¿Dices que no activas orden detención porque quiere ser detenido?

Fuente: Iniciativa Debate/Pepito Grillo                                                             

¿Dices que no activas la orden de detención porque él quiere ser detenido?

Como me acaba de comentar un amigo… efectivamente, nos toman por gilipollas. Pero no por gilipollas simpáticos o entrañables, sino por gilipollas profundos y del subtipo borde, manejable y cenutrio. Y quizá se deba a que este país está rebosante de una fauna que convierte el calificativo en pura descripción. Y es que muy seguros deben estar algunos de acertar en sus impresiones sobre la sociedad que los rodea y mantiene como para atreverse a decir y hacer (o dejar de hacer) ciertas cosas. Por ejemplo que exista un juez del Supremo al que no le tiembla la voz para mantener que no emitirá una orden de detención porque eso es lo que busca el presunto delincuente.

Juro por Allende que el juez Llarena lo ha dicho sobre Carles Puigdemont (que por cierto no es ningún prófugo porque no hay sobre él orden de búsqueda y captura) y en contra del criterio de la fiscalía. Y no solo eso, sino que además añade el juez cuestiones políticas que para nada le competen (o que en ningún caso son de su incumbencia): “El investigado instrumentalizaría, así, su privación de libertad para alcanzar la investidura” (esta frase sale del auto del juez Llarena, y refiere el aprovechamiento político que un investigado haría de su detención). ¿Y a ti, que eres juez y no parte, quién hostias te ha dado vela en ese entierro?

Ponga, amigo/a lector/a tono de actuación de Faemino y Cansado:

(Policía comprometido) – Mire, mire, señoría juez del Supremo, allí hay un hombre malo rompepatrias que se está comiendo a un niño vivo mientras nos está haciendo muecas y burla, ¿lo detenemos?

(Juez del Supremo) – No, no, insensato y apuesto agente de la ley, no podemos ni debemos detener a ese delincuente comeniños asustaviejas porque es lo que él quiere que hagamos.

Aunque en realidad todo es todavía más triste, porque no solo la justicia se mete en política, sino que en el colmo del despropósito lo hace para disimular que como justicia tampoco vale, porque todos sus argumentos jurídicos, que de los Pirineos en adelante solo serían motivo de burla, caben únicamente en este triste país en el que hasta la justicia es un puñetero circo en el que condenar a raperos, tuiteros, titiriteros y humoristas, o a cualquiera que ponga en cuestión el monárquico y oligárquico statu quo.

Pues eso mismo. Este es el nivel. Jueces que hacen política, políticos que hacen su justicia y medios mercenarios que desinforman en bloque para defender a los unos y a los otros entre un ensordecedor concierto de balidos.

No lo llame cortijo, llámelo España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.