Refugiada iraquí habla de la guerra de Washington contra Rusia y de destrucción…

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/05/26/yfsb-m26.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws

Una refugiada iraquí habla de la guerra por delegación de Washington contra Rusia y de la destrucción de su país por el imperialismo estadounidense

La siguiente entrevista se realizó recientemente con una estudiante de la Universidad de Michigan que, junto con su familia, vivieron la invasión y ocupación verdaderamente genocida en Irak por parte de Estados Unidos. Por temor a la seguridad de los miembros de su familia que vivían en el Oriente Medio, nos pidió que utilizáramos un seudónimo.

Barry Grey: En primer lugar, me gustaría conocer tu respuesta a la guerra actual que está desarrollando en Ucrania y el intento de Estados Unidos y la OTAN de presentarlo como una guerra para la libertad, la democracia y la soberanía nacional.

Adila: Como refugiada de Irak, habiendo nacido en los comienzos de la guerra en Irak y habiendo vivido mis padres y mi familia los 13 años de sanciones impuestos por la OTAN y Estados Unidos, no somos ajenos a la propaganda que rodea la guerra.

En las grabaciones de los antiguos discursos del presidente Bush oímos repetidamente que las invasiones y ocupaciones estadounidenses eran guerras contra el terrorismo, guerras para proteger al pueblo de Iraq y el Oriente Medio de las armas de destrucción masiva que supuestamente tenía Sadam Husein.

El presidente Bush, en un evento en Washington D.C., hizo una broma sobre las armas de destrucción masiva, diciendo: ‘Todavía las estamos buscando’. Fue como si se burlara de la propaganda que sostuvo durante tantos años y de la que luego se retractó en una declaración graciosa, después de haber asesinado esencialmente a más de 625.000 niños entre 2003 y 2006.

George W. Bush bromea en la cena de la Asociación de Corresponsales de Radio y Televisión de la Casa Blanca de 2004 sobre el hecho de no haber encontrado armas de destrucción masiva

La propaganda que se está lanzando hoy en apoyo de la guerra contra Rusia en Ucrania parece un episodio repetido. Se evocan las mismas emociones: que la guerra se libra para preservar la libertad. Se utilizan imágenes de niños huyendo o en refugios antibombas para insinuar que debemos actuar rápidamente. La propaganda se utiliza para empujar a las mayores empresas corporativas a imponer sanciones y retenciones a sus negocios en Rusia.

Incluso mi universidad, a la que asisto en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor, se ha desprendido básicamente de Rusia. Nosotros, como estudiantes árabes y musulmanes, llevamos luchando por el movimiento de desinversión desde 2002 en este campus, para desinvertir contra el apartheid en Palestina. Siempre nos han dicho que esto es complicado, que no puede ocurrir, que no se pueden imponer sanciones a un lugar por sus opiniones políticas.

Pero esto es exactamente lo que está sucediendo ahora y ves cómo está sucediendo tan rápidamente y fácilmente. Todas las empresas y los políticos financiados por esas empresas nos están mostrando lo fácil que es desprenderse de los recursos de esa región.

BG: Los comentarios de Bush a los que usted se refirió fueron en la Cena de la Asociación de Corresponsales de Radio y Televisión de la Casa Blanca en 2004, e irónicamente ustedes acaban de tener la de la otra noche, en la que Biden felicitó a la prensa por alinearse al 100% con la propaganda del gobierno y negarse a permitir la más mínima opinión disidente sobre la guerra contra Rusia. Y en nombre de la libertad de prensa, están sancionando la prohibición de artistas, músicos, medios de comunicación e incluso tesoros culturales rusos.

¿Cuál es la realidad, desde su propia experiencia en Irak y la de su familia y desde entonces, del militarismo e imperialismo estadounidense?

Traumas y tragedias de la vida bajo la ocupación estadounidense

Adila: Nací en 2002 en el Hospital Raffah, en el centro de Bagdad. Es donde nació mi madre y su madre antes. Es un hospital muy antiguo y uno de los más conocidos de Iraq.

Pero después de 1990, cuando Estados Unidos y la OTAN impusieron sanciones contra Iraq, los alimentos, el agua y los medicamentos esenciales no pudieron llegar a Iraq durante unos 13 años. Los dispositivos médicos no se actualizaron. No se permitió la importación de medicamentos, incluyendo la anestesia epidural, al país.

Cuando mi madre me dio a luz, era su primer parto y tuvo complicaciones durante el parto. Estaba en muy malas condiciones. Le hicieron una cesárea de urgencia. Nací de nalgas, estuvo 12 horas de parto sin medicación y durante el procedimiento tampoco estaba medicada. Así que sintió cada uno de los cortes del bisturí, cada uno de los dolores que conlleva un parto por cesárea.

Mi madre es una de las cientos de miles de mujeres que tuvieron que pasar por el mismo calvario. La cifra de muertos que tenemos por las sanciones, antes de la violenta ocupación que comenzó en 2003, ronda por los 623.000. Pero los analistas de datos y los médicos iraquíes prevén que esta cifra ronde por el millón.

El número de muertos fue inmenso. Creo que se denomina el número de muertos esenciales, es decir, el número de muertos que sabemos que se puede atribuir a las muertes violentas que se produjeron. No incluye la muerte lenta por el hambre, no incluye todos los niños y madres que murieron en el parto como resultado de la prohibición de medicamentos y dispositivos importados.

Un día en 2003, cuando yo tenía un par de meses, los soldados estadounidenses invadieron la casa de mi familia y se llevaron a siete de mis tíos, a mi padre y a mi abuelo a la prisión de Abu Ghraib. Estuvieron retenidos allí durante algún tiempo. Fueron torturados, electrocutados, agredidos sexualmente, azotados. Mi padre perdió un ojo.

Mi padre y mis tíos fueron liberados después de varios años e indemnizados. Les dijeron: ‘¡Uy! Lo siento, me he equivocado de nombre’.

Un soldado estadounidense amenaza a un prisionero iraquí en Abu Ghraib

Los dejaron ir sin reparaciones, sin nada. Mi padre tenía entonces 22 años y cuando le soltaron tenía 25-26 años. Así que todo ese periodo de su juventud, en el que se suponía que iba a hacer algo por sí mismo y vivir, no ocurrió. Básicamente, no supe que tenía un padre hasta que tuve unos siete años.

Inmediatamente después de su liberación, mi padre volvió a trabajar, hasta que fue atacado por una milicia de apoderados para su nombre. No se prefiere en términos sectarios. Iba de camino a la oración del viernes cuando ocurrió esto. Estaba tendido en el suelo en un charco de sangre y lo único en lo que podía pensar era en mí y en mis tres primos, ahora huérfanos, cuyo padre, el hermano de mi padre, había muerto tres meses antes debido a un bombardeo suicida. Él esperaba su muerte en ese momento, antes de que una mujer apareciera de improviso. Lo miró y llamó a sus familiares para que vinieran.

Después de esto, nos fuimos de Irak. Mi padre adoptó formalmente a mis tres primos y vivimos en Damasco, Siria. Nos trasladamos a Siria, creo, en 2009.

Mi familia se trasladó a Siria en la época de una gran oleada de refugiados iraquíes que llegaban allí. Vivíamos en Damasco. En mi familia, éramos unos 13 viviendo en un piso. No había nada de privacidad. Teníamos colchones colocados en el suelo. Durante el día usábamos los colchones como sofás. Mi padre y sus dos hermanos, que vivían con nosotros, trabajaban en un restaurante y eso es lo que hicieron durante varios años antes de que nuestra familia recibiera asilo en Estados Unidos.

BG: ¿Estuvieron allí durante la guerra civil en Siria?

Adila: Estuvimos allí muy al principio. Vivíamos en Damasco, pero mi padre nos trasladó a Alepo, que está en el norte de Siria. Pero mi padre y mis tíos vivían en Damasco. Allí fueron tratados muy mal a causa de su nacionalidad iraquí por algunos sirios de Bashar al-Assad, que eran musulmanes chiítas.

Era la época de la ruptura del movimiento panárabe. El movimiento panárabe en el frente literario fue la inspiración que el pueblo árabe utilizó para seguir adelante con la revolución y seguir defendiéndose y defendiendo sus vidas. Fue el estímulo de la revuelta árabe.

Durante la violenta ocupación militar e incluso durante la década de los noventa, surgieron las primeras milicias por delegación, y muchas de las personas que fueron atacadas eran gente de la literatura, gente educada, como los poetas.

Mi familia es musulmana suní. Somos una de las mayores familias de Bagdad conocidas por ser suníes. La mayoría de las esposas de mis tíos son chiítas. La mayoría de mis primos actuales son chiítas. Nuestros vecinos, nuestros mejores amigos, la gente con la que compartimos el pan son chiíes. Mi madre y mi padre me contaban que cuando eran jóvenes iban a encender velas en las iglesias en las fiestas de sus vecinos cristianos, sus hermanos caldeos y asirios, y que iban a visitar los santuarios del sur durante las fiestas chiíes.

Este sectarismo nunca existió realmente hasta la intervención imperial, y primero rompieron el movimiento literario que nos unía. Aprovecharon las cosas que nos diferencian. Esto se convirtió en el factor para la división, para culparnos unos a otros de los traumas que sufrimos individualmente, en lugar de ver el panorama general.

La vida en Estados Unidos: El cruel conflicto entre el mito y la realidad

BG: Su familia llegó a Estados Unidos. ¿Puede explicar cuándo ocurrió y cómo fue? ¿Os concedieron el estatus de refugiados?

Adila: Sí. Mi tía vivía aquí desde los años 80 con su marido, que es kurdo. Lo solicitamos a través de ellos como nuestro patrocinador en Estados Unidos. Lo solicitamos en 2010 y nos concedieron el asilo en 2012.

Lo que nos dijeron en Siria, lo que escuchamos de otros refugiados árabes que encontramos en la embajada de Estados Unidos, fue que cuando nos mudáramos a Estados Unidos todos tendríamos una casa con piscina en el patio trasero, todos tendríamos dinero, todos tendríamos un trabajo. Estaríamos económicamente seguros. Habría una comida del Día de Acción de Gracias todos los días. El sol brillaría todo el tiempo.

Luego nos mudamos a los Estados Unidos en 2012 y no recibimos una casa con piscina, no recibimos comida, no disfrutamos del sol perpetuo. En cambio, los cinco vivíamos en un piso de dos habitaciones.

A mi padre le resultó muy difícil encontrar trabajo. Cuando nos mudamos aquí no teníamos ningún patrimonio generacional y mi padre estaba básicamente en el paro. Consiguió varios trabajos, como el de lavaplatos. Fue muy duro para mi padre. En Iraq no estábamos bien, pero éramos de clase media. Él tenía restaurantes y era como el jefe de cocina.

Ahora, cuando nos mudamos a Estados Unidos, él estaba esperando, lavando los platos y haciendo brochetas. Esto le dolió mucho.

Esto se hace repetido de la experiencia de mucha gente, incluso de gente con títulos. Mi tío era ingeniero en Iraq. Su diploma es de la Universidad de Bagdad, que es una institución con 500 años de antigüedad, donde la gente de Occidente solía venir a estudiar. Su título no está reconocido en Estados Unidos. Mi tía, que era profesora, lo mismo. A mi prima, que es abogada y quiere venir aquí, no le reconocen el título.

Mi padre se iba a trabajar a las cinco de la mañana y volvía a las 12 de la noche, completamente empapado y dormía sólo unas horas y volvía a repetirlo y le pagaban 8 dólares la hora.

El continuo legado de la intervención imperialista estadounidense: Las condiciones en Bagdad, Faluya y el sur de Irak

BG: Creo que ha visitado Irak el año pasado. ¿Cuál es la situación actual? ¿Cuál es el impacto actual de la intervención estadounidense en Iraq?

Adila: Fui allí esperando –sabía que la guerra habría hecho estragos, pero no esperaba en absoluto que fuera tan terrible.

Entré en el aeropuerto de Bagdad, una zona que luego supe que era una de las más limpias y acomodadas de Bagdad. Pero fui allí y había basura por todas partes, literalmente por todas partes. Bagdad estaba llena de carteles de gente como Suleimani y Moqada al-Sadr y Sistani.

Esperaba sentir una conexión con mi tierra porque es algo que siempre he llevado en el corazón. Esperaba sentir orgullo cuando entrara allí, pero todo lo que sentí fue decepción.

Fui al mercado el segundo día que estuve allí y llovía mucho. Ahora, cada vez que llueve en Bagdad, se inunda con medio metro de agua. Había aguas residuales por todas partes y las líneas eléctricas que conectan los edificios están hechas esencialmente por personas, por lo que son muy peligrosas. Varias personas mueren al mes por electrocución.

Mercado de Al Shorja lleno de basura en 2021. El histórico mercado central de Bagdad desde el año 750 d.C. (vídeo del WSWS)

Cuando estuve en Bagdad, probablemente sólo había 10 edificios en pie en toda su extensión. Había muchos edificios quemados incluso en las calles principales. Había coches que llevaban allí desde 2014, residuos de bombas suicidas, y los coches están simplemente aparcados allí y nadie los limpia. Es el camino que mis primos tienen que tomar para ir a la escuela todos los días. Imagínate, tienes 17 años y todos los días pasas por delante de esa furgoneta en la que murió tu padre y nadie quiere recogerla.

Incluso el aire es diferente, hay un tono amarillo. Y el agua es diferente.

Todos los grandes imperios de la antigüedad se construyeron a lo largo del Tigris y el Éufrates y yo esperaba que tuvieran agua limpia, pero no fue así. La gente tenía varios filtros en sus grifos. El agua es insegura.

Coche bombardeado frente a una escuela primaria en Bagdad desde 2014 (WSWS)

Todo Iraq, especialmente Bagdad, está ahora lleno de fábricas que producen todo tipo de materiales plásticos, incluso en barrios residenciales como al Gobche, donde yo vivía.

Los barrios residenciales son extremadamente inseguros en cuanto a la calidad del aire y están muy superpoblados, incluso con los inmigrantes que trabajan en Bagdad, como los trabajadores de India y Bangladesh.

Mis primos, que van a la escuela allí, tienen que atravesar literalmente montones y montones de basura sólo para llegar a la escuela. Hablo de montones como un contenedor de basura.

El cementerio de mi familia, las tumbas fueron destruidas. Algunas personas fueron enterradas encima de otras. No hay espacio para caminar. Cuando entras en el cementerio tienes que pisar las tumbas de la gente.

Cementerio de Bagdad saqueado, con cuerpos enterrados unos encima de otros (WSWS)

Ha muerto tanta gente que no hay espacio. El mayor cementerio del mundo está en Nayaf. La gente vive en el cementerio.

Hay más de 50.000 personas en Bagdad que viven bajo los puentes. Estas personas viven en tiendas de campaña. Es básicamente un basurero y recogen material y construyen casas.

Hay una tasa de desempleo muy alta en la ciudad. Y excluyen del recuento de desempleados los trabajos temporales y de recogida, por lo que la tasa real es mucho mayor.

Armas de destrucción masiva de Estados Unidos: El impacto del uranio empobrecido en Faluya

Al oeste del Éufrates tenemos Faluya. Faluya fue golpeada al principio de la violenta ocupación militar con uranio rebajado. Se trata de una sustancia fabricada químicamente que tiene la capacidad de alterar la genética humana.

Así que el uranio rebajado se ha filtrado en nuestro sistema de aguas subterráneas y en el Éufrates en esta ciudad llamada Faluya. Esto ha dado a Faluya la primera, y en algunos estudios la segunda, tasa más alta de defectos congénitos de nacimiento en todo el mundo.

Hay bebés que nacen con tumores el doble del tamaño de su cabeza. Hay niños que nacen con medio brazo, con extrañas desfiguraciones faciales.

En realidad, trabajé con un bebé, se llamaba Nada. Mi tío es cirujano, quería que yo lo supiera y que informara a la gente de aquí. Esta niña, Nada, que tenía dos años, tenía un tumor que era dos o tres veces más grande que el tamaño de su cabeza.

Así que mi gente está enferma por las fábricas en los barrios residenciales, está enferma por el uranio empobrecido en nuestro sistema de agua, está enferma por la falta de recursos y de formación sanitaria.

Poblado de chabolas bajo el puente de Bagdad (WSWS)

El MIT hizo un estudio en 2016 que mostraba que antes de la ocupación de 2003 había 35.000 médicos activos en el país. Después de la ocupación, 12.000 médicos pudieron abandonar el país y 2.000 fueron asesinados. Esto nos deja con unos 20.000 médicos en un país con 40 millones de habitantes. Así que la proporción es de 2.000 pacientes por cada médico. En Michigan, la proporción entre médicos y pacientes es de uno a 324, para poner las cosas en perspectiva.

Las razones que he enumerado para explicar por qué mi pueblo está enfermo no incluyen la violencia actual. No tienen en cuenta otros tipos de contaminación y enfermedades respiratorias relacionadas con la guerra.

El sistema sanitario está extremadamente monopolizado, casi todo del sector privado. Sólo hay un puñado de hospitales públicos e incluso en ellos hay que pagar tasas. La medicina socializada no existe. Sí existía bajo el Partido Baasista.

BG: En su momento, Irak era conocido como uno de los países más desarrollados de Oriente Medio en cuanto a infraestructuras.

Adila: Durante años lo fuimos, pero desde que hay guerra y se ha privatizado el sistema sanitario, la atención médica es un lujo que muchos no se pueden permitir. Una operación de vesícula biliar cuesta unos 2.000 dólares. Eso es mucho dinero en Iraq. Tendrías que trabajar durante dos o tres años para poder permitirte la supervivencia.

Incluso por las vacunas de COVID hay que pagar. Aunque hayan sido donadas desde el exterior, se venden con fines de lucro en el país. Así que la teoría de la inmunidad de rebaño del presidente Trump se aplicó realmente en Irak. La gente no podía permitirse vacunarse. Así que todo el mundo andaba sin máscara. La Corona surgía, mataba a miles de personas y aún hoy continúa.

Cuando ocurrió el COVID, las escuelas cerraron. Cuando fui a Irak, 12, 13 meses después de que comenzara el COVID, las escuelas seguían cerradas. Las escuelas se abrieron este mismo año y, mientras estaban cerradas, no había ningún sustituto en línea. Así que los niños han estado en casa sin ningún sustituto en línea durante tres años.

Una familia de 12 personas vive en esta chabola del barrio de Zufarania en Bagdad (WSWS)

BG: Anteriormente me hablaste de la situación en el sur del país, en el país de los pantanos.

Adila: La calidad de vida de los árabes de las marismas es terrible. Un gran porcentaje de las marismas se está secando. Muchas especies se han extinguido, como las especies autóctonas de marmotas.

Muchos de los agricultores que viven en las marismas, que son chiítas, están desempleados y se enfrentan a una hambruna masiva porque toda su economía en el sur se basa en antiguas técnicas de pesca y agricultura que han utilizado durante siglos y que ahora son inaccesibles. Así que hay una hambruna masiva en el sur.

BG: ¿Qué relación tiene esto con la guerra y la ocupación de Estados Unidos?

Adila: Está relacionado porque, ¿cómo puedo empezar?

El año pasado, Kuwait exigió que Irak le pagara 52.000 millones de dólares en concepto de reparación por el impacto negativo que tuvo Saddam Hussein durante la Guerra del Golfo. La ONU lo respaldó e hizo que el gobierno iraquí pagara 52.000 millones de dólares al gobierno de Kuwait, que actualmente es un estado económico extremadamente estable, mientras que nosotros tenemos gente muriéndose de hambre y andando literalmente descalza.

Pero la gente del sur y el pueblo de Irak en general aún no han recibido reparaciones por las pérdidas extremas y la violencia que les han infligido Estados Unidos y la OTAN durante los últimos 30 años. Si fueran capaces de conseguir estos fondos, podrían restablecer sus comunidades, podrían permitirse nuevos dispositivos y técnicas para llevar a cabo la agricultura y otras cosas que una vez fueron el centro de su economía. Podrían reconstruir la infraestructura de sus ciudades y encontrar formas sostenibles de producir electricidad y alimentos con el dinero que esencialmente les fue robado.

Una cosa más que añadir: la explotación arqueológica del Sur. Es un centro de gran importancia histórica, donde a los antropólogos y arqueólogos de Occidente les gusta coleccionar trofeos, por lo que hay mucha explotación de la tierra con fines arqueológicos.

Protestas masivas en 2019-2020 contra el régimen instalado por EEUU

BG: ¿Qué opina la gente del gobierno y de los partidos burgueses que lo dirigen?

Adila: La gente ha estado protestando contra el gobierno desde 2019. Hemos tenido una serie de revueltas desde 2003 en adelante, pero la gente comenzó a realizar consecutivamente, todos los días, protestas masivas en la plaza Tahrir, la plaza de la Libertad, donde mi tío vendía periódicos. Era un movimiento dirigido por jóvenes. Activistas, abogados en tiendas de campaña, ingenieros en tiendas de campaña, médicos desempleados en tiendas de campaña por toda la Plaza de la Libertad y la gente se quedó durante tres años.

Los organizadores de las protestas fueron brutalmente asesinados, algunos en sus propias casas, otros abandonados en basureros, algunos que eran los más brillantes de su clase. Una que era la más brillante de su clase, que lideraba las protestas, fue desmembrada. Las partes de su cuerpo, excepto la cabeza, aún no se han encontrado.

Estas atrocidades fueron llevadas a cabo por personas que el clero y el gobierno contrataron.

Así que todo el pueblo –suníes, chiíes, cristianos– a partir de 2019 estaba unido, estaba completamente unido contra el sistema capitalista, el sistema que continuamente vende nuestro trabajo, nuestras vidas y nuestra tierra para su beneficio.

Barrio de Al Gobche en Bagdad (WSWS)

Durante las protestas, cuando había una unidad masiva contra el opresor común, el gobierno no estaba contento con esta nueva unidad. Trabajó para instrumentalizar las muertes de los activistas y decir: ‘Oye, esta secta mató a esta persona’.

Pero hasta el dia de hoy –fui a Bagdad en 2020, como un año y medio después de que surgieran las primeras protestas– todavía había tiendas de profesionales alineadas contra los puentes y alineadas en la plaza. Está fuertemente militarizada y vigilada. Si la gente se salía de la fila, era detenida de inmediato.

Hasta el día de hoy, la gente tiene miedo de no salir de sus casas debido a los ejemplos de los activistas que decidieron seguir adelante con la revolución. Sus muertes y la brutalidad que alimentó sus muertes se utilizan para controlar a la gente.

Además de los asesinatos directos de activistas, las familias de las personas fueron el objetivo. Así que una persona dijo algo sobre un miembro del clero y a la semana siguiente su familia fue asesinada a tiros, los niños también.

Todas las personas con las que he hablado están en contra del gobierno, sin excepción o exención, sin importar la secta o la religión o el color.

Propaganda imperialista: Las guerras de Irak y Ucrania

BG: Volviendo a la guerra actual, la cuestión de la propaganda imperialista estadounidense. Como todo el mundo sabe, la justificación de la invasión estadounidense en 2003 fue la mentira infame de las armas de destrucción masiva y, sin embargo, el gobierno y los medios de comunicación esperan que todo el mundo acepte como verdaderas todas las afirmaciones que están haciendo sobre las atrocidades rusas en Ucrania, hasta el punto de ser un genocidio, sin ninguna investigación independiente. En Irak, al menos un millón de personas murieron como resultado de las sanciones de Estados Unidos, dos invasiones y una brutal ocupación.

Adila: Estoy siendo testiga, por segunda vez en mis 20 años de vida, de la propaganda que se hace para establecer un apoyo masivo a una guerra. Es muy duro porque sé que mucha gente va a pensar que es verdad. La mayoría de estas personas son explotadas. Lo más probable es que sean los que luchen en el frente de las guerras que se libran sin beneficio para ellos.

Y por eso estoy muy asustada en este momento. Hace meses que tengo mucho miedo de que la situación estalle y provoque una tercera guerra mundial debido a la inmensa fuerza militar que se enfrenta entre Rusia y los Estados Unidos y sus aliados. Y todo esto está siendo combatido por gobiernos y políticos capitalistas. Nunca verán la batalla en persona.

Todas las decisiones que toman, no les afectan. Sus hijos e hijas no van a estar en el frente, sus hijos e hijas no van a ser los que se pierdan en estas guerras. Así que realmente insto a la gente a reevaluar la historia y a revisar las reclamaciones presentadas.

La guerra afecta a las generaciones de tu familia, de mi familia, de nuestras familias, siendo nosotros gente de clase obrera. No ha pasado tanto tiempo desde la crisis de Iraq y no ha pasado tanto tiempo desde que vimos las implicaciones de lo que las sanciones hicieron a mi pueblo, lo que la ocupación militar hizo a la dinámica familiar del pueblo de Iraq, cómo me afecta a mí y cómo afecta a millones de personas y cómo afectará a mis hijos y a las generaciones venideras.

Las genertaciones de niños que existen en la diáspora nunca sabrán lo que se siente al hablar su lengua materna o al comer un plato hecho por la mano de su abuela por culpa de una guerra que impulsaron personas ricas, capitalistas e imperialistas.

(Publicado originalmente en inglés el 23 de mayo de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.