Operacion Ciclón 2: 3000 Soldados Norteamericanos en Ucrania luchando contra Rusia

Fuente: https://tarcoteca.blogspot.com/2022/06/operacion-ciclon-2-3000-soldados.htmlg

TARCOTECA contrainfo

Operacion Ciclón 2: 3000 Soldados Norteamericanos en Ucrania. “Una Nueva generación de Fascistas entrenados en Estados Unidos está luchando contra Rusia”

June 14, 2022
Es mundialmente conocida la influencia de EEUU en Ucrania. Menos reconocida es la influencia de Ucrania en EEUU. Thegreyzone hace un recorrido a esta influencia a través de hechos y personalidades destacadas.
Salud! PHkl/tctca

Las agencias estadounidenses han capacitado y empoderado directa e indirectamente a nazis y ultranacionalistas en el su país y en el extranjero para luchar contra los rusos en Ucrania. Este programa sigue el modelo establecido por las agencias de inteligencia occidentales en Afganistán y Siria.

Los 70 y Afganistán

A partir de 1978 (no del 79 como muchos creen), la administración de Jimmy Carter decidió “atraer a los rusos a la trampa afgana”, en palabras del asesor de seguridad nacional del presidente, Zbigniew Brzezinski. La inteligencia estadounidense pidió a sus homólogos británicos que activaran las redes de combatientes afganos. Nuevas generaciones de extremistas se sumaron a la lucha. La ayuda, las armas y el entrenamiento llegaron a Afganistán. El apoyo aumentó tras la invasión soviética en diciembre de 1979.

Los 80 y Al-Qaeda

A lo largo de la década de 1980, decenas de miles de yihadistas de docenas de países de mayoría musulmana volaron hasta EEUU, Gran Bretaña y Pakistán para recibir entrenamiento de la CIA, los Boinas Verdes, los Marines de EEUU y el SAS y el MI6 británicos. Posteriormente, los extremistas extranjeros se rebautizaron a sí mismos como “al-Qaeda” y lanzaron una serie de ataques espectacularmente sangrientos contra objetivos estratégicamente significativos que justificaron una “guerra contra el terrorismo” global que continúa sirviendo como cobertura ideológica para la hegemonía estadounidense contemporánea.
La operación multimillonaria de la CIA para armar y entrenar a los llamados Luchadores por la Libertad [Freedom Fighters], o muyahidines afganos, se conoció como Operación Cyclone.
Las sucesivas administraciones repitieron el patrón en la década de 2010, iniciando la Operación Timber Sycamore en un esfuerzo fallido por derrocar a Bashar al-Assad en Siria y la Operación Mermaid Dawn antes de eso en un esfuerzo exitoso por eliminar a Muammar Gaddafi y desestabilizar Libia.

Hoy Ucrania – Ciclón 2

Hoy, la CIA, las Fuerzas Especiales de EEUU, y otras ramas del gobierno están entrenando unidades regulares en Ucrania. Con el apoyo de Estados Unidos, los elementos de extrema derecha de esas unidades se entrenan y reclutan para unidades y bandas paramilitares nazis. Los estadounidenses nacionalistas blancos pueden viajar a Ucrania y entrenar paramilitares y/o recibir entrenamiento, depende del individuo o del grupo. Los medios de comunicación estatales y corporativos han confirmado la existencia de un importante programa de entrenamiento de la CIA que involucra una guerra “irregular” (es decir, terrorista), pero aún no sabemos el nombre de la operación.
Como informó Alex Rubinstein para The Grayzone, los medios corporativos estadounidenses promocionan a conocidos nacionalistas blancos estadounidenses que luchan en Ucrania como héroes, mientras blanquean sus antecedentes de asesinatos y violencia política. Y, aunque el Departamento de Seguridad Nacional expresa su “preocupación” por el posible culatazo cuando estos veteranos de combate abiertamente fascistas regresen a EEUU, la Administración de Joseph Biden parece no estar haciendo nada para evitar que se dirijan al campo de batalla.
El programa estadounidense en Ucrania tiene similitudes tan sorprendentes con la Operación Ciclón que podría denominarse “Ciclón 2.0”. La exsecretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, casi ha admitido la naturaleza de la guerra periférica, y el presidente Joe Biden ha reconocido el fin del juego con el Cambio de Régimen en una Rusia armas nuclearmente.
Al perseguir estos objetivos, las élites estadounidenses y británicas están haciendo una apuesta nuclear. Como incluso el DHS [Departamento de Seguridad Nacional] ha advertido, el empoderamiento que han dado a los neonazis podría abrir un nuevo capítulo en la “guerra contra el terror” en la que los civiles sufrirán el efecto culatazo de los curtidos en la batalla extremistas: imagine al tirador de Buffalo con entrenamiento táctico avanzado. Millones serán considerados por las autoridades como potenciales supremacistas blancos, ultranacionalistas y nazis. Y bajo el pretexto de luchar contra el extremismo blanco, podría comenzar una nueva fase de Vigilancia Total e “Intervención” exterior en las regiones del Cáucaso y el Báltico.

Operar una ratline a Ucrania camuflada como una red de voluntarios sin fines de lucro

Típico de la clase de operaciones que se llevan a cabo, el ex marine estadounidense Benjamin Busch, el ex oficial de infantería Adrian Bonenberger y el veterano de la guerra de Irak Matt Gallagher viajaron a Lviv, en el oeste de Ucrania, para entrenar a docenas de lo que los medios estadounidenses describen como “civiles ucranianos”.

1º Agentes reclutadores

Gallagher reveló que agentes de inteligencia estadounidenses estaban facilitando los viajes. Las agencias fronterizas y hurídicas no estaban obstruyendo las salidas y retornos:
“(Me acerqué a) algunos amigos que trabajan en varios puestos gubernamentales, no tanto para pedirles permiso a ningún tipo de ente oficial”, declaró Gallagher, “sino para saber si había alguna consecuencia potencial. La respuesta casi universal fue siempre, ya que ellos (las personas a las que entrenaba) eran realmente ciudadanos [no acreditadamente soldados], siempre que se centren en la autodefensa, siempre que no se trate de una operación militar encubierta, paramilitar, estará bien. Algunos compañeros graduados [de la Universidad] de Wake Forest [en Carolina del Norte], a quienes no nombraré porque trabajan para el Tío Sam, fueron muy útiles recopilando información”.

2º Organización de voluntarios – ONGs

Operaciones de este tipo sentaron las bases para una organización masiva de “voluntarios”. La creación de una fuerza internacional de voluntarios refleja los intereses del Batallón Azov, la unidad paramilitar vinculada a los nazis que ha sufrido varios cambios de nombre (pej. Movimiento Azob, Regimiento Azob), declaradamente desnazificada, y que supuestamente se ha integrado en unidades armadas ucranianas regulares. En realidad, el ala política de Azov, el National Corps (anteriormente Patriotas de Ucrania), es descrito como neonazi por expertos occidentales contemporáneos e incluso por el Departamento de Justicia de EEUU.
En febrero de 2018, Azov declaró en Discord: “[Nosotros] tendremos la legión extranjera desplegada en los próximos 18 meses más o menos”. Recriminando al gobierno ucraniano por bloquear sus operaciones, la joven líder del National Corps, Olena Semenyaka, dijo: “esperamos crear una legión extranjera. Entonces podremos anunciar alto y claro cuándo vamos buscamos voluntarios”. Si el gobierno títere facha ucraniano era demasiado blando, el liderazgo de Azov no tenía que preocuparse, porque el Tío Sam estaba allí para facilitar la creación de una liga internacional de voluntarios.

Volunteers for Ukraine VFU

Describiéndose a sí misma como una organización sin fines de lucro tipo 501(C)3 (por lo que no aparece ninguna información en el sitio web del IRS en el momento de escribir este artículo), Volunteers for Ukraine VFU no tiene conexiones explícitas con Azov. Fue fundada en febrero de 2022 llamada como “Pacificadores Unidos por Ucrania”. El sitio web original era una extensión del sitio web de la Legión Internacional de Ucrania del Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania.
Los agentes encargados de las relaciones públicas detrás del sitio evidentemente decidieron que el moderado nombre de la organización (“Peacekeepers”) probablemente no alentaría a los combatientes antirrusos a presentarse voluntarios, por lo que lo cambiaron a Voluntarios por Ucrania [como las tropas fascistas inglesas en el Ulster]. En el momento de escribir este artículo, el sitio web de VFU presenta imágenes de manifestantes con carteles que incluyen “Mata a Putin…” y “Putin = Hitler”, una desviación bastante marcada de la intención de mantenimiento de la paz.
El nuevo sitio pone nombres y caras a la organización, incluyendo al fundador profeso, David Ribardo; ex oficial de infantería de EEUU y veterano de la guerra de Afganistán [oculto con identidad civil de inversor y casero]. A pesar de las imágenes y las referencias recientes al combate, Ribardo afirma que VFU es una “organización de ayuda humanitaria”.
El Oficial Jefe de Operaciones de VFU es el veterano de combate Phillip Chatham, ex líder de Misiones de Seguridad Diplomática para numerosos legisladores estadounidenses. “Como gerente de operaciones domesticas,  mantuvo credenciales de acceso para instalaciones de múltiples agencias de inteligencia”, dice el sitio.
La organización también está dirigida por numerosos veteranos y especialistas en relaciones públicas. Al promocionar VFU en CNN, otro veterano, “Seth”, describió su trabajo con refugiados en Polonia gracias a “algunas donaciones muy acertadas de algunos patrocinadores”.
Esto ofrece una idea de cómo se ejecutan tales operaciones: los principales donantes anónimos operan salvoconductos para veteranos a Ucrania en los países vecinos. 
Ribardo dice que su trabajo incluye chequear a los voluntarios para descartar a los fantasiosos, los “turistas de guerra” y a los extremistas, asegurándose de que solo se enlisten veteranos estadounidenses bien entrenados.
No se revela la cantidad de veteranos que se han ofrecido como voluntarios, pero Ribardo dice que las cifras no se parecen a nada visto “desde la Segunda Guerra Mundial”.

Extremistas y aceleracionistas: “Vamos a enviar a casa muchas bolsas para cadáveres”

Otros estadounidenses que lucharon en las unidades regulares de Ucrania incluyeron:

Dalton Kennedy, miembro de la rama del supremacista blanco Patriot Front de Carolina del Norte ;
David Kleman de Georgia, quien ha sido fotografiado luciendo imágenes nazis;
Según informes de la prensa británica, Plaster ha entrenado a “miles de ucranianos en medicina táctica” y ha encabezado un equipo que incluía incluso a antiguos veteranos, como el ex marine Dave Eggen, quien dijo de los rusos: “Vamos a enviar a casa muchas bolsas para cadáveres”.”
Además de los combatientes mencionados, conocidos fascistas se están inscribiendo para luchar.
Solo en marzo de este año, por lo menos 3000 agentes estadounidenses estaban en el campo de batalla de Ucrania supuestamente.
En abril, John T. Godfrey, Coordinador jefe de la lucha contra el terrorismo del Departamento de Estado, dijo sobre los extremistas estadounidenses que van a luchar:
“cuando regresan, vuelven con capacidades; por lo general, regresan más radicalizados que cuando se fueron… Tienen sólidas capacidades que, en algunos casos, pueden usar para atacar objetivos nacionales”. En los círculos de inteligencia, esto se llama “Culatazo“.

El tamaño de Ciclon 2

En abril, presenté una solicitud de ‘libertad de información’ ante el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para obtener documentos sobre viajeros a Ucrania y sus vecinos, incluidos Georgia y Polonia, desde 2014 hasta el presente. El objetivo era calcular el tamaño del “Ciclón 2”. A partir de los registros e informes de incidentes que llamaron la atención del DHS, quería saber cuántas personas habían sido detenidas e interrogadas sobre sus viajes por las autoridades federales o locales. El DHS ignoró ilegalmente mi solicitud, como tiene la costumbre de hacer: ni acuse de recibo, ni respuesta tardía, nada.
Si el departamento hubiera respondido, podría haber confirmado la historia de personas como “Alex”:
un veterano de las fuerzas armadas de EEUU que estaba conectado a Ucrania a través de una cuenta anónima online. “Alex” terminó en Shyrokyne (cerca de Mariupol), un barrio de extremistas, luchó con el partido ucraniano, el Pravi Sektor, abiertamente fascista, y terminó reclutando a otros estadounidenses para el Batallón Azov. (La fuente es la publicación sobre inteligencia estadounidense y británico, Bellingcat [vocero de la CIA]).
Newsweek encontró obstrucciones similares. Señaló que el ala política de Azov, el National Corps, ha estado conectado con el movimiento supremacista blanco estadounidense Rise Above, el Tercer Camino de Alemania, la Casa Pound de Italia y otros grupos extremistas. En sus esfuerzos por evaluar la escala de tales conexiones en EEUU, los reporteros de Newsweek se acercaron al Departamento de Justicia, el FBI y el DHS para obtener comentarios. El silencio fue la respuesta.

Cossack House

Newsweek señaló a la Cossack House en Kiev como el principal centro de reclutamiento de Azov. Prestada al Batallón Azov por el Ministerio de Defensa de Ucrania, la biblioteca del centro incluye literatura nazi y el líder de Azov de la National Corps , Semenyaka, la describe como “un pequeño estado dentro de un estado”. Se desconoce el número de estadounidenses que hay actualmente.

Aceleracionistas

Además de los supremacistas blancos, los miembros de los grupos aceleracionistas, aquellos que quieren acelerar el colapso de la sociedad para remodelarla a su imagen, también están presentes en Ucrania.
El ex marine Mike Dunn de Virginia es un informante y una vez fue figura influyente en el políticamente activos Boogaloo Bois, después de haber comandado su ‘Facción Últimos Hijos de la Libertad‘. “No ha habido mucha actividad en el movimiento Boogaloo desde que me fui”, dice. Después de ser expuesto como informante, Dunn desapareció de la escena solo para reaparecer en febrero de este año anunciando su intención de luchar en Ucrania a través de Polonia inscribiéndose en un puesto de reclutamiento no revelado [propaganda conscriptiva]. “No diría que necesariamente estoy tratando de promover la causa del movimiento Boogaloo… Pero diré que el movimiento Boogaloo estará representado allí”. Pero esto tiene poco sentido. ¿Quién seguiría a un soplón a Ucrania, a excepción de mercenarios y compañeros federales? Además, si Dunn había abandonó el movimiento, entonces, ¿cómo podría representarlo en Ucrania? “Hay algunos que me están siguiendo hasta allí, hay uno que va conmigo allí”, dice.
El FBI advirtió a Henry Hoeft, ex soldado de infantería del ejército de los EEUU y miembro de Boogaloo Boys de Ohio, que no peleara en Ucrania, pero al mismo tiempo la Oficina le aconsejó que llamara a la embajada de los EEUU si se metía en problemas. Hoeft dijo: “Lo entiendo. No quieren verse implicados si Rusia nos hace daño a alguno de nosotros, y no quieren escalar el conflicto diciendo que están enviando soldados estadounidenses”. (Véase también la entrevista de Grayzone a Hoeft.)
Dunn, el exlíder e informante de Boogaloo, confirmó su presencia en Washington DC durante la manifestación “Stop the Steal” del 6 de enero, pero afirma que llegó tarde y no participó en la toma del Capitolio.
Serhiy Dubynin, del Pravi Sektor Ucraniano, una figura influyente de los medios, que trabaja para el principal canal ucraniano, Inter, también estuvo en el Capitolio ese día; significando que la política de “puertas abiertas” [dejar pasar sin oponer resistencia] del DHS-FBI incluía a extremistas ucranianos que se conectarían en EEUU y viceversa.

Dubynin fue fotografiado con Jake Chansley; el veterano condecorado de la Marina de los EEUU y autodenominado “QAnon Shaman”. Se escuchó a Dubynin instando a los manifestantes de Stop the Steal a pasar de una protesta pacífica a la violencia: “¡Vamos! … ¡Hacedlo!”

Fascistas y Satanistas llevan su “fetichismo de la muerte” a Ucrania

Entre 2015 y 2016, varios extremistas [de decenas a cientos] estadounidenses fueron a Ucrania para alistarse en unidades regulares. 
Otros formaron una escisión paramilitar del Pravi Sektor que, según sus colegas, “tenía un fetiche por la muerte y la tortura”. Plutón era el dios romano del infierno. Su unidad se llamaba Task Force Pluto (TFP), llamada así por el dios romano de la muerte, y estaba dirigida por un desertor del ejército estadounidense convertido en mercenario, Craig Lang, que también había trabajado como mercenario para el ejército ucraniano.
Otros miembros de la TFP incluyeron a los ex marines Quinn Rickert y Santi Pirtle. Los dos recopilaron evidencia en video de Lang torturando y asesinando a un hombre local, así como golpeando y ahogando a una mujer joven (edad desconocida), mientras un austriaco llamado Benjamin Fischer, apodado “Bin Laden“, supuestamente le administraba inyecciones de adrenalina para mantenerla consciente durante el tortura. El Departamento de Justicia solicitó las pruebas a sus homólogos ucranianos.

Previ Sektor + Tempel ov Blood

Para 2017, un desertor del ejército estadounidense, Alex Zwiefelhofer, se había unido a Lang a través del Pravi Sektor en Ucrania. La pareja había planeado luchar contra al-Shabaab en Sudán y el ejército venezolano. Al interrogar a Zwiefelhofer, las autoridades de Carolina del Norte descubrieron pornografía infantil en su teléfono. El grupo satánico con sede en el Reino Unido, la Orden de los Nueve Ángulos y su rama Tempel ov Blood (sic, ToB) en los EEUU se infiltran en grupos tradicionales de extrema derecha y fomentaban la violación infantil, posiblemente como una trampa para chantajear en nombre de los servicios de seguridad.
Influenciada por las filosofías SIEGE del anciano pedófilo nazi James Mason (que no debe confundirse con el difunto actor), la División Atomwaffen (AWD, ahora llamada Orden Nacionalsocialista) fue un grupo apocalíptico y aceleracionista fundado en 2015 y disuelto cinco años después. Mason se jactó de que había “mucha acción en Ucrania… Eso es bastante impresionante”.
El soldado de primera clase Jarrett Smith, emplazado en Fort Riley, Kansas, era fanático de Atomwaffen y miembro de la División Feuerkrieg, fundada en el Báltico a fines de 2018. Smith también era un autoproclamado satanista, probablemente conectado a la ToB.
Antes de unirse al Ejército, Smith planeaba ir a Ucrania para luchar con el Batallón Azov a través de sus conexiones con Craig Lang. Antes de que pudiera ir, Smith fue engañado en un montaje por un agente encubierto del FBI y un tercero (ya sea un informante u otro agente) que los puso en contacto. El agente encubierto contactó a Smith a través de chats para preguntarle cómo hacer bombas. En una ilustración de cómo los federales engañaron a fanáticos, el agente también dijo: “¡Tengo a un alcalde liberal de Texas en la mira (sic)! Boom con ese IED [dispositivo explosivo improvisado] y ese tio está muerto”.
A través de una organización de extrema derecha llamada Orden Militar Centuria [de la OTAN], el recién renombrado Movimiento Azov fue entrenado por los ejércitos de Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y Francia.

 

Los registros de incidentes del DHS señalan que en diciembre de 2018, Kaleb Cole, miembro de AWD, regresó de Londres con sus compañeros neonazis, Aidan Bruce Umbaugh y Edie Allison Moore. Habían visitado, entre otros países, Ucrania. El registro del DHS está muy censurado.

 

El Movimiento Rise Above (RAM) es una red de fascistas estadounidenses, algunos de los cuales han sido condenados por usar la violencia contra manifestantes de izquierda. En 2018, un destacado fascista y asesino de Azov, Sergey Korotkikh, recibió a miembros de RAM en Kyiv. El líder del Cuerpo Nacional, Semenyaka, también recibió a los miembros de RAM Michael Miselis de LawndaleBenjamin Drake Daley de Redondo Beach y Robert Rundo de Huntington (California). Más tarde ese año, los miembros de RAM fueron acusados ​​​​de violencia en EEUU.
El agente especial del FBI Scott J. Bierwirth dijo: “Se cree que el Batallón Azov… participó en el entrenamiento y radicalización de organizaciones de supremacía blanca con sede en Estados Unidos”.
Según la revista Timeofisrael, después de que el supremacista blanco Brenton Tarrant asesinara a 51 personas en Christchurch, Nueva Zelanda en 2019, “un brazo del movimiento Azov ayudó a distribuir el delirante manifiesto del terrorista”. Entre los muchos países que supuestamente visitó estaba Ucrania.
Hoy, la neonazi Wotanjugend (Juventudes Odinianas) elogia a Tarrant como un héroe y ha distribuido su manifiesto. Indicativo de sus simpatías, en abril de 2020, el líder de la Milicia Nacional de Azov, Cherkas Mykhailenko, realizó una entrevista con Alexei Levkin de Wotanjugend. La estación de reclutamiento nazi de Azov, Cossack House, también ha vendido mercancía de Wotanjugend.

Nefastas predicciones para el “Culatazo” de Ucrania

Las agencias de espionaje estadounidenses han permitido una política de puertas abiertas para que veteranos, milicianos y fascistas viajen a Ucrania y paises vecinos para matar a tantos soldados rusos como sea posible.
El FBI monitorea a algunos de los mercenarios, interviene en algunos casos, pero normalmente no hace nada.
El DHS permite que los combatientes extranjeros viajen y regresen con una obstrucción mínima [como hicieron con el DAESH].
La organización benéfica estadounidense, Voluntarios por Ucrania, es una de las organizaciones que proporciona un barniz de legitimidad a las operaciones que, de otro modo, incluyen a extremistas.
Mientras tanto, en Ucrania, las Fuerzas Especiales de EEUU están entrenando a la Guardia Nacional y otras unidades regulares, proporcionando así una capa adicional de cobertura profesional. Sin embargo, con el entrenamiento estadounidense, algunos de estos regulares pasan a entrenar a paramilitares nazis y de extrema derecha; algunos ucranianos, algunos estadounidenses. Los fascistas estadounidenses regresan a casa con el potencial de usar ese entrenamiento contra objetivos domésticos.
El exagente del FBI convertido en consultor, Ali Soufan, señala que en la década de 1990, los talibanes afganos se aprovecharon del conflicto constante en el país de Asia Central:
“Muy pronto los extremistas se hicieron cargo de la situación. Los talibanes estaban a cargo. Y no nos despertamos hasta el 11 de septiembre. Este es el paralelo ahora con Ucrania”, dijo Soufan.
Un informe de 2021 del Centro de Lucha contra el Terrorismo de la Academia Militar de West Point reforzó su punto de vista, afirmando que el conflicto de Ucrania “sirvió como un poderoso acelerador” para la supremacía blanca global.
También ese año, Elissa Slotkin, presidenta del Subcomité de Inteligencia y Contraterrorismo declaró: “Como exagente de la CIA que ha observado organizaciones terroristas extranjeras en el Medio Oriente la mayor parte de mi carrera, me llamó la atención la amenaza que representan estos grupos de supremacistas blancos, la cantidad de contacto que tienen con extremistas en los EEUU, la inteligencia mínima y los informes diplomáticos que tenemos sobre estos grupos, y la relativa falta de revisión por parte del gobierno de EEUU.”
Slotkin recomendó que se prohibieran trece organizaciones extremistas de supremacía blanca, incluido el Batallón Azov. Hoy, Azov gana elogios en los medios occidentales y Slotkin es un ferviente defensora de los envíos masivos de armas al ejército ucraniano que lo recibe.
____________

Para Saber Más

Vídeo

 


Fuente: Tarcoteca.blogspot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.