Cristina Fernández considera «un exceso» que la acusen de «traición a la patria»

Fuente: La Jornada/Stella Calloni

Juez federal ordena prisión preventiva contra la senadora argentina, previo desafuero

La procesan por firmar un Memorando de Entendimiento con Irán que nunca se puso en práctica

Foto

Ciudadanos salieron ayer a las calles en Buenos Aires en respaldo a la ex mandataria Cristina Fernández, quien acusó al presidente Mauricio Macri de encabezar una corporación política y judicial para perseguir a la oposición Foto Ap

Cristina Fernández de Kirchner, ex presdidenta de Argentina (2007-2015) y actual senadora, calificó este jueves de un exceso y una violación al estado de derecho el pedido de prisión preventiva previo desafuero que formuló el juez federal Claudio Bonadío a partir de una denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por presunto encubrimiento del atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), perpetrado en julio de 1994, mediante el Memorando de Entendimiento firmado con Irán en 2013, que nunca se puso en práctica.El cargo de traición a la patria y encubrimiento no surgen de nada de lo expuesto por Bonadío, quien la madrugada de este jueves ordenó la detención de Carlos Zanini (secretario legal y técnico en la presidencia de Fernández de Kirchner), en Río Gallegos, Santa Cruz.

Luego fue por el dirigente del movimiento Miles, Luis D’ Elía, en esta capital, y por Fernando Esteche, ex líder de Quebracho y profesor de la Facultad de Comunicación Social de La Plata. Se agregaron para procesarlos sin prisión preventiva, Óscar Parrilli, ex secretario de la Presidencia, y el diputado Andrés Larroque.

Al comerciante de origen sirio Jorge Khalil se le fincó el disparatado cargo de ser embajador paralelo de Irán. Vecinos llegaron a solidarizarse con él cuando la policía invadió su casa.

En conferencia de prensa, la ex mandataria agradeció el apoyo de los demás sectores de la oposición, que se han solidarizado con ella por la persecución del juez Bonadío.

Esta situación llevó a la convocatoria espontánea de una marcha, que resultó multitudinaria en Plaza de Mayo, que continuaba la noche de este jueves en demanda de la libertad de los presos políticos, justicia para Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, asesinados en el sur del país, repudio al ajuste, la reformas, los tarifazos y exigir el fin de la persecución política.

Estamos viviendo un estado de excepción, fue el planteamiento de dirigentes políticos de distintos sectores. Importantes juristas, incluso no kirchneristas, establecieron que el Memorando de Entendimiento firmado con Irán, aprobado por el Congreso en 2013, nunca se puso en práctica porque la república islámica no avanzó más cuando Israel intentó presionar al gobierno argentino para que no siguiera adelante el proyecto que tendía a solucionar un conflicto dentro del derecho internacional.

Esto iba a permitir que viajaran jueces argentinos a Teherán para tomar declaraciones a funcionarios imputados por Estados Unidos e Israel –sin prueba alguna– de ser responsables del atentado, tomando en cuenta que no hay tratados de extradición con Irán.

Fernández de Kichner ratificó que “es absurda la indagatoria por traición a la patria, que se trata de un acto de política exterior no judiciable que mereció el tratamiento del Parlamento argentino.

No hay causa y no hay delito, advirtió, y acusó al presidente Mauricio Macri de ser el máximo y principal responsable de presidir una corporación política y judicial para perseguir a la oposición. Sentenció: Macri es director de la orquesta y Bonadío ejecuta la partitura judicial.

Para poder introducir el cargo de traición a la patria, Bonadío consideró el atentado contra la embajada israelí en Buenos Aires en 1992, y el de la AMIA, como actos de guerra. Un disparate, señalaron la ex presidenta y diversos dirigentes.

La ex presidenta también se refirió a la actuación del ex secretario de Interpol, el estadunidense Robert Noble, quien negó que el gobierno de Fernández de Kirchner hubiera pedido el levantamiento de las alertas rojas contra los iraníes como aseguró el fallecido fiscal Nisman en la denuncia apresurada que presentó a principios de 2015 contra la presidenta, después que él mismo había apoyado el memorando.

Bonadío menciona que dudaba de la imparcialidad que podría tener Noble, por su amistad con el también acusado canciller argentino Héctor Timerman, quien está gravemente enfermo, por lo cual se quedará en su domicilio.

Al destacar el manejo de medios como redes del Estado para perseguir y disciplinar a la oposición, la ex presidenta expuso: Los medios son responsables de esta persecución política y son partes de este armado.

Resaltó, ante una pregunta, que fue citada en abril de 2016, cuando no tenía fuero, y es evidente que esperaron este momento, cuando tiene que asumir su cargo el próximo lunes. No nos vamos a asustar ni a disciplinar frente al ajuste y al saqueo; no nos dejaremos provocar, vamos a defender a millones de argentinos ante el ajuste, sostuvo, y llamó a la acción serena para responder a este siniestro desvarío vario judicial.

Florencio Randazzo, ex ministro de Transporte, quien se separó del Frente para la Victoria, cuestionó que el juez haya pedido el desafuero y la detención de la senadora y recordó que en 2015 hizo referencias a que la imputación a Fernández de Kirchner por un memorando que fue público y ratificado por el Parlamento nacional era un absoluto disparate.

También hubo un fuerte comunicado del partido Peronista y de Unidad Ciudadana. El resultado es que ante este caso el peronismo se unió en todas sus líneas para reprobar esta causa. Macri ha desatado una cacería contra toda voz crítica. Macri te puede reprimir, te puede encarcelar, te puede hasta matar, como a Maldonado o Nahuel. En este caso se trata de la orden de detención a varios opositores, dijo Roberto Navarro, un periodista perseguido, y agregó se nos está diluyendo la democracia entre los dedos. El que no hace nada es cómplice.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.