La cumbre del Quad de Tokio intensifica la confrontación con China

Fuente:  https://www.wsws.org/es/articles/2022/05/26/tokj-m26.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws#:~:text=La%20cumbre%20del%20Quad%20de%20Tokio%20intensifica%20la%20confrontaci%C3%B3n%20con%20China                                                    Mike Head                                                                                    

La cumbre del Quad de Tokio intensifica la confrontación con China

La reunión cara a cara celebrada ayer en Tokio por los líderes del Diálogo Cuadrilateral de Seguridad (Quad) supuso una intensificación brusca y sistemática de los preparativos de guerra dirigidos por Estados Unidos contra China.

En todos los frentes —militar, económico, vigilancia marítima, cadenas de suministro y guerra cibernética y espacial— los jefes de gobierno de Estados Unidos, Japón, India y Australia respaldaron medidas agresivas para cercar, aislar y provocar a Beijing.

De izquierda a derecha: El primer ministro australiano, Anthony Albanese, el presidente estadounidense, Joe Biden, el primer ministro indio, Narendra Modi, y el primer ministro japonés, Fumio Kishida, en la cumbre de líderes del Quad en el Palacio Kantei, el martes 24 de mayo de 2022, en Tokio. (AP Photo/Evan Vucci)

La cumbre fue un elemento clave del viaje de cinco días del presidente estadounidense Joe Biden a Corea del Sur y Japón para mostrar lo que la Casa Blanca calificó de ‘poderoso mensaje’ de que, incluso mientras Washington intensifica su guerra por delegación contra Rusia en Ucrania aportando otros 40.000 millones de dólares en armamento y apoyo, está preparado para librar una guerra en dos frentes, tanto contra Rusia como contra China.

Biden marcó el tono al comenzar la cumbre. ‘Se trata de democracias contra autocracias, y tenemos que asegurarnos de que cumplimos’, insistió. En realidad, la campaña bélica de la Casa Blanca consiste en reafirmar la hegemonía estadounidense posterior a la Segunda Guerra Mundial en el Indo-Pacífico y extenderla a la estratégica masa terrestre euroasiática.

El evento estuvo dominado por la declaración deliberada de Biden en una conferencia de prensa internacional, al lado del primer ministro japonés Fumio Kishida, de que EE.UU. intervendría militarmente si China intentaba incorporar a Taiwán, reconocido internacionalmente como parte de China.

Kishida hizo lo mismo. Al inaugurar formalmente la cumbre, repitió las denuncias anteriores sobre la invasión rusa de Ucrania y las relacionó con las acusaciones estadounidenses de amenazas chinas a Taiwán. ‘Nunca, jamás, debemos permitir que se produzca un incidente similar en el Indo-Pacífico’, dijo Kishida.

Independientemente de las afirmaciones posteriores de la Casa Blanca de que la declaración de Biden no representaba un abandono de la política estadounidense de cinco décadas de ‘ambigüedad estratégica’ sobre la cuestión de la intervención militar, el cambio estaba claro. El editorial de hoy del Australian señalaba: ‘Sin embargo, el presidente de Estados Unidos ha dicho prácticamente lo mismo en tres ocasiones desde agosto del año pasado, algo que no se le escapa a Beijing’.

El editorial decía que la ‘oportuna advertencia de Biden en Tokio debería desengañar a los dirigentes de Beijing’ al suponer que EE.UU. ‘no podría permitirse una guerra en dos frentes’.

En particular, el cambio de postura de EE.UU. fue acogido con satisfacción ayer por los editoriales del Washington Post, que lo elogió como ‘menos ambiguo y más estratégico’, y del Wall Street Journal, que instó a Biden a ir más allá incluyendo a Taiwán como Estado-nación miembro del nuevo bloque económico antichino desvelado en la cumbre del Quad.

Al igual que con la operación de EE.UU. y la OTAN contra Rusia, la clase dirigente de EE.UU. está tratando de incitar a Beijing a una reacción sobre Taiwán que podría convertirse en un pretexto para la guerra, con un desprecio temerario por el riesgo de un conflicto nuclear catastrófico.

El comunicado oficial del Quad fue soso, como es habitual, y evitó mencionar abiertamente a China. Pero su lenguaje y todas las iniciativas anunciadas en el evento estaban dirigidas a acusar a China de agresión y a bloquearla estratégica y económicamente.

Los cuatro líderes gubernamentales afirmaron que ‘se oponen firmemente a cualquier acción coercitiva, provocativa o unilateral que pretenda cambiar el statu quo’ en el Indo-Pacífico. Entre ellas se encuentran ‘la militarización de los elementos en disputa, el uso peligroso de buques guardacostas y de la milicia marítima, y los esfuerzos por interrumpir las actividades de explotación de recursos en alta mar de otros países’, todas ellas acusaciones formuladas contra las actividades de China en el Mar de China Meridional.

Los líderes del Quad reafirmaron su decisión de ‘defender el orden internacional basado en normas en el que los países están libres de toda forma de coerción militar, económica y política’. Lejos de defender la ‘libertad’, estas son palabras en clave para mantener el ‘orden’ erigido y dominado por Estados Unidos y sus aliados desde la Segunda Guerra Mundial.

En la cumbre se dieron a conocer dos nuevos programas. Uno era la ‘Iniciativa de Conciencia del Dominio Marítimo’. Con el pretexto de tomar medidas contra la supuesta ‘pesca ilegal china’, esta iniciativa reforzará la vigilancia e intervención marítima dirigida por Estados Unidos. Conectará los centros de vigilancia existentes en Singapur, India y el Pacífico para rastrear los buques en el sudeste asiático y en todo el Indo-Pacífico. El uso de imágenes por satélite y el intercambio activo de información tiene evidentes implicaciones militares.

La otra iniciativa es un bloque económico antichino, denominado ‘Marco Económico Indo-Pacífico para la Prosperidad’ (IPEF). A diferencia de las supuestas ‘zonas de libre comercio’, este bloque de 13 miembros es claramente proteccionista, y está diseñado para reforzar el acceso de Estados Unidos y sus aliados a los mercados regionales sin ofrecer una reducción de aranceles ni un mayor acceso a los mercados estadounidenses. La Casa Blanca dijo que permitiría a EE.UU. y a sus aliados ‘decidir las reglas del camino’.

El IPEF encaja con otras medidas, ampliadas en la cumbre, para reforzar las cadenas de suministro globales —que serán vitales en una guerra contra China, la segunda economía del mundo—, reforzar la ‘seguridad digital’ excluyendo a las empresas de telecomunicaciones chinas, y desarrollar capacidades de guerra cibernética y espacial.

En un intento de contrarrestar la inversión y la ayuda chinas, los cuatro líderes afirmaron que ‘tratarán de ampliar más de $50 mil millones de dólares de asistencia en infraestructura e inversión en el Indo-Pacífico, durante los próximos cinco años’. Afirmaron estar ‘comprometidos a aportar beneficios tangibles a la región’, pero el verdadero objetivo es bloquear los programas chinos.

Además, los fondos prometidos, aunque se proporcionen, son gotas en el cubo en comparación con las necesidades en todos los empobrecidos territorios ex coloniales que se extienden a través del estratégico océano.

Asimismo, el tan promocionado enfoque en el cambio climático tiene que ver con la escalada de las operaciones de ‘seguridad’ de Estados Unidos y sus aliados, especialmente en el Pacífico, para contrarrestar los movimientos chinos, como el reciente acuerdo de seguridad de Beijing con las Islas Salomón.

Como para reforzar esa realidad, Biden estuvo acompañado en la cumbre por el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan y el asesor para el Indo-Pacífico Kurt Campbell. El mes pasado, Campbell visitó las Islas Salomón para advertir que Estados Unidos ‘respondería en consecuencia’ si su gobierno permitía que China estableciera alguna presencia militar.

A pesar de toda la supuesta y tardía preocupación por el impacto del calentamiento global en las islas del Pacífico, el recién elegido primer ministro australiano Anthony Albanese, en su declaración pública de apertura de la cumbre, vinculó directamente la ‘acción climática’ con la ‘seguridad de nuestra región’.

La presencia de Albanese en el acto, y los compromisos que allí asumió, pusieron de manifiesto lo mucho que está en juego para Estados Unidos. Biden elogió efusivamente al primer ministro del Partido Laborista por subirse a un avión para participar en la cumbre apenas tres horas después de haber jurado su cargo el lunes tras las elecciones nacionales del sábado.

Habría sido un golpe para la credibilidad de EE.UU. que ningún líder australiano hubiera asistido a la cumbre, especialmente dada la importancia estratégica de Australia como plataforma para cualquier guerra contra China, como lo fue para la guerra de EE.UU. contra Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Albanese se esforzó en jurar lealtad al Quad, diciendo que era ‘un honor que este sea mi primer acto como primer ministro, asistir a esta importante reunión de líderes del Quad aquí en Japón’. Quería disipar cualquier duda en Washington sobre el compromiso de su gobierno, después de que el último gobierno laborista se retirara de la Quad en 2008, preocupado por su impacto en las relaciones con China, el mayor mercado de exportación de Australia.

Un comunicado de la Casa Blanca publicado tras una reunión paralela entre Biden y Albanese decía que ambos habían reiterado también su apoyo a la guerra de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia y el ‘rápido progreso’ del pacto de seguridad AUKUS con el Reino Unido, una alianza militar contra China que incluye el suministro de submarinos de propulsión nuclear y misiles hipersónicos a Australia.

‘Él (el señor Biden) elogió el fuerte apoyo de Australia a Ucrania desde la invasión de Rusia, y los líderes coincidieron en la importancia de la solidaridad continua, incluso para garantizar que nunca se repita un evento de este tipo en el Indo-Pacífico’, decía el comunicado.

Ese lenguaje indica que Albanese comprendió y aceptó el cambio de rumbo de Estados Unidos en cuanto a la intervención militar en Taiwán, a pesar de su posterior y nerviosa insistencia en que la política australiana no había cambiado.

Evidentemente, Biden no avanzó mucho en sus esfuerzos por obligar al gobierno indio a alinearse con la guerra de Estados Unidos contra Rusia, con la que Nueva Delhi mantiene desde hace tiempo vínculos estratégicos, económicos y militares.

Una lectura de la Casa Blanca sobre la reunión de Biden con el primer ministro indio, Narendra Modi, dijo que Biden ‘condenó la injustificable guerra de Rusia contra Ucrania’, y añadió que los dos líderes se comprometieron a proporcionar ayuda humanitaria. Pero el gobierno indio no mencionó a Ucrania o a Rusia en su lectura.

En cambio, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores indio dijo que Biden y Modi ‘discutieron formas de fortalecer la cooperación en comercio, inversión, tecnología y defensa’ y ‘concluyeron con resultados sustanciales que añaden profundidad e impulso a la asociación bilateral’.

Esta fue la cuarta cumbre del Quad en menos de dos años, tras una reunión en persona en Washington el pasado septiembre y dos eventos virtuales. Esto subraya la creciente importancia de esta alianza, que ha sido reactivada y colocada en el centro del escenario por la administración Biden como punta de lanza esencial de su ofensiva contra China.

Provocadoramente, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., Sullivan, dijo que el viaje de Biden, culminado con la cumbre del Quad, enviaba un mensaje que ‘se escuchará en todas partes’ y ‘creemos que se escuchará en Beijing’.

(Publicado originalmente en inglés el 24 de mayo de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.