Manu Dibango: 7 álbumes imprescindibles

Fuente: http://www.afribuku.com/manu-dibango-5-albumes-imprescindibles/                                                                                                    JAVIER MANTECÓN                                                                                                     25 MARZO, 2020

Nos despertábamos la mañana del 24 de marzo con la misma sensación que la de los últimos días «esto no puede estar pasando». Pero hoy se ha añadido otra sacudida antes de tomarnos ni siquiera la primera taza de café del día. Durante el confinamiento de carácter global nos llegan como gotas de cicuta noticias de fallecimientos de artistas por el maldito virus de la realeza. Hoy se ha llevado a uno de los mejores músicos de África, un baobab que renovó el jazz mundial a través de su saxofón y sus ritmos frenéticos que aún resuenan en clubs de medio mundo a través ya no sólo de sus canciones si no también de los samples de su música. Manu Dibango, el artista más internacional de Camerún, nos ha dejado con 89 años.

Para rendirle homenaje a esta leyenda monumental, en afribuku seleccionamos seis de sus álbumes más destacados de su excelsa y enredosa discografía en su dilatada carrera, sin duda marcada por el éxito mundial de su gran hit “Soul Makossa”, considerada piedra filosofal del jazz africano a partir de los años 70. Intentaremos dar una perspectiva general de su obra a través de estos seis discos y una compilación, que representan las diferentes caras del poliédrico músico camerunés aunque haciendo hincapié en su glorioso y fructífero periodo de los años 70, durante los cuales entregó sus mejores obras. Por último, no queremos olvidaros de ofrecer una reverencia e inclinamos ante al maestro Dibango para agredecerle su dedicación, su música y su trabajo. ¡Gracias Manu!


African Voodoo (1972)

Un estupendo disco repleto de canciones frescas de corta duración en el que el bebop y el soul americano se hacen muy notorios. Sin perder la raíz centroafricana (ahí están “Walking to Waza” o “Wilderness”) se unen guitarras de blues (“Ba-kuba”), la salsa (Coconut) al omnipresente soul (“Soul Saxes Meeting o “Out of Score”) regadas con una maravillosa flauta que planea por todo este magnífico álbum


Africadelic (1973)

Para muchos Africadelic es el gran álbum de estudio de Manu Dibango. En pleno auge compositivo, el camerunés editó un disco repleto de alma, o lo que es lo mismo, de «soul». En Africadelic ya se atisba lo que será el funk africano en los años posteriores, que beberá directamente de este trabajo hasta saciarse. La big band africana está en pleno esplendor, con ritmos hipnóticos, guitarradas afiladísimas, bajos penetrantes y unos vientos excelsos, marca de la casa. En canciones como «Afrosoul», «The Panther», «African Battle», «Moving Waves», «Wa wa» ya se traza la importantísima huella que James Brown dejó en África, pero llevándola mucho más lejos. Sin Africadelic sería dificil de entender sin el afrobeat, ni viceversa. Un tour de force en el que Dibango se desmelena aunque sin perder el control: las canciones, desgraciadamente, rara vez sobrepasan los tres minutos.


Home Made (1979)

Cuatro canciones de larga duración (ninguna baja de 8 minutos) llenos de optimismo, ritmo y melodías de ensueño. En la inicial “Sun explosion” se tranforma en William Oyedabor, con un bajo funk de fantasía y el extraordinario saxo de Dibango más cerca de Fela Kuti que nunca. “Tropical garden” es un quasi reggae exquisito “Ah! Sans le fric” nos lleva directa a África Central con unos estupendos coros y el optimismo de “Oh Koh” nos traslada a Ghana con un delicioso highlife revisitado. Un Manu Dibango que cierra la década de los 70 con un álbum extraordinario.


Wakafrica  (1994)

En plena explosión de la World Music, Manu Dibango reclama su posición de pionero y llama a los grandes talentos de la época para revisitar clásicos africanos propios y ajenos. “Lady” de Fela Kuti, “Pata pata” de Miriam Makeeba, “Diarabi”, popularizada por entre otros por Ami Koïta, “Jingo” de Santana, “Homeless” de Ladysmith Black Mambazo o “Biko” de Peter Gabriel. El gran éxito del álbum artísticamente hablando fue conseguir que los artistas africanos participantes como Salif Keita, Papa Wemba, Ray Lema, Geoffrey Oryema, Youssou N´dour o King Sunny Adé entre otros, versionaran los clásicos de otros artistas bajo la batuta omnipresente de Manu Dibango, que vivió un renacimiento de su figura gracias a este disco de carácter panafricanista.


Cubafrica  (1998)

Cubafrica supone quizás un título algo engañoso. Antes de “Afrocubism” y como quizá nacido de su estela tras el éxito de “Buenavista Social Club”, Manu Dibango se une al extraordinario Cuarteto Patria liderado por Elíades Ochoa para revisar canciones no sólo cubanas. Clásicos latinoamericanos tan internacionales como “Cielito Lindo”, “Quizás, quizás, quizás” o “El Manicero” son pasados por el el saxo tecnicolor de Dibango además añadir fusiones tan interesantes como “Rumba Makossa” o “Cerisiers roses et Pommiers blancs”. No hay que olvidar que la música cubana fue una de las grandes influencias externas culturales de la África postcolonial. Un disco sabroso regado de son(idos) de ida y vuelta ideal para una mañana soleada de domingo.


Lion of Africa (2004)

Lion of Africa supuso un relanzamiento necesario en la carrera de Manu Dibango. Este directo con invitados de lujo como Courtney Pine, Baaba Maal o Coco Mbassi condensa la esencia de lo que Dibango ofrecía en directo en los últimos años de su carrera. “Wambele” es lo que le hubiera gustado hacer a Santana en los últimos 30 años, “Soma Loba” una maravilla acústica en colaboración con Baaba Maal, el standard de jazz “Midnight Sun”, el homenaje a Fela Kuti de “Big Blow” junto a Courntey Pine, la extraodinaria versión de “Morning Glory” de Duke Ellington o una excelsa versión de “Soul Makossa” hacen de este directo un estupendo directo para acercarse al Manu Dibango de su última época, más jazzística que nunca.


Afro-soul Machine (2011)

Uno de las últimas grandes compilaciones del maestro fue este Afro-Soul Machine en el que ya un casi octogenario Dibango derrocha clase y elegancia en cada una de sus notas. “Bessoka”, “A claire de la Fontaine”, “Manga Bolo” o « Gombo Sauce » se pueden paladear como un buen vino, y el característico beat de Dibango se continua disfrutando en temazos como “Negropolitaines”, “The Panther”, sin olvidar clásicos como “Tek Time” o “Waka Juju”. Una estupenda recopilación para acercarse al arte de este gigante musical”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *