Huelga general de 1 día en Italia contra guerra y recortes sociales

Fuente: https://www.wsws.org/es/articles/2022/06/02/jroe-j02.html?pk_campaign=newsletter&pk_kwd=wsws                       Marianne Arens                                                                     02.06.22

Una huelga general de un día en Italia contra la guerra y los recortes sociales

Amplias zonas de Italia se paralizaron en una huelga general de un día organizada por los sindicatos de base el 20 de mayo. La huelga estaba dirigida contra la política de guerra de la OTAN y el gobierno de Mario Draghi, así como contra las consecuencias sociales de la guerra que se están imponiendo a la clase trabajadora.

Trabajadores de TNT/FEDEX cerca del aeropuerto de Milán en huelga contra 176 despidos y la venta de los sindicatos CGIL, CISL y UIL [Foto de S.I. Cobas Peschiera Borromeo]. [Foto de S.I. Cobas Peschiera Borromeo]. [Photo by S.I. Cobas Peschiera Borromeo]

Los huelguistas también exigían mayores salarios, una escala salarial para contrarrestar la inflación (Scala móvil), la mejora de los gastos sociales y la seguridad en el empleo. ‘¿Cuándo, si no ahora?’ y ‘¡Fuera de la guerra!’ fueron las principales consignas.

Los servicios ferroviarios estuvieron muy restringidos en todo el país durante toda la jornada del viernes 20 de mayo. Los transportes públicos de Milán, Roma y otros lugares sólo mantuvieron los servicios de emergencia en las horas punta. Los trabajadores que gestionan los servicios de transbordador a las islas, así como muchos vuelos y peajes de autopistas, estaban en huelga.

Muchos colegios públicos permanecieron cerrados, al igual que supermercados como Lidl y gran parte del sector del transporte y la logística. También hubo paros en la industria, por ejemplo en el fabricante de vehículos comerciales Iveco, en Turín. Los repartidores de Milán y los trabajadores del sector textil de Prato, cerca de Florencia, también dejaron de trabajar. Se celebraron concentraciones y manifestaciones en los centros de Roma, Bolonia, Génova, Milán, Turín, Venecia, Florencia, Nápoles, Palermo y Taranto, así como en muchas otras ciudades.

La convocatoria de huelga fue realizada por los sindicatos de base italianos, S.I. Cobas, Sgb, Unicobas, Cub y otros. Llevan años ganando influencia porque las confederaciones sindicales tradicionales CGIL, CISL y UIL están perdiendo afiliados a raudales debido a su política progubernamental y proempresarial.

Muchas de las fábricas que participan en la huelga llevan años luchando contra niveles despiadados de explotación, como los trabajadores de la confección en Prato y los repartidores y conductores de paquetes que trabajan para DHL, TNT y FEDEX. Por ejemplo, los conductores de FEDEX en Peschiera Borromeo, donde se encuentra el aeropuerto de Milán, están en huelga contra una venta de las confederaciones sindicales, que han acordado 176 despidos.

Las huelgas contra la guerra y los recortes sociales masivos son una expresión de la creciente militancia de la clase obrera internacional, que lucha contra la creciente desigualdad, las consecuencias de la pandemia de coronavirus y los efectos sociales de las políticas bélicas de los gobiernos.

Además, la pandemia no ha terminado en absoluto. El día de la reciente huelga general se registraron más de 26.500 nuevas infecciones y 89 muertes por COVID-19 en Italia.

A esto hay que añadir el aumento de los precios de los combustibles y los alimentos. El precio medio del gas de calefacción en mayo de 2022 es casi siete veces más alto que antes de la pandemia. El coste del pan ha aumentado un 30%, y el aceite y la pasta también se están encareciendo. El poder adquisitivo ha caído al menos un 5% en el primer trimestre de 2022.

La crisis está golpeando duramente a la clase trabajadora italiana, que ya sufre el desempleo, la precariedad laboral y la pobreza de los mayores. Con el beneplácito del gobierno y de los sindicatos, las empresas han aprovechado la pandemia para hacer recaer los costes sobre las espaldas de los trabajadores en forma de despidos, recortes salariales y períodos prolongados de jornada reducida. Según la oficina de estadísticas Istat, más de 3,5 millones de trabajadores tienen actualmente un empleo precario; 430.000 se sumaron sólo en 2021. El desempleo juvenil es oficialmente del 24,5%, pero es mucho mayor en términos reales, especialmente en el sur.

Los empleados del Estado, el personal docente y los cuidadores también están sometidos a una presión creciente. Italia apoya la guerra de Ucrania —una guerra por delegación de la OTAN contra Rusia— suministrándole armas y aumentando el gasto en las fuerzas armadas italianas. En este contexto, el gobierno de Draghi ha presentado un nuevo presupuesto de austeridad. Entre otras cosas, planea recortar el presupuesto de la educación estatal y eliminar 9.600 puestos de enseñanza.

La huelga general del 20 de mayo no fue la primera de los últimos tiempos. El 22 de abril, los trabajadores de toda Italia dejaron de trabajar durante un día bajo el lema ‘¡Arriba los salarios, abajo las armas!’.

El 14 de marzo, los trabajadores de la rampa del aeropuerto de Pisa se negaron a cargar armas y municiones para Ucrania, que iban a ser disfrazadas de ‘ayuda humanitaria’. A finales de marzo, se detuvo un cargamento de armas que debía ir a Yemen a través del puerto de Génova. Al boicot de los estibadores de Génova se sumaron también sus colegas del puerto de Livorno.

Estas huelgas están siendo organizadas por los sindicatos de base, que han ganado gran influencia en los últimos años, principalmente porque las confederaciones sindicales tradicionales CGL, CISL, UIL, vinculadas a los partidos del establishment, apoyan descaradamente al gobierno. Una y otra vez han vendido a los trabajadores.

Poco después de que comenzaran las huelgas y las acciones de boicot, el gobierno organizó una redada policial en los locales del sindicato de base USB (Unione sindacale di base) en Roma el 6 de abril, aparentemente para buscar armas ocultas. Fue una provocación y un intento transparente de intimidar a la creciente resistencia.

Todo esto ha contribuido a que aún más trabajadores participen en las huelgas generales del 22 de abril y del 20 de mayo.

La creciente disposición a la lucha plantea cada vez con más urgencia la cuestión de una perspectiva y orientación independientes. Mientras que los trabajadores quieren luchar contra la guerra, los recortes sociales y la política de inmunidad colectiva (de rebano) del gobierno, los sindicatos de base organizan acciones de huelga para mantener el control del creciente movimiento de lucha de clases y dirigirlo hacia canales inofensivos.

Organizaciones como la USB y Cobas persiguen una perspectiva sindicalista limitada a nivel nacional que ha fracasado en todos los países y que, en última instancia, se sitúa detrás del gobierno y sus políticas capitalistas. A pesar de su orientación nominal de base y su estructura federal, no son fundamentalmente diferentes en su orientación política de las odiadas confederaciones sindicales nacionales.

Al mismo tiempo, los sindicatos de base están estrechamente vinculados a los rancios partidos de pseudoizquierda y estalinistas de Italia, como Rifondazione Comunista (PRC, Refundación Comunista), el Partito Comunista Italiano (PCI, Partido Comunista Italiano) y Potere al Popolo (PaP, Poder al Pueblo), todos los cuales apoyaron la convocatoria de huelga del 20 de mayo. Por ejemplo, el líder de USB, Pierpaolo Leonardi, es miembro del PCI, recién formado en 2016. El líder de Cobas, Piero Bernocchi, tiene estrechos vínculos con Rifondazione Comunista, que apoyó las políticas de recortes y guerra del gobierno de Romano Prodi entre 2006 y 2008.

En la mejor tradición estalinista, en su llamamiento a la acción distribuido el 20 de mayo, los sindicatos de base y sus partidarios apelan a la ‘diplomacia’. Ponen la responsabilidad en manos de la ONU, con un llamamiento que dice: ‘Debemos implicar plenamente a las Naciones Unidas para que prevean un plan de ayuda al pueblo ucraniano, observadores internacionales y elecciones libres’.

De este modo, apelan a las mismas fuerzas capitalistas que están organizando la guerra; el Consejo de Seguridad de la ONU incluye representantes de EEUU, Francia y Reino Unido, junto con los de Rusia y China.

La lucha contra la guerra y los recortes sociales, al igual que la lucha contra la política de permitir la infección masiva deliberada con el coronavirus, sólo puede tener éxito si se dirige contra la política nacionalista y procapitalista de los sindicatos y se basa en una perspectiva socialista internacional. Esto requiere la construcción de comités de acción de base independientes y una sección del Comité Internacional de la Cuarta Internacional en Italia.

(Publicado originalmente en inglés el 30 de mayo de 2022)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.