La maldición de Malinche en kurdo

Fuente:  https://forocontralaguerra.org/https://elterritoriodellince.blogspot.sn/                                                              viernes, 19 de enero de 2018

Tendré que dejar para mejor ocasión lo de Irán porque las cosas van muy deprisa en otras partes. En Siria, por ejemplo.

El histórico error de los kurdos al echarse en brazos de EEUU lo van a pagar caro, muy caro. Los nerviosos movimientos kurdos de las últimas horas ponen de relieve lo tarde, muy tarde, que se han dado cuenta de su enorme error. Hoy el PYD (PUD en castellano, Partido de la Unión Democrática) ha ofrecido al gobierno sirio que la bandera del país ondee en los edificios oficiales del cantón de Afrín, y restaurar las instituciones estatales sirias, para evitar el ataque turco. El gobierno de Damasco lo ha rechazado si ello no va aparejado de la entrada en el cantón del ejército sirio (incluyendo en control de la frontera con Turquía) para evitar que se repita lo ocurrido en Hasaka, donde los kurdos rompieron el acuerdo previo y atacaron a las fuerzas gubernamentales hace un par de años.

No obstante, las conversaciones entre sirios y kurdos se mantienen, con los rusos como intermediarios. Se han producido dos encuentros de este tipo en lo que va de semana (uno de ellos en Damasco) , lo que indica que los kurdos están buscando ahora algún tipo de acuerdo con el gobierno de Damasco.Uno de esos acuerdos alcanzados es el permiso del gobierno sirio para que varios cientos de combatientes kurdos accedan a Afrín a través del territorio bajo control de Damasco, movimiento que ha ido en paralelo con el anuncio del gobierno sirio de que derribará los aviones turcos si participan en la anunciada invasión de ese territorio.

La situación es ciertamente confusa por ahora, puesto que mientras los turcos anuncian que han llegado a un acuerdo con los rusos para que éstos retiren a sus fuerzas de Afrín, los sirios lo niegan y los propios rusos se mantienen en silencio. Esta es la gran incógnita puesto que Afrín está relativamente cerca de la base rusa de Hmeimim y, por lo tanto, totalmente dentro del radio de acción de los sofisticados misiles S-400 desplegados allí. El hecho de que haya sido Siria quien ha anunciado que no permitirá los ataques aéreos indica que los rusos quieren mantenerse al margen de lo que ocurra aunque, por otra parte, subrayan una mayor confianza en la capacidad operativa aérea siria.

Mientras estos movimientos kurdos se producen en Afrín, los de la otra parte del protectorado de Rojava siguen con sus estupideces habituales de sumisión absoluta a EEUU. Riad Darrar, quien se hace pasar por «presidente conjunto del Consejo Democrático Sirio» dice que «los intereses de EEUU son similares a los nuestros» (sic) y coinciden en «detener las expansiones coloniales turcas e iraníes» (sic). EEUU dice ahora que permanecerá en Siria, ilegalmente, «hasta que Assad se haya ido» mientras los kurdos de Afrín piden ayuda a Assad. Los kurdos de Rojava, sin voz ni voto, asumen dócilmente los intereses de EEUU y hacen de intérpretes ante otros kurdos de lo que dicen los estadounidenses. Se está demostrando que los amigos de los kurdos, EEUU, son más importantes que los intereses de los kurdos.

Si se produce el ataque de los turcos y sus vasallos locales (y ya hay combates, lo que hace falta saber es la envergadura) asistiremos al fin del Kurdistán. Si no lo hay, los kurdos le deberán una al gobierno sirio de cara a la negociación final.

Todo lo que se podría haber conseguido tras el paso dado por Rusia al abrir la oficina del PUD en Moscú hace unos años se ha arrojado a la alcantarilla al haber optado los kurdos por vender su postura por el brillo de los espejos estadounidenses, oro por cuentas de vidrio. La nueva maldición de Malinche en tierras del Oriente Próximo, esta vez con acento kurdo. Los mexicanos y las mexicanas saben de qué estoy hablando. Para quienes no lo sepan os dejo una de las canciones más emblemáticas de todos los tiempos en América Latina, con un recordatorio especial para la entrañable Amparo Ochoa.

El Lince

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.