Ante inminente expiración de contratos de estibadores, Biden pronuncia discurso belicista en Los Ángeles

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/06/16/fgpa-j16.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Ante la inminente expiración de los contratos de los estibadores, Biden pronuncia un discurso belicista en los puertos de Los Ángeles

President Joe Biden speaks about inflation and supply chain issues at the Port of Los Angeles, Friday, June 10, 2022, in Los Angeles. [AP Photo/Evan Vucci] [AP Photo/Evan Vucci]

Cuando se acerca el vencimiento del contrato de 20.000 estibadores de la Costa Oeste a finales de mes, el presidente Joe Biden realizó una visita no anunciada al puerto de Los Ángeles el pasado viernes. El discurso, que intentó centrar la ira popular por la inflación contra los rivales extranjeros de Estados Unidos, fue una indicación de la profunda crisis a la que se enfrenta el capitalismo estadounidense.

Biden se refirió a la inflación, que alcanzó el 8,6 por ciento en EE.UU. el mes pasado, como ‘la subida de precios de Putin’ tres veces a lo largo del discurso, intentando culpar a Rusia de la crisis, que es en gran parte el resultado de los continuos rescates corporativos y financieros del gobierno estadounidense desde 2008. Esto se ha visto exacerbado por las sanciones lideradas por Estados Unidos contra Rusia tras la guerra provocada por la OTAN en Ucrania.

También lanzó una andanada contra la competencia extranjera en el sector marítimo. Pidió al Congreso que ‘tome medidas enérgicas contra… las compañías navieras de propiedad extranjera’ por ‘obtener, sólo el año pasado, 190.000 millones de dólares de beneficios, un aumento de siete veces en un año’. Biden afirmó que al enterarse de que ‘nueve de las principales compañías navieras’ habían formado ‘tres consorcios’, le produjo una ‘ira visceral’. ‘Si [tuviera] a la persona frente a [mí], [querría] reventarla’, dijo.

El hecho de que Biden realizara este repentino viaje al puerto, tras la conclusión ese mismo día de la Cumbre de las Américas, que también se celebró en Los Ángeles, indica el alto grado de seriedad con el que tanto la Casa Blanca como la élite capitalista estadounidense ven la situación en los muelles.

Impulsado por el aumento vertiginoso del coste de la vida y el número masivo de muertes debidas a la indiferencia oficial ante la pandemia, se espera que en las próximas semanas surja un ‘verano caliente’ de lucha de clases, con importantes huelgas y protestas sociales de los trabajadores de todo el mundo. Cualquier muestra de oposición por parte de los trabajadores portuarios, especialmente la huelga, no sólo alentaría la resistencia de los trabajadores de todo el país, sino que también cerraría una parte importante de la economía estadounidense. Los muelles de la Costa Oeste manipulan mercancías que representan aproximadamente el 9% del PIB estadounidense.

Los estibadores ya han llevado a cabo huelgas de advertencia en los puertos alemanes para exigir aumentos salariales superiores a la inflación, y los camioneros están en huelga en Corea del Sur, paralizando los puertos de ese país. Estos acontecimientos están afectando significativamente a las cadenas de suministro globales de la industria del automóvil. A finales de este mes, los trabajadores ferroviarios de Gran Bretaña tienen previsto llevar a cabo una serie de huelgas a nivel nacional, las mayores desde la década de 1980.

El gobierno de Biden está totalmente preparado para utilizar la represión estatal contra la oposición de los estibadores. En la época de la posguerra, la Casa Blanca ha invocado repetidamente la Ley Taft-Hartley y otras leyes antihuelgas contra los estibadores, en 1948, 1971 y 2002, entre otras. En el último caso, el entonces presidente George W. Bush emitió una orden judicial federal a pesar de que la Asociación Marítima del Pacífico (PMA) había bloqueado a los trabajadores.

De hecho, Biden se planteó brevemente enviar a la Guardia Nacional a los puertos de Los Ángeles y Long Beach el pasado otoño para solucionar los enormes retrasos en el transporte marítimo que dejaban a los superpetroleros anclados en alta mar durante semanas, a la espera de atracar y descargar. A principios de este año, con el asentimiento silencioso de la administración Biden, un juez federal emitió una orden judicial para impedir una huelga de los trabajadores del ferrocarril BNSF contra una nueva política de asistencia punitiva. El juez dijo que la huelga interrumpiría las cadenas de suministro y amenazaría el ‘interés público’.

En un intento de evitar una confrontación política directa con los estibadores militantes, el gobierno de Biden está promoviendo un marco corporativista, reuniendo al gobierno, la PMA y el International Longshore and Warehouse Union (ILWU) para evitar una huelga y hacer cumplir un contrato de venta. Durante su viaje a Los Ángeles, Biden se reunió con el director ejecutivo del puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, con el director ejecutivo del puerto de Long Beach, Mario Cordero, con políticos demócratas como el senador Alex Padilla y con funcionarios del ILWU.

Tras el discurso de Biden, Gene Seroka declaró a Business Insider: ‘Estamos trabajando a diario con la Casa Blanca, los miembros del gabinete y el personal político clave. Esa gente también está pendiente de las negociaciones laborales’. Subrayó que, aunque no veía que se hubiera cerrado un contrato para el 1 de julio, esto no era motivo de preocupación. ‘Personalmente, desde mi punto de vista, no veo una huelga en el horizonte’.

‘Ambas partes están trabajando con entusiasmo en la mesa’, añadió Seroka, diciendo que ha habido ‘una gran atención por parte del propio presidente, la administración Biden-Harris, el nivel del gabinete… todo el mundo está trabajando sobre el terreno aquí’.

El año pasado, el ILWU evitó a Biden la vergüenza de movilizar a la Guardia Nacional al aceptar un acuerdo para operar los puertos 24 horas al día, 7 días a la semana. El afán del sindicato por desempeñar el mismo papel en las conversaciones sobre el contrato quedó patente en el hecho de que la ILWU ha repetido como un loro gran parte de los argumentos que Biden expuso el viernes. El ILWU también ha apoyado la histérica campaña antirrusa que han impulsado el gobierno y los medios de comunicación corporativos, declarando a principios de este año que se negaría a manipular la carga de los buques de propiedad rusa en sus puertos.

Biden fue presentado el viernes por el funcionario del ILWU Sal DiCostanzo. Consciente de la desconfianza generalizada de los trabajadores hacia la burocracia sindical, DiCostanzo fue presentado como un miembro de base del ILWU. De hecho, es miembro de la junta ejecutiva del Local 13 y está muy conectado políticamente, formando parte del Comité de Política y Dirección del Centro para el Comercio y el Transporte Internacional (CITT), un grupo de reflexión de la industria. También se reunió con el Secretario de Transporte, Pete Buttigieg, cuando éste visitó el puerto el pasado mes de enero.

DiCostanzo agradeció a Biden su ‘valiente liderazgo aquí y en el extranjero’ y su ‘compromiso de reforzar el papel del trabajo en la economía y de defender la justicia y la democracia en cada oportunidad’. Señaló de paso el desastroso impacto de la pandemia en los trabajadores portuarios, reconociendo que ‘muchos hermanos y hermanas [han enfermado], algunos gravemente y otros con consecuencias duraderas’, y que ‘demasiados pagaron el precio final’.

El funcionario del ILWU no hizo mención alguna al abandono por parte de Biden de cualquier medida para mitigar la propagación del virus, que sigue amenazando la vida y la salud de los trabajadores portuarios.

Un elemento del discurso de Biden que quedó especialmente claro fue el grado en que los muelles se consideran fundamentales para la planificación de la guerra del imperialismo estadounidense. Son fundamentales para trasladar material y equipos a zonas de guerra como Ucrania y, en un futuro próximo, a Asia oriental. El propio transporte marítimo se considera una ‘cuestión de seguridad nacional’ y un escenario de conflicto que Estados Unidos está decidido a dominar.

El lugar elegido para su discurso —la cubierta del acorazado USS Iowa, de la época de la Segunda Guerra Mundial, con enormes superpetroleros atracados en el fondo— pretendía claramente enviar el mensaje de que Estados Unidos está preparado para utilizar la fuerza para controlar las cadenas de suministro mundiales. Sin duda, también pretendía evocar el semimítico ‘arsenal de la democracia’ de la Segunda Guerra Mundial, en el que la superioridad industrial de Estados Unidos fue un factor importante en la derrota de las potencias del Eje.

Los ataques de Biden a las compañías navieras de propiedad extranjera reflejaron el hecho de que las compañías navieras de propiedad estadounidense se han quedado muy atrás en la competencia internacional. Según las cifras más recientes de este mes de abril, sólo una de las 30 principales navieras por tonelaje, Matson, es de propiedad estadounidense, con sólo el 0,3% de la cuota de mercado mundial. En comparación, China cuenta con seis de las mayores navieras, Corea del Sur con cuatro y Europa con cinco.

El lunes siguiente al discurso de Biden, el Congreso aprobó la Ley de Reforma del Transporte Marítimo de 2022 en una votación bipartidista. La ley es una medida proteccionista destinada a aumentar las exportaciones de EE.UU., especialmente en el sector agrícola, obligando a los transportistas a transportar mercancías estadounidenses.

El lunes siguiente al discurso de Biden, el Congreso aprobó la Ley de Reforma del Transporte Marítimo de 2022 en una votación bipartidista. La ley es una medida proteccionista destinada a aumentar las exportaciones de Estados Unidos, especialmente en el sector agrícola, obligando a los transportistas a transportar mercancías estadounidenses.

Cabe destacar que, en su discurso, Biden se jactó del nombramiento del general retirado del ejército Stephen Lyons como ‘Enviado del Puerto’, cargo que anteriormente ocupaba John Porcari, nombrado por Biden el año pasado. El nombramiento de Lyons, veterano de múltiples guerras estadounidenses, es una señal de los avanzados planes para la Tercera Guerra Mundial que se están trazando en los niveles más altos del gobierno. Estos preparativos requieren mantener los puertos operando a plena capacidad para acomodar las operaciones imperialistas de EEUU. Al agradecer a Lyons por aceptar el cargo, Biden se jactó de que como jefe del Comando de Transporte del Ejército de EE.UU., Lyons movió ‘decenas de millones de miles de toneladas de cosas… de cosas pequeñas como tanques y aviones y todo eso’.

El discurso demostró que uno de los principales cálculos detrás del impulso hacia la guerra es utilizar el conflicto militar como medio para desviar hacia el exterior las enormes tensiones sociales dentro de Estados Unidos, no sólo dentro de la clase trabajadora sino dentro de la propia élite gobernante. En una sección de su discurso, Biden se refirió a los republicanos de derecha que han aprovechado el tema de la inflación para distraer de las audiencias del 6 de enero, como sus ‘amigos MAGA [Make America Great Again]’.

A pesar de la intrincada y bien avanzada planificación del gobierno de Biden, existe un extremo nerviosismo en los círculos gobernantes de que esto puede ser inadecuado para hacer frente al crecimiento explosivo de la lucha de clases. La misma semana del viaje de Biden, varios grupos empresariales encabezados por la Cámara de Comercio de EE.UU. enviaron una carta a la Casa Blanca exigiendo que se ‘comprometa’ en las negociaciones contractuales entre el ILWU y el PMA con el fin de evitar cualquier paro o desaceleración en los puertos, que representan alrededor del 9 por ciento del Producto Interno Bruto de EE.UU.

En otra carta enviada la semana pasada, más de una docena de senadores republicanos y varios miembros de la Cámara de Representantes, entre ellos el jefe de la minoría del Senado, John Thune (Dakota del Sur), y los senadores Mitt Romney (Utah) y Marsha Blackburn (Tennessee), se unieron a 49 asociaciones empresariales para exigir a Biden que intervenga en nombre de Wall Street para forzar la aprobación del contrato de venta.

En su carta, los políticos republicanos instaron a Biden a ‘comenzar a trabajar con el ILWU y el PMA para garantizar que su trabajo crucial continúe sin interrupción’. Los republicanos pidieron a la Casa Blanca ‘que mantenga a las partes interesadas y al Congreso informados de cualquier progreso o contratiempo en las negociaciones. Tenemos entendido que el secretario de Trabajo [Marty] Walsh está supervisando estas negociaciones, aunque no tenemos claro ningún seguimiento por parte de la Administración’.

(Publicado originalmente en inglés el 14 de junio de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.