la desaparición y asesinato de personas por parte de las fuerzas represivas por «violar la cuarentena». De forma masiva se avasallaron derechos fundamentales al impedir la circulación, el trabajo, la atención médica y la educación, como así también el acceso a la cultura, al ocio y la actividad deportiva. Luego, con la exigencia del Pase Sanitario en trámites como el DNI, se violó el derecho a la identidad (tan reivindicado en la narrativa progresista) y se coaccionó a las personas a recibir una inyección experimental, bajo amenaza de perder su fuente de ingresos, su libertad de movimiento y su vida social. Si las llamadas “libertades democráticas” ya venían golpeadas, en nombre de la “emergencia sanitaria” fueron aplastadas.

El relato oficial de la pandemia se sostuvo en el uso y abuso del PCR, un testeo inútil e inespecífico, que no sirve para diagnosticar enfermedades y que, empleado de manera incorrecta y tendenciosa, arroja falsos positivos. En ese test se basó el conteo de «casos» con el que se generó pánico en la sociedad. Por si fuera poco, el sistema de salud exageró las estadísticas al anotar como “paciente covid» a cualquier enfermo o accidentado que tuviera PCR positivo. Para justificar el encierro de personas sanas, se instaló socialmente la categoría de «enfermo asintomático». Todos pasamos a ser peligrosos contagiadores ambulantes. Por ende, había que encerrarnos preventivamente, en nombre de la salud pública.

A partir de esta operación, todo se transformó en covid (posibilitando una importante transferencia de recursos a centros de salud) y se desatendieron otras enfermedades más graves. Cualquier resfrío, gripe o pulmonía pasó a ser “covid”. Pero si el paciente moría, “por protocolo” no se realizaba ninguna autopsia. Gracias a la desobediencia de unos pocos médicos europeos que sí realizaron autopsias, se demostró que los protocolos hospitalarios y el uso del respirador en cuadros inflamatorios empeoraron la salud de muchos pacientes. Nunca nadie pidió disculpas ni se hizo responsable de tantas muertes por abandono de personas y mala praxis.

Este programa de terror psicológico y sometimiento social fue posible por el alineamiento total de los medios de comunicación (hegemónicos y «alternativos»), asociaciones profesionales e intelectuales mercenarios que adhirieron al relato único, fomentaron la estigmatización y desacreditaron a cualquier médico o científico que planteara dudas o cuestionamientos. Esto incluyó la censura, persecución, despido, detención y procesamiento penal de profesionales de la salud críticos.

Las consecuencias sociales y económicas fueron devastadoras. Producto de la recesión y las restricciones, millones de personas perdieron sus fuentes de ingreso, empleos, comercios y pequeñas empresas, o quedaron endeudadas. Se dañó la salud mental de adultos y niños, se cerraron las escuelas y aumentó la deserción educativa.

En la última etapa de esta pandemia al servicio de la Big Pharma, se impuso la inoculación con inyecciones en fase de prueba que no previenen el contagio ni la enfermedad y que producen efectos secundarios graves como trombosis, miocartidis, encefalitis y síndrome Guillain Barre, entre otros (Fuentes: VAERS y Eudravigilance). Estos efectos adversos y las muertes post vacunación aún son ocultados o minimizados por las autoridades y sus propagandistas. Para forzar la inoculación masiva se extorsionó a la población exigiendo un «pase sanitario» para acceder a derechos esenciales, convirtiendo a los «no vacunados» en ciudadanos de segunda. Ningún organismo de DD. HH. se opuso a esta medida violatoria de las libertades, que contó también con el aval de sindicatos y partidos de todo el arco político.

Esto es apenas un resumen del desastre generado, no por un virus, sino por los gobiernos, la corporación sanitaria y todos los lacayos de la industria farmacéutica. Detrás de esta, existe un conglomerado de capitales que también participan de industrias estratégicas como alimentación, agricultura, combustible, informática, telecomunicaciones y medios. Los dueños del mundo.

Luego de un impás en el cual el covid-19 dejó de ser atractivo para la agenda mediática, lugar que ocupó la guerra en Ucrania, se está intentando instalar el miedo y la alerta por la «cuarta ola». Aunque una parte de la población ya se muestra escéptica o desinteresada por el relato pandémico, no es descabellado pensar en la posibilidad de un nuevo encierro y medidas restrictivas. En este sentido, cabe destacar que la OMS está elaborando un “tratado pandémico” internacional mediante el cual -ante una futura emergencia sanitaria- los países firmantes deberán acatar las restricciones, protocolos y políticas sanitarias que emanen de dicha institución. Esta centralización del poder complica aún más cualquier iniciativa independiente en cualquier región del planeta.

Es necesario romper el cerco mediático, difundir los testimonios de los daños y rechazar la avanzada autoritaria por todos los medios posibles.

NI OLVIDO NI PERDÓN

Rodolfo Fucile

 

Algunas notas recomendadas:

Fernando del Pino Calvo-Sotelo. «Se acabó la farsa». https://www.fpcs.es/se-acabo-la-farsa/

Lorenzo Gallego Borghini. «Desenmascarados». https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/desenmascarados

Agustina Sucri. “Covid: cuando la ‘fake news’ es la palabra oficial”. https://www.laprensa.com.ar/514183-Covid-cuando-la-fake…

Ehud Quimron (inmunólogo). Carta pública al Ministerio de Salud de Israel. “Es hora de admitir el fracaso”. https://www.lasrepublicas.com/…/ehud-qimron-inmunologo…/

Declaración de Great Barrington (octubre 2020). https://gbdeclaration.org/la-declaracion-de-great…/

Cumbre Global Covid. “Declaración de los médicos” (en inglés). https://doctorsandscientistsdeclaration.org/

Global Commit Summit (inglés).

https://globalcovidsummit.org/…/declaration-iv-restore…

Mario Borini: (médico epidemiólogo) “Por qué el pase no es sanitario”. https://www.laprensa.com.ar/510500-Por-que-el-pase-no-es…

Ramiro Salazar (médico epidemiólogo): “Rebaños, ovejas negras y covid. https://www.laprensa.com.ar/513324-Rebanos-ovejas-negras…

Epidemiólogos Argentinos Metadisciplinarios. Carta abierta el presidente (julio 2020) https://www.resumenlatinoamericano.org/…/argentina-dura…

María José Martínez Albarración (médica). Sobre protocolos covid. https://cienciaysaludnatural.com/protocolos-k0-b1t…/

Roxana Bruno (Inmunóloga). Sobre la vacunación covid en niños. https://cienciaysaludnatural.com/vacunacion-de-ninos…

Pablo Goldsmith (Inmunólogo). Sobre el mal manejo de cifras y amarillismo.

https://www.infobae.com/…/pablo-goldschmidt-sobre-el…/

Sobre muertes y efectos adversos luego de la inoculación. https://cienciaysaludnatural.com/70500-muertes-y-5410493…/

“El proyecto de los Testimonios”, documental israelí sobre efectos adversos tras la inyección covid. https://www.vaxtestimonies.org/es/

Canal de Telegram con difusión “Libre Circulación”: https://t.me/librecirculacion


Si llegaste hasta acá es porque puede ser que te interese nuestra escritura, nuestras inquietudes, nuestras ganas de multiplicar la rebeldía, de promover la autonomía, de fomentar la auto-organización anti-autoritaria. Te invitamos a colaborar para que Gatx Negrx siga siendo una de las tantas voces necesarias para recuperar todo lo que nos han robado:  ttps://periodicogatonegro.wordpress.com/aportes/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.